martes, 20 de junio de 2017

ESCRITO EN EL AGUA, de Paula Hawkins



DATOS TÉCNICOS:

Título: ESCRITO EN EL AGUA
Título original: Into the Water
Autora: Paula Hawkins
Traductor: Aleix Montoto
Editorial: Planeta
ISBN: 978-84-08-17217-8
Páginas: 560
Presentación: Tapa dura con sobrecubierta






El pasado viernes, 9 de junio, asistí a un encuentro con Paula Hawkins, organizado por Planeta, para conocer y profundizar en la novela Escrito en el agua. La verdad es que este tipo de eventos siempre son agradables, porque te permiten descubrir detalles que, de otro modo, te habrían pasado inadvertidos, a no ser que te leas las tropecientas mil entrevistas que se le hayan hecho a la autora y que tus dudas hubiesen sido las mismas de algún periodista avezado que se las haya realizado, algo que no siempre es posible porque la mayoría de ellos tiran de dossier de prensa y son pocos los que se leen la novela en cuestión. (Bueno, es algo que también ocurre en la blogosfera, aunque en menor escala. Creo).

Y hablando de leerse la novela previamente, ya sea para realizar cualquier entrevista o para asistir a un encuentro (so pena de querer pasar por bulto sospechoso), en esta ocasión entiendo que era imprescindible teniendo en cuenta las reseñas que están saliendo y que a mi, sinceramente, me están dando un poco de vergüencita ajena porque no las encuentro ni medio normales porque partiendo de la base, que a lo mejor es mucho suponer, que quienes las escriben son lectores habituales; es decir, gente que está acostumbrada a leer con asiduidad y si es cierto aquello de que cuando leemos se activan millones de conexiones neuronales en nuestro cerebro que hacen que este tenga una mayor actividad porque se fortalecen las neuronas y se hace más fuerte y flexible y tal y tal, ¿cómo es posible que teniendo esta novela una estructura bastante simple, en la que la narración corre a cargo de distintos personajes que nos ofrecen su perspectiva de los hechos alguien se pierda? ¡Virgen santa, que la mayoría de los capítulos donde eso ocurre apenas ocupan cuatro o cinco páginas y vienen encabezados con el nombre de quien lo relata!. ¿Estamos locos?.

Así que nada, como creo que ya habéis adivinado que a mi la novela me ha gustado más que a la mayoría, voy a meterme en harina y explicar por qué:



LA AUTORA:

Paula Hawkins trabajó como periodista durante más de quince años antes de pasarse a la ficción. Nacida y criada en Zimbabue, Paula se mudó a Londres en 1989 y vive allí desde entonces. Su primer thriller, La chica del tren, se convirtió en un fenómeno global, con más de veinte millones de ejemplares vendidos en todo el mundo. Se ha traducido a más de cuarenta idiomas, colocándose en el primer puesto de las listas de ventas de todo el mundo y ha sido adaptado al cine con Emily Blunt. Escrito en el agua es su segunda novela.



SINOPSIS:

Tras cautivar a veinte millones de lectores en todo el mundo con La chica del tren, Paula Hawkins vuelve con una apasionante novela sobre las historias que nos contamos al recordar nuestro pasado y su poder para destruirnos.

Pocos días antes de morir, Nel Abbott estuvo llamando a su hermana, pero Jules no cogió el teléfono, ignoró sus súplicas de ayuda. Ahora Nel está muerta. Dicen que saltó al río. Y Jules se ve arrastrada al pequeño pueblo de los veranos de su infancia, un lugar del que creía haber escapado, para cuidar de la adolescente que su hermana deja atrás. Pero Jules tiene miedo. Mucho miedo. Miedo al agua, miedo de sus recuerdos enterrados largo tiempo atrás, y miedo, sobre todo, de su certeza de que Nel nunca habría saltado…

No te fíes nunca de una superficie en calma, no sabes lo que puede haber debajo.






IMPRESIONES:


Pensar en Paula Hawkins hasta hace unas semanas era pensar en La chica del tren, una novela que revolucionó el mundillo editorial y sus alrededor hace cosa de un par de años. Una novela con la que volvimos a creer en el milagro de por qué una historia, más o menos normal, con una protagonista más o menos empática, podía haber arrastrado a más de veinte millones de personas a comprar un ejemplar. La razón, por lo menos para mi, fue muy sencilla entonces y la mantengo: La chica del tren es una novela envolvente, que una vez leídas las primeras páginas, te devora. No puedes parar, porque la protagonista, cual mantis religiosa, te va seduciendo capítulo a capítulo. Y no precisamente porque sea empática (lamento reiterarme) o por tener una personalidad carismática. No, nada de eso, simplemente caer en el juego de Rachel es tan sencillo -¿o debería decir en el de Hawkins?- que dejarse seducir por la intriga de la que nos hace partícipes es lo más apetecible del mundo.

Me la leí durante una noche, precisamente la anterior a la de su presentación en madrileño Museo del Ferrocarril (no podría ser de otra manera) y me ayudó -y no sabéis cómo- a sobrellevar la larga vigilia que suponía velar el sueño de un hermano operado de cáncer, temiendo determinados contratiempos. Y disfruté un montón con ella. 

Por ello, el simple hecho de saber que Paula Hawkins había publicado una nueva novela, me alegró un montón y me generó mil dudas. Quería saber si iba a ser capaz de remontar un éxito como el alcanzado con su primera novela (no tanto a nivel de ventas como por el hecho de consolidarse en el oficio), si esta novela mantendría el estilo que tanto me entusiasmó, si perseveraría en la intriga como herramienta para dar vida a su historia... y así hasta que pude ponerme con Escrito en el agua y quedarme tranquila.


Y he de decir que encontré todo aquello que buscaba y más, porque en esta novela la intriga se multiplica, ya que viene servida de la mano de distintos narradores como si de un menú degustación se tratase y porque en vez de limitarse a la resolución clásica de una muerte acaecida en un pequeño pueblecito, para determinar si la víctima lo ha sido por la intervención de un tercero o porque solo se trata de un suicidio más en un enclave donde se han llevado a cabo otros tantos, juega con otros parámetros que la convierten en un relato de lo más original. Por ello, hagamos una selección de platos de lo mejorcito con lo que se nutre la cocina de Escrito en el agua y luego ya me diréis si no os parecen apetecibles:



- Entrantes: Dicen que estos platos son, en cualquier menú, los más creativos de cualquier cocina, donde mejor se puede apreciar el arte de un buen chef, porque es donde la variedad de materias es mayor y da lugar a una considerable riqueza de matices. En la novela, serían:


- Los distintos personajes que se convierten en narradores de excepción -en primera o tercera persona, según el caso- y que manifiestan, cada uno de ellos y a su manera, su particular punto de vista, que les lleva a considerar los sucesos acaecidos desde una perspectiva distinta en virtud de sus circunstancias o a complementar la de otros desde distinta óptica.  


- El entorno en el que se desarrolla la historia. Beckforfd es un pueblecito idílico, de calles estrechas y recoletas con casas empedradas cubiertas de rosas y un río que parece tener vida propia, situado al norte de Londres el cual, aunque ficticio, está perfectamente descrito. Todos los vecinos se conocen, todos hablan de todos, juntos o por separado y todos disimulan. 



- Platos principales: Son el meollo de la cuestión, lo más destacable de la historia que, sin grandes aditamentos, brillarán sobre todo demás. 


El primero, sería la investigación por la muerte de Nel Abbott. ¿Puede ser el libro que estaba escribiendo y que tanto parecía molestar a todo el mundo la razón de su "supuesto" suicidio?. 


El segundo, los temas que se abordan en la novela: desde la violencia machista hasta el suicidio juvenil, pasando por los prejuicios éticos o morales, la intransigencia ante todo aquello que suscita un cambio o una diferencia y, el más preocupante: hasta qué punto podemos fiarnos de los recuerdos por el modo en que la memoria puede influenciar nuestro presente y futuro por hechos que determinaron nuestro pasado.



- Postres: Todo menú que se digne ha de contar con un broche a la altura. Y toda novela que se precie, ha de tener algunos ingredientes que conviertan la trama en deliciosa con un punto de originalidad. En este caso, Paula Hawkins se ha lucido, al incrementar la oferta gastronómica con dos cuestiones importantes:


 - El manuscrito de Nel, del que todo el mundo conoce su existencia, sus pesquisas, pero que nadie quiere que vea la luz. A fin de cuentas, La mirada de Nel sobre todos los sucesos acaecidos en La Poza de las Ahogadas es como un agujero negro que aniquila cualquier esperanza.


- Los recuerdos de Jules, ese querer conocer qué pasó entre las hermanas para que dejaran de tener relación y el motivo por el que la mayor, poco antes de morir, tenía tanta urgencia y necesidad en volver a hablar con su hermana. Y ese miedo que la atenaza, que se materializa cada vez que nota el agua que está presente en todo momento, que invoca a los tiempos pasados, desterrados de su mente pero que vuelven a cobrar forma. El mismo miedo que la lleva a saber que su hermana no pudo haber saltado a esa poza. Y la angustia por no saber si acabará entendiéndose con la hija adolescente de su hermana, que a partir de ahora se convertirá en su responsabilidad.



CONCLUSIONES:
 

Como podrás comprobar, Escrito en el agua me ha gustado mucho, tanto en la forma como en el fondo. Desde el primer momento la intriga está presente y va en aumento a medida que la narración avanza, para terminar con un final que te dejará boquiabierto. Pero no te engañes ni dejes que te engañen, porque he visto en algunas reseñas que la etiquetan como thriller cuando no lo es: el ritmo es lento, como todo buen caldo, y los giros argumentales con los que nos encontramos en ocasiones nos dejan para el arrastre, pero con ganas de seguir leyendo porque queremos conocer la verdad cueste lo que cueste. Y ya sabes: No confíes en nadie... ni siquiera en ti. 

10 comentarios:

  1. Hola, archi:
    Sabes que en algunas ocasiones, en las que vas por delante, eres para mí tal cual el Oráculo de Delfos, y tu palabra es ley.
    He leído muchas reseñas en las que dicen que el libro es muy lioso, que no hay quién se aclare y que puede llevar a confusión. No entiendo muy bien por qué si los capítulos están titulados con el nombre del que narra. ¿Serás tú la rara? ¿O tal vez es que exige un esfuerzo un poco mayor que no están dispuestos a hacer?
    Respecto a lo de thriller, siento ser tan dura, pero es una guerra que tienes perdida. Si la editorial lo vende como tal, amén, aunque sea un libro de cocina.
    En todo buen menú degustación que se precie hay que maridar con un buen vino, pero a mí no me gusta, soy más de cerveza (¿qué te voy a contar que tú no sepas?), pero en este caso saco el champán para brindar por tu reseña.
    Por cierto, lo de los bultos sospechosos e ir a los encuentros sin haberse leído el libro debería estar como delito en el Código Penal. Pero bueno, total, si la mayoría de los libros que se reseñan se hacen con esos maravillosos dosieres de prensa que mencionas. Porque en los míos sobran páginas o faltan o no me los he comprado en la FLM, porque siempre veo cosas diferentes.
    Beso gordo.

    ResponderEliminar
  2. Aplaudo tu reseña, ahora me has dejado con más ganas de leerla y eso que ya tenía ganas :-) En cuanto me llegue me pondré con ella, tuve suerte y la gane en el sorteo de El Búho entre libros.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues me ha quedado clarísimo el tipo de novela que es. Me gusta cuando me cuentan pros y contras y todo tipo de apreciaciones. Tengo que decir que a mí la Chica del tren no me atrajo nunca pero vi la peli y me estaba gustando mucho, tanto que a medio camino me planteé dejarla y leer el libro. Pero me pudo la curiosidad y n o me convenció el modo de resolver, creo que ahí perdió lo que la diferenciaba de otras. Como dices, con esta nueva novela han salido detractores y gente desilusionada así que la había dejado en el cajón del olvido. Ahora ya no lo tengo tan claro, igual tiene su oportunidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No era un libro que me llamase mucho, sinceramente. Pero ahora vienes tú, te marcas esta fantástica reseña y me dejas con la duda...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola!!
    La verdad que estoy deseando de leerlo, gracias por la reseña.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  6. Se nota que te ha gustado la novela, pero esta autora no termina de llamar mi atención. Y con todo lo pendiente por ahora la dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola Kayena, últimamente estoy observando tu forma de reseñar y estas rompiendo moldes, valiente (denunciando aspectos que todos nos imaginamos y no nos atrevemos a denunciar), imaginativa y original. Los demás valores ya los tienes desde siempre, por ello te sigo y confío en tus opiniones. Bravo.

    ResponderEliminar
  8. Esta vez diferimos de lado a lado y ojo, ya la chica del tren no me hizo mucha gracia, así que era mi segunda oportunidad.
    En este caso, los capítulos escritor en primera persona creo que necesitarían un poco más de trabajo de diferenciación en las voces, ya que me resultaba monótono, me gusta poder separarlos sin que me digan quién habla o por sus actos, sino por sus formas y pensamientos y motivaciones. Aquí se parecen demasiado en demasiadas cosas como para disfrutar de este recurso. Y el narrador en tercera persona, que a ratos parece querer derribar la cuarta pared tampoco me ayudó a reconciliarme con H, la verdad.
    La historia la he visto simplita, con un final que llega a correcto por los pelos y dando como resultado un libro que no me ha gustado por no ha llegado a pasable. No me he despegado la sensación de "esta mujer tenía que escribir y presentar algo para aprovechar el tirón piscinero", no sé si me explico.
    Lo que me ha gustado es ver una opinión tan discordante convirtiéndote así para mi en lo que dices que son este tipo de actos, has entresacado flecos en los que no había reparado, o no lo había hecho del mismo modo que tú. Y eso significa que, si bien en las formas no voy a cambiar mi percepción, tal vez si en la historia. Al menos en alguna de sus partes.
    Definitivamente, cada vez me gustan más las opiniones encontradas, se aprende mucho más de cómo alguien difiere de quien simplemente opina igual en todo.
    Gracias por la reseña, y por la luz
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola.

    Es un libro que me gustaría leer, pero tengo un montón de libros pendientes, así que le tocará esperar.

    Gracias por la reseña. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Leí la chica del tren, todavía tengo por ahí perdida la reseña, y no voy a decir que no me tuviera entretenida, pero me parece que era una novela estaba sobrevalorada, esta no diré que no la lea si la encuentro en la biblioteca, pero a priori no voy a ir a por ella. Me ha gustado tu reseña, como siempre.Besinos.

    ResponderEliminar