domingo, 30 de marzo de 2014

LA PINTORA DE ESTRELLAS, de Amelia Noguera



DATOS PRÁCTICOS:

Título: LA PINTORA DE ESTRELLAS
Autora: Amelia Noguera
Editorial: Autoeditado
ASIN: B0080TP512
Páginas: 434                     
Presentación: Rústica con solapas




Hace unos meses participé en una edición del Libro viajero convocada en este blog y tuve la oportunidad de leer la primera novela de Amelia Noguera, Escrita en tu nombre. Siempre lo he dicho, incluso cuando reseñé aquí el libro: me enamoré de los personajes pero también me enamoré del modo de escribir de Amelia, de lo bien que nos hacía viajar por emociones, sentimientos, lugares, rincones… Por cómo era capaz de hacernos oler la luz y ver los aromas, tal como yo he sentido siempre. Fue una suerte inmensa descubrir a esta escritora, pero mi suerte se duplicó cuando ella leyó mi reseña y me dijo lo mucho que le había gustado. No puedo ocultar, ni quiero, cuánto me emocionó leer sus palabras.

Poco tiempo después Amelia volvió a ponerse en contacto conmigo para decirme que quería enviarme una copia en papel de su segunda novela, La pintora de estrellas, un libro autoeditado pero que puede comprarse en Amazon en versión digital por 2,68 euros. Quería dedicármelo y regalármelo porque sabía que me iba a gustar, como así ha sido. Si ya me había ganado para su “causa” con sus generosos comentarios, ahora me había convertido hasta en su agente de marketing, porque me propuse que sus historias llegasen al mayor número de personas posibles. Y le prometí que escribiría la reseña en cuanto terminase de leerlo.



AMELIA NOGUERA

Ella misma, en su blog, se describe así:

“Inquieta, perfeccionista, sincera, crítica, tímida, soñadora, pertinaz. Mis novelas son yo misma y no pienso abandonarlas, a pesar del mercado, a pesar de las crisis. Hay que seguir creyendo en lo que te hace ser mejor, hasta el final. A pesar de. Y para todo lo demás, escribo, escribo y escribo. Y leo, leo y leo.

Mi currículum literario:

- Estudio el Grado de Humanidades en la Universidad Carlos III de Madrid (Historia de la Literatura, Teoría Literaria, Lingüística, Lengua Española, Técnicas de Expresión Oral y Escrita, etc.) y asisto de vez en cuando a talleres de escritura, el último, el Taller de Escritura Narrativa organizado por El Círculo de Bellas Artes de Madrid, impartido por el profesor D. David Conte Imbert. También he ganado algún premio de relato breve, pero, sobre todo, escribo sin parar. En breve terminaré mi tercera novela y tengo ya el esqueleto de la cuarta. Y si algo tengo claro es que no dejaré de escribir “jamás de los jamases.”

En su día estudió Ingeniería Informática y trabajó como programadora y analista, pero lo dejó para dedicarse a su pasión: la escritura. Y he de confesaros que la envidio profundamente y la admiro con la misma pasión.



EL PASADO MARCA EL PRESENTE

Estación de Los Molinos
La pintora de estrellas nos hace viajar constantemente, no sólo de forma geográfica llevándonos de Los Molinos (Madrid) a Villaviciosa (Asturias) y a París. También es un viaje en el tiempo y en la historia, un viaje a través del amor y de los recuerdos. Un amor incondicional y profundo que va a ser capaz de trascender a una de las etapas más oscuras del siglo XX. Un amor capaz de perpetuarse incluso sobre las sombras, las dudas, las mentiras y el dolor.

La novela habla del amor, sí, pero el amor en todas sus facetas: el apasionado de los amantes, el obsesivo y destructor que se convierte en cárcel de dolor, el que nunca puede verse consumado, el que ha de ocultarse, el amor por el arte y por lo que nos hace sentir, el de la familia, el de los amigos… Hay muchas clases de amor en la vida y Amelia descubre sus mil facetas desde sus personajes, mostrándonos un caleidoscopio de emociones pero también de hechos y situaciones. Algunos cambiaron el mundo y otros sólo dejaron su impronta en quién los vivía, pero ahí están, dispuestos a ser contados.

La historia principal de La pintora de estrellas es la que recorren juntos Diego y Elisa desde su juventud en Asturias hasta su exilio y vida en París, huyendo de una guerra que destrozaba su hogar y el de tantos otros españoles. Junto a ellos conoceremos a sus familias y amigos, tan importantes también en su existencia y que la marcan a fuego en muchos momentos. Diego va a ser el hilo conductor de buena parte de la novela, porque será él, en primera persona, quien nos cuente su vida junto a Elisa y el que nos narre qué pasó y cómo.

Otra parte importante la conoceremos a través de Violeta, la nieta de Diego y Elisa a la que él adora. Ella conoce la historia de sus abuelos, pero hay muchas cosas que Diego ha dejado en el tintero para no remover cosas que duelen sólo con atisbarlas. Pero dolor trae también Violeta a sus espaldas, con unos años terribles de sufrimiento causado por quién había prometido amarla y respetarla. Huyendo de él vuelve a casa de su abuelo, quién la crió y la cuidó siempre, buscando la paz y el cariño que le han arrancado.

Villaviciosa
El tiempo de la novela se mueve adelante y atrás y el mérito de Amelia es saber dibujar ambos momentos con claridad diáfana, mostrándonos, como si de fotografías se tratasen, las calles de París, primero libre y luego ocupado, la casa familiar de Diego en el presente, que se ha mantenido en pie y viva, las playas cercanas a Villaviciosa… Muchas veces hace hincapié en los olores que enmarcan el panorama que nos enseña y consigue que, al leerlo, nosotros mismos podamos sentirlo. Y eso es pura magia.



LA PINTORA DE ESTRELLAS, BREVE RESUMEN

Facultad de Bellas Artes, París
Diego, Elisa y Martín se conocen desde niños. Viven, con sus familias, en Villaviciosa, en Asturias. Los padres de los tres son buenos amigos y suelen compartir tertulias y cafés mientras se van enterando, preocupados, de cómo la situación política en España va camino de una guerra civil. Deciden, de común acuerdo, emigrar a París buscando seguridad y un futuro para sus hijos. Elisa está deseando ir a la Facultad de Bellas Artes ya que tiene un gran talento para la pintura y sabe que allí gozará de buenas oportunidades. La hermana de Milagros, madre de Diego, vive allí con su marido y su hija Anna y les facilitará la adaptación. Diego y Elisa, que se aman desde siempre, acabarán por unirse ante la desesperación de Martín, que no soporta verles juntos. Elisa conocerá a Danielle Lambert, un importante marchante, que le ayudará a abrirse paso en el mundo del arte y que acabará por hacerle una extraña petición que puede resultar muy peligrosa y que cambiará el rumbo de su vida y la de Diego.

Por otra parte, en el presente, Violeta, la nieta de Diego y Elisa, escapa de su casa y de un marido violento, agresivo y controlador para instalarse con su abuelo en la sierra de Madrid. Busca tranquilidad para recomponer su vida y para alejarse el hombre que no ha dudado en someterla, pegarle palizas y convertirla en una sombra de sí misma. Su abuelo fue quién la crió tras la muerte de su madre y sabe que en él siempre encuentra protección y amor condicional. Pero la llegada de Violeta a su casa remueve muchas cosas en el alma de Diego, que decide viajar a su antigua casa familiar en Asturias con su nieta. Busca el modo de explicar bastantes silencios y solucionar otros asuntos, sobre todo de su herencia, pero será también una peregrinación hacia sus recuerdos, hacia su vida con Elisa, hacia una verdad que escuece en el alma.


LOS PERSONAJES Y SUS VIDAS

Diego, el eje central de La pintora de estrellas, es quizá el que más peso específico tiene a lo largo de las páginas. En muchas ocasiones le escuchamos en primera persona, perdido en sus pensamientos y penas ocultas, tratando de luchar contra un tiempo que se le acaba para dejar las cosas solucionadas a su nieta. Sus padres, Milagros (sevillana de origen) y Manuel, fueron de los primeros en tomar la decisión de exiliarse, decisión avalada por la presencia de la hermana de Milagros en París. Diego está enamorado hasta los huesos de Elisa, un amor que parece que nació al mismo tiempo que ellos. Es fiel, sólido, seguiría a Elisa hasta el fin del mundo si hiciese falta y siempre trata de comprenderla y apoyarla. En París se unirán por fin y vivirán una felicidad compartida hasta que los nazis tomen la ciudad y la conviertan en algo gris y sometido.

Es también, en el presente, el abuelo cariñoso y abnegado de Violeta, su nieta, su “pajarito”, a la que quiere por encima de todo y que es lo único que le queda. Para que ella comprenda y para asegurarle el futuro, volverá a su casa natal después de varias décadas y allí tratará de que todo quede bien atado en lo económico. Pero también vuelve como acto de redención y reencuentro con su amada perdida aún a sabiendas de que su nieta ignora buena parte de su historia. En la casa y en sus recuerdos buscará las fuerzas para explicarle todo y buscará también perdonarse a sí mismo y recuperar lo que se le quedó en el camino.

Violeta, la nieta de Diego, a pesar de los malos tratos y de los años sometida al terror, sigue teniendo capacidad para querer y para sobrevivir. Se aferra a su abuelo al tiempo que siente auténtico miedo al verle tan frágil y se esmera en su cuidado y su cariño. Ha tenido la valentía de dar el paso de abandonar a su verdugo y el viaje a Asturias conseguirá que se reconcilie un poco consigo misma y que viva, sin más. Sin estar pendiente de la puerta de la calle, del sonido del coche que llega, sin sentir miedo por hacer o decir algo inconveniente.

Elisa es la luz que ilumina la vida de Diego. Es hermosa, independiente y tiene un gran talento para la pintura. Se rebela muchas veces por el escaso papel que se concede a las mujeres de su época y no le asusta tomar decisiones arriesgadas. Siente un amor inmenso por su madre, Clara, al igual que su padre, Jaime, que adora a su esposa. Clara es frágil, dulce y todos sus conocidos piensan que algo no va bien en su cabeza, pero la quieren mucho. Es difícil no sentir cariño por ella y desear protegerla. Clara también dibuja, pero no deja que nadie vea sus esbozos. La llegada a París supone para Clara un revulsivo y anima a su hija Elisa a que tome su camino y a que haga las cosas que quiere hacer, que no deje que nadie le diga que no puede.
Estatua de Juana de Arco, París
Elisa ama también a Diego profundamente, pero habrá cosas que le va ocultando por miedo a ponerle en peligro. Su amor por la pintura le llevará a trabajar junto a Danielle Lambert, una importante y bella marchante de arte que cuenta con una galería al lado de la famosa estatua de Juana de Arco en París. La llegada de los nazis a la ciudad hará que esta relación se estreche y que Elisa comience a colaborar con Danielle en algo más que en pintar copias de cuadros famosos para clientes ricos, una colaboración que se tornará peligrosa y clandestina.
Martín es el mejor amigo de Diego y Elisa y aunque su padre no es partidario de salir de España, él decide marcharse también para seguir estudiando Derecho en París. Al principio siguen muy unidos, pero la vida en la gran ciudad y, sobre todo la relación cada vez más intensa entre Diego y Elisa, comienza a alejarle de ellos. Martín comienza a salir demasiado, a beber demasiado y a relacionarse con gente que no le conviene y parece mostrar una dolorida hostilidad por la pareja, algo que los dos achacan a los celos. A pesar de la distancia que mantiene y que es cada vez más evidente, seguirá apareciendo por sus vidas en momentos muy precisos.

Clara, la madre de Elisa, es también un personaje especial. Clara, que siempre dibuja en cuadernos y que no deja verlos a nadie, es tranquila, cariñosa y tierna, pero muchas veces parece perderse en su propio mundo. Clara, de ojos violetas y rostro sereno, que adora a su hija y a su marido y que arrastra una historia terrible y sórdida que ha ocultado a todo el mundo y que tendrá consecuencias inesperadas. He sentido yo también un cariño enorme por ella, quizá porque es la prueba de que un pasado espantoso no te convierte en un monstruo insensible aunque te hunda el alma cargada de cadenas en pozos oscuros.

Anna es prima de Diego y ha vivido siempre en París. Es sofisticada, muy guapa y también muy consciente de ello y del interés que despierta en los hombres. Desde el primer momento se sentirá atraída por Diego y acabará enamorada de él, aún a sabiendas de que no tiene nada que hacer. El amor de Diego por Elisa es tan intenso y profundo que no cabe en él fisura alguna, pero Anna está dispuesta a esperar y a aprovechar cualquier oportunidad que surja. El personaje se hace realmente antipático en algunos momentos, pero hay mejores cosas dentro de Anna y se verá con el tiempo.



ABSOLUTAMENTE RECOMENDABLE
Si con Escrita en su nombre pude decir que era de lo mejor que había leído en mucho tiempo, ahora puedo decirlo también de La pintora de estrellasLa maestría con que Amelia nos presenta a los personajes, consiguiendo que les comprendamos y que casi podamos sentarnos a su lado a conversar, es impresionante. Dibuja sus almas con pinceladas tan precisas como las de la propia Elisa en sus cuadros y casi estamos seguros de que podríamos reconocerlos si nos cruzásemos con ellos por la calle.

La historia que este libro nos trae es cruda, nada fácil. Nos va a mostrar en muchos aspectos lo peor de la naturaleza humana tanto dentro del pequeño universo de las familias como en una ciudad ocupada y humillada, expoliada por un ejército lleno de soberbia y convencido de su superioridad. Pero es más intenso el mensaje de esperanza que desprende toda la novela. El amor es más poderoso que la muerte, que las dificultades, que las cosas no contadas. Más que la realidad que, muchas veces, nos ata a convencionalismos o a hipócritas apariencias y que, aunque sea lo que nos toca vivir, muchas veces detestamos. Es amor lo que sintieron Diego y Elisa, hasta el final. Amor de Diego por Violeta y de ella por él. Amor también el de Martín, aunque él no pueda explicarlo ni sacarlo a la luz y prefiera apartarse para sufrir a solas. Amor el de Anna por Diego, aunque comience siendo un capricho de niña consentida. Amor de Elisa por Clara, su madre, unidas por un vínculo de cariño profundo e intenso. Amor en cada uno de los cuadros de Elisa, en su trabajo, en su compromiso para salvar el arte de las garras de un enemigo oscuro y temible.

A pesar de los saltos adelante y atrás en el tiempo, la novela fluye a la perfección y puedes entrar y salir de los diferentes momentos sabiendo que te sumergirás de nuevo sin dificultad. Leer La pintora de estrellas es bucear dentro de las palabras sabiendo que jamás te va a faltar el aire porque cada línea está llena de vida, la misma que llena el alma de los personajes. Todos se van a quedar un poquito en ti. Y a todos, como ya me ocurrió con Malena y Omid de Escrita en tu nombre, los añoré al terminar de leer.

Conmigo Amelia ha conseguido una lectora fiel de todo lo que escriba y eso, en alguien como yo que soy más de obras que de autores, más de canciones que de cantantes, es casi prodigioso. Si tenéis ocasión no perdáis la oportunidad de dejaros llevar por la magia de su prosa. Paul Eluard decía que “hay otros mundos, pero están en éste”. En los libros de Amelia está la literatura con mayúsculas y todo un mundo por descubrir.





miércoles, 26 de marzo de 2014

EL GUARDIÁN INVISIBLE, de Dolores Redondo


DATOS PRÁCTICOS:

Título: EL GUARDIÁN INVISIBLE
Autora: Dolores Redondo
Editorial: Destino
ISBN: 978-84-233-4198-6
Páginas: 440                        
Colección: Áncora & Delfín
Presentación: Rústica con solapas




Creo que a estas alturas, a nadie voy a sorprender hablando de esta novela que, desde el momento de su publicación en enero de 2013, se convirtió en todo un éxito de ventas con el consiguiente boom en la blogosfera, hasta el punto de que lo dejé de lado, esperando el momento en que el furor amainara y así poder leerlo sin que las altas expectativas que generó me afectasen para mal, como suele ocurrir con más de un bestsellers.

Y si a eso le añadimos que tengo la firme intención de superar uno de los retos a los que me apunté a principios de año, 12 meses, 12 libros, en el que su organizadora nos insta a leer aquellos libros que llevan durmiendo en nuestras estanterías más de un año, ¿qué mejor que este ejemplar para poner otro granito de arena y que Carmina no la tome conmigo?



LA AUTORA:

Sobre la autora, a continuación os transcribo la biografía que nos brinda la editorial en la solapa interior:

Dolores Redondo (Donostia-San Sebastián, 1969) estudió Derecho y Restauración gastronómica, y durante algunos años se dedicó a distintos negocios. Comenzó escribiendo relatos cortos y cuentos infantiles, y la novela Los privilegios del ángel. Vive en la ribera navarra, donde ya está escribiendo su próxima obra con la inspectora Amaia Salazar como protagonista y que es la segunda entrega de su trilogía del Baztán. El guardián invisible es ya un fenómeno editorial con su próxima publicación en diez lenguas y la venta de los derechos cinematográficos al mismo productor que apostó por la trilogía Millennium, de Stieg Larsson.



ARGUMENTO:

Aunque normalmente cuando escribo una reseña suelo redactar mi propia sinopsis, en esta ocasión prefiero transcribir la realizada por la editorial, ya que plasma los aspectos más significativos de la historia sin desvelar datos esenciales que puedan fastidiar el interés de futuros lectores:

«Ainhoa Elizasu fue la segunda víctima del basajaun, aunque entonces la prensa todavía no lo llamaba así. Fue un poco más tarde cuando trascendió que alrededor de los cadáveres aparecían pelos de animal, restos de piel y rastros dudosamente humanos, unidos a una especie de fúnebre ceremonia de purificación. Una fuerza maligna, telúrica y ancestral parecía haber marcado los cuerpos de aquellas casi niñas con la ropa rasgada, el vello púbico rasurado y las manos dispuestas en actitud virginal.»

En los márgenes del río Baztán, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en unas circunstancias que lo ponen en relación con un asesinato ocurrido en los alrededores un mes atrás.

La inspectora de la sección de homicidios de la Policía Foral, Amaia Salazar, será la encargada de dirigir una investigación que la llevará devuelta a Elizondo, una pequeña población de donde es originaria y de la que ha tratado dehuir toda su vida. Enfrentada con las cada vez más complicadas derivaciones del caso y con sus propios fantasmas familiares, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un asesino que puede mostrar el rostro más aterrador de una realidad brutal al tiempo que convocar a los seres más inquietantes de las leyendas del Norte”.




IMPRESIONES:

Os comentaba al principio que nada más publicarse este libro llegué a sentir un auténtico empacho al ver la blogosfera cuajada de reseñas poniéndolo por las nubes, en la mayoría de los casos, hasta el punto de dejarlo apartado esperando que se me pasasen los efectos, no fuese que las altas expectativas me cegaran para mal. Y si al efecto blogosfera se añadía la gran campaña de promoción realizada por la editorial semanas antes de que viese la luz novela, que en cuestión de pocos meses no sólo consiguió que se vendieran más de cien mil ejemplares, sino que vendieron los derechos de traducción a diecisiete países, así como los cinematográficos a Peter Nadermann, el productor de la trilogía Millennium, de Stieg Larsson, estaba claro que nos encontrábamos ante todo un fenómeno literario que, en nuestro país, no suele darse muy a menudo.

No negaré que El guardián invisible me pareció, a simple vista, una novela atractiva en cuanto a argumento. En principio, aunque soy lectora de todos los géneros, la novela negra me seduce más que cualquier otro género exceptuando la histórica. Y ahí me llevé el primer palo, porque me la vendían como negra y lo que se dice negra, no lo es mucho. Pero bueno, no todas tienen por qué serlo, también me atraen las policíacas y esta, en ese sentido, sí puede catalogarse como tal. A fin de cuentas, todo comienza con un asesinato que enseguida se relaciona con otro anterior por el modus operandi en que se desarrollan y por cómo se descubren los cadáveres. Y todo apunta a que el actor de ambos es un asesino en serie. Si a eso le añadimos ciertas dosis de misterio relacionados con la mitología vasca y un entorno precioso, pues estupendo, porque ya tiene todos los ingredientes para gustarme.

El problema que he encontrado es que a medida que iba leyendo, las sensaciones que recibía no me convencían del todo, pues se trata de una novela veleidosa por momentos. No acierto a dilucidar si es por una cuestión semántica, ya que la prosa utilizada es demasiado sencilla en cuanto a la construcción de sus frases y yo esperaba algo más o porque -dejando de lado el género de la novela, que en principio creía negra pero que se queda en policíaca como comenté anteriormente-, flojea bastante en lo referente a la investigación de los asesinatos que en algunos momentos parece secundaria.

También es verdad que he encontrado otros aspectos por los que la lectura se me ha hecho amena. Me refiero a todo lo que rodea a la familia de Amaia Salazar, con la que se reencuentra al trasladarse a su pueblo natal, Elizondo, ya que es allí donde se han producido los asesinatos que tiene que investigar. Aparentemente, Amaia es una mujer fría, dura e inteligente que al estar rodeada de hombres en su trabajo parece que tiene que demostrar su valía continuamente, independientemente de su experiencia y formación más que esmerada (licenciada por el FBI entre otras lindezas), algo que me ha parecido un cliché puro y duro, aunque no el único de la novela.

En cuanto a los personajes, Amaia Salazar es la protagonista indiscutible y la mejor dibujada. Arrastra un fuerte trauma de la infancia que desde entonces le quita el sueño y que al volver a Elizondo se intensifica, aunque no por ello dejará de intentar, al menos, rehuir los machetazos de la memoria. Después estaría su núcleo familiar en el que todos parecen esconder algo: sus hermanas Flora y Rosaura –la noche y el sol en cuanto a personalidades, ya que una es dominante y subestima todo lo que se menea y la otra es una pobre infeliz a la que le ha costado Dios y ayuda tomar las riendas de su vida primero por haberse casado con un frescales y después al separarse de él- y su tía Engrasi, una afable anciana cuyo único aliente es el de mantener a la familia unida a pesar de las eternas riñas familiares entre las hermanas. Respeta las tradiciones y la mitología de su tierra y es echadora de cartas. Sin embargo, los hombres de la familia, así como el esposo de la investigadora –demasiado pluscuamperfecto para mi gusto- o los compañeros de trabajo de esta, quedan bastante desdibujados.

Aunque os comenté anteriormente que la prosa de Dolores Redondo me pareció bastante sencilla, que abusa de oraciones bimembres cuyo nexo suele ser una proposición adversativa que acostumbra a corregir a otra, tiene el aliciente de que los adornos innecesarios brillan por su ausencia y dan agilidad al relato. Los diálogos son también bastante sencillos y en ocasiones irrelevantes, destacando más las descripciones. Dividida en cuarenta y tres capítulos, la historia está narrada en tercera persona por un narrador omnisciente de manera cronológica y lineal, aunque de vez en cuando, en algunos capítulos, distinguiremos unos párrafos en cursiva donde la autora nos remitirá a un momento decisivo de 1989 cuando la protagonista era tan sólo una niña: un suceso que la estigmatizó para siempre y que nos permitirá entender las razones de esas pesadillas recurrentes.

De cualquier modo, hay dos aspectos de esta novela que me han gustado por encima de todo lo demás:

- Por un lado, la vuelta de Amaia Salazar a su Elizondo natal me ha permitido disfrutar de estos bellos parajes a los que me encantaría volver algún día. Ese pueblo señorial situado en el centro del Valle del Baztán que apenas supera los tres mil habitantes es el marco elegido para que se desarrolle la acción. Y junto a la protagonista hemos paseado por sus calles y admirado sus edificios, disfrutado de su gastronomía y de sus costumbres.

- Por otro lado estaría el tema de la mitología vasco-navarra. No negaré que me daba cierto reparo comprobar cómo se las apañaría la autora en este sentido sin pecar de fantasiosa. Y la verdad que no ha estado nada mal. Yo sabía poco acerca de las leyendas de estas tierras, -recuerdo que Inma Chacón ya nos habló de Mari en su novela Tiempo de Arena- y me atrajo enormemente el tema de las brujas, pero no puedo negar que la figura que más me ha atraído es la del basajaun, por lo que representa y que lógicamente me negaba a creer que pudiese tener algo que ver con la maldad que representaba el que alguien lo hubiese relacionado con los asesinatos.




ENLACES DE INTERÉS:

Blog oficial de Dolores Redondo

  
Si quieres leer el primer capítulo de la novela, pincha en este enlace.



Booktrailer de la novela:






CONCLUSIONES:

El guardián invisible es una novela interesante en cuanto a escenarios y por todo lo que rodea a la familia de Amaia Salazar, en particular la profundidad con la que se abordan ciertos sucesos del pasado que hostigan a la protagonista o el turbador ambiente que se respira en Elizondo, la pequeña localidad navarra, situada en pleno Valle del Baztán, que bucea entre lo onírico y lo ilusorio, aunque lo referente a la investigación de los asesinatos me ha parecido más flojo, quedando desdibujado en algunos aspectos.



martes, 18 de marzo de 2014

OPERACIÓN PRINCESA, de Antonio Salas


DATOS PRÁCTICOS:

Título: OPERACIÓN PRINCESA
Autor: Antonio Salas
Editorial: Temas de Hoy
ISBN: 978-84-9998-155-0
Páginas: 704
Colección: TH Novela
Presentación: Rústica con solapas





Hace unos días, no sé si lo recordaréis, los informativos de las cadenas generalistas de este país se hacían eco de una noticia: la paliza que una niña de trece años de Sabadell daba a otra de la misma edad y en donde nadie de los allí presentes hizo nada por parar semejante muestra de brutalidad, excepto grabar el vídeo pertinente para posteriormente pasarlo de móvil a móvil entre los jóvenes de la localidad. Y si me percaté de que todas las cadenas lo emitían, tanto a mediodía como por la noche, fue porque iba cambiando de un canal a otro para no ver las imágenes. No voy a negar que sentí asco y repugnancia, porque no entiendo la necesidad de los medios de comunicación por dar tanta visibilidad a la violencia, cuanto más morbosa, mejor. Y eso me llevó a plantearme si con esta actitud no estarán intentando vacunarnos contra todo sentimiento natural que represente algún tipo de empatía a favor de quienes lo pasan mal, los más desfavorecidos. Raro es el telediario que no se despacha con una buena dosis de muertes, guerras, dolor o hambre para que nada nos afecte y parezca que lo que vemos es lo más natural del mundo, que está a la vuelta de la esquina y que nada nos va a sorprender porque ya está todo inventado en cuanto a maldad humana. ¿Qué vemos que en una redada en un prostíbulo han detenido a un montón de prostitutas? Nos quedamos igual y alzamos la voz es por lo degenerado que está el mundo; ¿qué detienen a un grupo de proxenetas? Más de lo mismo, sin distinguir en quien es la víctima y quien el verdugo. Si hablamos de casos de corrupción, hay tantos que ya no reparamos si nos hablan de unos o de otros, nos limitamos a pensar que los políticos (así, a granel) son todos unos corruptos y seguimos a lo nuestro. Eso sí, cada cuatro años, votamos y los mismos de siempre consiguen su escaño en el Congreso, Comunidad o Ayuntamiento y a otra cosa, mariposa.

Por eso, de vez en cuando, sólo de vez en cuando, aparece un mirlo blanco que a pesar de nuestras reticencias consigue remover nuestras conciencias o nuestras entrañas, publicando algún libro que no nos deja indiferente aunque para recabar su información se haya jugado la vida tantas veces como haya sido necesario para ofrecernos una visión fidedigna de lo que se maquina en las cloacas de la sociedad. 

El hecho de que este libro se presente como novela en vez de ensayo como en sus anteriores entregas se debe a que en el año 2012 el Tribunal Supremo prohibió mediante sentencia el uso de la cámara oculta en periodismo, por lo que su documentación quedaba anulada a efectos legales.

Hablo de Antonio Salas ¿le conocéis?




EL AUTOR:

Antonio Salas es el seudónimo de un (re)conocido periodista de investigación que desde hace más de una década se ha infiltrado en diferentes grupos criminales para después desvelar en sus libros los secretos mejor guardados. Ha recibido todo tipo de amenazas de muerte por ello, de ahí que tenga que mantener oculta su identidad.

Su primer libro: Diario de un skin, publicado en 2003, narra las vivencias de un periodista de investigación que parapetado en una identidad falsa y teniendo como arma una cámara oculta, se hace pasar por un skinhead, inflitrándose en un movimiento neonazi, aportando una estimable información en el macrojuicio celebrado en nuestro país en 2009 contra la organización Hammerskin. Después llegaría el no menos controvertido El año que trafiqué con mujeres, que como bien indicaba su título, aludía a las redes de trata de blancas y el sórdido mercado del sexo, que desencadenó una nueva investigación tanto en España como en México. Sin embargo, su investigación más intrépida llegaría en 2010 con la publicación de El palestino, ya que el autor se infiltra y convive con algunos de los más temidos terroristas internacionales, entre ellos El Chacal o Arturo Cubillas, entre otros.



ARGUMENTO:

Álex es una chica sencilla, que estudia Químicas en la Universidad de Bogotá y por las tardes trabaja en una zapatería del Centro Comercial Andino para ayudar a su madre que, desde que se quedó viuda, a duras penas puede sobrevivir con la exigua pensión con la que cuentan, más si encima tienen que seguir pagando la vivienda en la que residen.

Pero un buen día unos sicarios de la droga se cruzan en el destino de su novio, salpicándola aún sin tener nada que ver en ello. Resulta que él llevaba más de un año trabajando para un cartel de la droga sin habérselo comentado. Tras ejecutarle en plena calle, a ella se la llevan a un viejo almacén con la intención de violarla y matarla posteriormente. Pero consigue huir de allí recurriendo a sus conocimientos en química y su inteligencia. Inmediatamente después corre a refugiarse en su casa, pero sabe que allí no estará segura por mucho tiempo y queriendo dejar a su madre al margen, escuchará a su prima Paula Andrea a quien le han ofrecido un contrato de trabajo en España y mil euros de anticipo. Viajará con ella para poner tierra de por medio durante un tiempo.

En el aeropuerto conocerán a otra joven, menor de edad, que viaja en las mismas circunstancias que ellas y una vez en Barajas, serán recogidas por la organización, que las llevará a un burdel ubicado en las afueras de Lugo. Allí tendrán que prostituirse hasta cancelar la deuda contraída con ellos.

Pero Álex tiene claro que algún día saldrá de aquella cárcel, prometiéndose a sí misma que se vengará de los ultrajes y vejaciones a las que han sido sometida tanto ella como sus compañeras, desenmascarando a quienes tejen los hilos de esa tremenda red de tráfico de mujeres. Lo que todavía no sabe es que quienes tienen las llaves de sus grilletes son personalidades de la política, los negocios e incluso de las fuerzas de seguridad del Estado y que contará con la inestimable ayuda de un misterioso motero y una valiente guardia civil.




IMPRESIONES:

El 25 de agosto de 2003 los restos de Edith Napoleón –una subsahariana natural de Sierra Leona- eran encontrados en unos contenedores de basura de Boadilla del Monte. Llegó a Madrid unos meses antes y vivía junto con dos amigas en un piso de Móstoles. ¿Su pecado? Ejercer la prostitución y encontrarse en la Casa de Campo de Madrid la misma noche en que su asesino, José Luis Pérez-Carrillo, un empresario de treinta y cinco años, decidió darse un homenaje. Días después declararía ante el juez que cuando se despertó ella se encontraba así en su habitación, muerta. Como atenuante, indicó que había bebido “garrafón” en distintos locales y que por ello perdió el control.

Después de darle un fuerte golpe en la cabeza, descuartizó el cuerpo, para acabar tirándolo en unos contenedores de basura. El crimen se pudo descubrir gracias a que las prostitutas de esa zona tienen un código de seguridad, que consiste en cuando una se sube a un coche, las que están a su lado apuntan todos los datos posibles del cliente. En este caso, se quedaron con el modelo del coche de Pérez-Carrillo y su número de matrícula (aunque confundieron dos números) y la policía hizo el resto.

Con la investigación y resolución de este caso (real) conoceremos a Luca, una joven y brillante guardia civil recién salida de la Academia y a su jefe, el Capitán Gonzalo, al que admira profundamente por ser un hombre íntegro y que valora su trabajo. Este caso le servirá de trampolín para abordar uno mucho más complejo, del que no puede ni imaginarse los derroteros que tomará.

Porque en este sobrecogedor thriller, Antonio Salas nos ofrece el fruto de su experiencia en las diversas incursiones en las que ha participado para confeccionar una trama donde la corrupción en estado puro lo envuelve todo, ya que se dan cita temas tales como el narcotráfico, la prostitución, el blanqueo de dinero, la corrupción política y policial o el tráfico de mujeres y armas. Y todo esto gracias a la denuncia formulada por Álex, la protagonista de esta historia, que pasaría a convertirse en la testigo protegida DPA123B y que daría lugar a un inmenso sumario sobre corrupción donde fueron imputados cientos de policías, además de políticos, empresarios o sindicalistas que a su vez dieron lugar a casos tan mediáticos como el Pokemon, Carioca, Campeón, etc.



Los personajes:

Son muchos los que aparecen en la novela para darnos una perspectiva de cómo funciona este submundo, pero tres de ellos son decisivos:

- Alexandra Cardona (Álex), una joven colombiana de diecinueve años, estudiante de Quimicas en la Universidad Nacional de Colombia, en Bogotá, que se ve obligada a huir de su país tras ser testigo de cómo unos indeseables matan a su novio en plena calle por un asunto de drogas del que ella no tenía conocimiento. Por ello, acepta un contrato de trabajo y llega a España donde acabará ejerciendo la prostitución en el Club Reinas, de Lugo. Con ella viviremos los momentos más extenuantes, descubriendo la penosa realidad en la que se ve atrapada sin posibilidad de evadirse y seremos testigos de su lucha diaria por escapar de su encierro y denunciar a sus proxenetas. Su inteligencia e ingenio le ayudarán a salvar más de un obstáculo.

- Black Ángel, un free-biker mercenario que a bordo la Dama Oscura, su Harley, intenta encontrar su sitio en el mundo del tráfico de armas. Para ello, acude a todas las concentraciones y los motoclubs del país, que funcionan como auténticas hermandades y sus miembros, rebeldes contra el sistema y con una larga lista de antecedentes penales –además de sus tatuajes- lucen en sus chalecos de cuero el símbolo del 1%. Oficialmente trabaja como fotógrafo para revistas especializadas, pero su intención es ponerse a las órdenes de Bill el Largo

- Luca, una joven guardia civil recién salida de la Academia de Baeza a la que en breve regresará para terminar el curso de ascenso a cabo. Desde la resolución del caso de Edith Napoleón no deja de dar vueltas a la idea de involucrarse en temas relacionados con inmigración, pues intuye que se cometen muchas irregularidad y que el planteamiento policial no es el correcto. Para colmo no consigue localizar a su amiga Claudia, con la se había formado en Baeza, que acaba de ser expulsada del Cuerpo por ejercer la prostitución, algo que ella se niega a admitir.

Y son determinantes porque a través de ellos conoceremos como funcionan tanto la prostitución (conociendo el devenir diario de la vida de Álex en los diferentes clubs por los que pasa), como la extensa tela de araña que conecta a los narcos con la política, el empresariado o la policía (de la mano de Black Ángel). Luca, la guardia civil, también se infiltrará en uno de estos clubs de carretera como camarera y será testigo de la realidad de estas mujeres que viven esclavizadas por tener que pagar una deuda que nunca conseguirán reembolsar mientras duran los tres meses en que su visado como turistas sigue en vigor para luego pasar al régimen de ilegales con el miedo perenne a ser deportadas a su país de origen y que sus familias sufran las consecuencias.             

La trama está perfectamente urdida y a pesar de su dureza, deja un resquicio a la esperanza con un final colosal. Estructurada en capítulos cortos, el lenguaje es sencillo, directo y con los típicos localismos que no entorpecen la lectura, ya que su significado es fácilmente deducible y confiere credibilidad dado el origen de la protagonista. El ritmo es endiablado hasta dejarte sin aliento, y si tenemos en cuenta que es una historia real, en algunos momentos nos vemos desbordados.

"No podía resistirse. Estaba allí para eso. Mejor resignarse y tratar de que terminase cuanto antes. —Vale, papi, yo se la chupo, tranquilo. —Y se puso de rodillas, sumisa y sometida, ante el funcionario, que estaba cada vez más excitado. El tipo tenía prisa por meter su miembro en algo húmedo, y solo cuando encontró sus ojos a la misma altura que el falo del putero se dio cuenta de que el pene también estaba desnudo y sucio. El olor, a orín reseco mezclado con sudor, la golpeó en la cara, infiltrándose por sus fosas nasales, hasta clavársele en el cerebro. Apenas resistió las náuseas. Tendría que respirar por la boca para no marearse con el hedor. Pero lo peor no era la pestilencia, sino que el pene estaba desnudo. Nuevo error de novata, la situación la había desbordado totalmente y había olvidado colocarle el preservativo—. Un segundo, mi amor, deme un segundito solo para coger el… —intentó decir la colombiana, pero no pudo acabar la frase. El tipo ya había colado el miembro en su boca antes de que pudiese terminar de pronunciar la palabra condón. No estaba dispuesto a esperar. (Página 183).



En cuanto a los escenarios, magníficamente retratados, de la mano de Antonio Salas viajaremos no sólo por la geografía española (Lugo, Madrid o Barcelona), sino que Black Ángel nos trasladará a Andorra o México, también conoceremos el Bogotá en el que se movía Álex y su prima o la Rumanía en la que creció Blanca, la mejor amiga de Álex en el burdel y donde fue secuestrada por el despreciable Vasile Cucoara, alias Vlad en homenaje a Vlad Tapes, el empalador.



ENLACES DE INTERÉS:

Web oficial de Antonio Salas

Twitter de Antonio Salas

Si quieres leer el primer capítulo de la novela, pincha en este enlace.




CONCLUSIONES:

Operación Princesa es una novela cruel y despiadada en muchos momentos que encaja a la perfección con el carácter estoico de sus protagonistas, que consigue seducir al lector desde la primera página hasta la última, porque nos suscita todo tipo de sentimientos antagónicos, desde la cólera hasta la extenuación pasando por una lenta y agónica avenida de sinsabores ante cada uno de los tremendos incidentes, tan ciertos como espeluznantes, de los que somos testigos.

Una novela impactante, absolutamente recomendable, que a algunos dejará en estado de shock.