miércoles, 1 de agosto de 2018

ASESINOS DE SERIES, de Roberto Sánchez


DATOS TÉCNICOS:

Título: Asesinos de Series
Autor: Roberto Sánchez Ruiz
Editorial: Roca Editorial
Colección: Thriller y suspense
ISBN: 978-84-17092-89-4
Páginas: 320
Presentación: Rústica con solapas

 




El 24 de mayo se publicó Asesinos de series y, cinco días después, las yincaneras madrileñas mantuvimos un encuentro con el autor. Fuimos con los deberes hechos, por lo que la charla resultó más gratificante si cabe, toda vez que que pudimos bucear en los pormenores de la novela con el autor sin miedo a destripar una historia que ya desde aquí os digo que me ha parecido subyugante. Pero antes que nada, os quiero presentar al artífice de esta historia que, si os cruzáis con ella, no os deberíais perder: 


Roberto Sánchez Ruiz (Barcelona, 1966). Periodista español vinculado a la cadena SER desde 1988. Entre 1994 y hasta 2012, creó y dirigió “Si amanece nos vamos” y después de cinco mil ediciones del programa ganó una Antena de Oro, un Premio Ondas y un Micrófono de Plata. Desde entonces trabaja junto a Carles Francino en el programa "Hoy por Hoy" y como subdirector del programa "La Ventana".

En sus comienzos profesionales pasó por Radio Cadena Española, de Radio Nacional de España, y la COPE (Sabadell). En 1993 fue nombrado delegado de Radio Valencia 2. A lo largo de su carrera ha trabajado con profesionales como Iñaki Gabilondo, Carlos Herrera, Andrés Caparrós, Julio César Iglesias, Gemma Nierga o Javier Sardá.

En televisión ha presentado los programas "Supercampeones", "6,25" y "En El Candelabro". Ha sido profesor de Realización y Producción radiofónica en la Escuela Aula Radio de Barcelona.




Asesinos de Series es el nombre del blog de tres jóvenes (Andrés, Marta y Rubén) que viven juntos en Madrid. Adictos a las series, sueñan con crear su gran éxito internacional: una serie de referencia como podría ser Lost. Andrés se gana la vida escribiendo textos para agencias de publicidad y prospectos de farmacia. Marta es maquilladora en culebrones. Rubén es taxista y, en las largas esperas en el aeropuerto o estaciones, devora todas las series posibles. Un día, reciben la llamada de una productora de televisión para entrevistarles. En realidad les recibe un subinspector de policía, Héctor Salaberri. El motivo: se están cometiendo unos asesinatos que tienen algo en común: están inspirados en series de televisión. La policía quiere que les ayuden a encontrar nuevas pistas que puedan aparecer en otros casos y, a la vez, ir dibujando el perfil del asesino. Ese mismo día, cuando acuden a la cita, deben dar un rodeo porque el tráfico del centro de la ciudad está imposible. Desde la sexta planta de un hotel ha saltado un hombre. No tiene ningún documento que lo identifique. Se registró la noche anterior con un nombre falso. Este caso se les encarga a los compañeros de Salaberri, el agente Benítez y la inspectora jefe, Isabel Velasco.





Un hombre se ha precipitado al vacío desde la habitación 623 del hotel Capital, situado en plena Gran Vía, a la altura de Callao. Se registró la noche anterior, con un pasaporte neerlandés, a nombre de Edwin Jong Blind, aunque pesquisas posteriores descubrirán que era falso y que la recepcionista del hotel nunca le hizo el chek in a ninguna persona de las características físicas de la víctima. Surgió, según los testigos, de la nada, como si le hubiesen lanzado adrede dada la extraña proyección que dibujó el cuerpo en el aire y lo único que alertó a los viandantes fue el clamoroso grito que lanzó al caer. Después se derrumbó sobre la calzada, en vez de sobre la acera, algo obvio también por esa extraña propulsión. El hombre, apodado Ned por los de la brigada a falta de más datos, era de etnia negra, aunque su piel estaba muy dañada por el sol. De constitución fuerte -medía 1.83 cm. de altura-, el rasgo físico que enseguida llamó la atención de los policías fueron sus enormes manos, como las de un boxeador. Y no precisamente "adecuada" para el tipo que aparentaba ser a juzgar por su vestimenta y calzado, de Armani, aunque sin un simple documento en los bolsillos que le identificara.

En paralelo, porque ocurre el mismo día con unas horas de diferencia, conocemos a los administradores del blog, "Asesinos de series": Andrés, Marta y Rubén, que además de ser amigos, comparten piso en Madrid. Acaban de llamarles de Giromedia, una productora de televisión -de las cuatro más a las que enviaron el boceto de lo que podría convertirse en una serie de televisión y en la que ellos serían los guionistas-, para hacerles una entrevista. Sin embargo, quien los recibe es Héctor Salaberri, subinspector de Policía.


Tras el primer estupor, Salaberri les explica el motivo por el que se encuentran allí, que no es otro que ponerles en antecedentes sobre una serie de asesinatos todavía no resueltos. El primero sería el de un indigente que murió como consecuencia de un incendio fortuito provocado por un camping gas en una cabaña situada en un bosquecillo aledaño a una urbanización de la zona norte de Madrid, pero que determinadas pistas llevaron a la policía a deducir que había muerto como el personaje de una serie de ficción islandesa: Atrapados, porque una vez rascaron en la superficie de los datos, el indigente no lo era tanto, sino que se trataba de un empresario, Raúl Pinedo Aduriz, que, como el personaje de la serie, también fue acusado de maltratador. Asimismo, otro caso abierto también parece estar inspirado en la archiconocida Homeland. Resulta que el teniente coronel Fidel Calixto Brey, un exmilitar que se encontraba en la reserva después de haber servido en Afganistán, apareció muerto con un tiro en la sien como si se hubiese suicidado, aunque desde el primer momento la policía tuvo claro que se había manipulado el escenario del crimen. Sin embargo, lo más singular de todo esto es que más allá de estos crímenes y de haber dado con el hilo conductor de ellos por parte de la policía, es que coincide prácticamente en todo con la historia que los blogueros han trasladado al papel, sin tiempo material como para que alguien se haya inspirado en su libreto para llevarlo a cabo. Las casualidades no existen y ellos lo tienen claro.


Y es así como el subinspector les propone convertirse en asesores de la policía, dados sus conocimientos sobre el tema y, de paso, convertirse él en su compañero de piso para, de ese modo, ofrecerles seguridad y protección. Eso sí, no tardó ni dos días en hacerles un perfil psicotécnico.


Comenzará entonces una aventura fascinante, donde los crímenes se irán sucediendo y estos rendirán un homenaje a las series que los inspiran.

Personajes:
 

Por un lado tenemos a los tres blogueros, que además de amigos, viven juntos en un piso compartido con vistas al Rastro, entre Lavapiés y la Puerta de Toledo:



Tienen repartidas sus aportaciones al blog: Rubén comenta Juego de tronos, las series histórias y en particular las de vikingos; Marta se ocupa de los thrillers, el misterio y el suspense y Andrés comenta exclusivamente las comedias.

- Andrés: Se gana la vida escribiendo textos para agencias de publicidad y prospectos de farmacia. Ingenioso y divertido a partes iguales, tiene la suficiente rapidez mental como para dejar a cualquier rival a la altura del betún en cualquier debate y sobre cualquier materia. Todo un artista de la pista dialéctica. Algo informal, quizás veleidoso, pero vamos, lo normal en cualquier genio creativo.


- Marta: Marta es maquilladora en culebrones, aunque su primera intención, cuando llegó a Madrid con su título bajo el brazo y sus ilusiones inmaculadas, fue la de dedicarse a la tanatopraxia, pero no hubo suerte y el hambre y la necesidad -o la suma de ambas cosas- le hicieron aceptar una oferta para trabajar en una productora de de series B situada en la Ciudad de la Imagen.


- Rubén: Es taxista y, en las largas esperas en el aeropuerto o estaciones de tren, devora todas las series posibles. Hace el turno de noche, aunque procura robarle horas al día hasta dar por terminada la jornada y así hacer algunas carreras más, como le enseñó en su día Pedro Crespo, un taxista ya retirado que ha sido capaz de involucrar en el sector a toda su familia. Conoció a Marta un año antes, precisamente porque la recogió bajo la lluvia una tarde tormentosa en que esta esperaba un taxi sin un paraguas que llevarse a la cabeza. Esta excusa y el que ella viese en su tablet la imagen congelada de una serie sirvieron de excusa para hablar durante toda la carrera. 


Aparte, estaría el elenco policial, en el que destacan el tándem formado por la inspectora jefe Isabel Velasco y el agente Ricardo Benítez. Una pareja peculiar que por si misma merece que este libro sea el inicio de una nueva serie. Son atípicos, tanto ellos como los métodos que utilizan para llevar a cabo cualquier investigación. A mi, en particular, Benítez ejerciendo de poli burundanga me ha robado el corazón. También descubriremos a Héctor Salaberri, subinspector de policía, un observador enfermizo y un coleccionista nato de manías obsesivas y fobias varias. Por no hablar de José Ignacio Donado, policía en Balística y todo un personaje. Fue pareja de Isabel Velasco desde su etapa de formación en la Academia de Policía. Está casado, aunque mantiene una relación paralela con una de las víctimas. También destaca Ernesto de la Calle, un especialista en delitos informáticos al que los acontecimientos le sobrevienen mientras está de gira promocional con su libro, La otra red.


Bien, contados los preliminares de la novela, quiero hacer una puntualización: Asesinos de series es un homenaje, puro y duro, a las series de TV y, como ellas, está narrada utilizando las mismas técnicas audiovisuales, para convertirla en una novela cinematográfica cien por cien. Para que os hagáis una idea, la acción nos sitúa en Madrid, en la primavera de 2017, -aunque esto no deduciremos más adelante, bien porque se mencionan en algunos diálogos determinados hechos que se dieron por entonces, bien porque alguien elucubra sobre determinadas noticias-. Pero no es ahí donde quería llegar, sino en la forma en la que está estructurada la novela y en los recursos usados. Se divide en ocho partes tituladas como las encontraríamos al buscar cualquier serie que desearíamos visionar; es decir, la primera parte sería TO1 X 01 y así sucesivamente. Cada una de estas partes se dividirían en capítulos y ahí es donde nos percatamos que lo que se nos narra son las distintas secuencias de cada episodio. Y el ritmo imprimido es el mismo, os puedo asegurar, que el que se utilizaría en cualquier thriller televisivo que conozcais. Eso quizás te deja un poco perplejo al principio, te descoloca, pero enseguida le coges el sentido y entonces ya no puedes dejar de leer. En este sentido, he flipado mucho con el uso que el autor ha hecho de la figura del narrador objetivo. Atendiendo precisamente a esa necesidad de utilizar técnicas audivisuales, esta elección es todo un acierto. No voy a negar que al principio cuesta reconocerlo, que su frialdad te incomoda por esa asepsia emocional que trasciende y sobre todo cuando estamos acostumbrados a los narradores omniscientes que lo saben todo y nos lo explican todo, ya sean acciones o sentimientos. Sin embargo, me quedo con la fórmula elegida y por el modo en que se escenifican los hechos para hacernos sentir testigos de excepción.Y todo esto te sorprende más, si cabe, si como nos dijo Roberto Sánchez en el encuentro que mantuvimos estas escenas las iba escribiendo aprovechando sus desplazamientos en el metro y otros en el Ave camino de Barcelona o de vuelta a Madrid. Escenas que luego enviaba a su mujer para que ella hiciese las correcciones pertinentes.


Con respecto a la trama me parece un ejercicio de intelecto sin parangón, porque ya no solo se trata de mantenerte en vilo desde la primera frase, ofreciendo una historia compleja, interesante y absolutamente atractiva, sino que el hecho de que haya conseguido encajar las escenas más brutales de las mejores series que se están produciendo hoy en día con una historia como la que se nos ofrece tiene una complicación bárbara.


Y, por si fuera poco, los temas que van surgiendo en la novela son la guinda del pastel. Lo mismo aparecen los malos tratos como la precarización del empleo o la vivienda y todos ellos son tratados con una delicadeza y una cordura impresionante.


Así que no me alargo más y os dejo mis 



 Creo que ya he explicado lo que me ha parecido Asesinos en serie. Si no he consiguido convenceros de que la historia merece mucho la pena, es mi culpa, porque no he podido explicar todo lo que para mí ha significado, todo lo que la he disfrutado. No obstante, solo me queda una petición que haceros: comprarla, leerla y dejaros llevar y luego, si no os sentís abrumados con ella y con ese final que te deja ojiplático, me lo decís, porque yo creo que no os vais a arrepentir.



17 comentarios:

  1. Pues sí, creo que ha sido todo un acierto haber leído "Asesinos de series", porque la intriga que el autor nos presenta en el minuto uno se mantiene a lo largo de toda la trama, y ha sido un verdadero acierto la forma en que ha ligado las distintas series, algunas de plena actualidad, con una trama muy bien urdida y que nos ha llevado a mantener la intriga hasta el final. Ha sido un buen aliciente ir recordando aquellas series que no tenía tan frescas en mi memoria e ir anotando algunas que no conocía. Ha sido un verdadero placer conocer a algunos de los personajes y no me importaría retomar su historia en una segunda temporada. Como siempre, que sepáis que dais mucha envidia en esos encuentros con los autores que podéis disfrutar allí en Madrid, aunque es un placer que luego nos acerquéis la experiencia al resto del grupo. Gracias por haberos fijado en este libro, personalmente lo he disfrutado, como he disfrutado leyendo tu reseña, muy buena, como siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Completisima reseña como siempre. Tenía ganas de leerlo porque he visto muy buenos comentarios acerca de él. Después de leer los blogs de las Yincaneras con más ganas si cabe.

    ResponderEliminar
  3. Si Kayena, lo has explicado muy bien y además tengo que reconocer que, por ejemplo, los títulos de los capítulos me costo su tiempo entenderlo, y es que yo no soy nada de series, solo sigo Anatomía de Grey, que precisamente no es una de las que aquí se trata. Una reseña, como ya nos tienes acostumbrados impresionante.

    ResponderEliminar
  4. Ya estaba convencida al seguir la lectura conjunta por twitter, pero si tenía alguna pequeña duda en mi subsconsciente, acaba de desaparecer. Gran, pero gran reseña!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  5. Hola, hay algo que me llama a leer el libro xD Quizá por lo de los asesinos, jeje. Ojalá pueda leerlo =)
    Saludos! Las lecturas de Morita

    ResponderEliminar
  6. Me alegro que te haya gustado tanto pero lo voy a dejar pasar por el momento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Me llama bastante la atención, no me importaría leerlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Buena reseña. No tengo duda de que después de leerte correrán a por la novela. Es un libro entretenido aunque no se sea fan de las series y habrá que seguir de cerca a Benítez. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Va a ser una de mis lecturas de vacaciones, creo que en cuanto acabe el que estoy leyendo lo empiezo, me has dejado con ganas...
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Gran reseña Kayena, según acabas de leerla dan ganas de ir corriendo a la librería más cercana. Un libro muy adecuado para disfrutar estos días. Y el final, de lo mejor. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Lo del paralelismo de la narración con los recursos que utilizan las series de TV para engancharnos es algo que se nota muchísimo a medida que vas leyendo, y se agradece porque le imprime un ritmo y una intriga diferente para tratarse de una novela "de papel". En cuanto a que el el final te deja ojiplático.... Te diré que yo le estuve dando vueltas durante días. Muy buena lectura, sin duda. Buena reseña. Bss.

    ResponderEliminar
  12. Hola.
    En esta ocasión no me animo con esta novela, no sé si será por lo que comentas de las series o porque la trama en sí no me termina de llamar la atención pero no creo que supiera disfrutarla como merece.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Pedazo de reseña!!!! Ojiplatica me has dejado tu a mi. Poco más que añadir, es una novela redonda (donde no es necesario conocer ni haber visto las series mencionadas para seguirla) con un final sorprendente que no deja indiferente

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que ha sido una lectura muy gratificante puesto que es una novela que no deja indiferente y a medida que se avanza en su lectura la intriga va en aumento, no dejando a nadie indiferente o como tu bien dices ojiplatica. Muy buena reseña Ana. Besazos

    ResponderEliminar
  15. Ojiplatica me has dejado tu. Que grandísima reseña, a la altura de un gran libro. Esperando a Benítez con muchas, muchas ganas. Mil besos.

    ResponderEliminar
  16. Menuda reseña. Pienso que es un libro tremendamente original, en el que el autor termina la historia con distinción máxima. También espero segunda parte, es de esos escritores que han llegado para quedarse.

    ResponderEliminar
  17. Muy buena reseña para un gran libro. Besos

    ResponderEliminar