lunes, 14 de abril de 2014

EL CIELO HA VUELTO, de Clara Sánchez


DATOS TÉCNICOS:

Título: EL CIELO HA VUELTO
Autora: Clara Sánchez
Editorial: Planeta
Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos
ISBN: 978-84-08-11994-4
Páginas: 384
Presentación: Tapa dura con sobrecubierta

“¿Y ya está?”
Esta fue la pregunta que me formulé nada más acabar El cielo ha vuelto, la ganadora del último Premio Planeta. Era no tanto pasmo completo como no poder creerme que tras 378 páginas todo quedase así. Y es que he tenido esa irritante sensación de “tanto leer para llegar a esto” que se parece mucho a la decepción. Los que me conocéis sabéis que soy una lectora voraz y muy rápida, pero esa rapidez no hace que pierda ni un solo detalle de lo que leo. Es sólo deformación profesional, creo, derivada de mis tiempos de universidad en que necesitaba meterme en el cerebro cantidades ingentes de información y tochos descomunales en periodos muy breves de tiempo. Al final aprendí a leer a una velocidad de la que ni yo misma soy consciente hasta que me doy cuenta de que puedo leerme un libro en una tarde, si estoy en casa relajada. Pues bien, este libro fue uno de esos casos. Lo cogí después de comer y a la hora de la cena ya lo había terminado. Mi hija, generalmente, suele mirarme alucinada, sobre todo porque los libros terminan llenos de post-it de colores en los que anoto lo que me va pareciendo relevante.

He tardado en leer este libro después de haberlo hecho con el semifinalista. Primero porque fue mi regalo de Reyes para mi tía y he tenido que esperar a que me lo prestara y segundo porque cada vez que lo miraba me daba una pereza espantosa. No tenía motivos concretos para ello, era algo visceral. Al final, en un domingo medio lluvioso de sofá y mantita, me decidí y lo leí del tirón. Sigo sin entender los ocultos motivos por los que se conceden ciertos premios literarios, pero en el caso del Planeta me parece que hay un cierto pampaneo. Como ya he dicho en alguna ocasión, cuando se lo dieron a Lorenzo Silva me alegré, porque él, personalmente, me cae genial y creo que era más un premio a su trayectoria que a una novela concreta. Pero lo de este año no lo acabo de entender. Tras leerme la ganadora y la semifinalista, mi estupefacción sigue en aumento. Porque son dos libros en los que en realidad, aunque parece que se cuentan cosas, no pasa nada relevante o lo que pasa está demasiado adornado y no es tan importante. Y con los protagonistas no es fácil empatizar. Ya en mi reseña de El buen hijo, la semifinalista, expuse su tono gris y la falta de espíritu del personaje central. Y ahora os contaré por qué El cielo ha vuelto no me ha convencido nada.



LA AUTORA: CLARA SÁNCHEZ
Para no llenaros de datos biográficos eternos, os resumo lo que aparece en la solapa posterior del libro. Nació en Guadalajara pero pasó su infancia en Valencia y acabó recalando en Madrid. Fue profesora de universidad y participó regularmente en el programa de TVE “Qué grande es el cine”. En 1989 publicó Piedras preciosas, su primera novela, y en el 2000 ganó el Premio Alfaguara de Novela con Últimas noticias del paraíso. Tras este éxito le llegó otro en el 2010: el Premio Nadal con Lo que esconde tu nombre, que fue la novela que la lanzó al éxito tanto a nivel nacional como internacional. En 2006 ganó el Premio Germán Sánchez Ruipérez al mejor artículo sobre lectura que se hubiese publicado ese año. Actualmente su obra se ha traducido a 15 idiomas y es una de las escritoras españolas más conocidas.



EXTRAÑAS EN UN AVIÓN
Patricia es modelo y su trabajo, muy reconocido y con buen nivel de éxito, la lleva a destinos diferentes según lo que marque su agenda. Volviendo por vía aérea de uno de esos compromisos se encuentra sentada junto a Viviana, una extravagante pero animosa mujer, que intenta congeniar con ella a toda costa. En medio del trayecto unas terribles turbulencias hacen temer que el avión vaya a sufrir un accidente. Tanto la tripulación como el pasaje pasan un auténtico rato de terror y, en esos momentos de angustia, Patricia y Viviana se cogen de las manos. Es entonces cuando Viviana le dice a Patricia algo completamente inesperado: hay alguien que quiere que muera, alguien muy próximo.

Después del accidentado vuelo, Patricia retoma su vida sin acordarse en absoluto de las palabras de Viviana hasta que una serie inesperada de accidentes le hacen replantearse la situación y comienza a hacerse preguntas. Más aun cuando esos accidentes afectan a su trabajo de forma muy directa y en cierto modo a su vida personal.

Patricia está casada con Elías, un pintor de supuesto talento y cierta bohemia existencial pero que no vende nada ni tiene éxito, pero del que está perdidamente enamorada. Sus padres y su hermana Carolina nunca han visto bien este matrimonio sobre todo porque ello les privó de seguir siendo mantenidos por Patricia, que ganaba dinero a espuertas. Pero ella colaboró para que mejorasen su nivel de vida e, incluso, tiene contratada a Carolina como asistente personal cobrando un sueldo mensual. En el trabajo las cosas se le están complicando, porque Patricia está entrando en una edad peligrosa para una modelo y ve como las jovencitas la desplazan sin remedio, sobre todo Manuela, que parece ser el nuevo ojito derecho de la agencia. Y los accidentes que va sufriendo Patricia la impiden trabajar, con lo cual se va viendo cada vez más relegada.

La sucesión de desdichas hace que Patricia comience a viajar a Barcelona para hablar con Viviana, que parece vivir a espaldas del mundo y del tiempo en un piso atestado y caótico, y ella le va ofreciendo remedios realmente extraños y curiosos para aliviar su mala suerte y averiguar quién quiere acabar con ella. Le dice que no es algo que esa persona haga directamente, sino un deseo intenso de quitarla de en medio. Y Patricia va cumpliendo escrupulosamente esas peticiones tratando de recuperar su vida.

¿Quién quiere quitar a Patricia de en medio? ¿Y qué motivos tiene para ello? ¿Celos profesionales, personales, algún asunto mal aclarado, rencillas familiares? Esto es lo que iremos descubriendo en El cielo ha vuelto y puede que la respuesta no sea tan sencilla como podía parecer.



PENSANDO UN POCO…
Hace tiempo, cuando reseñé Entra en mi vida, de esta misma autora, señalé algunas cosas que me habían parecido raras en la trama de la novela. Algunas chirriaban bastante. Una de ellas es que la protagonista principal llegaba a causar rechazo o acababa, sin más, cayendo fatal. En El cielo ha vuelto me ha pasado un poco lo mismo: Patricia no cae bien. No sé si es que el dibujo que Clara Sánchez hace de ella es demasiado arquetípico, pero resulta bastante plana, manipulable, las circunstancias la superan y cuando toma decisiones siempre parece encaminarse a un nuevo desastre. Es verdad que a lo largo de la novela parece sacar algo más de carácter para enfrentarse a lo que va descubriendo, pero yo no he conseguido empatizar con ella en ningún momento. La he visto vivir, amar, sufrir y desesperarse y en ningún momento me ha impresionado.

Su marido, Elías, al que se dibuja como atractivo, desaliñado con gusto, con talento pero en un periodo de crisis creadora (y vendedora, por lo que hasta su representante decide dejarlo), tiene un poder casi magnético sobre Patricia, que es incapaz de negarle nada. No sólo eso, Patricia está convencida de que ha de hacer lo que sea para que Elías sea feliz y por eso satisface sus deseos incluso antes de que él los plantee. Como una gallina clueca protegiendo a su pollito. Pero Elías no es ningún pollito indefenso aunque sabe usar sus armas para conseguir lo que quiere. Tampoco es un personaje que me haya gustado. Caprichoso, convencido de ser capaz de tener éxito a pesar de estar anclado, con reacciones a veces de niño pequeño y revestido de ese aspecto de artista trasnochado que ya no se lleva (sólo le faltaba cantar a Jacques Brel o a Moustaki, si me permitís la licencia), esconde más cosas de las que al principio parece. Y desde luego no corresponde a Patricia con el mismo grado de amor que ella le profesa.

Carolina, la hermana de Patricia, siempre ha sentido celos de ella. Patricia tiene belleza y un cuerpo envidiable y ha ganado dinero para permitirse todos los caprichos del mundo. Carolina permanece a su sombra, ayudándola con los contratos, la agenda, las negociaciones económicas con su condición de asalariada, aunque realmente no es demasiado lo que hace. Y se permite, en ocasiones, “hacer de su capa un sayo” y tomar la casa de su hermana al asalto o echarle en cara que no se ocupe de sus padres, ya jubilados y viviendo bastante decentemente en la sierra madrileña. Hay algo de rencor en la actitud de Carolina hacia su hermana, algo un poco ruin, y eso tampoco la convierte en un personaje amable.

Viviana podría ser el contrapunto a todo esto, pero lamentablemente se queda sólo en una santera que, al parecer, quiere ayudar a Patricia pero que la acaba metiendo en unos follones tremendos. Con una historia detrás desgarradora, parece ser la única a la que le preocupa la seguridad de la protagonista y de su felicidad, pero nunca acaba de rematar. Los episodios en los que Patricia viaja para visitar a Viviana siempre acaban con alguna petición rocambolesca y ninguna explicación. Pero Patricia cumple al dedillo. Y me chirría. Que alguien con tanto mundo como Patricia caiga en esas cosas me resulta extraño aunque, claro, es más habitual de lo que parece. Y cuando hablan por teléfono es más de lo mismo: mensajes crípticos y solicitudes casi surrealistas. La personalidad de Viviana podría haber resultado arrolladora, pero se queda a medias. O a lo mejor soy yo, que nunca he llevado bien los personajes que van dando la información a cuentagotas y que parece que tienen más importancia de la que realmente demuestran. Quizá lo único que consigue Viviana es que Patricia empiece a tomar decisiones y a ver las cosas desde otro prisma… y sigue sin ser un personaje luminoso ni con el que te puedas identificar.

Los jefes de la agencia de modelos de Patricia, Antonio e Irina, han cuidado de ella y de su carrera desde que la contrataron la primera vez, pero ahora parece que la apartan. La estrella de Patricia está en declive y hay muchas señales que se lo indican. Incluso su renovación de contrato está en el aire. La llegada de Manuela, con su insultante juventud y su belleza, parece dinamitar un poco el pedestal de Patricia a pesar de que es una adicta y una trepa sin muchos escrúpulos.

Curiosamente, y como ya señalé en Entra en mi vida, los paisajes y las ciudades se desdibujan, aparecen como meros decorados. Patricia y el resto de personajes pasan por ellos pero no son más que fotografías que enmarcan la acción, como si carecieran de importancia. Y algo que me ha parecido, cuando menos, digno de mención: la asistenta de Patricia y Elías es rumana y llegó a sus vidas casi de rebote, algo similar a lo que ocurría en la novela semifinalista, El buen hijo. No tiene nada que ver una novela con otra, pero es un detalle muy peculiar.



ALGUNAS CONCLUSIONES
El cielo ha vuelto se lee con mucha facilidad. Clara Sánchez da un buen ritmo a la narración e, incluso, logra mantener el interés por saber qué hay detrás de los accidentes de Patricia y quién es el que le desea tanto mal. El problema que le veo es que, realmente, lo que cuenta no tiene tanta importancia como podía parecer. Sí que es cierto que todo lo que le va sucediendo a Patricia sirve para que ella abra los ojos a cosas que no quería ver y para que se vaya librando de rémoras que la lastran, como si el encuentro con Viviana fuese el inicio de una catarsis personal. Supongo que esa era la finalidad de la novela, pero yo sigo con mi sensación de que, realmente, no pasa nada. Es una apreciación muy personal, pero leer esta novela ha sido un mero trámite, ni me ha emocionado ni me parece que recordaré gran cosa de ella dentro de poco tiempo. No me ha llegado.

Y desde luego mucha culpa la tiene el no haber sido capaz de encontrar a alguien dentro del argumento que mereciese la pena conocer. Es cierto que todos tenemos en nuestras vidas cosas que esconder, pero el modo en que en el libro esas cosas van saliendo a la luz, como si continuamente la autora se guardara un as en la manga, me hacía fruncir el ceño. Relaciones personales inesperadas, secretos bien guardados, aliados que se convierten en enemigos… Algunas de las decisiones de Patricia para conseguir los encargos que le pide Viviana me parecen traídas por los pelos y sólo puedo achacarlos a que ella tenía, realmente, miedo de morir, si no no se explican.

Hay una situación que ya me pareció el colmo: en una sesión de fotos en los Alpes Patricia, por querer llevar una planta muy especial a Viviana, se pierde en la montaña. Pasa un día y pico perdida. Y cuando por fin consigue salir de allí gracias a dos guardas forestales, se encuentra con que todo el equipo se ha marchado del hotel. Nadie, absolutamente nadie, se ha preocupado por su ausencia ni han organizado búsqueda. No sólo eso: cuando llega a Madrid ni siquiera le preguntan qué le ha pasado o si está bien. No me parece ni lógico ni normal como no me lo parecen las escasas explicaciones que le dan para justificar el comportamiento para con ella. De nuevo esa sensación que tuve con Entra en mi vida: algunas situaciones narradas están completamente fuera de contexto y descuadradas.

Los capítulos no tienen título, sólo van numerados. Y es verdad que la lectura se hace ágil y que Clara Sánchez demuestra saber narrar con ritmo. Dosifica la información, va mostrando y descubriendo poco a poco lo que sucede y, a veces, coloca pequeñas tramas paralelas que nos permitan conocer mejor a algunos personajes. Pero insisto en lo que decía al principio: como lectura me parece completamente prescindible. No le veo fondo ni intensidad. Y terminarla me dejó bastante fría.



TERMINANDO
Recomendar un libro es como hacerlo con una película: para gustos hay colores y lo que a mí me ha parecido poco atrayente a otro le puede parecer la quintaesencia de la literatura. Y viceversa. Pero tengo que decir que yo no recomendaría la lectura de El cielo ha vuelto porque, con franqueza, no me ha gustado. Quizá porque no he encontrado ni una sola cosa que me hiciese vibrar o emocionarme. Y porque sus personajes en ningún momento me han impactado o me han aportado nada. Eso no quiere decir que a cualquiera de vosotros os pase todo lo contrario y disfrutéis muchísimo con su lectura. Leer siempre es un viaje personal maravilloso. Le otorgo tres estrellas porque no creo que el libro sea malo aunque a mí no me haya impactado.

Si lo leéis, por favor, contadme qué os ha parecido a vosotros. Yo devolveré el libro a mi tía estos días y no creo que vuelva a tropezarme con él nunca, pero eso no quiere decir que lo mande a la hoguera: es sólo que no me ha gustado y que me ha parecido un libro de mero entretenimiento sin más fondo. Por eso sigo sin entender el premio. Pero seguramente es porque yo no estoy en el jurado.





29 comentarios:

  1. Pues ya te lo he dicho todo, reina. Supongo que el libro quedará de lujo en la estantería de mi tía, pero como lectura a mí me ha dejado mucho que desear.

    Muchos besos, hermosa mía.

    ResponderEliminar
  2. Puff, otro PLaneta que no merece por lo que veo. Lo leeré porque tengo la mala suerte de que siempre en Navidad alguien de mi familia me regala el Premio Planeta del año, seguro de que no me regalará un libro que ya tengo en la estantería, así que tengo el libro desde Reyes.

    Leí de esta autora LO que esconde tu nombre que me entretuvo, pero sólo eso. Ya te contaré mi impresión cuando decida meterle mano aunque ahora me quedan menos ganas, jajaja

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo me fío mucho más de tu opinión que del jurado. Una pena este libro que ya de mano no me llamaba la atención porque Entra en mi vida me gustó mucho. Este no lo voy a leer.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No soy lectora de Premios Planeta por la sensación de chanchullo que me ha dado siempre el premio. Después de tu reseña está claro que no va a ser una de mis lecturas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Lo que esconde tu nombre me encantó, lo disfruté muchísimo, igualmente que más personas que conozco. Este que comentas, creo en lo que dices, Premio Planeta, decepcionante, suele pasar.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que yo no había leído nunca un premio Planeta. Este año lo he hecho, y tengo la misma sensación que.tú. Por eso creo que seguiré leyendo novelas sin premios, pero que me llenen más.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Pues yo creo que te sigo desde no hace mucho... y no sabía esta faceta tuya de leer rápido sin perder detalle, a mí me pasa lo mismo, aunque no fui consciente nunca de lo rápido que leía hasta que vi que otras personas leyendo el mismo texto tardaban el doble, es una habilidad curiosa! y respecto al libro... yo con los planetas tengo una especie de amor-odio, he leído la mayoría de ganadores y finalistas hasta hace un par o tres de años y con resultados dispares, aunque la mayoría para mí no aprueban :S vamos,

    ResponderEliminar
  8. No suelo leer premios, al menos El Planeta no me parece muy de fiar, besotes

    ResponderEliminar
  9. Sólo he leído un libro de Clara Sánchez y el final me dejó un poco fría, a pesar de que como dices, se lee bien. No sé si me animaré con alguna novela más...

    ResponderEliminar
  10. Me lo lei hace nada y ya comente que fue una gran decepción. Es un pésimo libro. Yo es que si me inicio asi con una autora directamente ya no repito...besos

    ResponderEliminar
  11. ummm no se si leerlo, después de leer tu reseña no me anima mucho, pero quizás le de una oportunidad ^^
    <3

    ResponderEliminar
  12. Si te soy sincera solo leyendo la sinopsis ya habría decidido dejarlo pasar porque no me llama nada la atención pero tras ru reseña lo tengo más claro aún ya que me fio de tu criterio y aunque es cierto que es algo muy subjetivo a priori no me atrae nada. Lo de los premios ya sean literarios o de otra índole no me sorprende. Soy de las que cree que prácticamente todas estas cosas están amañadas y a lo que menos responden es a criterios de calidad, por desgracia.
    besos

    ResponderEliminar
  13. Desde que te leí en ciao lo había descartado, no creo que lo lea wapisima

    ResponderEliminar
  14. ¡UUff! A mi, después de leer Entra en mi vida, pocas ganas me han quedado de repetir con esta autora.

    ResponderEliminar
  15. Ya que sea Premio Planeta me tira para atrás... La verdad es que no he leído ninguna reseña que me convenza, así que no me lo llevo. 1beso!

    ResponderEliminar
  16. De esta autora leí Lo que esconde tu nombre y la historia en sí tampoco me terminó de convencer. Me gustó su prosa, su forma de escribir, pero a la hora de crear personajes e hilvanar una buena historia, parece que esta escritora falla. Viendo tus opiniones de este libro, creo que lo voy a descartar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  17. Yolanda, tu reseña me ha parecido magnífica, me ha gustado mucho, además se por experiencia que es mucho más difícil hacer una reseña de algo que no te ha gustado que al contrario. En mi caso, después de leer Entra en mi vida, no tenía ninguna intención de leer esta nueva novela de la autora, y parece que no me pierdo demasiado.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  18. Ups... yo lo he pedido a Círculo de Lectores, así que solo te leí por encima. Eso sí, tus conclusiones me han chafado un poco. Besos

    ResponderEliminar
  19. Después de un par de decepciones, decidí no volver a leer nunca más un Premio Planeta. Que casi siempre recaiga en famosos ya es motivo de sospecha de por sí, pero es que una persona que trabaja en Planeta me comentó hace años que la novela ganadora ya la tienen corregida y lista en un cajón desde meses antes de que se le dé el premio. Chanchullos. Tras leer tu reseña, no hago más que reafirmarme en mi postura. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  20. Lo de los premios Planeta da para un debate largo. Un profesor de mi facultad incluso nos dijo el nombre de un escritor a quien se lo ofrecieron. No te digo más. Escribir a la carta para recibir el premio.
    Al margen de eso, directamente no puedo con esta autora. Más que con ella, con el bombo que le dan. Leí "Lo que esconde tu nombre" y me pareció simple, sin profundidad alguna, inverosímil en muchas escenas y absolutamente prescindible. Luego leí reseñas maravillosas y flipé...
    Eso sí, te has currado el comentario muchísimo, no se puede negar que has explicado de pe a pa tus sensaciones. La dejo pasar, sinceramente me da pereza mortal volver a esta mujer.

    Besotes

    ResponderEliminar
  21. Esto de los premios literarios es algo que habría que analizar largo y tendido porque... tela con lo que te puedes encontrar. En fin. sobre el libro, no había leído grandes cosas; ahora tú me corroboras la impresión que me dio la portada. Seguiré mi instinto y tu experiencia. Abrazos.

    ResponderEliminar
  22. No he leído nada de la autora, me tiran un poco para atrás los premios en general...

    Besotes

    ResponderEliminar
  23. Una reseña muy sincera. Si no te ha gustado, normal que no lo recomiendes. No me llama en absoluto la atención y he leído reseñas parecidas a la tuya. Yo creo que el principal problema es que la protagonista no te cayera bien. Entonces, casi todo suele ir cuesta abajo en un libro, y estoy tan segura de que me pasaría lo mismo que a ti que no estoy dispuesta a leer el libro, mucho menos leyendo reseñas así.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. A mi, personalmente, me defraudó. Yo tampoco lo recomendaría....
    Besos

    ResponderEliminar
  25. A mi este libro, no me llamó especialmente cuando salió, y las opiniones que he ido leyendo me han dejado fría, así que no creo que lo lea
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Yo lo estoy leyendo y ni fu ni fa. No sé. Le falta chicha.
    Una muy buena reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
  27. No me ha gustado nada estoy muy decepcionada por el FINAL, no explicó para qué quería Viviana la flor negra que tanto le costó conseguir a Patricia, además deja muchísimo interrogantes abiertos. ¿Qué ha pasado con Marcos? ¿han detenido a Antonio? ¿Viviana droga a Patricia y la termina matando? ¿Qué pasa con Rosalía?

    Gracias por la reseña! me leeré "Lo que esconde tu nombre"

    un saludo!

    ResponderEliminar
  28. lo acabo de terminar y no se si me ha gustado o no....llevo tres libros leidos de la autora y si es verdad que enganchan, que te los lees muy rapido porque quieres que se resuelva el misterio, pero el final te quedas con la sensacion de... ¿cómo???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando Viviana le entrega la planta diciendo que la lleve encima, habla de las energías y el color que toman. Dice que el color azul (el del cielo) es uno de los colores más bonitos puros y que por ello las buenas energías las percebimos así

      Eliminar