miércoles, 7 de enero de 2015

CRÓNICA DE LA IV EDICIÓN DEL BLOGUERO INVISIBLE

Quiero empezar esta crónica dando las gracias a todos los que habéis participado en esta IV edición del Bloguero Invisible y en especial a los escritores que este año se han prestado a colaborar en la iniciativa, porque creo que nunca lo he hecho como se merecen o, si así ha sido, a mi no me lo ha parecido. En esta ocasión han participado catorce, no sé si serán muchos o pocos, pero para mí son un orgullo ya que me tienen rendida ante su saber hacer y mejor escribir y por ello me siento tan satisfecha de haber contado con ellos.

Y como en este post se trata de contar las anécdotas que han ido surgiendo a lo largo de estos días, también quiero contaros algunos detalles sobre ellos, porque a fin de cuentas, esto sólo es posible gracias a quienes participan. He de decir que TODOS han mostrado desde el primer momento su ilusión por participar en esta aventura, manifestándome activamente su deseo de formar parte den este proyecto con el mismo interés que cualquiera de nosotros.

Del mismo modo que hay muchos blogueros que conocen la iniciativa desde sus orígenes, la mayoría de los escritores ya han participado en otras ocasiones, como es el caso de Víctor del Árbol, Javier Pellicer, Lorenzo Silva, Félix G. Modroño, Carlos Díaz Domínguez, Susana Hernández o Megan Maxwell, por lo que en cuanto se han enterado de la propuesta, simplemente han accedido a participar. Pero también ha habido escritores para las que esta edición era su primera vez y les han surgido las mismas dudas y los mismos nervios que al primero de los blogueros que la descubren por primera vez. Tal es el caso de Paloma Sánchez-Garnica, que en cuanto subí la foto de los libros que yo había recibido en Facebook, se puso en contacto conmigo para saber si su libro había llegado ya a tierras gallegas, de Nacho Ares, que aún estando fuera de España se puso en contacto con su editorial para que enviaran su novela, El sueño de los faraones, en su nombre. O Gonzalo Garrido, que participó en alguna que otra charla virtual a través de Facebook en la que fantaseábamos sobre su novela y las ganas que teníamos de leerla. El caso es que todos, incluídos Carlos Quílez, Luz Gabás, Santi Osakar y Marcos Chicot han brindado lo mejor de sí mismos para contribuir a que este día de Reyes fuese un poco más amable.

Y ahora sí, sin más preámbulos, hablaré de la recepción de libros que, como en otras ocasiones, ha sido como un goteo, aunque una buena cantidad de ellos ya los están disfrutando unos cuantos blogueros. Empezaré por mi propia experiencia, saltándome todas las normas de educación posibles (ya sabéis aquellos de el burro delante para que no se espante), esperando que me perdonéis si me extiendo en ella, pero esta crónica también es donde yo reflejo mi experiencia.

Elegir el libro que quería regalar no fue nada complicado. Cuando publiqué el post proponiendo esta iniciativa ya lo había seleccionado para empezar a leerlo esa misma semana y por las críticas que había leído, sabía que me iba a gustar, algo que después pude comprobar, pues Manos sucias, de Carlos Quílez es una pasada, sin paliativos. Por ello, cuando me puse a hacer los emparejamientos y ver quien lo iba a recibir, salí corriendo a Correos (sólo me faltaba poner la dirección en el sobre) porque recordaba un comentario de Xula en que me decía que lo quería. No hay nada mejor que alguien desee vehemente algo que tú tienes para disfrutar aún más. Ya sólo me faltaba a esperar lo que la suerte me depararía. Y, sin desmerecer a nadie ni a ningún libro, ésta se portó conmigo de una manera inesperada, teniendo como pilar el más sólido que os podáis imaginar. Lo explico: El día 2 volvía de hacer unos recados cuando vi a la cartera que abandonaba mi portal. Ni siquiera me planteé nada, porque me parecía demasiado pronto para que llamase a mi puerta. Si embargo, al entrar, me encontré con dos paquetes (uno un paquetón, para ser sincera) encima de la mesa del salón. Comprobé quienes eran los remitentes y uno me cuadraba con el de mi bloguero, aunque pensé, “vaya pedazo de libraco” y el otro me sonaba mucho. Vamos, me sonaba tanto que me eché a temblar. Ni siquiera los abrí, sino que me fui al ordenador para comprobar mi hoja de Excel, mi correo electrónico y me puse a buscar entre los cientos de correos que había cruzado con este motivo el de Pilar Muñoz, pensando que en vez de la dirección oportuna le había dado la mía por error. Una vez satisfecha mi curiosidad y con la tranquilidad de que le había mandado las señas acertadas, abrí los paquetes e hice fotos, no sin acordarme de su familia.

Mi bloguera invisible oficial ha sido Inés Caro, una twittera a la que le hacía especial ilusión participar en esta movida y creo que he tenido mucha suerte con ella en muchos sentidos: el primero, haberla conocido porque desde entonces la he tomado mucho cariño. El segundo, porque me ha hecho sentir una privilegiada con el libro con el que ha participado: Otra vuelta de tuerca, de Henry James, una edición exclusiva editada por Círculo de Lectores que es una preciosidad. Sabía de su existencia y tenía este libro en mi lista de deseos desde hacía mucho tiempo, por lo que la sorpresa ha sido monumental. Venía acompañado de otra novela más, La ladrona de vestidos, de Natalie Meg Evans, que no conocía, pero que al leer la sinopsis estoy convencida de que me gustará mucho. Según Inés, el envío de este segundo ejemplar es porque quería que yo recibiese una sorpresa añadida, porque en teoría al organizar este cotarro, soy la única que sabe lo que le espera, pero de lo que no se ha dado cuenta es de que yo soy la que más disfruta con todo esto, motivo por el cual, por mucho que me ausente en ocasiones de la blogosfera, siempre vuelvo por Navidad o por Sant Jordi por todo lo que me aporta. Y el tercero, el que más impresión me hizo, fue una carta manuscrita –más en particular hoy en día en que todo se hace deprisa y corriendo, a través de máquinas que le restan parte de su encanto a lo que queremos transmitir- en la que me explicaba el por qué de su elección, el cariño que siente por el libro que hoy tengo entre mis manos y que hoy, al releerla de nuevo, me ha vuelto a emocionar como la primera vez.

Mi bloguera extraoficial fue Pilar Muñoz. Siempre he dicho que la guasa andaluza debería considerarse un Bien de Interés Nacional y Pilar es un claro ejemplo de ello. No sólo me envió un ejemplar de su novela ¿A qué llamas tú amor? sin avisarme, sino que cuando comenté mi extrañeza en twitter por haber recibido dos paquetes, se mantuvo firme haciéndome creer que si había habido algún error, habría sido por mi culpa. Pues muy bien, en mi descargo diré que prometo leerlo, analizarlo y enredarme entre sus páginas, para dar buena cuenta de él en este blog. Avisada quedas.





El primer post que leí lo publicó Lady Aliena, del blog Páginas y secretos que en cuanto recibió su regalo me envió un correo electrónico. Su bloguera invisible, Lourdes ILGR se trabajó mucho el paquete, cargándolo de detallitos. No sólo porque el libro Cuatro esquinitas tiene mi cama, de Fernándo Méndez le hiciese mucha ilusión, sino porque venía acompañado de una felicitación de navidad, una bolsita de caramelos y una entrañable dedicatoria.

José Hervás, del blog La Casa de San Jamás también fue muy rápido a la hora de publicar su experiencia con esta iniciativa, tanto tanto que se precipitó cuando nos dijo que había recibido un ejemplar de Legados, el libro que le envió su autor, Javier Pellicer. Imagino que aunque Pepe es veterano en esto porque ha participado en todas las ediciones, posiblemente sea la primera vez que recibe el libro de un escritor y no se había percatado de que también tenía que recibirlo de un blogger. Pero todo eso ya ha sido subsanado, publicando una nueva entrada en la que nos cuenta que Esther C., del blog El Anafre, le envió Desgracia, de J. M. Coetzee, acompañado de una cariñosa nota.





MaraJss en su blog Déjame leer en paz nos cuenta que el libro que ha recibido era uno de los que más le apetecían leer este año. Y no me extraña, porque es una delicia. Se trata de La marca de la luna, de Amelia Noguera, enviado junto con un una postal navideña de una ONG y un precioso marcapáginas. Su bloguera invisible ha sido Cay Oncena, a la que muchos seguimos a través de Ciao.es.






Creo que me puedo atribuir el honor de que el libro que primero llegó a manos de su receptora fue el que yo envié, Manos sucias de Carlos Quílez. Como dice Xula, del blog Caminando entre libros, hay que dar ejemplo. Pero lo que realmente ilusiona es saber que le apetecía un montón y no me extraña porque según cuenta, ya había leído dos novelas más de este escritor, así que no me extraña nada que deseara que trucase el sorteo para que llegase a sus manos. ¡Con lo fácil que es dejar que la suerte haga su trabajo! 




Si hay un post con el que me he reído y he disfrutado es con el de Leira, que en su blog El rincón de Leira nos cuenta los avatares por los que ha pasado la novela Muerte de un Papa, de Piers Paul Read enviada por Xula, del blog Caminando entre libros. Y digo yo, ¿para qué me mareo explicando que lo ideal es enviar tal o cual día, por correo ordinario para no incurrir en gastos excesivos si luego este par de liantas organizan una movida impresionante, involucrando a unos pobres funcionarios que no tienen culpa de ná? Pues si queréis conocer la historia en profundidad, pasaros por la entrada de Leira, que es delirante y emotiva a partes iguales.




Pedro, el administrador del blog El búho entre libros, recibió su paquete el día 2 de enero. Hasta ahí, parece que todo bien, ¿verdad? Lo alucinante es la molestia, el esfuerzo o el cariño, o una mezcla de todo, que se tomó Zarzamora, del blog Desde mi ventanilla en el envoltorio (no he podido evitar poner una foto para que lo comprobéis). Pero por si no fuera poco, en el interior, junto a la novela de Marín Ledun, Perros de porcelana, le aguardaba una postal navideña realizada a partir de la fotografía de un acebo y un paquetito que contenía un pequeño abeto navideño, una manualidad a todas vistas preciosa.




Aunque todavía es pronto para hablar porque presiento que quedan unos cuantos blogueros sin recibir sus regalos, el saber que Laky, del blog Libros que hay que leer, ha recibido su paquete me ha dado mucha tranquilidad. Sólo con pensar en las últimas ediciones, donde se demoraban tantísimo y sabiendo que había tenido problemas con Correos porque se le “despistaron” unos cuantos, me daba pánico. Pero Pedro, del blog El búho entre libros fue rápido en la gestión y la víspera de Reyes La rubia de ojos negros, de Benjamin Black viajó para la cornisa cantábrica. Iba acompañada de una carta, una libretita la mar de mona y unos prácticos stickers señaladores. ¿Qué más se puede pedir? 




A Cristina Roes, del blog Mi Mar de Letras la pilló el cartero en bata, pantuflas y con el mismo pelo que el león de la Metro Goldwyn Mayer. Pero nada le importó cuando se dio cuenta que el paquete que le entregaba era el de su Bloguera Invisible: Marga Ramón, del blog Libros y Excursiones. Y la alegría se materializó de la mejor de las maneras cuando descubrió que el libro que le enviaba, El patio inglés, de Gonzalo Garrido, era uno de los que más deseaba, lo que unido a la caja de bombones que le acompañaba, me hace suponer que tiene asegurados unos buenos ratos.




Laura, del blog Brownie y sus cosas, recibió su paquete el día 5 y rauda y veloz publicó su entrada para mostrarnos lo contenta y satisfecha que estaba no sólo con las dos novelas que le había enviado Bibi, del blog Vamos a leer: Sueños de barro, de Alfonso Carrasquer y En busca de la infancia perdida, de Juan Carlos Mantilla, sino por la postal navideña y los detallitos que ella misma había elaborado: un marcapáginas de madera que ha pasado a formar parte de su colección y un colgante que a estas alturas ya ha estrenado. Todo venía envuelto por separado y me ha gustado tanto que no he podido evitar enseñaros la foto.


Según Rina, del blog Gatos Lectores, su primera experiencia en esta iniciativa ha sido un desastre. Yo creo que no, pues todo se debió a un olvido por culpa de los nervios, que son muy traicioneros. Resulta que el día 31 se fue a Correos a enviar su paquete con toda la ilusión del mundo y se encontró con la oficina cerrada. También tenía que hacer un montón de recados y veía que todo la superaba. Fue entonces que se topó con un buzón de correos y, sin encomendarse a nadie, depositó allí su paquete. Diréis, ¡pues vaya tontería nos está contando esta mujer!. El problema es que hubo un problema, valga la redundancia. Rina no lo había franqueado ni puesto remite. Al llegar a su casa se puso en contacto con Correos y la única opción que le dieron no era muy elegante, así que se puso en contacto conmigo para avisar a la receptora de los regalos, para paliar en la medida de lo posible la situación, la cual se ha resuelto de la mejor de las maneras posibles como bien nos ha contado Tatty en su post. Ya sólo quedaba esperar y el día 8 recibió el paquete enviado por Margari, del blog Mis lecturas y más cositas. Junto a la novela de Matilde Asensi, El último Catón, la gaditana añadió un precioso punto de lectura de tela bordado por ella.


A veces los libros nos llegan por su título o por su portada, pero se nos quedan por lo historia que nos narran. Nos hacen soñar, nos envuelven en intrigas o nos hacen reir o llorar. Por ello le deseo a mi querida Margaramón, del blog Libros, exposiciones y excursiones… que la novela El séptimo hijo de la séptima puta, de Cristina Rama Hernández, remitida por Susana, del blog Learnig True sea capaz de soterrar esa primera impresión provocada por una portada fea hasta la extenuación y le haga pasar el mejor de los momentos, porque estoy convencida de que en esta vida las intenciones siempre son buenas y que el mismo cariño que ella puso al elegir la novela de Gonzalo Garrido, El patio inglés, fue la misma que tuvo su bloguera invisible.


Quizás Shorby, del blog Loca por incordiar, haya dado con la razón por la que este año los libros se hayan demorado más de lo habitual en líneas generales: las fiestas han caído un poco raras, con demasiados puentes que han entorpecido la vida laboral. El caso es que ella fue a recoger su paquete a Correos el sábado 10 de enero, ilusionada y contenta para saber quien había sido su bloguera invisible, ya que el remite tampoco le sirvió de mucho. Ya en casa, pudo descubrir que se trataba de MaraJss, del blog Déjame leer en paz y que junto a un sinfín de detalles como se puede comprobar en la foto, adjuntaba la novela de Tana French, Faithful Place que, por lo que cuenta, pertenece a un género que le encanta. Ahora ya sólo nos queda esperar a que sea capaz de remontar el vuelo enviándole muchos ánimos y que abandone esa etapa de bajón por la que está atravesando.





El pasado 8 de enero Margari, del blog Mis lecturas y más cositas, me avisaba de que el cartero había llamado a su puerta en forma de Bloguero Invisible, para entregarle la última novela de Santi Osakar, La estrella de Samarcanda, Pero como en la archiconocida película, el cartero siempre llama dos veces, porque lo que hoy, con un poco de retraso, se ha vuelto a pasar por su casa para llevarle un paquete de cuyo contenido os paso a dar cuenta: además de la novela oficial con la que Shorby participaba: Mary, Mary, de James Patterson, también envió otra para su hija y un montón de detallitos en forma de horquillas elaboradas por la bloguera, un precioso marcapáginas y una bolsa de golosinas para la nena. La verdad es que no se puede ser más maja ni tener tanto arte para contarlo.

Del mismo modo de que en la mayoría de las “entradas” nos estamos quejando de la demora en los envíos, Ángela, del blog Anduriña, no tuvo ningún problema con el suyo. Es más, nos cuenta que acostumbra a pasar las navidades fuera de su ciudad y que cuando el 7 de enero llegó a su domicilio, tenía dos avisos de correos del envío del mismo paquete y es que su bloguera invisible, Moreno Sister de Ciao.es y habitual colaboradora de este blog, se lo había remitido por postal expres. Del contenido nos dice que está más que encantada, pues junto a la novela de Coila Valls, El mercader, encuadernada en tapa dura y con una sinopsis más que prometedora, incluía una bolsita de bombones de chocolate deliciosos y una felicitación navideña de lo más emotiva. ¿Qué más se puede pedir?








NOTA: La Crónica se irá ampliando a lo largo de los días. En caso de que hayáis publicado vuestra experiencia y no la veáis reflejada aquí, mandarme el enlace por correo electrónico o bien en los comentarios. Todo se andará.










42 comentarios:

  1. Qué suerte, jajaja. Mis reyes se han retrasado un poco y aún no me ha llegado mi bloguero pero no pierdo la esperanza, jajaja

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la pierdas, ya verás como llega y luego nos lo cuentas ¿eh?

      Eliminar
  2. Aunque el mío no ha llegado aún, me siento una privilegiada por haber participado.He disfrutando desde el minuto 1 de todo esto.Y sigo haciéndolo, mientras espero,no me pierdo una crónica de las llegadas de libros a cada casa.
    Tus comentarios en twitter nos dieron un rato estupendo,sobre todo a Pilar y a mi,que por MD cuchicheábamos sobre las ideas que se te estarían pasando por la cabeza.
    Por la parte que me toca,tengo que decirte que he echado alguna lagrimilla al leer el post y me alegro mucho haberte hecho un poquito feiz.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias, Ana! Yo ya tengo el mío y deseando estoy de que llegue el que envíe ;)
    Gracias de nuevo por esta maravillosa iniciativa!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Repiro hondo... Porque espiando a mi destinataria... He visto que le ha llegado... No doy más pistas para conservar la intriga y la emoción qur yo misma siento esperando el momento de poder contaros mi experiencia... Es la primera vez que particpo y ya os digo que no pienso perderme ni una... Me ha encatado... Estoy emocionadísima...
    Lo peor... Es como bajé hoy la escalera cuando timbró la cartera... Pero era un libro para mi marido... Quedó flipando la pobre... Yo sigo esperando ansiosa y con muchísima más ilusión de lo que creía... os doy las gracias por aceptarme en vuestra pequeña gran familia :)

    ResponderEliminar
  5. Yo no he recibido mi regalito aun, pero no desespero. El servicio de Correos en mi barrio no ha entregado nada desde el 30 de diciembre, que se dice pronto. Confío en que el mio haya llegado aunque no lo veo por aquí. Cuando lo tenga colgaré una reseñita en Ciao.
    Gracias por organizarlo un año más, eres un sol.

    ResponderEliminar
  6. Te dejo el enlace a mi entrada:
    http://blogdelpastelitobrownie.blogspot.com.es/2015/01/llego-mi-bloguero-invisible.html

    Gracias de nuevo por organizarlo, y muchos besos!

    ResponderEliminar
  7. Este año se me ha pasado participar, pero no me pierdo la crónica que, aunque me pone un poco los dientes largos, es genial!!!
    Saludossss

    ResponderEliminar
  8. Ays que el mío no ha llegado... Qué ganitas tengo de que llegue y respirar tranquila. Y tampoco he recibido nada aún. Pero hoy el cartero no ha pasado por aquí... Entretanto, me gusta mucho ver y cotillear los blogs que ya lo están recibiendo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡Oh-oh!!! (¡¡¡Jana, ponte firme y vístete por Dios, que la Reina Maga se ha acordado de mi familia y te va a mirar con lupa!!!) :D
    Siento haberte asustado, jaja, es que todavía tenía resaca del día de los Inocentes. Yo aún no he hecho mi crónica, porque no tengo ni idea de a quién ha ido a parar mi paquete. A ver si lo descubro con tu crónica y puedo hacer la mía hablando de eso también,.

    Un beso, guapa, y gracias por tu paciencia!!

    ResponderEliminar
  10. JAJAJA... de verdad que meter a un funcionario en este embolado ya es delirante. El mío no sé si llegó, hace mucho que lo mandé, pero no tengo noticias de nada. Besos

    ResponderEliminar
  11. ME gusta esta iniciativa y la entrada también. Están muy currados los paquetes y algunos envíos ¡que imaginativos!. Besos

    ResponderEliminar
  12. Bueno a ver si aparecemos pronto tanto mi amigo invisible como mi invisible amigo

    ResponderEliminar
  13. Me encanta ir leyendo las experiencias de cada uno :) El mío de momento no ha llegado así que seguimos con la intriga. Ya verás como te va a gustar La ladrona de vestidos, yo lo leí hace unos meses y me encantó
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que hay todavía un montón de libros dando tumbos jejeje. NI llegó el mio y me ha llegado el mío.. Este año voy atrasada en todos los sentidos jejeje.

    ResponderEliminar
  15. El mío parece que está todavía en camino y mi destinataria tampoco ha recibido el suyo... seguimos esperando! :) Mola mucho ver las publicaciones de los demás

    ResponderEliminar
  16. Veo que el mío no ha llegado todavía. Me preocupa porque iba cerca. A ver si llega en los próximos días. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Qué bien ir viendo y descubriendo las crónicas del bloguero invisible!!
    Lo que no entiendo es que mi padre y yo los enviamos a la vez, y el mío no ha llegado aún :(
    Y tampoco he recibido el mío. Cruzo los dedos para que lleguen mañana, porque estoy de los nervios!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. ¡Yo lo he recibido esta tarde! Rayuela, un libro que llevo queriendo leer mucho tiempo, una bonita dedicatoria y un bolígrafo solidario. Ahora ya no tengo excusas. Muchas gracias Pepe, muchas gracias Ana.
    Espero que el mio llegue pronto también, todavía no lo he visto por la red.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Me encanta esta iniciativa, en esta no he participado pero en la siguiente espero estar presente.
    Un beso y a disfrutar de los regalitos :)

    ResponderEliminar
  20. Una iniciativa muy bonita.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Me encanta esta iniciativa, y ver los libros que va escogiendo cada uno para regalar y la ilusión de recibir los regalos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Yo en esta edición estoy tranquilísima porque el mío llegó a tiempo y hoy he sabido que llegó también el que yo había enviado
    Gracias de nuevo, Ana
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Hola guapa!
    Me encanta la iniciativa, este año no he podido participar he estado muy liada, pero para el próximo me apuntare. Besote

    ResponderEliminar
  24. Que buena iniciativa, me encanta esto de los amigos invisibles. besos

    ResponderEliminar
  25. Recibí mi libro, acabo de publicar la entrada:
    http://librosyexcursiones.blogspot.com.es/2015/01/llego-mi-bloguero-invisible.html
    Besitos y gracias!

    ResponderEliminar
  26. Me encanta leer estas entradas... y cotillear mientras jejejje

    Besotes

    ResponderEliminar
  27. Pues yo recibí mi bloguero invisible el lunes día 7, me lo envió Yolanda "Moreno Sister", la sorpresa fue enorme, el libro me encantó, tiene una pinta estupenda y los detallitos con los que Yolanda lo acompaño me emocionaron.
    Respecto al paquete que yo envíe, estoy preocupada pues por los comentarios que he visto, el destinatario aún no lo ha recibido, espero que no se haya "perdido" en el camino y sea solamente un retraso y nada más...
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Hola! He llegado hoy a casa y me he encontrado con mi paquete del Bloguero Invisible, y no he podido resistirme a hacer la entrada esta misma noche: http://escribocuandollueve.blogspot.com.es/2015/01/el-bloguero-invisible-2014.html
    Muchas gracias a mi bloguera invisible, Ana, y a ti también, Ana, por organizarlo todo. Nos leemos :) !

    ResponderEliminar
  29. Yo publicaré mi entrada a finales de mes, el resto es que ya las tengo programadas :)

    Un beso y gracias de nuevo un año más por organizar esta magnífica iniciativa.

    ResponderEliminar
  30. Gracias por la parte que me toca con CUATRO ESQUINITAS TIENE MI CAMA. Es un honor que la novela se convierta en tan estupendo regalo navideño. Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  31. Que bonito todo!! Este año no he podido, pero al próximo no se me escapa. jijiji

    ResponderEliminar
  32. Yo lo recibí el siete de enero, pero todavía no he podido acercarme al blog, prometo hacerlo lo antes posible. Me encantan estas crónicas

    ResponderEliminar
  33. Hola kayena:

    Acabo de leer tus comentarios del día 10 de enero en el blog denominado Adivina quien lee, pues bien, si hay algo que tienes que enseñar a tu hijo es el respeto que se merece toda persona por el trabajo que realiza contenga este algún error o no. Toda crítica tiene que ser respetuosa y la verdad no te da la razón.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola ¿anónimo? Mi hijo de respeto anda sobrado. Ya me he ocupado de ello, descuida. Saludos al blog "Adivina quien lee".

      Eliminar
  34. ¡Qué decepción! Yo aún no he recibido nada. Y a estas alturas de mes... ¿Pero con quien me emparejaste amiga Kayena? Un poco informal sí es mi bloguero invisible. ¡Con lo que a mí me gustaría escribir una entrada sobre lo que he recibido!.
    Besos a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zarzamora, no desesperes. Yo envié el mío el 29, y tardó más de diez días en llegar.
      Espero que si no lo has recibido hoy, el lunes te llegue :)

      Eliminar
    2. Gracias por tus ánimos Teresa, pero no, no. Que este nuevo comentario lo escribo el 22-01 y ni rastro del paquete. Un abrazo.

      Eliminar
  35. Kayena, te dejo mi entrada:
    http://leyendoenelbus.blogspot.com.es/2015/01/mi-bloguero-invisible.html
    Besos.

    ResponderEliminar