lunes, 3 de agosto de 2015

SECRETOS DEL ARENAL, de Félix G. Modroño


DATOS TÉCNICOS:

Título: SECRETOS DEL ARENAL
Autor: Félix G. Modroño
Editorial: Algaida
Colección: Algaida Literaria – Premio Ateneo de Sevilla
ISBN: 978-84-9067-122-1
Páginas: 384
Presentación: Tapa dura con sobrecubierta




Tengo la nítida sensación de que tanto calor me ha fundido las escasas neuronas que me adornan. La verdad es que todos los veranos me hago a la idea de que leeré como una posesa, que usaré tener más tiempo libre en ello, porque es lo que más alegrías me da y lo que más me llena. Luego leo menos de lo que pretendo, pero leo. Este año está siendo desastroso, no sólo a nivel de lecturas sino a la hora de reseñar, porque el infierno de calor que se ha desatado por todas partes, que tiene a mi Madrid del alma sumido en una especie de altos hornos a pleno rendimiento, me derrite hasta las buenas intenciones. Llevo más de un mes con esta reseña escrita a pedacitos y cada vez que intento continuar con ella soy consciente de mis escasas fuerzas y mi poca inspiración. Y la novela y su autor merecen toda mi atención, mi cariño y mis ganas.

Tengo la inmensa suerte personal de conocer a Félix G. Modroño en persona, un autor que no deja de crecer y que aúna un enorme talento y un encanto personal innegable Le descubrí gracias a La ciudad de los ojos grises y me conquistó para siempre, como lo hizo después su personaje Fernando de Zúñiga en las dos novelas de las que es protagonista. Desde que Secretos del Arenal ganase el Premio Ateneo de Sevilla en 2014 tenía claro que caería en mis manos. Pero para temas literarios os reconozco que soy un poco fetichista y esperé hasta que llegase la Feria del Libro de Madrid para comprarlo, porque supe que Félix vendría y nada mejor que poder saludarle y traérmelo firmado.

Lo devoré, literalmente. Y eso que estaba pasando una racha personal y laboral casi de locura. Y aquí estoy dispuesta a hacer que deseéis leerlo. La historia, el estilo y la fuerza de este libro enganchan sin remedio, espero saber mostrarlo.



EL AUTOR: FÉLIX G. MODROÑO

Vizcaíno de nacimiento, actualmente vive en Sevilla algo que en Secretos del Arenal se hace más patente que nunca. Su primera obra, Villalpando, paisajes y rincones de 2002, era una recopilación de fotografías que realizó como homenaje al pueblo de sus padres, en Zamora. En 2007 publica La sangre de loscrucificados, cuyo protagonista es el doctor Fernando de Zúñiga, doctor, antiguo inquisidor y curioso investigador del siglo XVII. Don Fernando repetirá como protagonista en Muerte Dulce, publicada en 2009. En 2012 La ciudad delos ojos grises supone su lanzamiento definitivo, con un gran éxito de crítica y en número de lectores, libro que sigue siendo un referente para todos los que nos gusta leer. Con Secretos del Arenal, ganador del Premio Ateneo de Sevilla 2014, podemos decir que Félix G. Modroño se consagra como autor. 


BILBAO Y SEVILLA: DOS MUJERES, DOS HISTORIAS… ¿O SÓLO UNA?
Silvia conoce a Mateo cuando acude como fotógrafa a una cata de vinos en un hotel de Bilbao. Ella conoce bien ese mundo, el de los vinos, ya que su familia siempre se ha dedicado a ellos, pero prefiere no dedicarse a ellos. Siempre ha sido rebelde y muy independiente. La atracción entre ambos es intensa desde el primer momento y, aunque Mateo está casado y Silvia tiene pareja, mantendrán una relación apasionada y carnal durante años, aunque viéndose sólo unas pocas veces en ese tiempo.

Silvia lleva a la espalda la terrible muerte de su hermana, que apareció violada y asesinada en el monte Artxanda, en las afueras de Bilbao. Nunca hubo sospechosos ni detenidos y eso es algo que Silvia no consigue superar. Tiempo después de conocer a Mateo y, sin que él sepa que se trata de ella, le contacta online escondida tras un nick. Consigue atraer su atención sin dificultad, incluso él se muestra claramente atraído por la misteriosa remitente. En uno de esos contactos, Silvia le pide a Mateo que lea la novela Secretos del Arenal, pero no le explica los motivos.

Paralelamente, en los albores de la Guerra Civil, Olalla, de familia sevillana acomodada, pierde a sus padres, asesinados por milicianos. Tiene que abandonar su casa y sus costumbres para instalarse en casa de sus tías, con una vida más modesta, pero que le brindan un cariño incondicional. Olalla vivirá una época convulsa pero tiempo tendrá de ser admirada y requerida por dos hombres: Martín Villalpando, de ascendencia humilde, trabajador y sencillo, y Eduardo Elorriaga, de buena familia, que acabará partiendo a luchar en la División Azul. En Sevilla, partidarios de Franco y quienes intentan cambiar el régimen establecido tras la victoria del bando nacional, juegan también una partida de ajedrez peligrosa y a veces sangrienta. Olalla, a su pesar, se verá en medio de algunas jugadas. Y eso cambiará su vida y su futuro.


SILVIA Y OLALLA
A nivel personal, me ha fascinado muchísimo toda la información que sobre el mundo del vino se desgrana en la novela. El trabajo de Mateo, gran sumiller, catador y entendido, unido al conocimiento que tiene Silvia de todo ello (aunque procure no demostrarlo), nos ofrecen datos que suelen permanecer ocultos a los profanos. Se nota que Félix ha hecho un gran trabajo de investigación… o bien conoce ese entorno de maravilla. Tengo un gran amigo riojano, con bodega propia, enólogo, especialista en vinos viejos, que me habla en muchas ocasiones de los matices del vino, de cuáles son los mejores, las mejores añadas, cómo influye el tiempo o el calor en la vendimia. Además su hijo pequeño se llama Mateo, así que esta novela ya se la he recomendado encarecidamente porque a ratos me parecía estar viéndole. Otro motivo más para que este libro me haya enganchado y encantado.

Silvia y Olalla, separadas por el tiempo pero con un vínculo que habrá que descubrir, tienen muchas cosas en común. Ambas llevan en el alma muertes terribles y dolorosas: Silvia la de su hermana; Olalla la de sus padres. Silvia, una mujer de su tiempo, sin ataduras, independiente y con carácter, trata de mantenerse alejada de todo lo que es su familia y sus raíces. Quizá todo es demasiado doloroso. Su relación con Mateo, basada al principio en horas de sexo único y desatado, irá haciéndose más íntima, más personal. Apenas tienen ocasiones para verse y compartirse, pero Silvia le busca para hablar con él aunque sea bajo otro nombre. Esta es una opinión muy personal, pero he sentido que Silvia le necesita aunque tenga una pareja estable, David, desde hace tiempo. No sólo a nivel físico, porque la pasión de sus encuentros es desbocada, sino como apoyo, como hombro en el que refugiarse y brazos que la acojan. Pero ya digo que esta es sólo una impresión mía.

El asesinato no resuelto de su hermana, que lleva en el alma como una llaga que no se cierra, le hace estar atenta a cualquier información que surja. De las novedades y de darle parte de las investigaciones, incluso con el paso de los años, se encarga Asier, un policía de la Ertzaintza, que tiene esa muerte como un reto que no piensa dejar caer en el olvido. La idea de pedirle a Mateo que lea Secretos del Arenal en un momento de ánimo bajo y con su segunda personalidad “cibernética”, en realidad va a estar muy ligada a esa historia. Mateo es un hombre culto, atento y seductor. Lo sabe y lo explota y lo hace muy bien. La atracción por Silvia, que se mantiene intacta con el paso del tiempo, es sólida pero no tiene intención de separarse de su mujer. A pesar de ello no he podido evitar sentir que un hombre como Mateo es uno de esos con los que sueñas y a los que deseas sin remedio. Pero para tenerle como le tiene Silvia… a riesgo de parecer que he perdido el norte, no me importaría. No me importaría nada de nada.

Olalla, viviendo los años oscuros y crueles de la guerra y la posguerra, siente una curiosidad terrible por el amor y los sentimientos. Martín le provoca una ternura especial, pero le falta “chispa”, no siente lo que se supone que debería sentir. Eduardo, cuya relación con él será casi toda epistolar, sí parece despertar en ella ese puntito de fuego. Pero él no está. Martín conoce y es amigo de personas que están claramente en contra del nuevo régimen que impera en España y eso le llevará a correr un peligro cierto que amenazará también a Olalla.

Lo que une a las dos, especialmente, es la determinación. El poder tomar decisiones que no son fáciles pero que saben que tienen que llevar a cabo, como sea. Cargan con el dolor y de ese propio dolor sacan fuerzas. La novela se narra con dos voces: es Silvia, en primera persona, la que nos habla de su vida, de sus relaciones, sus miedos, su familia, la pérdida inexplicable de su única hermana. De su pasión con Mateo, de su vida con David que, como personaje, es quizá el más desdibujado y del que menos llegamos a saber. En tercera persona aparece todo lo referente a Olalla, pero no por eso la narración deja de ser personal y cercana. Nos sentimos tan cerca de Silvia como de Olalla aunque, en mi caso, más de Silvia. La historia del siglo XX en general y todo lo referente a la Guerra Civil Española en particular, me resulta sumamente tediosa. Como vista a través de los documentales de NO-DO o en imágenes sepia. La conozco, la he estudiado con detalle y más o menos la domino, pero me aburre soberanamente. Eso no quiere decir que la narración no sea interesante y adictiva. Lo es y mucho. Es la época la que a mí no me llena. Pero es un pequeño detalle que no empaña el conjunto.

Me ha encantado descubrir pequeños guiños a su novela anterior, La ciudad de los ojos grises, que Félix deja en algunos capítulos. No los descubro, encontradlos, a mí consiguieron sacarme una sonrisa cómplice. También me ha encantado el estilo: claro, directo, muy cuidado, con un modo de escribir que te va absorbiendo para que no puedas dejar de leer. A pesar de que las dos tramas se van alternando, jamás pierde intensidad en ninguna de las dos, el ritmo fluye con facilidad. Es fácil sumergirse en ambas, de hecho a mí me parecía, cuando cambiaba, que salía de repentinamente de un mundo bien conocido. Durante unos segundos me quedaba un poquitín huérfana, pero en seguida entraba en el otro y me acomodaba de nuevo para no perder detalle. Es verdad, soy rarita y peculiar, pero cuando un libro consigue eso, que me pierda por completo en sus páginas, lo agradezco enormemente.

Secretos del Arenal es de esas novelas que os encantará leer, estoy segura. Tiene misterio, historias cruzadas, un pasado que vuelve, personajes con los que sentirse identificados o con los que simpatizas. Tiene amor, pasión, informaciones valiosas, descripciones fantásticas, un modo de narrar que no se pierde en metáforas incomprensibles ni en páginas llenas de retórica hueca. Dejaos seducir. Hay secretos que merecen la pena ser descubiertos. Además, la madre de mi bisabuela se llamaba Olalla… 





12 comentarios:

  1. Me pasa como a ti, es una reseña que tengo aún en el tintero, a ver si la termino de una vez. En general, estoy completamente de acuerdo contigo. Besos

    ResponderEliminar
  2. Una novela que me encantó :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. A mi también me gustó mucho aunque el tema vino no me atrae en especial. Sin embargo prefiero a Olalla porque a Silvia no la vi honesta aunque su trama me gustaba más. Acertadísimo lo de como visto en fotografías sepia.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. A mí me ha parecido una novela redonda. El mundo del vino para mí era un perfecto desconocido hasta que conocí a mi amigo Oscar y me contó tantísimas cosas que le acabé cogiendo el punto. Sigo sin tener gusto para beberlo, pero al menos aprendo. Y las dos tramas son apasionantes. Una lectura muy, muy recomendable. Por cierto, la foto de Félix muy bien, pero ahora con barba creo que está mucho más interesante. Tenía que decirlo, oyes... Besos.

    ResponderEliminar
  5. Tiene muy buena pinta, a ver si me puedo hacer con el.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. No conozco al autor ni he oído hablar de sus novelas pero promete ser muy interesante más sabiendo que incluye capítulos ambientados en la guerra. Supongo que el punto que une a las dos mujeres es familiar o lo suficientemente cercano. Ya lo buscaré. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. No sabía que había publicado esta novela, me la apunto, pues me gusta mucho como escribe el autor.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Qué malo es el calor. Y cómo me gustó Secretos del arenal. Los guiños a La ciudad de los ojos grises también me sacaron una sonrisa.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. hola tengo muchas ganas de leer algo de este escritor que he visto críticas muy positivas chao

    ResponderEliminar
  10. Tengo muchas ganas de leer a este hombre =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. La ciudad de los ojos grises me encantó, así que esta ya está entre los pendientes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Me temo que hasta dentro de algunas semanas no podré ponerme a leer, pero este título es uno de los primeros, de todos los pendientes que acumulo, que leeré.
    Besos

    ResponderEliminar