viernes, 8 de mayo de 2015

LOS CUERPOS EXTRAÑOS, de Lorenzo Silva



DATOS TÉCNICOS:

Título: LOS CUERPOS EXTRAÑOS
Autor: Lorenzo Silva
Editorial: Destino
Colección: Áncora & Delfín
ISBN: 978-84-233-4829-9
Páginas: 352
Presentación: Rústica con solapas





Cuando Carmina y yo comenzamos a pergeñar las bases de la Yincana Criminal uno de mis propósitos fue el de poder leer y reseñar unas cuantas novelas de Lorenzo Silva, la mayor cantidad posible llegado el caso, del dúo de guardias civiles más famosos de la literatura. Ya lo comenté cuando leí La marca del meridiano y espero en estos meses cumplir lo prometido. Así que aquí me tenéis, dando un paso adelante y dos pasos atrás.




EL AUTOR:

Lorenzo Silva (Madrid, 1966). Desde que comenzara su andadura en el mundo literario a finales de los noventa, ha cultivado diferentes géneros:

NOVELA:
- La flaqueza del bolchevique (finalista del Premio Nadal 1997).
- Noviembre sin violetas. 
- La sustancia interior. 
- El urinario. 
- El ángel oculto. 
- El nombre de los nuestros. 
- Carta blanca (Premio Primavera 2004), 
- Niños feroces.
- Algún día, cuando pueda llevarte a Varsovia.
- El cazador del desierto. 
- La lluvia de París.

Y, por supuesto, la serie de novela policíaca protagonizada por los guardias civiles Bevilacqua y Chamorro:

- El lejano país de los estanques (Premio Ojo Crítico 1998).
- El alquimista impaciente (Premio Nadal 2000).
- La niebla y la doncella.
- Nadie vale más que otro.
- La reina sin espejo.
La estrategia del agua.
- Los cuerpos extraños.


RELATOS:
- El déspota adolescente.

LIBRO DE VIAJES:
- Del Rif al Yebala. Viaje al sueño y la pesadilla de Marruecos.

LIBRO-REPORTAJE:
al final, la guerra, junto a Luis Miguel Francisco 

ENSAYO:
- El Derecho en la obra de Kafka.
Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil (Premio Algaba de Ensayo).


ARGUMENTO:

Cuando el brigada Rubén Bevilacqua recibe la llamada de su superior, el comandante Rebollo, para que se haga cargo de un nuevo caso de asesinato, éste se encuentra pasando el fin de semana junto a su hijo en Salamanca, celebrando el cumpleaños de su madre. Por suerte, hasta el día siguiente no tendrá que ponerse en camino hacia el lugar de los hechos y pueden concluir el festejo. Y cuando el superior de su jefe, el coronel Pereira también le llama para darle instrucciones sobre el mismo caso, percibe que más allá de lo mediático que puede resultar dada la relevancia de la víctima, va a ser partícipe de una maraña de alcance.

Cuando junto a su equipo se personan en la localidad levantina donde unos turistas han hallado el cadáver de la alcaldesa semidesnudo y abandonado sobre la arena en una playa, ya se han tomado las primeras resoluciones, se ha levantado el cadáver, realizado la autopsia y se está organizando el funeral.

En el tanatorio se suscitan las primeras habladurías sobre la difunta -una joven promesa cargada de ideales dispuesta a terminar con la corrupción heredada de los antiguos representantes de su propio partido- y su agitada vida sexual sale a la luz.

El problema es que el tiempo apremia porque desde otras instancias de la Guardia Civil se está investigando una trama de corrupción mucho más compleja que en cualquier momento puede estallar y los políticos hostigan para que se esclarezcan las circunstancias.



IMPRESIONES:

Del mismo modo que nunca me ha importado la extensión de un libro -siempre y cuando no me mareen con un tochazo donde nunca pasa nada para alargarlo más de la cuenta como suele ocurrir con las temidas trilogías tan de moda últimamente-, tampoco suelo reparar en la división interna de una novela. No veo relevante si los capítulos son cortos o largos o si están titulados o numerados. Vale que el que sean cortos, en muchos casos, hacen que la lectura sea más cómoda en caso de verte obligado a hacer parones porque no dispongas de tantas horas seguidas como desearías para poder leértelos del tirón, por eso no se me ocurre qué importancia puedo ofrecer con tal dato. Pues bien, cada vez que abro por primera vez una novela de Lorenzo Silva, busco el índice, precisamente para comprobar que son los veinte habituales más el epílogo que salda todas las deudas.

También me fijo en las dedicatorias, las peculiares advertencias de tipo legal y, por supuesto, en las citas extraídas de El Lapidario, un tratado referido a las propiedades de las piedras en relación con la astronomía traducido al castellano por el rey Alfonso X el Sabio porque de este modo el autor da el protagonismo que se merece a la víctima, ya que una vez iniciada la investigación pasa a ocupar un segundo plano. Estas citas siempre guardan relación con ellas y para el autor es su singular aldabonazo con el que rendir su particular homenaje a la lengua castellana:

“De los treinta grados del signo de Tauro es la piedra a que dicen camiruca, que quiere decir tanto, en aquel lenguaje, como olvidadiza en éste. Y su virtud es tal que, el que la trae consigo acaécele olvidamiento de todas las cosas que ha de hacer, que no le viene en miente ninguna de ellas en cuanto la trae. Y si le dieren de los polvos de ella, o de la pulidura, a beber, olvídalo por siempre hasta que se muere. Y ha otra extraña virtud que usan mucho las mujeres que quieren mal otrar, que si toman los polvos de ella, y los amasan con alguna cosa húmeda, y los ponen en su natura aquellas que no son vírgenes, apriétalas de guisa que son más fuertes de corromper que las que son vírgenes.”

Son gestos que me hacen adorar al autor por lo detallista que es en sus novelas y las muchas particularidades  que lo corroboran; de hecho, no cuestiono ni los títulos de las mismas ni me preocupa conocer a priori su significado porque sé que al final habrá una explicación para todo, incluido ese pormenor. Normalmente esa aclaración nos llegará al final, es ese epílogo que antes mencionaba y que suele estar titulado de la misma manera que el libro.

Los cuerpos extraños es la tercera parte de una trilogía de la corrupción iniciada con El alquimista impaciente y seguida por La marca del meridiano. En cada una de ellas seremos testigos del envilecimiento de muchos en el ejercicio de su labor para con la sociedad. Si en la primera de ellas éramos conscientes de la corrupción en el sector empresarial, no sé si es más duro asistir a la de las fuerzas de seguridad del estado como se nos brinda en la segunda o, como en el caso que nos ocupa, la de la clase política, tan denostada hoy en día por la cantidad de casos que van saliendo a la luz y sabiendo lo mucho que queda en la recámara.



La Operación Freya

Alejandro Ponsoda, ex alcalde de Polop (Alicante), fue asesinado a tiros en la puerta de su casa en 2007. La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil fue la encargada de esclarecer el asesinato y, tras las muchas pesquisas, tuvieron que abandonar como hipótesis de trabajo el móvil urbanístico ante la inconsistencia de las pruebas reunidas para centrarse en la vida privada de la víctima, quien además de sufrir dos enfermedades de transmisión sexual, en los últimos tiempos había modificado bastante su comportamiento, realizando frecuentes viajes a Valencia que justificaba con la excusa de gestiones relativas a su cargo.

Este suceso, todavía pendiente de resolución, fue el que inspiró a Lorenzo Silva para escribir este nuevo caso de la pareja de picoletos más conocida de la literatura. Siete años después, cuando la novela ya estaba en talleres, también fue asesinada otra política, en esta ocasión se trataba de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, a manos de la madre de una colaboradora suya.

En Los cuerpos extraños la víctima también es una mujer y también alcaldesa de una pequeña localidad levantina. Todo hace sospechar que el móvil de su asesinato puede ser un caso de corrupción urbanística al estar implicado el concejal responsable de ese cometido en otro caso que la Guardia Civil está investigando desde tiempo atrás en colaboración con los Carabinieri italianos. Si a eso le sumamos el carácter de la regidora, que no se deja doblegar ante nada y ante nadie y siendo el lugar de su competencia un nido en el que opera la mafia napolitana con total impunidad, parece que el asunto está visto para sentencia.

Sin embargo, el problema radica en las pruebas, ya que una vez barridos los escenarios, conocidas las circunstancias e interrogados no sólo los sospechosos, sino cualquier persona con la que la alcaldesa tuviese algún tipo de relación, éstas no aparecen una vez realizado el trabajo de campo y todo el mundo parece estar dispuesto a colaborar sin fisuras. Además, cuentan con la cooperación  del juez Limorte que dará permiso para realizar las escuchas telefónicas que sean precisas y emitir tantas resoluciones sean necesarias para que la investigación prospere. Lógicamente, disponen de un equipo humano lo suficientemente preparado como para realizar los exámenes de los ordenadores, traductores y un largo etcétera de técnicos a su disposición, incluida la Agencia Tributaria y otras instituciones.

Aquella noche Karen había asistido a una cena benéfica en un restaurante de la localidad. No la acompañaba su marido, por lo que al terminar el evento se marchó a casa de su amante de donde salió a las dos de la madrugada aproximadamente. La Guardia Civil, una vez localizado su posicionamiento a través de su teléfono móvil, descubrió que de camino a su casa se paró en un lugar específico durante quince minutos. Nadie la vió en ese sitio a pesar de ubicarse allí un par de bares de copas, un disco-bar, una discoteca y varias terrazas. Más tarde también lo hizo en un apartado a pie de carretera durante unos instantes para continuar hasta una playa en la localidad vecina, donde fue hallado su cadáver. Su coche apareció calcinado y sin placas de matrícula en Murcia, a ciento cincuenta kilómetros del lugar en el que encontraron su cadáver.

No escatimarán recursos para la investigación, eso es innegable, pero esta se volverá desquiciante para el brigada toda vez que aparecen varias líneas de investigación a seguir: al crimen como tal hay que añadir la corrupción política imperante y el blanqueo de dinero, así como la presencia de una rama mafiosa procedente de Italia. Esta situación por parte del equipo desplazado a la costa levantina, en su conjunto, sólo la conoce Bevilacqua y será él quien tenga que hacer encaje de bolillos para dar las explicaciones pertinentes a cada una de las partes sin menoscabar a ninguna de ellas. El eje central de todos ellos será el coronel Pereira, quien marca desde el primer momento las directrices a seguir, pero también está obligado a dar parte diario a su superior, el comandante Rebollo, al encargado de la unidad de delitos económicos, el comandante Ribes o a la responsable de la Comandancia de Valencia, la comandante Menéndez, al ser su jurisdicción en donde se ha cometido el delito.

Lógicamente, todo ello dará pie a las innumerables reflexiones a las que Bevilacqua acostumbra, mediante las cuales nos irá ofreciendo una radiografía incontestable de la situación socio-política de nuestro país, aunque no será de los únicos temas sobre los que muestre su parecer. Y, por si fuera poco, esos diálogos, bien con sus compañeros o en los interrogatorios a los sospechosos, en los que Lorenzo Vila se muestra como un maestro gracias al ingenio con el que el brigada y su sargento se complementan a la perfección con la complicidad de una buena pareja de baile.



Los personajes:

En esta novela se dan cita bastantes personajes, bien porque la víctima estaba muy relacionada tanto en el aspecto personal como en el político, bien porque a la hora de investigar su asesinato se dan cita un montón de miembros de la Guardia Civil. Lógicamente, no puedo mencionar a todos y algunos se quedarán en el tintero, sobre todo aquellos tan recurrentes en las novelas de esta serie, como el siempre serio y reservado Rebollo, superior directo del picoleto o el coronel Pereira, más amigo que superior de Bevilacqua desde hace ya unas décadas:



Entorno de la víctima:

- Karen Ortí Hansen: Danesa por parte de madre, era la alcaldesa de su localidad y víctima de asesinato. Era una persona dinámica y llena de ideales, lo que no implicaba que, en un momento dado, supiese mantener sangre fría y la resolución necesaria a la hora de tomar determinadas decisiones. Efectiva y firme, era capaz de conseguir cualquier finalidad que se propusiese, también era inconstante en el terreno emocional y muy inteligente e intuitiva en general.

- Cristóbal Ruiz-Colomer: Viudo de la alcaldesa, trabaja en el sector de la hostelería, al ser su familia dueña de una cadena hotelera con hoteles repartidos por toda la Comunidad Autonómica, por lo que viaja frecuentemente. No participaba en absoluto en la vida pública, ni acompañaba a su esposa a ningún compromiso relacionado con su carrera política. Es célebre su apocamiento natural y con la muerte de su esposa todavía se hace más evidente.

- Arturo Grau: Alias “Rey Arturo” por sus detractores, fue el mentor político de Karen como alcaldesa y el responsable de cargarse al anterior alcalde. La conoció cuando ella todavía ejercía como abogada en un juicio donde ambos litigaban y ella resultó vencedora. Corría el año 2007 y la convenció para que se metiese en política con la excusa de remover el partido y librarse así de las vacas sagradas. Un tipo de armas tomar y con gran influencia en su partido, del que es jefe provincial. Tiene amilanado a todo el mundo, incluido el Delegado del Gobierno. Inteligente, soberbio y elegante, todavía se muestra rencoroso ante la Benemérita por una falsa denuncia efectuada tres años antes y que le llevó a dimitir de la alcaldía que presidía. Eso sí, una vez restablecida su honra, le asignaron un puesto más importante.

- Sandra Valls: Jefa de prensa de la alcaldía desde hace dos años, según el concejal Miralles mantuvo un affaire con Karen, por la que era obvio sentía admiración y cuidaba de su imagen hasta el más mínimo detalle. Es una mujer muy trabajadora y resuelta que en su trabajo es brillante, gracias a su buena preparación, aunque carece de personalidad. Físicamente es muy atractiva, de facciones armoniosas, ojos azules y piel muy suave.

- David Santos: Hijo y nieto de registradores, siguió la estela de sus predecesores a la hora de elegir profesión. Amante de la víctima, es un tipo frágil y egoísta. Guapo y creído, toda su vida ha sido un niñato irresponsable criado entre algodones.

- Manuel Miralles: Concejal de urbanismo, es un tipo demasiado solícito y amable a simple vista, dispuesto a colaborar en todo momento con la Guardia Civil en sus pesquisas para la resolución del crímen. Investigado por corrupción, posee cuentas opacas en Gibraltar y Andorra entre otros negocios.

- Bertoméu: Ex alcalde al que Karen relegó de su puesto. Ahora preside una fundación. Soberbio, todavía guarda un poso de rencor por haber sido arrinconado en un momento dado por su propio partido.

- Ferran Ortí: Padre de Karen y abogado de profesión. Ronda los sesenta y todavía se conserva ágil y enérgico.


Entorno Guardia Civil:

Bevilacqua y Chamorro en la
pantalla grande
Lógicamente, los protagonistas indiscutibles de la novela son la pareja de guardias civiles. Para quienes no hayan leído todavía ninguna novela de la serie, tengo que apuntar que son unos personajes tan convincentes que no echarán en falta información para entenderlos; para quienes los conozcan de otras entregas, parecerá como que el tiempo no ha pasado sobre ellos, sin embargo, caso a caso, los vemos evolucionar en sus vidas. En esta ocasión, Rubén Bevilacqua ronda el medio siglo, su hijo ya se ha independizado y está terminando la carrera de Derecho. Mantiene una relación un tanto esporádica con una jueza, Carolina Perea, a la que conoció en un caso anterior y, sobre todo, sigue sosteniendo las mismas convicciones por las que muchos nos encariñamos con él. Virginia Chamorro, a sus treinta y nueve años, tiene un inicio en la novela en la que la vemos un poco ausente y baja de moral, motivado por una relación sentimental frustrada y algún problema de índole personal, lo cual no es óbice para que desempeñe sus funciones con la misma eficacia de siempre. Acompañará a la pareja el guardia Arnau, como ya lo hiciera en la entrega anterior y la cabo Inés Salgado y la guardia Lucía les apoyarán en todo cuanto necesiten desde la unidad central.

- Comandante Ribes: De edad cercana a los cuarenta, ojos azules e incipiente alopecia, ha conocido mejores tiempos en cuanto a forma física. Trabaja en la Unidad de Delitos Económicos y Anticorrupción desde hace una década.

- Comandante Menéndez: Entrada en la treintena, mide en torno al metro sesenta y cinco, pesa unos cincuenta y cinco kilos y está en perfecta forma física. Morena, de ojos negros, lleva el pelo recogido en un moño. Viste de manera informal, aunque es elegante. Formará un equipo compacto junto con su equipo, el teniente Rojas y el cabo Tous.

- Rogelio Limorte Torres: Juez encargado del caso. Entrado en la cincuentena, es un hombre alegre, moreno, de ojos castaños, sonrisa afable y campechano. También es un hombre realista en sus planteamientos de vida y sabe perfectamente la realidad en la que vive y lo atada de manos que anda la justicia para según qué delitos. Desde el primer momento, colabora con Bevilacqua sin el menor reparo.



CONCLUSIONES:

Si has llegado hasta aquí y todavía no te he podido convencer para que leas esta novela, poco más puedo decirte, excepto que es una novela muy entretenida, que a la intriga inicial por resolver el caso de asesinato que se plantea, se añade la del investigador que tiene que desdoblarse para ir informando a cada uno de sus jefes sin perjuicio para el resto. Lógicamente, otro aliciente es el de seguir las cavilaciones del protagonista, siempre tan interesantes y comprender a un sector de las fuerzas de seguridad del Estado que no siempre ha gozado de tan buena prensa.




Esta novela participa en la iniciativa:



Requisito: Uno de los personajes es abogado

14 comentarios:

  1. La tengo y le tengo muchas ganas!!!!
    besos!

    ResponderEliminar
  2. Acabo de empezar a leer la novela con idea de reseñarla para la yincana, pero ahora no se si lo haré... ¡a ver que cuento yo ahora!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Yo también quiero leer mas de esta serie, pero supongo que seguiré en orden. Una reseña muy completa!
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Me has convencido! Yo de él sólo he leído La marca del meridiano que me encantó y recientemente compré el último suyo, así es que habrá que ir añadiendo algunos más a la lista.

    Bs.

    ResponderEliminar
  5. Hola Kayena veo que vas del final al principio, yo comencé por los primeros he leído dos, y el primero me gustó más que el segundo, espero leer alguno más de la serie más adelante. Me ha parecido curioso lo de los capítulos no me había dado cuenta que siempre eran los mismos, me fijaré la próxima vez. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  6. Hola! A mi me gusta mucho este autor y este libro en concreto lo he leído y pos supuesto disfrutado. No me había fijado que sus novelas siempre tienen los mismos capítulos. Besos

    ResponderEliminar
  7. Soy una fan de esta pareja de guardia civiles, o sea que a mi no hace falta que me convenzas, jajajaja :) los he leído todos y esperando que salgan más ...
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Leí el primer libro de esta saga y no me agradó mucho. No se si es que no era el momento mas oportuno, pero no me enganchó la historia. Tampoco me gustaron Bevilacqua y Chamorro en la serie que hicieron para la televisión, no me terminaron de convencer.
    Aun así, tu reseña me parece magnífica.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Algún día llegaré a esta novela, pero por ahora voy a sacar el segundo de esta serie de la biblioteca, que es el que me toca.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    Buena entrada. Me gusta mucho tu blog ^^
    Ya te sigo, y te dejo mi blog para que te pases. Nos leemos ^^
    http://elrincondefantasiaypapel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  11. A ver si me animo a seguir con la serie de Bevilacqua y Chamorro, que hace ya siglos que leí "El alquimista impaciente" y me gustó un montón.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta lo que cuentas de este libro y me lo llevo apuntado para cuando me anime a leer esta saga. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Lo leeré seguro, me encanta Chamorro =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. He visto que la habías reseñado y no he podido resistirme. Yo también la he leído y estoy pendiente de hacer la reseña, tal vez para la semana que viene. De nuevo Silva nos deja un ejemplo de cómo la corrupción política sigue haciéndose dueña y señora de los ayuntamientos gracias a todos esos líos que arman y que tan bien quedan reflejados por la experiencia de Vila y Chamorro que ya han visto de todo. He leído toda la saga, ahora tengo que hacerle un hueco para probar sus otras novelas. Saludos.

    ResponderEliminar