sábado, 24 de enero de 2015

DOS GATOS Y EL MISTERIO DEL MERCADO DE LA CEBADA, de C.R. Martínez


DATOS TÉCNICOS:

Título: DOS GATOS Y EL MISTERIO DEL MERCADO DE LA CEBADA
Autora: C.R. Martínez
Editorial: Autopublicación
ASIN: B00NUGAK2E
Páginas: 222 (estimación)
Presentación: Versión Kindle – 1227 Kb


Ya os he contado en alguna otra ocasión que suelo darme paseítos por Amazon de cuando en cuando porque a veces ponen libros a cero euros. Hay algunos que siempre son gratis y otros que lo están sólo por unas horas y creo que merece la pena, porque nos permite conocer a autores nuevos o disfrutar de libros muy recientes sin coste. Además con la descarga inmediata a mi Kindle, puedo empezar a leer inmediatamente. He encontrado de todo, como en botica, pero me gusta dar oportunidad a autores desconocidos. Muchos están muy verdes, otros no están mal, algunos me han gustado.

En el caso que nos ocupa, elegí el libro por el título y el resumen. Dos gatos y el misterio del Mercado de la Cebada me traía al barrio de mis abuelos, en el que me crié. Tengo grandes recuerdos de cuando iba a comprar allí con mi abuela, los gritos de los vendedores, el sol de la mañana entrando a raudales, los mil olores que te envolvían. Y el argumento prometía, al menos a priori:

“La acción arranca en una pollería en Madrid, donde Consuelo, una viuda de 62 años, descubre una cara misteriosa en el suelo de su tienda. ¿Es una aparición religiosa? ¿Un complot de la mafia de los polleros? ¿O incluso un fantasma? ¿Es posible que un cambio en el pelaje de su gato tenga algo que ver con todo esto? Su hallazgo la lleva a un viaje inesperado lleno de sorpresas y descubrimientos extraordinarios. Con su humor negro y agudo ingenio, intentará desvelar la verdad que se encuentra bajo la cara y se adentrará en uno de los misterios sin resolver más extraordinarios de la historia española contemporánea. ¿Pero realmente debía descubrir el secreto? ¿Estará llevándola su búsqueda hacia una peligrosa dirección que podría cambiar su vida para siempre? ¡Espera… lo inesperado!”



C.R. MÁRTINEZ ES OTRO MISTERIO
Pues sí, porque por más que he intentado saber algo de esta autora, ha sido imposible. Sólo he llegado a un blog en el que, por si os interesa, también permite la descarga gratuita del libro.

Allí sólo se nos dice que C.R. Martínez es el seudónimo de una escritora austriaca afincada en Madrid desde 2009 y que “se dedica a una profesión misteriosa”. Sin más. No sé si será estrategia publicitaria. De hecho la primera edición de este libro se hizo en inglés en 2012 como Two cats and a Chicken Shop Mystery. En ese mismo blog hace mucho hincapié en el contenido lleno de humor de la novela y habla de que “pone el género de la novela de suspense en un nuevo escenario convincente y humorístico”. Incluso se formula una pregunta que, cuando menos, hace que levantemos las cejas con sorpresa: “¿Una parodia del Código Da Vinci?”



VOLVIENDO A MI BARRIO
 Como os contaba, lo primero que me llamó la atención es que la atención transcurriera en el que sigo considerando mi barrio. Rodeado por la Plaza de Cascorro, la Puerta de Toledo, la Plaza Mayor, San Francisco el Grande, la calle Toledo, San Pedro el Viejo, la Colegiata de San Isidro… me sigue gustando volver y perderme por sus calles aunque muchas están plagadas de comercios chinos o cerraron para siempre. Sigue el goloso escaparate de Caramelos Paco o la pequeña tiendita de electricidad en la que trabajó mi abuelo muchos años, “El ojo mágico”. Y sigue el Mercado de la Cebada, el que fue el más importante de Madrid y que ahora el tiempo y las modas hacen que haya perdido su actividad y muchos de sus puestos estén cerrados. Hasta la piscina cubierta que estaba en un gran edificio anexo ha sido demolida, con lo que el pobre mercado, justo frente al Teatro de la Latina, esté cada vez más solo, casi medio huérfano.

La novela nos cuenta como Consuelo, una pollera de toda la vida del Mercado de la Cebada, viuda desde hace unos años, encuentra sobre el suelo de su pollería un rostro pintado. Más bien un esbozo. Piensa en una broma cruel, se lleva un susto tremendo por la posibilidad de que alguien haya entrado en su puesto y la borra. Pero al día siguiente la cara vuelve a estar en el mismo sitio. Preocupada y algo asustada consulta con una adivina del Retiro y su hijo será el que relacione esa cara con las famosas caras de Bélmez e investigue en la pollería. Junto con este chico, un cliente habitual y su primo, Consuelo empieza a investigar el por qué de la aparición de la cara en su tienda y los motivos. Por si fuera poco su nueva mascota, el gato Antonio, parece tener ciertas respuestas al misterio.

Los hallazgos y las pesquisas que llevarán hasta el Museo de San Isidro, al Museo del Prado, a conocer el mapa del antiguo Madrid. La desconocida tumba de Velázquez y su misterio empezarán a tomar protagonismo. La cara parece querer que se descubra algo pero ¿Consuelo y sus amigos lo conseguirán?

Es verdad, así contada la historia te crea interés. Y es cierto que muchas de las conclusiones que la novela extrae y muchísimos de los datos históricos que da sobre Madrid, a los enamorados de mi ciudad guapa, como yo, nos resultan sumamente interesantes. De eso no hay duda. Está bien documentada y los lugares bien situados y descritos. El misterio de dónde se encuentra ahora la tumba del genial pintor sevillano es una golosina para un argumento porque es un misterio que aun dura… y lo que te rondaré, morena. Me ha gustado el paseo que da por mi Madrid, por sus anécdotas, por esas esquinitas de la historia que tanto me apasionan. Incluso detalla el motivo por el que los madrileños somos llamados “gatos”, hecho que se remonta a la época de la reconquista de Alfonso VI. Hasta ahí, muy bien.

Es evidente que esta autora austriaca conoce el barrio y conoce Madrid. Y que le gusta mucho. También es evidente que se ha currado un trabajo de documentación realmente bueno. ¿Pero por qué a mí no me ha llenado, a pesar de todo lo que os estoy contando? Bueno, hay varias razones y las voy a ir detallando lo mejor que sea capaz. 



SÍ PERO NO
Al finalizar la novela la sensación que me queda es que me he leído un libro para un público más juvenil que otra cosa. El estilo es muy lineal, fácil, de lectura sencilla y sin grandes complicaciones. No quiero decir que no haya personas de todas las edades que lleguen a él y que les guste, pero le falta, para mi gusto, profundidad para resultar madura. Yo he reconocido sin dificultad las calles y hasta las casas pero es como si les faltase alma. Esa zona de Madrid es una de las más “castizas” y cualquiera que viva o haya vivido por allí es consciente hasta de los olores: el del bacalao en salazón de las tiendas de la calle de Santa Ana, el de los muebles viejos del Rastro, el del pescado y las frutas del Mercado de la Cebada. Y hasta ese olor empolvado del verano, cuando en el aire parecen diluirse partículas de calor que te llenan el olfato.

La acción se sitúa en pleno agosto, cuando Madrid se derrite con el sol del verano. El barrio, como cuenta la autora, se sumerge con alegría en las fiestas de La Paloma, la patrona “oficiosa” de Madrid. La actividad está reducida al mínimo, con la ciudad medio vacía. Sí me ha gustado el modo de describir la casa de Consuelo porque me resulta familiar pero creo que es más un tema de sensaciones que de lo que en realidad la autora cuenta. Sin embargo hay cosas que no cuadran como que una amiga le pregunte a Consuelo que si va a ir al baile de la verbena que se celebrará en la Plaza de la Cebada porque “aquello estará lleno de gatos”. La reiteración del término gato para referirse a los madrileños resulta muy forzada. Los madrileños (y yo soy madrileña hasta las trancas, os lo aseguro) no nos referimos a nosotros mismos como gatos. Quiero decir que podemos decirlo en ocasiones puntuales pero no vamos diciendo que la calle está llena de gatos o que vamos a quedar con unos gatos. Yo lo que digo es que soy gata, como gentilicio castizo. Pero no generalizo. Supongo que a la autora, como extranjera, le llamaría la atención y por eso lo usa, pero no lo hace bien.

También tiene serios problemas con los signos de puntuación, especialmente con las comas. Pone pausas donde no debe, corta frases en lugares insospechados. O comete el error (más habitual de lo que parece en muchos textos escritos) de plantar una coma delante de la y griega cuando se trata de dos frases unidas por esa conjunción. Vale, suena a que voy de listilla y no queda claro, pero pongo un ejemplo breve: puede escribirse “como y bebo” pero no “como, y bebo”. Pues en una frase más larga el error sigue siendo el mismo. También hay abundantes errores en el uso de los dos puntos.

Hay un fallo histórico tan clamoroso que hasta tuve que leerlo dos veces porque no daba crédito, más que nada por la buena documentación de la autora. Cuando habla de la demolición de la Iglesia de San Juan, derribada por José Bonaparte para ampliar la Plaza de Oriente, asegura que este rey tenía como residencia “el Palacio situado exactamente en el mismo lugar que el antiguo alcázar árabe y, desde luego, que el Palacio Real actual”. Parece que está hablando de dos palacios diferentes y no es así en absoluto. El Palacio Real actual está levantado en el mismo lugar que el Alcázar de los Austrias, devorado por un incendio. Felipe V lo mandó construir, por lo cual ya estaba cuando la invasión napoleónica. Sí, hubo antes una fortificación romana. Luego fue alcazaba árabe. Pero José Bonaparte se alojaba en él, no en uno diferente como la autora dice.

Otro fallo es decir que los protagonistas entraron al Museo del Prado por la puerta de Velázquez, es decir, la que se encuentra detrás de la estatua del pintor, justo en el centro del edificio, en pleno Paseo del Prado. Todos sabemos que esa puerta sólo se abre en ocasiones muy especiales y que el acceso se hace habitualmente por la puerta de Goya, dónde están las taquillas, y algunos grupos por la de Murillo. De hecho, si no recuerdo mal, la última vez que vi esa puerta abierta para el público (entré por ella) fue con motivo de la ampliación del museo y se usó para grupos y para visitantes con entrada adquirida por internet con día y hora de visita concretos. No es habitual en absoluto que se abra.

Tampoco me ha convencido el tratamiento de los personajes ni sus personalidades. Son bastante básicos, se someten a patrones muy concretos y no se salen de ellos. En el caso de Consuelo el hecho de ver la cara en el suelo de su puesto le hace irse directamente a una adivina pensando que puede tratarse de su difunto esposo. A pesar de la incongruencia podría ser hasta entendible pero no lo es la actitud de la especialista del Museo de San Isidro, toda una doctora en su campo. Su interés en formar parte del supuesto club de lectura que se inventan los protagonistas para justificar sus preguntas desde el minuto uno es completamente inexplicable. El cliente rarito, el primo atento… hasta el gato. Personalidades muy planas, sin matices destacables.

No voy a destripar el final, por supuesto, pero a mí se me quedó cara de “¡venga ya!”. Primero por lo inesperado (que la mayoría de las veces eso es un aliciente, aunque no aquí) y segundo porque me dejó completamente fría. No me gustó nada esa forma de terminar la historia ni las explicaciones que se dan. Quedan muchos cabos sueltos y bastantes cosas pendientes.

Como curiosidad, no es mala lectura. Además, como os decía, tanto en Amazon como en el blog os podéis hacer con ella completamente gratis para vuestros libros digitales. Los datos históricos y los detalles de la tumba de Velázquez sí que son interesantes. Pero el argumento acaba pecando de desarrollo simplista. Intentar compararlo con el Código Da Vinci, aunque sea de guasa (y que conste que a mí ese libro me da una alergia importante), es demasiado pretencioso. Y yo no le veo el humor por ninguna parte. La autora intenta hacer una trama entretenida y, supuestamente, con toques graciosos pero a mí no ha conseguido sacarme ni una sonrisa. En ese aspecto se me queda muy corto. Quizá es por el origen de la autora, su sentido del humor diferirá mucho del nuestro. La ventaja es que es una novela cortita y se lee en un par de ratos sin problema.
Es entretenida a pesar de los “peros”. Nada compleja y muy fácil de leer, pero poco profunda y carece de personajes que resulten atrayentes. Eso sí, para conocer un poco todo el misterio de dónde está enterrado Velázquez puede ser útil, al igual que algunos detalles históricos de Madrid. No os dejará poso pero quizá os sirva para conocer un poquito mi ciudad guapa y lo que esconde, que es mucho. Muchísimo. 




14 comentarios:

  1. Yo también me paso de vez en cuando por Amazon, y este libro es uno de los que cogí gratis. La verdad es que no me lo he leído aún, pero me gustará por los detalles históricos. Ya que lo tengo me lo leeré. ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa!
    A mí no me llama mucho, así que lo dejo pasar. En cuanto a pasear por Amazon, es una de las cosas que tengo pendientes, pues todavía como que no me hago a leer en digital y he decidido que este año tienes que ser, si o si jajajaj. Besotes

    ResponderEliminar
  3. No suelo pasear por amazon, que mi lector no es kindle y soy una negada para esto de cambiar los formatos. El libro en esta ocasión no me atrae, así que lo dejo pasar tranquilamente.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Hace años que no leo nada en digital, así que me parece que pasaré. La verdad es que por lo que cuentas no me atrae nada -es una pena- pues el escenario en el que se desarrolla la acción se merece algo mejor.
    Besos,

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con lo de 'gatos'. Reconozco que el argumento me ha llamado la atención, pero tras leer tu reseña, no creo que lea este libro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que yo voy bastante por Amazon y esta novela la he visto en innumerables ocasiones, pero nunca me he decidido a leerla y creo que por lo que cuentas que de momento, la dejo pasar.
    Por otro lado, no tenía ni idea del uso del término gato para referirse a los madrileños. Tengo amigos en la capital y nunca lo oí. Siempre se aprende y descubre algo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Vaya, qué pena! Me estaba gustando el principio de la historia, tenía muy buena pinta. Yo también le tengo mucho cariño a esa zona y lo he pasado muy bien por allí, y todavía lo hago. No creo que la lea, aunque sea gratis. Gracias por la información. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Yolanda, que alegría verte por este lugar, he leído con interés tu reseña, pues aunque ya no vivo en Madrid, esas calles las tengo muy, pero que muy pateadas. Por cierto, sabes si sigue abierto un bar que había en la calle Toledo, a la altura de "la fuentecilla", que preparaba el mejor pulpo a la gallega que he comido en Madrid??? y un poco mas abajo, había otro en el que preparaban unos caracoles de infarto, bueno bueno, solo de acordarme se me hace la boca agua..., pero seguro que en esos locales ya han puesto una tienda de chinos, en fin... Bueno que con la emoción se me va también el hilo, es una pena que la escritora o haya sabido aprovechar bien todos los recursos.
    Un beso guapa,

    ResponderEliminar
  9. Tengo demasiadas lecturas para conformarme con lo entretenido. Le ves peros y los razonas y por eso creo que lo voy a dejar pasar,
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Igual me animo a leerlo, al menos por aquello de que la acción se desarrolle en Madrid, que siempre es un aliciente.

    ResponderEliminar
  11. A mi el título ya me ha ganado, por eso mismo te confieso que no he leído la reseña entera. Por si acaso me cruzo con el, que no me lo cuentes todo o casi todo jejeje. ;) Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Antes paseaba más por Amazon, pero ahora tengo ya tantos títulos pendientes, en digital y papel, que casi mejor que vaya leyendo antes de pillar más, jejeje Esta lectura no me llama mucho, la verdad... Bss

    ResponderEliminar
  13. Por dió, con esa cantidad de peros que le ha puesto una madrileña castiza creo que pasaré de este libro.
    Gracias por tu reseña
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Vaya, como originarios de las ciudad donde se desarrolla el libro sois bastante celosos de la precisión. Yo lo he leído, soy mexicana y como tal, me ha encantado ya que para una extranjera es diferente. Me ha hecho interesarme por Velázquez. La autora está escribiendo para quien no conoce Madrid, es lógico que ustedes le pongan peros, pero para mi ha sido una lectura interesante y que me da ganas de saber más de los pintores, la historia y los misterios. saludos!

    ResponderEliminar