sábado, 24 de mayo de 2014

EL SUEÑO DE LOS FARAONES, de Nacho Ares


DATOS PRÁCTICOS:


Título: EL SUEÑO DE LOS FARAONES
Autor: Nacho Ares
Editorial: Grijalbo
ISBN: 978-84-253-5142-6   
Páginas: 459
Presentación: Tapa blanda con solapas




Si hay un escenario literario por antonomasia, por la gran cantidad de novelas publicadas cuya trama transcurre en sus rincones más emblemáticos, ese es el antiguo Egipto. ¿Quién se puede resistir a un buen libro en el que faraones, pirámides o sacerdotes nos acercan a un contexto cargado de misterio, aventuras y descubrimientos? Bueno, también estarían las de arqueólogos en busca de insondables tesoros rodeados de misterio que, si además son egiptólogos, más razón para pasar unas cuantas horas con un libro entre las manos ¿verdad?

Pues eso es lo que pensé cuanto tuve ante mí la última novela de Nacho Ares y os aseguro que si os gustan las novelas que transcurren a ambos márgenes del Nilo y que mezclan géneros como el histórico y el thriller, no debéis dejar de leerla. Ahora os explico las razones:


EL AUTOR:

Nacho Ares (León, 1970). Licenciado en Historia Antigua por la Universidad de Valladolid, también posee el Certificado en Egiptología en el KNH de la University of Manchester. Ha pasado gran parte de su vida a la investigación y divulgación de los enigmas que rodean al antiguo Egipto.

Ha publicado dieciséis libros, donde uno decena de ellos están dedicados a la cultura egipcia:

- Egipto el oculto, 1998
- Egipto insólito, 1999
- El Valle de las Momias de Oro, 2000
- El guardián de las pirámides, 2001
- Un viaje iniciático por los templos sagrados del Antiguo Egipto, 2001
- Tutankhamón, el último hijo del Sol, 2002
- Egipto: Hechos y objetos inexplicables del Egipto Faraónico, 2002
- La historia perdida, 2003
- La historia perdida II, 2003
- El enigma de la Gran Pirámide, 2004
- Éboli. Secretos de la vida de Ana de Mendoza, 2005
- Egipto Tierra de dioses, 2006
- Arqueología de los dioses, 2007
- El retrato, 2009
- La tumba perdida, 2012
- El sueño de los faraones, 2014

También ha sido traductor y corrector de numerosos libros del inglés, además de dirigir durante una década la Revista de Arqueología, todo un referente en este campo. Ha publicado más de trescientos artículos en diferentes revistas especializadas y ha colaborado en diversos medios radiofónicos (SER Historia, de la Cadena Ser o Milenio 3) así como Cuarto Milenio en televisión, donde es reportero.




ARGUMENTO:


Año 969 antes de nuestra era. Kemet, el antiguo Egipto, sufre un momento muy crispado. La hambruna se ha propagado por todos los rincones del país y los ladrones de tumbas saquean por doquier en la ribera occidental de la capital tibana. Pinedjem II, sumo sacerdote de Amón, se encuentra amedrantado por el descanso eterno de sus antepasados y por el suyo propio, ya que intuye que su último suspiro está cercano y encarga a Ahmose, primer escriba de la Necrópolis de Millones de Años y a Takelot que encuentren y capturen a los ladrones y darles su merecido. Pero no es nada fácil, porque los robos se practican en tumbas de las que el pueblo no tiene conocimiento, por lo que la información sobre su ubicación sólo puede salir del Templo de Amón en Karnak, lo que implica que la corrupción se ha instalado en el Templo y que hay que buscar un nuevo alojamiento mortuorio tanto para él como para los miembros de su dinastía. Será Takelot quien encuentre el sitio ideal: un pozo oculto en una hondonada en uno de los extremos de Deir-el-Bahari, detrás de la colina de Gurna que miles de años después descubrirá Ahmed Abderrasul.

Visión aérea de una reconstrucción del complejo de Karnak

Febrero de 1874. Ahmed Abderrasul, junto con su hermano Mohamed y el amigo de ambos, Kamal, regresan a casa tras una jornada de pastoreo, cuando reparan en que les falta una cabra. No les queda más remedio que buscarla, a pesar de que la noche se les está echando encima, pues la escasez de alimentos está más que generalizada en todo el país y no pueden prescindir de ningún animal, ya que son vitales para la subsistencia de la familia. Enseguida descubren el pozo en el que ha caído y Ahmed decide bajar a por ella, colgado de una soga con la ayuda de Mohamed y Kamal.

Cuando consigue hacer pie prende una antorcha y descubre que del fondo sale un pasadizo. Escucha entonces un gemido suplicante y no duda en avanzar para recoger al animal que no debe andar lejos, hasta dar con una cámara enorme donde se apilan montones de papiros, estatuillas, ataúdes y toda clase de tesoros de un valor incalculable. Enseguida comprende que debe guardar secreto sobre lo que acaba de descubrir para después ir vendiendo las piezas poco a poco en el mercado negro, so pena de que en la aldea se enteren y la noticia llegue a oídos de los efendis del gobierno. Por ello, coge a la cabra y desanda el camino. Cuando llega al inicio del pozo se ata la soga a la cintura y avisa a los de arriba para que le suban.



Diciembre de 1880. Émile Brugsch, utilizando el sobrenombre de Kurt Marek, llega a Luxor (antigua Tebas) y se hospeda en el hotel más famoso y refinado de la ciudad, tras la reunión mantenida con su jefe y el resto de sus hombres de confianza para investigar la razón de la aparición de numerosas antigüedades en el mercado negro y que según todos los indicios pertenecen a la dinastía XXI. Se trata de distintas piezas: papiros, ushebtis, etc., de extraordinaria calidad. Visita la tienda de Antoun Wardi, un reputado anticuario de origen libanés y allí adquiere un ushebti de indudable belleza que perteneció a la reina Henut-taui, esposa de Pinedjem I, lo que confirma sus sospechas.




IMPRESIONES:

En El sueño de los faraones nos encontramos con una historia donde el suspense está asegurado y en la que confluyen los misterios del antiguo Egipto y uno de los hallazgos arqueológicos más impresionantes del siglo XIX, tras el hallazgo del escondite de momias reales de Deir-el-Bahari, un complejo funerario que se encuentra en el margen occidental del Nilo, frente a la antigua Tebas (actual Luxor) en Egipto. En este enclave, se encuentra el templo de la reina Hatshepsut (dinastía XVIII), único en su género y el más impresionante de los levantados en el valle.  

La novela se divide en un breve prólogo de tan sólo siete páginas que nos pone sobre aviso de la trama a desentrañar en los siguientes treinta y un capítulos. Al final, en una Nota del Autor, que es mucho más que un epílogo, Nacho Ares nos hace partícipes de los entresijos de la historia de la que hemos sido testigos, pues todo lo que nos describe (hechos, lugares o situaciones), incluido el descubrimiento del escondite de Deir el-Bahari, fueron reales. Los personajes que nos iremos encontrando –salvo raras excepciones- también existieron, así como las situaciones que se relatan. Quizás por ello, cuando acabas de leer la última palabra, sientes la sensación de que has asistido a una clase magistral, porque todo lo leído resulta todavía más emocionante.

Por ello, creo que es mejor que conozcamos primero a los principales personajes, aunque no son están todos los que aparecen en la novela, sino los que más relevancia tienen en la misma:

Primera etapa: Año 969 a de JC.

- Pinedjem II, Sumo sacerdote de Amón y jefe del ejército. Cuando comienza la trama es un anciano ya vencido y sin grandes ambiciones, en las postrimerías de su vida que sólo pretende acabar con los saqueos de las tumbas reales, para asegurarse como contrapartida su paso al reino de Osiris.

- Ahmose, primer escriba de la necrópolis tebana, a sus cincuenta años puede decirse que su vida siempre ha estado ligada al servicio de los escribas, desde que inició sus estudios en la Casa de la Vida del templo.

- Takelot, segundo escriba de la necrópolis, que ayuda a Ahmose en la investigación ordenada por el sumo sacerdote de Amón. De origen libio, apenas cuenta con veinticinco años.


Segunda etapa: Finales de 1880 y 1881.

- Kurt Marek: Alias utilizado por Émile Brugsch, colaborador del director del Servicio de Antigüedades (Gaston Maspero) en El Cairo para pasar desapercibido en la investigación emprendida para localizar unas antigüedades que están surgiendo en el mercado negro de Luxor correspondientes al período de la dinastía XXI. Apenas roza la cuarentena y además de fotógrafo es un estudioso de la egiptología. De origen alemán, es soltero además de elegante y con fama de zalamero.

- Charles Edwin Wilbour: De origen norteamericano, es un adinerado expolítico y hombre de negocios que abandonó sus actividades en Nueva York para dedicarse al mundo de la egiptología. Cuando Kurt Marek empieza a levantar sospechas por sus indagaciones, él le sustituye.

- Antoun Wardi: De origen libanés (nació en Beirut) posee una tienda de antigüedades en Luxor y es todo un referente por la calidad de sus artículos. Toda su vida la ha dedicado a traficar con este tipo de piezas, por lo que tiene contactos a nivel internacional.

- Mariam Gergess: Trabaja como dependienta en la tienda de Antoun Wardi. De cabello oscuro, no lo lleva cubierto porque profesa la religión copta (cristiana egipcia) y apenas tiene poco más de veinte años.


Os comentaba al principio que en la narración confluyen los misterios del antiguo Egipto y el descubrimiento del escondite de momias reales de Deir-el-Bahari (la tumba DB320). Esto es posible porque el autor juega con dos líneas temporales (la  primera transcurre durante el año 969 antes de nuestra era, siendo sumo sacerdote de Tebas Pinedjem II; la segunda transcurre en 1881, cuando un grupo de egiptólogos que trabajan para el Servicio de Antigüedades Egipcias deciden iniciar una investigación). Con un ritmo muy dinámico y un estilo sencillo, te ves obligado a mantenerte pegado a sus páginas, porque el interés va en aumento capítulo a capítulo, página a página.

Los capítulos se van alternando y lo más curioso es que en ambas etapas, separadas por tres milenios, el planteamiento es similar, así como la situación desesperada de una población en la que el hambre y las enfermedades están haciendo mella, puesto que en los dos casos se inicia una investigación sobre objetos funerarios robados y puestos a la venta en el mercado negro, claro que con diferentes motivaciones. En la primera etapa (año 969 antes de nuestra era) el sumo sacerdote,  jefe del ejército y Visir de Amón, Pinedjem II, siendo sabedor de que unos ladrones de tumbas están robando los objetos de sus ancestros, encarga una investigación no sólo para capturarlos y someterlos a escarnio público, sino para poner fin a la corrupción que se ha instalado en el Templo de Karnak. La solución final parte por encontrar un escondite donde dormir el sueño eterno sin temor a que los saqueadores se hagan con los objetos indispensables que le han de ayudar a superar las distintas pruebas y así alcanzar el reino de Osiris. En la segunda etapa, son los responsables del Servicio de Antigüedades ubicado en el Museo Bulaq (Gaston Maspero, Émile Brugsch, Charles Wilbour, Maxence Chalvet y Ahmed Kamal, el primer egiptólogo egipcio) quienes pretenden proteger el patrimonio nacional, localizando a los ladrones de tumbas y rastrear el origen de un flujo constante de tesoros hasta dar con la red corrupta que los ampara, que actúa con total impunidad por pura y simple codicia. Entre ellos, se encuentran Mustafa Aga Ayat y el anticuario Antoun Wardi y la familia Abderrasul.




 CONCLUSIONES:

El sueño de los faraones es una novela llena de intriga y misterio, basada en hechos reales, lo que supone un valor añadido por el interés que es capaz de despertar. No por ello es menos amena, ya que el autor sabe conjugar un estilo sencillo, pero eficaz con unas descripciones precisas e insuperables en muchos momentos. El trabajo de documentación es más que obvio, no en vano Nacho Ares es un gran investigador especializado en egiptología, por lo que la ambientación es espectacular y merece la pena recrearse entre sus páginas para, de la manera más placentera posible, ser testigos de un fragmento de la historia del antiguo Egipto.







22 comentarios:

  1. Me lo apunto, aunque para más adelante, besotes

    ResponderEliminar
  2. Me lo llevo, no se que tiene esta ambientación que suele atraer siempre
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tratándose de Egipto no me lo pienso. Otro que va a la lista. Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. No me suelen gustar las novelas ambientadas en una época tan remota, pero si está narradas en dos épocas simultáneamente, una de ellas más cercana, me resulta mucho más interesante. No me importaría leerlo. No lo conocía, gracias por descubrírmelo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo apuntado, en estas novelas me suelo liar con los nombres pero veo que aquí está bastante claro. A ver cuándo le toca. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Por lo que nos cuentas, pues es la primera reseña que leo sobre esta novela, creo que se ha tratado con una perspectiva que la hace muy interesante, me llama la atención y la tendré en cuenta en mi próxima visita a la librería.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. La temática me gusta mucho y por lo que cuentas, creo que esta va a ser una novela que voy a disfrutar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Hace mucho tiempo que no leía ninguna novela sobre el antiguo Egipto y con esta reseña has despertado mi interés, tiene una pinta muy buena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta esta temática!!
    No conocía el libro, gracias por tu reseña =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Soy incapaz de resistirme a cualquier novela situada en el Antiguo Egipto. Y las de este tipo que alternan pasado y presente, suelen funcionar bien
    Por todo ello, me encantaría leerla
    Besos

    ResponderEliminar
  11. La tengo apuntadísima porque hace mucho que no leo novelas ambientadas en el antiguo Egipto y ésta me ha llamado mucho la atención. Espero hacerle un hueco este verano. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Hola^^
    La verdad es que el libro tiene pinta de estar bastante bien
    Gracias por la reseña:3
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Al leer "antiguo Egipto" ya me tenías enganchada, pero después de leer tu reseña, estoy totalmente convencida. Egipto fue una de las razones de que estudiara Historia, así que me zambullo de cabeza en cualquier libro que se acerque a la historia de este país. Me lo apunto ya. Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Me encanta tu blog. Un sitio interesante. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  15. Me encanta el antiguo Egipto, así que me llevo tu recomendación :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Cuando estuve en Egipto me enamoré por completo. Hasta de la luz del sol, que allí es completamente distinta. Estoy viendo publicidad de este libro por todas partes, pero no tenía muy claro qué me iba a encontrar. Y por lo que cuentas, me gustaría mucho. Literatura para disfrutar.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  17. Me dio mucha pena cuando me enteré de que tuvo que cerrar su revista por la crisis... siempre afectando a la cultura. Me gustaría leer este libro, yo creo que lo disfrutaría mucho. ¿Cómo puedes hacer estas pedazos de reseñas? Envidia das...

    ResponderEliminar
  18. Interesante! es una temática que me atrae y podría hacerle un huequecillo en mi lista! me gusta lo de alternar pasado y presente, acabo enganchada a las dos tramas!

    ResponderEliminar
  19. Qué maravilla leer novelas bien ambientadas y documentadas, encima Egipto tiene ese magnetismo... Como para no querer leerla!

    ResponderEliminar
  20. Tomo nota del libro, desde que estuve en Egipto me gusta toda la literatura de esa gran cultura.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado tu reseña y me ha hecho desear tener este libro entre mis manos. Nos ha gustado tu blog y nos quedamos por aquí. Si quieres pásate por el nuestro y le echas un vistazo angelesenlalectura.blogspot.com

    ResponderEliminar
  22. Me encantó, me recordó a las viejas películas en blanco y negro sobre el tema

    ResponderEliminar