martes, 11 de febrero de 2014

LA RESIDENCIA, de Evelia Suárez Ropero


DATOS TÉCNICOS:


Título: LA RESIDENCIA
Autora: Evelia Suárez Ropero
Editorial: Autoeditado
ASIN: BOOGJYVR12
Páginas: 191 (estimadas)
Presentación: Versión Kindle




Hace unas semanas os contaba mis hallazgos de madrugada en Amazon entre los que encuentro un número, a priori sorprendente, de libros a 0 euros para mi Kindle, que nunca se cansa de almacenar. Ahora mi insomnio se ha reducido un poco, pero a pesar de ello antes de acostarme, cada noche, me doy una vueltita por el catálogo a ver si encuentro argumentos que me llamen la atención. Y así llegué a La residencia, de Evelia Suárez Ropero que, por su sinopsis, parecía prometer algo de intriga. Eso es algo que siempre me gusta y decidí descargarlo.

Porque es esa sinopsis parece que nos vamos a encontrar algo espeluznante y con buenas dosis de misterio:

“Don Jesús se ve forzado a contar una estremecedora historia en una de sus clases de filosofía. Una historia en la que se entremezclan seres celestiales y sobrecogedores asesinatos en una residencia de ancianos que antes fue hospital, hospicio y, mucho antes, un palacio. Una vuelta al pasado a través de un diario, un comisario de policía audaz y un enfermero intrépido, se unen para desentrañar el más fantástico de los misterios.

Un consejo, reza todas las noches la oración al ángel de la guarda.”


Y claro, en cuanto tuve ocasión me puse a leerlo animada ante las perspectiva de ese fantástico misterio y los sobrecogedores asesinatos. Pero, lamentablemente, mis expectativas no se han cumplido en absoluto. Sí, hay un misterio sobrenatural. Y sí, hay asesinatos. Lo malo es que en muchas ocasiones te da la sensación de que estás leyendo algo dirigido el público juvenil… o escrito por uno de ellos que ha visto algunas pelis de terror y las ha mezclado todas.

Pero vamos por partes.


LA AUTORA

He encontrado sus datos biográficos en su propia página web, y os los transcribo aquí. Son breves y nos sirven para conocer un poco mejor a esta escritora.
Evelia Suárez Ropero nace en Cáceres en 1969, allí reside sus tres primeros años en Valverde de la Vera, y luego se traslada con su familia a Colmenar Viejo, en la provincia de Madrid. Estudia en el colegio "Virgen de los Remedios", del que guarda gratos recuerdos de profesores y compañeros. Escribe poesía, relatos cortos y obras de teatro.

Realiza sus estudios de bachillerato y COU en el IBM "Marqués de Santillana" y a la vez consigue obtener el título de Secretariado e Inglés. Cursa estudios de Informática, Farmacia y Geriatría. Trabaja en diferentes empresas de Madrid y Tres Cantos, y en 2004 se traslada con su marido y una de sus hijas a Alovera en Guadalajara, donde nace su segunda hija y residen en la actualidad.

Siempre le ha gustado escribir. Entre sus trabajos destacan relatos cortos y cuentos para niños. La Residencia es su primera novela, una obra de suspense que te atrapa desde la primera página. Evelia es una apasionada de los libros y de la enseñanza, por eso comparte su faceta de escritora con su trabajo como profesora.



UNA RESIDENCIA DE ANCIANOS QUE ESCONDE UN SECRETO

Tony acaba de quedarse sin trabajo en el hospital y a pesar de temerse una larga temporada en el paro, le ofrecen trabajar en el turno de noche de una residencia de ancianos de la localidad. La residencia llama la atención por estar ubicada en un antiguo palacete señorial que sirvió de hospital durante los años de la Guerra Civil. Tony conoce el edificio de vista, ha pasado a veces por delante con el autobús, y recuerda a un simpático anciano que se bajó en ella para quedarse.

Su llegada es bien recibida por la dirección de la residencia y por el personal, ya que el trabajador al que Tony sustituye se despidió de forma intempestiva. Sus compañeros le cuentan, entre risas, que se marchó porque “vio un fantasma”. Los turnos de trabajo se suceden con tranquilidad, a pesar del horario nocturno y de las pocas horas que Tony y su novia Sonia pueden coincidir en el piso que comparten. Pero a Tony le extraña de forma especial la ausencia del viejecito con el que habló en el autobús. No hay ningún interno que responda a su nombre y nunca le ve por allí.

Pero la tranquilidad de la residencia se ve sacudida por el comienzo de unos atroces asesinatos, sangrientos y crueles, que no parecen tener móvil aparente ni explicación. Además las entradas no están forzadas ni parece que nadie haya burlado las medidas de seguridad. Los primeros sospechosos, obviamente, serán los que trabajan allí, pero los hechos que se irán sucediendo harán que esas sospechas se diluyan. Algo extraño y sobrenatural está matando dentro de aquellos muros. Y no parece tener intención de parar.



HASTA AHÍ BIEN, PERO…

Tal y como lo he contado parece evidente que puede ser una lectura que atrape y que nos mantenga en vilo hasta el final. Y si bien es cierto que se lee con rapidez y sin demasiados problemas, la sensación que vas teniendo es que no dejas de ver clichés y escenas de películas de terror de serie b, con mucha sangre, vísceras y muertes cada vez más desagradables. A mí ese último aspecto no me provoca rechazo, más que nada porque están contadas con una frialdad casi aséptica, como otros muchos aspectos de la novela que os iré detallando.

Las descripciones de los lugares a veces están tan sumamente detalladas que llegan a ser casi didácticas y ralentizan en exceso la acción. Por ejemplo, al referirse a una iglesia, dice de ella:

“Era una gran iglesia de piedra, de tres naves, arcos ciegos a lo largo y bajo la cornisa y pilastras empotradas en el muro. Sus bóvedas pétreas, las llamadas de cañón, y un buen sistema de contención a base de contrafuertes, hacían más robusto el edificio”.



Con todo respeto, parecen datos sacados de un libro de Historia del Arte y creo que podían haberse tratado con menos rigor académico, porque la descripción sigue más abajo hablando de “triforio” y “ventanas de tres huecos”. A mí no me resultan términos desconocidos, pero para un lector normal pueden ser algo complejos.



Sin embargo las descripciones de los personajes son vagas y bastante planas, así como sus personalidades. Pasan por delante de nosotros sin que sepamos realmente cómo son o cómo piensan excepto por lo que transmiten hablando. Y cuando lo hacen, los diálogos parecen forzados, son poco naturales, incluso fríos. No hay pasión en ellos de ningún tipo. Incluso en las situaciones más extremas o cargadas de dolor, parece como si no les afectase, como si esos diálogos formasen parte del decorado. Tampoco hay demasiadas descripciones físicas y al final tiendes a desdibujar a los protagonistas, porque tratas de darles una imagen pero no tienes datos en los que basarte, ni físicos ni psicológicos.

Hay una cosa que me ha llamado profundamente la atención y es que la autora, al hablar del pasado de la residencia como hospital de campaña en la Guerra Civil, llega a mencionar a un herido que pasó una temporada intubado y con respiración asistida. Me sorprendió sobremanera, porque no me sonaba en absoluto que en 1937 esas técnicas se aplicasen y menos en un conflicto como aquel y en un hospital de una población relativamente pequeña. Consulté a amigos que saben del tema y me explicaron que aunque a finales del XIX se empezó a experimentar con estas ayudas para los enfermos graves, no se extendieron hasta más o menos mediados del siglo XX. Y las máquinas mecánicas de respiración asistida algo más tarde. Extremo que también he corroborado en internet. Creo que es un error importante aunque pueda pasar desapercibido para muchos.

Los recursos que utiliza la autora para dar veracidad a los hechos paranormales que sacuden la residencia muchas veces parecen sacados de películas “gore”, porque hay mucha abundancia de sangre y vísceras en ellos. En ese sentido, las situaciones, como os decía al principio, parecen dirigidas a un público más joven e impresionable. La narración, que es verdad que va rápida, padece también del defecto de ser excesivamente fría. No acabas de empatizar ni con los personajes ni con lo que les ocurre. Lo lees, lo sigues, pero sin implicarte en absoluto.

Es cierto que la historia tiene un punto de partida curioso y diferente, pero la evolución y el final no me han acabado de convencer. Incluso la historia del trabajador que dejó su puesto antes de entrar Tony y que parecía algo infantil, se descubrirá que escondía algo más y mucho más grave. Pero lo más curioso es que con el paso de los días y el aumento de confianza, los compañeros no se la cuenten. Ya sabemos cómo somos, nos falta tiempo para contar este tipo de cosas y más en el trabajo. Pero aquí nos enteraremos casi al final en un intento de dar más “intensidad” a esos momentos. Eso parece que es hacer un poquito de trampa.



PARA PASAR EL RATO, NADA MÁS

Siempre he dicho que el hecho de escribir un libro ya es un acto de valor. Y, por supuesto, una forma de regalar parte de las historias que llevamos en la cabeza y que muchas veces dejamos escapar por no saber plasmarlas. Evelia Suárez Ropero lo hace: es valiente y se lanza con una historia que tiene un planteamiento que atrapa. Lo que me ha ocurrido al leer La residencia es que me ha parecido un poquito “verde”, como que le faltan cosas y, sobre todo, un mejor dibujo de los personajes y de las situaciones.

Además la acción, a pesar del empeño de la autora por hacerlo intenso, muchas veces sientes que está narrada de forma exageradamente simple. Algo así como “pasa esto y ahora esto otro y además esto”, enlazando todo de la forma más sencilla… y eso no favorece el supuesto ambiente tenebroso del lugar en el que suceden. Falta “tempo”, intensidad, acción… la sucesión de hechos no basta para ello, deben envolverse muy bien. Y esta novela adolece de todo esto.

Que se lee con facilidad y que puede resultar entretenida, desde luego. Pero no es una novela que vayamos a recordar como especial. La parte final se nos pierde en un cúmulo de explicaciones que tratan de aclarar todo lo sucedido y nos deja la impresión de que se nos han ocultado datos. Incluso, y lamento decirlo, hay momentos en que he sentido que se me “engañaba” de forma flagrante al dar algunos giros que permiten, según creo, redondear la acción, aunque creo que no termina de conseguirlo. Las vueltas de tuerca me han acabado pareciendo muy forzadas.
Para una lectura sin complicaciones, puede ser una buena opción. Leer es siempre una experiencia fascinante. Y para gustos, los colores, desde luego. Que a mí no me haya gustado, por las razones que expongo, no quiere decir que a vosotros no os enganche hasta el final. Así que, si cae en vuestras manos, podréis darle una oportunidad y luego compartir opiniones. Eso sí que es enriquecedor.

ENLACES DE INTERÉS:

Web oficial de la autora.
Puedes leer el primer capítulo en este enlace.








26 comentarios:

  1. Muy buena reseña. Muchas gracias por el dato. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  2. Tu reseña me ha parecido estupenda; la novela, despues de lo que nos cuentas, si algún día no tengo nada que leer y cae en mismanos pues a lo mejor me animo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. La trama me parece interesante, pero un libro que me vaya a resultar entretenido y poco más no me va a aportar nada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Pues tiene buena pinta. Y eso de que resulte entretenido sin más puede ser un valor añadido según lo que se busque. Pero la portada me mata, me parece muy poco trabajada.

    ResponderEliminar
  5. La de jo pasar Kayena. Con todo lo que tengo acumulado y las recomendaciones diarias, a cual más buena, es difícil dedicarle tiempo a este tipo de novelas que ya de por si no han gustado en exceso. Tengo en el lector varias autoeditadas que como tu he pillado en Amazon para darles una oportunidad a sus autores :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta leer novelas de autores nuevos porque a veces encuentro cosas muy interesantes. Pero en este caso, a pesar de un planteamiento que resulta atractivo, la falta de una técnica narrativa depurada y algunos detalles con cierta "trampa" la hacen demasiado plana.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Este de momento lo dejo a un lado, aunque si se me cruza, no lo descarto,gracias por la reseña, besotes

    ResponderEliminar
  8. No lo conocía, pero no me llama demasiado.

    ResponderEliminar
  9. Al principio me resultaba tentadora por los elementos de misterio y porque me gustan que tengan algún toque sobrenatural. Pero no me ha acabado de convencer por lo que nos has explicado. Besos!!

    ResponderEliminar
  10. No creo que me pierda en ella, demasiadas cosas de las que has comentado no son de mi gusto... sobre todo las presencias paranormales asesinas

    ResponderEliminar
  11. Creo que no me gustaría, las incoherencias, los personajes planos y los tecnicismos no me harían pasar un buen rato de lectura.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Pues al principio me podía interesar, pero luego mi interés ha decaído.
    No me la llevo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Como dices, el planteamiento inicial promete, a mi tambien me habría atraído aunque veo que le has sacado muchas pegas, y no lo voy a descartar sólo por eso sino porque coincide que no me gustan nada muchas de las cosas que comentas como los personajes planos o las escenas gore. Demasiados peros.
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Buena reseña!
    Pero creo que lo dejo pasar de momento =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  15. Pues el argumento parecía interesante pero después de lo que cuentas no me lo llevo apuntado, un beso

    ResponderEliminar
  16. La verdad es que cualquier escritor novel merece todo mi aplauso. Mientras no tenga faltas de ortografía... Porque yo he detectado cada falta en algunos libros de escritores que pretenden publicar, que no son de recibo si quieres hacerte un hueco como escritor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Una reseña sincera, en la que dices los pros y los contras. Los contras, a mi parecer, son decisivos: eso de que haya clichés en una novela lo llevo muy mal. No la leeré.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. que bueno encontrar estas joyas. Yo también llego unos días pasándome por amazon y creo que ya he bajado a 0 € más de treinta buenas intenciones. Luego tocaría leerlas, algunas lo haré, para ver si se confirman.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Aunque siempre se consiguen joyas ocultas en estas ofertas, parece no ser el caso. No me llama la historia y las descripciones barrocas las dejo para otros ámbitos, no para una novela que enganche. 1beso!

    ResponderEliminar
  20. No me tientas en esta ocasión. NO tiene mala pinta, pero los peros que le pones... Y con tanto por leer...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  21. De momento lo dejo pasar y sigo con mi lista de pendientes. Un beso

    ResponderEliminar
  22. Pues tras leer tu reseña, creo que lo dejaré pasar.
    Besos!

    ResponderEliminar
  23. No me la llevo, muchos pendientes y este no me provoca entusiasmo.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Tengo la lista muy larga de pendientes y por tu reseña no me ha convencido mucho,así que de momento lo dejo pasar,pero gracias por el aporte.Un saludo

    ResponderEliminar
  25. Una pena porque el título y la portada son atractivos. Siempre digo que eres una de las lectoras más atentas que conozco, darte cuenta de lo de la respiración asistida... a muchos nos habría pasado desapercibido; y comprobarlo antes de ponerlo como punto negativo dice mucho a tu favor, que tampoco todo el mundo lo hace. Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  26. Pues a mi si que me ha gustado, y basante. Desde luego que cada uno tiene su estilo, tanto para escribir como para leer. Otra cosa, la descripción que mencionas de la iglesia, creo que es la única que hay tan completa, y aún así es una descripción de 6 o 7 líneas. Sin embargo luego dices que no describe nada, que es muy plana. No te comprendo en eso. Allá cada cual con sus gustos. Por otro lado, el tema de la intubación, resulta que eso no se puede poner en una novela de misterio, cuando resulta que tenemos a un ángel vengador dando zarpazos a diestro y siniestro. Es una novela de intriga o misterio, no una novela histórica, creo, sinceramente, que no es algo a tener en cuenta pro eso mismo.

    A mi me ha gustado mucho pero, como dices, para gustos los colores...

    ResponderEliminar