sábado, 19 de enero de 2019

REINA ROJA, de Juan Gómez-Jurado




DATOS TÉCNICOS:

Título: REINA ROJA
Autor: Juan Gómez-Jurado
Editorial: Ediciones B
Colección: La trama
ISBN: 978-84-666-6442-4
Páginas: 568
Presentación: Tapa dura con sobrecubierta





Juan Gómez-Jurado es de los pocos escritores a los que espero con impaciencia en condiciones normales pero que cuando empiezan a circular las primeras noticias sobre el próximo lanzamiento al mercado de una de sus novelas alcanzo niveles de paroxismo. Por ello, cuando llega el momento en que ya tengo la novela del momento en mis manos, comienzo a leerla con desesperación, como si no hubiese un mañana, porque sus historias son siempre tan vertiginosas que no veo el momento de parar aunque sea para respirar. Y podrán gustarme unas más que otras si las comparo entre ellas, aunque todas, en general, lo hacen tirando a mucho.


Y hoy vengo a hablaros de Reina roja, publicada el pasado 8 de noviembre, que ha colmado todos mis deseos. 





Juan Gómez-Jurado (Madrid, 1977). Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad San Pablo CEU, ha ejercido como periodista en distintas redacciones (Canal Plus, Televisión Española, Cadena Ser o el diario ABC). También es colaborador en distintas revistas, radio y televisión.

Como escritor, ha publicado tanto literatura infantil o juvenil (Otras voces, en Alfaguara) como no ficción (La masacre de Virginia Tech, Anatomía de una mente torturada) pero por lo que sin duda es más conocido y con lo que ha recibido numerosos premios ha sido por las siguientes novelas, publicadas en más de cuarenta países:

- Espía de Dios (Roca Editorial, 2006)
- Contrato con Dios (Plaza & Janés, 2007)
- El emblema del traidor (Plaza & Janés, 2008)
- La leyenda del ladrón (Planeta, 2012)
- El paciente (Planeta, 2014)
- Cicatriz (Ediciones B, 2016)
- Reina roja (Ediciones B, 2018)




Antonia Scott es una mujer muy especial. Tiene un don que es al mismo tiempo una maldición: una extraordinaria inteligencia. Gracias a ella ha salvado decenas de vidas, pero también lo ha perdido todo. Hoy se parapeta contra el mundo en su piso casi vacío de Lavapiés, del que no piensa volver a salir. Ya no queda nada ahí fuera que le interese lo más mínimo.

El inspector Jon Gutiérrez está acusado de corrupción, suspendido de empleo y sueldo. Es un buen policía metido en un asunto muy feo, y ya no tiene mucho que perder. Por eso acepta la propuesta de un misterioso desconocido: ir a buscar a Antonia y sacarla de su encierro, conseguir que vuelva a hacer lo que fuera que hiciera antes, y el desconocido le ayudará a limpiar su nombre. Un encargo extraño aunque aparentemente fácil.

Pero Jon se dará cuenta en seguida de que con Antonia nada es fácil.






Hay veces en que un autor sorprende por uno o mil motivos, -más allá de lo que te pueda hacer disfrutar con la historia que te ofrece- y estos no son otros que las perlas que va diseminando a lo largo de su novela. Por ello, acostumbro a fijarme en las dedicatorias, en los agradecimientos o en algunas citas de lo más oportunas que suelen acompañar, bien al inicio de la misma o, como en el caso de Reina roja, al principio de cada una de las partes en que se divide el libro.


Y digo esto porque mi primera sorpresa llegó con la primera de ellas. Pensé que al citar un extracto de Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll, el autor nos estaba dando una pista sobre el significado del título. Y es que laReina Roja (no confundir con la de Corazones), es uno de los personajes más interesantes de la singular partida de ajedrez en la que tendrá que participar la protagonista en A través del espejo y lo que Alicia encontró allí, continuación de la novela anterior. Eso sí, enseguida nos damos cuenta que los tiros van por otro lado, aunque pensando, pensando... hay un momento en que en la trama de la novela, también se escenifica una partida de ajedrez con sacrificios de álfiles y donde cada casilla representa el valor de cada vida, que se puede ir duplicando a medida que se avanza en el tablero.

Y si me impactó la cita de la primera parte, ¿qué decir de la segunda cuando se homenajea a Joaquín Sabina y Pancho Varona?, porque, ¿cómo huir cuando no quedan islas para naufragar? Pues algo de ello encontraremos. 

Así que si poco os he dicho de la primera parte y casi nada de la segunda, de la tercera solo mencionaré que la cita es sublime. Sin más.


Llevaba medias negras, bufanda a cuadros, minifalda azul…

En la comisaría de la Policía Nacional de la calle Gondóniz, de Bilbao, no dan crédito a lo que Jon Gutierrez ha hecho. Después de veinte años en el cuerpo y a sus cuarenta y tres, acaban de nominarle a idiota del año. O algo así. Y todo porque se le ha ocurrido meterle trescientos setenta y cinco gramos de heroína a un chulo en el maletero de su coche con la sana intención de mandarle al talego sin parar ni en los semáforos. Tenía prisa en inspector. ¿La razón? Cuestión de empatía, aunque no con él. Resulta que cuando conoció a Desiree Gómez, alias la Desi –no sé si en un paso de cebra, toreando a un autobús- y conoció su triste realidad, no supo medir sus impulsos, así que harto de ver las secuelas de las palizas que el otro le propinaba, se le ocurrió la brillante idea. Y todo hubiese salido de lujo de no haber sido porque se le fue la boca y se lo contó a la chica. Y la chica al proxeneta en un ataque de lealtad. Y le pusieron una trampa en la que cayó como el pobre diablo que en el fondo es. Así que le grabaron mientras lo hacía y vendieron el vídeo a una cadena de televisión, para hacerse viral en un par de horas con el hashtag #DictaduraPolicial.

Y ahora se encuentra suspendido de empleo y sueldo y con unos cargos en su haber que son como para encomendarse a San Mamés o para apalancarse junto a los devotos de la Romería del Santo Reproche: que si unos delitos de falsedad documental por aquí, que si una alteración de pruebas por allá… vamos, lo que viene siendo una obstrucción a la justicia en toda regla que se resume en una deslealtad profesional de manual. Es decir, que sumando a la baja los delitos, la broma se podría convertir en una pena de entre cuatro a seis años si el fiscal tiene un buen día o diez en caso de que lo tenga malo porque haya perdido el Athletic de Bilbao.

Claro que todo eso se podría condonar si acepta un trato que le proponen desde otro negociado…




Por las paredes grises se desparrama el zumo de una fruta de sangre crecida en el asfalto…

Trato que, en principio, parece sencillo, pues simplemente se tiene que encajar en Madrid, -concretamente en el Barrio de Lavapiés, ese al que algunos se empeñan en considerar el más cool de Europa y no es más que un desolado paisaje de antenas y de cables que desdibujan el horizonte-, ya que allí es donde habitan el olvido y Antonia Scott -en el número siete de la calle Melancolía, para más señas- y, una vez en su casa, solo la tiene que convencer para que se suba a un coche y acudan a una dirección establecida de antemano. Pero llueve sobre mojado y Antonia, que ya está de vuelta de todo, se conoce todas las artimañas de Mentor y no necesita de presentaciones, se niega a aceptar la propuesta que el vasco la ofrece y a él no le queda otra opción que recurrir a ese manido portazo que siempre suena como un signo de interrogación.

Sin embargo, mientras Jon baja a pie los siete pisos del edificio, se obra el milagro. Antes de que él llegue al portal,  Antonia, que estaba hablando con su abuela cuando él irrumpió en la vivienda, retoma la conversación que dejó pendiente mientras duró la visita. Al irse el vasco, la anciana la convence para que vuelva a ponerse la chupa de cota de mallas contra la desdicha, aunque sea por una noche, y se dé una oportunidad.

¿Y qué oportunidad? Os estaréis preguntando. Pues una tan sencilla como volver al trabajo por el que, tiempo atrás, luchó tanto.


Y en tan solo unas pocas páginas nos veremos inmersos en una aventura de rompe y rasga, de las que dejan huella, de esas con las que te topas cada mucho tiempo y que siempre agradeces porque te mantienen en vilo mientras plantea temas tan interesantes como la naturaleza del mal; o hasta dónde llegarían unos padres por salvar a sus hijos, o si hay vidas más valiosas que otras o disyuntivas más fuertes que todo lo anterior y que te sorprenderán.




Puede que a lo largo de la reseña haya quedado claro por qué me ha gustado tanto. O puede que no.

Puede que no haya sido capaz de explicar la fuerza que tienen sus protagonistas. O puede que sí.

Puede que me haya explayado en lo referente a la trama. O puede que no.

Puede que no haya incidido lo suficiente al hablar del estilo de Juan Gómez-Jurado. O puede que sí.

Puede que me haya quedado escasa a la hora de hablar sobre el ritmo de la novela. O puede que no.


Puede que apenas haya hablado del desenlace de la novela. O puede que sí.


Así que, como decía el flaco, vamos resumiendo:

- Me ha gustado mucho, o más bien, muchísimo, porque me ha tenido en vilo durante sus más de quinientas páginas. Porque me he divertido, cuando tocaba. Porque me he mordido las uñas hasta su mínima expresión desde la primera página. Porque aunque soy un extraño caso de dormilona insomne, me quitó el sueño. Porque siendo inapetente (aunque no lo parezca), me quitó el apetito. Porque me duró entre las manos dos días a lo sumo, dado que la empecé una tarde y la terminé la noche del día siguiente. Porque, desde entonces, sigo pensando en ella, recordando escenas, sorprendiéndome con sus giros. Acordándome del autor a diario y, a veces, para mal por cómo me lo ha hecho pasar y porque no sé si soportaré el tiempo que falta hasta vivir una nueva aventura con Antonia y Jon. ¿Resistiré? No lo tengo claro.


- Porque sus protagonistas tienen una fuerza brutal y un carisma arrollador. Son la noche y el día, un kōan imposible, la paradoja en estado puro. Personajes que se nos van desnudando a medida que transcurre la trama y que, mientras eso ocurre, son más cercanos por la humanidad que destilan, sin obviar que tienen sus luces y sus sombras por las heridas que acumulan, por las que todavía sangran. He de admitir que me fascinaron desde el primer momento. Un amor a primera vista que me hizo replantearme si pedir cita al oculista, porque Antonia, en particular, no lo ponía fácil. Pero sentí un pálpito en los primeros párrafos de la novela y solo me quedó rendirme  a sus pies. No me arrepiento. Con Jon todo era más fácil, porque es noble, porque tiene un sentido del humor digno de admirar. 

- La trama es eso: LA TRAMA. Una historia formidable difícil de olvidar y que invita a posteriores lecturas aunque solo sea por darnos el gustazo de volver a disfrutar de ella aun conociendo el desenlace, ya que en todo momento somos conscientes de esa magia que lo impregna todo. De hecho, para hacer esta reseña he vuelto a releer capítulos enteros y son tantos los guiños y símbolos encontrados que he vuelto a deleitarme con ella casi más que la primera vez, en la que no reparaba tanto en ellos por el ansia de seguir leyendo, de saber más y más. Y es que Reina roja es un thriller impactante, perfectamente articulado y de alta tensión donde el mal es por momentos tan identificable como etéreo. Puro delirio.

- El estilo de la novela es ágil, fluido, pero sobre todo ameno. Las descripciones son enteramente cinematográficas, pues parecen cimentadas desde una óptica fotográfica. En mi caso, al transcurrir la historia en Madrid, no me ha costado nada ubicar cada localización; de hecho, me daba la impresión de estar viendo una película, aunque imagino que el lector que no conozca tan a fondo la ciudad, puede tener la misma sensación. Los diálogos son dinámicos y expectantes y el lenguaje corriente, excepto cuando nos muestra su particular colección de Palabras Imposibles dignas de enmarcar. En resumen, una novela brillante planificada minuciosamente.

- Y del ritmo… ¿qué contaros sobre el ritmo de Reina roja? Hablar de vértigo, sería quedarme corta, porque es una locura de novela.

- Termino pidiendo perdón si al escribir este despropósito de reseña me he excedido con las citas a Sabina, pero quizás me entendáis cuando leáis la novela y, sobre todo, se lo pido al autor si en algún momento me lee, pero es que hasta en eso ha dado con mi talón de Aquiles. No obstante, no me olvido del desenlace, porque,  como no podría ser de otra manera, solo puedo decir que es soberbio. Todo queda cerrado y aun así quieres más. ¿Por qué? Porque sabes que quedan unas cuantas páginas por leer y ya te estás preparando para un epílogo sublime, porque, o has consultado el índice, o te lo dice el instinto lector. De esos que te hacen llorar no porque a última hora a Gómez-Jurado se le haya ocurrido terminar con un final feliz que apela a cualquier clase de sentimentalismo como ocurre en muchos de ellos. No. Te hace llorar porque remata con un cliffhanger que, más que un gancho al uso, es un mazazo de proporciones bíblicas. Es entrar en bucle por la puerta grande y no salir de allí ni queriendo, porque te retrotrae a otro momento ya vivido y malamente superado. En definitiva, Un déjà vu de antología. Eso sí, para irlo llevando, al final, en la Nota del autor, nos confirma que Antonia y Jon volverán y entonces le perdonas que sea tan grande, que te lleve del infierno al cielo con escala en el Cabo de Poca Esperanza en cuestión de minutos.



24 comentarios:

  1. Lo tengo esperando en la estantería y no veo la hora de empezarlo, me ha gustado mucho tu reseña, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Reina Roja es un novelón, ha sido mi primera lectura de 2019...será difícil de superar, he puesto el listón alto empezando con este pedazo libro. Tu reseña genial!!!!

    ResponderEliminar
  3. Puedes quedarte tranquila. Una reseña genial que no hace otra cosa que acrecentar las ganas de lanzarse a leer la novela. Tuve la suerte de recibirla como regalo en estas fiestas, así que pronto caerá su lectura. Me han encantado los guiños a Sabina, y si la novela es tan buena como dices, me alegra saber que habrá nueva entrega. Muy bien reseñada, espero que Juan acabe leyéndote.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado tu reseña y me has convencido que la leeré sin duda. Por otro lado me ha partido con tus "puede que...o no"

    ResponderEliminar
  5. si ya vemos que te ha gustado jejejeej, pues esta novela tengo muchísimas ganas de leerla espero disfrutarla tanto como tú chao

    ResponderEliminar
  6. Una novela espectacular; como a ti me duro dos asaltos y me dejo nokeada. De tu reseña solo decirte que me ha parecido estupenda y original, como todas las tuyas, siempre acertando.

    ResponderEliminar
  7. Ya entiendo por qué muchos la están leyendo... La tendré en cuenta.

    ResponderEliminar
  8. ¡Vaya!!! Después de leerte es imposible no quedar con unas ganas locas de leer esta novela de este autor al que ya conozco y leído (Cicatriz me gustó)
    Así que lo leeré, seguro
    Tu reseña, por cierto, ¡genial!!
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola preciosa!
    A pesar de tener dos de sus libros no había leído ninguno de ello pero si que me anime a leer este hace unas semanas y bueno ha sido todo un descubrimiento este autor, ni que decir que he quedado encantada con su pluma y que estoy deseando darle una oportunidad a los dos que tengo en mi estantería, porque Reina Roja me ha encantado.

    −Fantasy Violet−
    Besotes! ♥ 

    ResponderEliminar
  10. A ti no te ha gustado... ¡Te ha encantado! Caerá tarde o temprano, que con una reseña así, como para dejarla pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. En la vida me he encontrado con unas conclusiones que son en sí la reseña entera, cada día me desconciertas más, se que te había dicho que no leería la reseña hasta que no leyera el libro, pero ya ves, aquí me tienes, la curiosidad mató al gato, en este caso a una lectora que no tardará mucho en meterse en harina, pero no ha podido esperar, porque se que a mi no me va a costar de leer dos días, Kronos no lo me lo va a permitir. Me pillas en otra trama y en otra historia pero ya lo tengo en la parrilla de salida

    ResponderEliminar
  12. Yo también lo leeré en algún momento, pero no será ahora. Soy de las que se saturan de tanto ver el mismo libro en todas partes y este ya ha sobrepasado sus límites, jajaja. Lo hice igual con Cicatriz.

    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Vaya, con tanto entusiasmo que rezumas en esta reseña, está claro que habrá que leer la novela. Sólo he leído un par de Juan Gómez Jurado, la primera no me convenció demasiado pero la segunda me encantó, así que apuntada queda esta.

    ResponderEliminar
  14. Me encanto y me supo a gloria encontrar un soplo de aire fresco dentro del género.

    ResponderEliminar
  15. Yo también soy de las que esperan con ansia la nueva novela de Juan, la compré en preventa y en cuanto la tuve no pude dejar de leerla. Me encantó.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Creo que ha quedado claro lo que has disfrutado a tope. Gran reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Me gusta leer tus reseñas tanto como leer las novelas a las que haces referencia en ellas. En esta ocasión además has dado en el blanco en todos los aspectos. Alucino con las cosas que has podido ver o intuir en la novela. Mira que y la he despiazado, pero has hecho un par de dianas dignas de admiración. Una la referencia a la Reina de Lewis Carrol, y la otra me la guardo para nuestras conversaciones privadas, porque no paro de darle vueltas. Fantástica novela y fantástica reseña.

    ResponderEliminar
  18. Hola. Pues a mi no me convence ni el libro ni el autor. Tengo el libro comenzado y aparcado, lo terminaré para señalar los puntos que no me gustan. Me alegra que a ti te haya gustado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Hola,, hola bonita ^-^

    Me alegra saber que este libro ha sido toda una locura, llena de vértigos y adrenalina. Y me alegra más ver que la has disfrutado tanto.

    ¡SE MUUUUUUUUUUUUUUY FELIIIIIIIIIIIIIIIZ ❤!

    ResponderEliminar
  20. Hola.
    Mira que a mí este libro no terminaba de llamarme la atención por muy buena reseña que leía pero las referencias a Sabina (me pierde, soy débil a su voz y sus canciones) me han picado la curiosidad y me lo anoto para una futura lectura para que no habite en el olvido.
    Un saludo y gracias por tan estupenda reseña.

    ResponderEliminar
  21. Genial reseña. Ya tenía apuntado este libro, porque leí otros del autor, pero ahora será de los que avancen en mi lista de pendientes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. He saltado prácticamente toda la reseña porque me juré no leer ninguna opinión de este libro. DE Cicatriz leí todas y acabé tan saturada, que al final no lo he leído.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola! ^^
    No me llama mucho la sinopsis, y tampoco me apetece leer una historia de este tipo en estos momentos, así que no creo que me anime con este libro. De momento lo dejo pasar.
    Besos!

    ResponderEliminar