domingo, 30 de marzo de 2014

LA PINTORA DE ESTRELLAS, de Amelia Noguera



DATOS PRÁCTICOS:

Título: LA PINTORA DE ESTRELLAS
Autora: Amelia Noguera
Editorial: Autoeditado
ASIN: B0080TP512
Páginas: 434                     
Presentación: Rústica con solapas




Hace unos meses participé en una edición del Libro viajero convocada en este blog y tuve la oportunidad de leer la primera novela de Amelia Noguera, Escrita en tu nombre. Siempre lo he dicho, incluso cuando reseñé aquí el libro: me enamoré de los personajes pero también me enamoré del modo de escribir de Amelia, de lo bien que nos hacía viajar por emociones, sentimientos, lugares, rincones… Por cómo era capaz de hacernos oler la luz y ver los aromas, tal como yo he sentido siempre. Fue una suerte inmensa descubrir a esta escritora, pero mi suerte se duplicó cuando ella leyó mi reseña y me dijo lo mucho que le había gustado. No puedo ocultar, ni quiero, cuánto me emocionó leer sus palabras.

Poco tiempo después Amelia volvió a ponerse en contacto conmigo para decirme que quería enviarme una copia en papel de su segunda novela, La pintora de estrellas, un libro autoeditado pero que puede comprarse en Amazon en versión digital por 2,68 euros. Quería dedicármelo y regalármelo porque sabía que me iba a gustar, como así ha sido. Si ya me había ganado para su “causa” con sus generosos comentarios, ahora me había convertido hasta en su agente de marketing, porque me propuse que sus historias llegasen al mayor número de personas posibles. Y le prometí que escribiría la reseña en cuanto terminase de leerlo.



AMELIA NOGUERA

Ella misma, en su blog, se describe así:

“Inquieta, perfeccionista, sincera, crítica, tímida, soñadora, pertinaz. Mis novelas son yo misma y no pienso abandonarlas, a pesar del mercado, a pesar de las crisis. Hay que seguir creyendo en lo que te hace ser mejor, hasta el final. A pesar de. Y para todo lo demás, escribo, escribo y escribo. Y leo, leo y leo.

Mi currículum literario:

- Estudio el Grado de Humanidades en la Universidad Carlos III de Madrid (Historia de la Literatura, Teoría Literaria, Lingüística, Lengua Española, Técnicas de Expresión Oral y Escrita, etc.) y asisto de vez en cuando a talleres de escritura, el último, el Taller de Escritura Narrativa organizado por El Círculo de Bellas Artes de Madrid, impartido por el profesor D. David Conte Imbert. También he ganado algún premio de relato breve, pero, sobre todo, escribo sin parar. En breve terminaré mi tercera novela y tengo ya el esqueleto de la cuarta. Y si algo tengo claro es que no dejaré de escribir “jamás de los jamases.”

En su día estudió Ingeniería Informática y trabajó como programadora y analista, pero lo dejó para dedicarse a su pasión: la escritura. Y he de confesaros que la envidio profundamente y la admiro con la misma pasión.



EL PASADO MARCA EL PRESENTE

Estación de Los Molinos
La pintora de estrellas nos hace viajar constantemente, no sólo de forma geográfica llevándonos de Los Molinos (Madrid) a Villaviciosa (Asturias) y a París. También es un viaje en el tiempo y en la historia, un viaje a través del amor y de los recuerdos. Un amor incondicional y profundo que va a ser capaz de trascender a una de las etapas más oscuras del siglo XX. Un amor capaz de perpetuarse incluso sobre las sombras, las dudas, las mentiras y el dolor.

La novela habla del amor, sí, pero el amor en todas sus facetas: el apasionado de los amantes, el obsesivo y destructor que se convierte en cárcel de dolor, el que nunca puede verse consumado, el que ha de ocultarse, el amor por el arte y por lo que nos hace sentir, el de la familia, el de los amigos… Hay muchas clases de amor en la vida y Amelia descubre sus mil facetas desde sus personajes, mostrándonos un caleidoscopio de emociones pero también de hechos y situaciones. Algunos cambiaron el mundo y otros sólo dejaron su impronta en quién los vivía, pero ahí están, dispuestos a ser contados.

La historia principal de La pintora de estrellas es la que recorren juntos Diego y Elisa desde su juventud en Asturias hasta su exilio y vida en París, huyendo de una guerra que destrozaba su hogar y el de tantos otros españoles. Junto a ellos conoceremos a sus familias y amigos, tan importantes también en su existencia y que la marcan a fuego en muchos momentos. Diego va a ser el hilo conductor de buena parte de la novela, porque será él, en primera persona, quien nos cuente su vida junto a Elisa y el que nos narre qué pasó y cómo.

Otra parte importante la conoceremos a través de Violeta, la nieta de Diego y Elisa a la que él adora. Ella conoce la historia de sus abuelos, pero hay muchas cosas que Diego ha dejado en el tintero para no remover cosas que duelen sólo con atisbarlas. Pero dolor trae también Violeta a sus espaldas, con unos años terribles de sufrimiento causado por quién había prometido amarla y respetarla. Huyendo de él vuelve a casa de su abuelo, quién la crió y la cuidó siempre, buscando la paz y el cariño que le han arrancado.

Villaviciosa
El tiempo de la novela se mueve adelante y atrás y el mérito de Amelia es saber dibujar ambos momentos con claridad diáfana, mostrándonos, como si de fotografías se tratasen, las calles de París, primero libre y luego ocupado, la casa familiar de Diego en el presente, que se ha mantenido en pie y viva, las playas cercanas a Villaviciosa… Muchas veces hace hincapié en los olores que enmarcan el panorama que nos enseña y consigue que, al leerlo, nosotros mismos podamos sentirlo. Y eso es pura magia.



LA PINTORA DE ESTRELLAS, BREVE RESUMEN

Facultad de Bellas Artes, París
Diego, Elisa y Martín se conocen desde niños. Viven, con sus familias, en Villaviciosa, en Asturias. Los padres de los tres son buenos amigos y suelen compartir tertulias y cafés mientras se van enterando, preocupados, de cómo la situación política en España va camino de una guerra civil. Deciden, de común acuerdo, emigrar a París buscando seguridad y un futuro para sus hijos. Elisa está deseando ir a la Facultad de Bellas Artes ya que tiene un gran talento para la pintura y sabe que allí gozará de buenas oportunidades. La hermana de Milagros, madre de Diego, vive allí con su marido y su hija Anna y les facilitará la adaptación. Diego y Elisa, que se aman desde siempre, acabarán por unirse ante la desesperación de Martín, que no soporta verles juntos. Elisa conocerá a Danielle Lambert, un importante marchante, que le ayudará a abrirse paso en el mundo del arte y que acabará por hacerle una extraña petición que puede resultar muy peligrosa y que cambiará el rumbo de su vida y la de Diego.

Por otra parte, en el presente, Violeta, la nieta de Diego y Elisa, escapa de su casa y de un marido violento, agresivo y controlador para instalarse con su abuelo en la sierra de Madrid. Busca tranquilidad para recomponer su vida y para alejarse el hombre que no ha dudado en someterla, pegarle palizas y convertirla en una sombra de sí misma. Su abuelo fue quién la crió tras la muerte de su madre y sabe que en él siempre encuentra protección y amor condicional. Pero la llegada de Violeta a su casa remueve muchas cosas en el alma de Diego, que decide viajar a su antigua casa familiar en Asturias con su nieta. Busca el modo de explicar bastantes silencios y solucionar otros asuntos, sobre todo de su herencia, pero será también una peregrinación hacia sus recuerdos, hacia su vida con Elisa, hacia una verdad que escuece en el alma.


LOS PERSONAJES Y SUS VIDAS

Diego, el eje central de La pintora de estrellas, es quizá el que más peso específico tiene a lo largo de las páginas. En muchas ocasiones le escuchamos en primera persona, perdido en sus pensamientos y penas ocultas, tratando de luchar contra un tiempo que se le acaba para dejar las cosas solucionadas a su nieta. Sus padres, Milagros (sevillana de origen) y Manuel, fueron de los primeros en tomar la decisión de exiliarse, decisión avalada por la presencia de la hermana de Milagros en París. Diego está enamorado hasta los huesos de Elisa, un amor que parece que nació al mismo tiempo que ellos. Es fiel, sólido, seguiría a Elisa hasta el fin del mundo si hiciese falta y siempre trata de comprenderla y apoyarla. En París se unirán por fin y vivirán una felicidad compartida hasta que los nazis tomen la ciudad y la conviertan en algo gris y sometido.

Es también, en el presente, el abuelo cariñoso y abnegado de Violeta, su nieta, su “pajarito”, a la que quiere por encima de todo y que es lo único que le queda. Para que ella comprenda y para asegurarle el futuro, volverá a su casa natal después de varias décadas y allí tratará de que todo quede bien atado en lo económico. Pero también vuelve como acto de redención y reencuentro con su amada perdida aún a sabiendas de que su nieta ignora buena parte de su historia. En la casa y en sus recuerdos buscará las fuerzas para explicarle todo y buscará también perdonarse a sí mismo y recuperar lo que se le quedó en el camino.

Violeta, la nieta de Diego, a pesar de los malos tratos y de los años sometida al terror, sigue teniendo capacidad para querer y para sobrevivir. Se aferra a su abuelo al tiempo que siente auténtico miedo al verle tan frágil y se esmera en su cuidado y su cariño. Ha tenido la valentía de dar el paso de abandonar a su verdugo y el viaje a Asturias conseguirá que se reconcilie un poco consigo misma y que viva, sin más. Sin estar pendiente de la puerta de la calle, del sonido del coche que llega, sin sentir miedo por hacer o decir algo inconveniente.

Elisa es la luz que ilumina la vida de Diego. Es hermosa, independiente y tiene un gran talento para la pintura. Se rebela muchas veces por el escaso papel que se concede a las mujeres de su época y no le asusta tomar decisiones arriesgadas. Siente un amor inmenso por su madre, Clara, al igual que su padre, Jaime, que adora a su esposa. Clara es frágil, dulce y todos sus conocidos piensan que algo no va bien en su cabeza, pero la quieren mucho. Es difícil no sentir cariño por ella y desear protegerla. Clara también dibuja, pero no deja que nadie vea sus esbozos. La llegada a París supone para Clara un revulsivo y anima a su hija Elisa a que tome su camino y a que haga las cosas que quiere hacer, que no deje que nadie le diga que no puede.
Estatua de Juana de Arco, París
Elisa ama también a Diego profundamente, pero habrá cosas que le va ocultando por miedo a ponerle en peligro. Su amor por la pintura le llevará a trabajar junto a Danielle Lambert, una importante y bella marchante de arte que cuenta con una galería al lado de la famosa estatua de Juana de Arco en París. La llegada de los nazis a la ciudad hará que esta relación se estreche y que Elisa comience a colaborar con Danielle en algo más que en pintar copias de cuadros famosos para clientes ricos, una colaboración que se tornará peligrosa y clandestina.
Martín es el mejor amigo de Diego y Elisa y aunque su padre no es partidario de salir de España, él decide marcharse también para seguir estudiando Derecho en París. Al principio siguen muy unidos, pero la vida en la gran ciudad y, sobre todo la relación cada vez más intensa entre Diego y Elisa, comienza a alejarle de ellos. Martín comienza a salir demasiado, a beber demasiado y a relacionarse con gente que no le conviene y parece mostrar una dolorida hostilidad por la pareja, algo que los dos achacan a los celos. A pesar de la distancia que mantiene y que es cada vez más evidente, seguirá apareciendo por sus vidas en momentos muy precisos.

Clara, la madre de Elisa, es también un personaje especial. Clara, que siempre dibuja en cuadernos y que no deja verlos a nadie, es tranquila, cariñosa y tierna, pero muchas veces parece perderse en su propio mundo. Clara, de ojos violetas y rostro sereno, que adora a su hija y a su marido y que arrastra una historia terrible y sórdida que ha ocultado a todo el mundo y que tendrá consecuencias inesperadas. He sentido yo también un cariño enorme por ella, quizá porque es la prueba de que un pasado espantoso no te convierte en un monstruo insensible aunque te hunda el alma cargada de cadenas en pozos oscuros.

Anna es prima de Diego y ha vivido siempre en París. Es sofisticada, muy guapa y también muy consciente de ello y del interés que despierta en los hombres. Desde el primer momento se sentirá atraída por Diego y acabará enamorada de él, aún a sabiendas de que no tiene nada que hacer. El amor de Diego por Elisa es tan intenso y profundo que no cabe en él fisura alguna, pero Anna está dispuesta a esperar y a aprovechar cualquier oportunidad que surja. El personaje se hace realmente antipático en algunos momentos, pero hay mejores cosas dentro de Anna y se verá con el tiempo.



ABSOLUTAMENTE RECOMENDABLE
Si con Escrita en su nombre pude decir que era de lo mejor que había leído en mucho tiempo, ahora puedo decirlo también de La pintora de estrellasLa maestría con que Amelia nos presenta a los personajes, consiguiendo que les comprendamos y que casi podamos sentarnos a su lado a conversar, es impresionante. Dibuja sus almas con pinceladas tan precisas como las de la propia Elisa en sus cuadros y casi estamos seguros de que podríamos reconocerlos si nos cruzásemos con ellos por la calle.

La historia que este libro nos trae es cruda, nada fácil. Nos va a mostrar en muchos aspectos lo peor de la naturaleza humana tanto dentro del pequeño universo de las familias como en una ciudad ocupada y humillada, expoliada por un ejército lleno de soberbia y convencido de su superioridad. Pero es más intenso el mensaje de esperanza que desprende toda la novela. El amor es más poderoso que la muerte, que las dificultades, que las cosas no contadas. Más que la realidad que, muchas veces, nos ata a convencionalismos o a hipócritas apariencias y que, aunque sea lo que nos toca vivir, muchas veces detestamos. Es amor lo que sintieron Diego y Elisa, hasta el final. Amor de Diego por Violeta y de ella por él. Amor también el de Martín, aunque él no pueda explicarlo ni sacarlo a la luz y prefiera apartarse para sufrir a solas. Amor el de Anna por Diego, aunque comience siendo un capricho de niña consentida. Amor de Elisa por Clara, su madre, unidas por un vínculo de cariño profundo e intenso. Amor en cada uno de los cuadros de Elisa, en su trabajo, en su compromiso para salvar el arte de las garras de un enemigo oscuro y temible.

A pesar de los saltos adelante y atrás en el tiempo, la novela fluye a la perfección y puedes entrar y salir de los diferentes momentos sabiendo que te sumergirás de nuevo sin dificultad. Leer La pintora de estrellas es bucear dentro de las palabras sabiendo que jamás te va a faltar el aire porque cada línea está llena de vida, la misma que llena el alma de los personajes. Todos se van a quedar un poquito en ti. Y a todos, como ya me ocurrió con Malena y Omid de Escrita en tu nombre, los añoré al terminar de leer.

Conmigo Amelia ha conseguido una lectora fiel de todo lo que escriba y eso, en alguien como yo que soy más de obras que de autores, más de canciones que de cantantes, es casi prodigioso. Si tenéis ocasión no perdáis la oportunidad de dejaros llevar por la magia de su prosa. Paul Eluard decía que “hay otros mundos, pero están en éste”. En los libros de Amelia está la literatura con mayúsculas y todo un mundo por descubrir.





22 comentarios:

  1. ¿Te puedes creer que no había vuelto a escribir la reseña desde que la escribí? Y aunque esté mal que yo lo diga, lo cierto es que me quedó hasta medianamente bien. Un libro maravilloso, envolvente y mágico que merece la pena ser leído. Ojalá Amelia tenga mucha suerte en la nueva aventura que ha emprendido.

    Muchos besos, reina.

    ResponderEliminar
  2. Moreno de mi alma y de mi corazon, nadie escribe como tu las reseñas de sentimientos, y en el bloguero invisible me toco Escrita en tu nombre, espero enamorarme yo también de las historias y de la prosa de esta autora

    ResponderEliminar
  3. Tiene muy buena pinta esta novela. Gracias por tu reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. La tengo pendiente de lectura en el Kindle y lo cierto es que me apetece un montón, más si cabe después de leerte ¡Gran reseña!

    ResponderEliminar
  5. Tengo curiosidad por esta autora. Y me has despertado aún más la curiosidad con tu reseña. A veces me apetecen novelas que aunque tengan un contenido duro desprendan vida y esperanza. Es una manera de vencer a la desesperación y la tristeza, como si el bien venciera al mal, aunque sea de espiritu. Este libro tiene buena pinta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Este tipo de libro me gusta y además me quedo con lo que dices del estilo de la autora, muchas veces lo importante no es sólo lo que se cuenta sino cómo se cuenta. Hay libros que sin contar nada sorprendente me han enamorado por la forma de utilizar el lenguaje de sus autores. Lo anoto.
    besos

    ResponderEliminar
  7. Hola^^
    La verdad es que no me llama mucho este libro así que por el momento lo dejo pasar.
    Gracias por la reseña(:
    Un besito^^

    ResponderEliminar
  8. Una reseña de lo más convincente. Ya desde que salieron las primeras críticas la quise leer. Ojalá la saquen en papel, como ha sucedido con otras novelas que primero estuvieron online, porque me gustaría mucho leerla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Ya tenía fichadito este libro pero es que ahora con tu fantástica reseña me dejas con unas ganas tremendas. Cómo se nota que te ha gustado!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Es una autora que todavía tengo pendiente =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Lo tengo en el lector desde hace tiempo pero la verdad es que con tantos pendientes lo tenía un poco olvidado. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Es un libro que me convenció desde la primera reseña que leí pero con el que no me he tropezado todavía: creo que me gustaría muchísimo. Excelente reseña. 1beso!

    ResponderEliminar
  13. A mí también me enamoró la forma de escribir de Amelia cuando leí "Escrita en tu nombre", así que ya me tiene ganada para su causa. Tengo los demás pendientes, a ver si consigo desatascarme un poco...

    ResponderEliminar
  14. Después de una entrada tan entusiasta, me ha entrado una curiosidad loca por conocer a esta escritora. Me pongo a ello. Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Tengo esta novela en mi mesilla y caerá en breve, me apetece muchísimo estrenarme con esta autora!!

    ResponderEliminar
  16. Mil gracias, Yolanda y Ana, vuestras reseñas están tan trabajadas y se nota que las hacéis con tanto cuidado que siempre me dejan con una sensación extraña, es como si fueran parte de la novela.
    No sé si os he contado que esta es una de las novelas cuyos derechos ha adquirido la editorial Suma de letras, ahora del grupo editorial Random House. Saldrá publicada en papel a partir de 2015, también "Prométeme que serás delfín" y "Escrita en tu nombre". Estoy muy contenta, podrá llegar a mucha más gente que a través de ebook. Y sé también que eso ha sido en parte gracias a reseñas como esta.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Tú sabes que solo he leído un libro de la autora y me encantó. Me pareció maravilloso. Ahora leyéndote veo que este también me podría gustar. ¿No hay más libros viajeros? Xd. Besos.

    ResponderEliminar
  18. menuda reseña, ¡¡gracias!!
    Ya estoy deseando leerlo, porque no es la primera vez que leo algo positivo. Y cómo se agradece que una autora sea tan cercana y sensible a lo que hacemos en los blogs. Así da gusto.

    Apuntadísimo

    ResponderEliminar
  19. Mi favorita entre sus novelas es Escrita en tu nombre. Pero como le he dicho a Amelia, La pintora de estrellas es también una maravilla y una novela más "sencilla" a la hora de conectar con lectores que no la conozcan

    ResponderEliminar
  20. Ya el propio título de la novela me llama mucho la atención. No he leído nada de esta autora, pero ahora que me he comprado el e-book y me he registrado en amazon no me extrañaría que lo comprase y me lo leyese, y más siendo tu crítica tan buena.

    Kiss

    ResponderEliminar
  21. Qué reseña más estupenda!!!!!! NO he leído nada de la autora aún así que me la apunto directamente.

    Bs.

    ResponderEliminar
  22. Una de mis mejores lecturas del año pasado. Amelia también tiene en mí una lectora fiel
    besos

    ResponderEliminar