lunes, 4 de noviembre de 2013

EL BLOGUERO INVISIBLE 2013

Hoy he salido al supermercado y me he encontrado con que empiezan a ofertar mazapanes, turrones y polvorones. También había un stand lleno de calendarios de adviento. Y he sido consciente de que ya tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina. Quizás este año no sea tan “luminosa” debido a los recortes; es más, el Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, ya ha comentado que se va a esponsorizar la iluminación en las principales calles de la ciudad y de ese modo veremos que la publicidad se adueña, todavía más, del centro histórico. Pero hay algo que no nos pueden quitar ni vender: la ilusión. Por ello, otro año más, os vengo a proponer un juego bloguero que poco a poco se está convirtiendo en un clásico en estas fechas gracias a vuestra participación: El Bloguero Invisible.

Ya tod@s conocemos el sistema, aún así os lo recuerdo a quienes ya participasteis y de paso, para que se enteren quienes quieran concurrir por primera vez.


Empecemos por las Normas, que son bastante sencillas:

1.- En principio, tendrá carácter nacional (España). En caso de que hubiese más de cuatro personas de otras nacionalidades, residentes en sus países de origen interesadas, también podrían participar.

2.- Se trataría de enviar un libro a uno de l@s bloguer@s que se hayan apuntado a la iniciativa. El envío se realizaría el martes 31 de diciembre (si queréis anticiparos y enviarlo el día anterior, lo dejo a vuestra elección), por correo ordinario, pues la idea es que lleguen a los respectivos domicilios coincidiendo con el día de Reyes.

3.- Para ello, en el momento de apuntaros mediante un comentario en esta entrada, tenéis que enviarme un correo electrónico (kayenita@gmail.com), poniendo en el “asunto”, “Bloguero Invisible” e indicándome el nick con el que participáis y vuestra dirección postal. (Ni qué decir tiene que esos datos, una vez concluido el juego, serán destruídos).

4.- Una vez dejado el comentario, tenéis que escribir una "entrada" en vuestro blog, en la que además de divulgar la iniciativa de la manera que os parezca oportuna, tendréis que adjuntar la sinopsis del libro que vais a regalar. Así, el Día de Reyes, resultará de lo más divertido comprobar y dar visibilidad entre los post de los intervinientes quien ha sido nuestro particular "bloguero invisible".

5.- El libro podrá ser nuevo o usado, pero en buenas condiciones. En caso de que tengáis algún libro de los que se van a regalar y por lo tanto no os interese, una vez publicadas todas las entradas (aunque en ésta iré incluyendo cada libro), me podéis enviar un nuevo correo para indicarme que lo tenga en cuenta a la hora de hacer los emparejamientos.

6.- Yo también participaré, regalando el libro Me deseó felices sueños, de Massimo Gramellini, del que próximamente escribiré una reseña.

7.- Los emparejamientos se harán por Ramdom.org. El día 27 de diciembre, a última hora de la tarde, por correo electrónico, os informaré de la persona a la que tenéis que enviar vuestro regalo. A medida que os vayáis apuntando, iré actualizando la lista de participantes.

Os dejo la sinopsis del libro que enviaré:


Esta es la historia de un secreto guardado celosamente durante más de cuarenta años. Está dedicada a todos aquellos que han perdido algo esencial en sus vidas –un amor, un trabajo, un tesoro– y que, sin querer asumir la verdad y tratando de esquivarla, se han perdido también a sí mismos.


Como le ocurrió al protagonista de esta novela, Massimo, un niño de nueve años, un adulto después, que anda de puntillas por la vida, con la cabeza baja, porque tanto la tierra como el cielo le asustan, y que debe aprender a afrontar un gran dolor y a vencer el miedo a vivir.

Me deseó felices sueños relata con verdadera pasión y deliciosa ironía la lucha constante de su protagonista contra la soledad y contra la impostura, en el convencimiento de que al final se halla la conquista del amor y de una vida plena, la posibilidad de vivir con los pies afirmados a la tierra y los ojos valientemente dirigidos al cielo.



PARTICIPANTES:

NOMBRE/NICK
BLOG
LIBRO
KayenaNegro sobre blancoMe deseó felices sueños, de Massimo Gramellini
YolandaCiao.esEl enigma de los vencidos, de Armando Rodera
MariucaMis lecturasLa mecánica del corazón, de Mathias Malzieu.
Azalea RealLa Página 17La suma de los días, de Isabel Allende
EspeLa Taberna LibrariaEl oráculo de los peces, de Ángeles García
ZarzamoraDesde mi ventanillaPasión india, de Javier Moro y La Dominga, una vida sin tregua, de Amparo G. Martínez Aranda
LeiraEl rincón de LeiraLa Agencia Little Lady, de Hester Browne
ShorbyLoca por incordiaRLa hora del mar, de Carlos Sisí
Mari Carmen MoranteAdictos a los librosDonde la muerte te encuentre, de Fernando Otero
CarminaDe tinta en venaLo que moja la lluvia, de Adriana Abenia
InésM.Inés y sus libros
Los siete pilares de la sabiduría, de T.E. Lawrence
MustisRustis y Mustis leenLa soledad de los números primos, de Paolo Giordano
Bego CRustis y Mustis leenAzul Vermeer, de Mar Mella e Inmortalidad: Instrucciones de uso, de Carlos Candel
Lidia CasadoJuntando más letrasAmantes en el tiempo de la infamia, de Diego Doncel
ManuelaPapeles que fueron vidasLa hija del curandero, de Amy Tan
IsaCopiando librosEl jardín de bronce, de Gustavo Malajovich
MargaramonLibros, exposiciones, excursionesEl cementerio de la alegría, de José Antonio Castro Cebrían
MargariMis lecturas y más cositasEl coraje de Miss Redfield, de Ana R. Cañil
Marisa C.Entre Mil LetrasEl arquitecto de Tumbuctúde Manuel Pimentel
ManuelaEntre mis libros y yoLa palabra más hermosa, de Margaret Mazzantini
Isabel MacíasEl salón del libroGuardianes del falso edénde Gabriel Monte Vado
ViolentbutterflyAll Alone by YourselfEl susurro de la caracolade Maxim Huerta
Lady AlienaPáginas y secretosLa reina de la casade Pilar Eyre
Quilu (Bibi)Vamos a leerEl papiro de Saqqarade Pauline Gedge
CaraxAsteroide B612El camino mozárabe, de Jesús Sánchez Adalid
LauraBrownie y sus cosasSecretos de los muertosde Tom Harper
LakyLibros que hay que leerLa verdadera historia, de Jennie Rooney
EbookenfeitizadoEbook EnfeitizadoEl psicoanalista, de John Katzenbach
Inés Ll.La palabra pronunciadaUn avión sin ella, de Michel Bussi
TeresaLeyendo en el busLa canción del exilio, de Kiana Davenport
Ángela LeónPolvo de librosMemoria de mis putas tristes, de Gabriel García Márquez
Marili AcostaOtro romance másAs de corazones, de Bárbara Metzger
Eva M. MartínLa historia en mis librosLa huella blanca, de Ana B. Nieto
Cristina_RoesMiMar de LetrasEl guardián, de Thomas William Simpson
MegCazando estrellasPabellón 11: El niño nazi, de Piero Degli Antoni y Ciudad de cristal, de Paul Auster
AnucaTejiendo ideas... cosiendo palabrasLa mujer que vivió un año en la camade Sue Townsend
Pilar MuñozEllas también vivenAs de corazonesde Antonia J. Corrales
José HervásLa Casa de San JamásNiebla, de Miguel de Unamuno y La vida es un regalo, de María de Villota
FesaroLibros en el petateSiempre hay un mañana, de Nora Roberts
CarmenzityMis libros al díaIntemperie, de Jesús Carrasco
NarayaniOnce upon a timeAna la de tejas verdesde Lucy Maud Montgomery
TizireEl lado frío de mi almohadaLas horas oscuras, de Juan Francisco Ferrándiz
XulaCaminando entre librosTerapia, de Sebastian Fitzek
ITACAItaca buscando a UlisesAl morir don Quijote, de Andrés Trapiello
ÁngelaAnduriñaCañas y barro, de Vicente Blasco Ibáñez y Yo, Claudio, de Robert Graves
Cay OncenaCiao.esEscrita en tu nombre, de Amelia Noguera
PedroComentarios, Libros...La Habana para un infante difunto, de Guillermo Cabrera Infante y La pasión turca, de Antonio Gala
Marisa G.Books & Co.El traje del muerto, de Joe Hill
CartafolO meu CartafolEl último verano en Mayfair, de Theresa Révay
TattyEl universo de los librosDrácula, de Bram Stoker
MariMariMi vida escritaMario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad, de Víctor J. Maicas o Alejandro y la gorra del tiempo, de Víctor Alfaro
PiojillaPixishotRimas y Leyendas, de Gustavo Adolfo Bécquer
LesinceleLeer es viajarLa insólita amargura del pastel de limón, de Aimee Bender
PedroEl Búho entre librosUna verdad delicada, de John Le Carre
AlbantaAdivina quien leeLa playa de Rebeca, de Víctor José Maicas Safont
TrotalibrosTrotalibros - Blog de reseñas literarias.
Joan LlensaEl Sótano de los Sueños.
MaríaWaitin´on a sunny dayEl libro del tiempo: I. La piedra tallada, de Guillaume Prevost
Zeno MartínLo que leo y puntoTombuctú, de Paul Auster
Montse RíosEl vicio de escribirLa colombiana, de Montse Ríos Ortega
...
...
...
..
.
...
...
...
...
...
...

sábado, 2 de noviembre de 2013

TU ROSTRO SERÁ EL ÚLTIMO, de João Ricardo Pedro

DATOS TÉCNICOS:

Título: TU ROSTRO SERÁ EL ÚLTIMO
Título original: O teu rosto será o último
Autor: João Ricardo Pedro
Traductora: Ana Belén Costas
Editorial: Planeta
Colección: Planeta Internacional
ISBN: 978-84-08-03699-9
Páginas: 224
Presentación: Rústica con solapas




Al contrario de lo que les pasa a algunas de mis admiradas reseñadoras a mí, las portadas de los libros no me llaman especialmente la atención ni hacen que desee fervientemente leerlos. Por el contrario los títulos sí, quizá porque a mí me cuesta muchísimo buscar título para lo que sea, incluso para mis opiniones en Ciao. Eso me pasó con este libro que hoy quiero traeros: Tu rostro será el último, del portugués João Ricardo Pedro. Contaba además del aliciente añadido de que no he leído demasiada literatura portuguesa y de que la novela tenía un grosor adecuado para mis trayectos en el transporte público, ya que suelo dejar para casa los tochos de 500 páginas ante la imposibilidad de cargar con ellos todo el día. Pero con todo era el título el que me llama irremisiblemente.

Recordaba que hace tiempo leí una muy buena reseña de nuestro compañero Pedroemilio, pero no quise volver a ella para no condicionar la lectura que iba a comenzar. Y creo que hice muy bien. No tenía claro lo que iba a encontrar en sus páginas pero ahora puedo adelantaros que ha sido un feliz hallazgo. Un libro distinto, especial, escrito de un modo peculiar pero atrayente y con el reflejo de una parte de la sociedad portuguesa que, a pesar de la cercanía geográfica, es una gran desconocida.


EL AUTOR: JOÃO RICARDO PEDRO

Nacido en 1973 cerca de Lisboa y Licenciado en Telecomunicaciones, trabajó varios años en eses campo hasta que en 2009 se quedó sin empleo y decidió llevar a cabo una ilusión personal: escribir una novela. Y tuvo la suerte de cara porque con Tu rostro será el último ganó el premio Leya de 2011.

João Ricardo se confiesa gran admirador de Saramago y García Márquez, cosa que no me sorprende porque sí que he notado una clara influencia del Macondo de Cien años de soledad en algunos paisajes y pasajes de la novela, como os explicaré posteriormente.
El propio autor, en una entrevista, aseguraba lo siguiente:
“Podría hacer muchas lecturas distintas del libro. Podemos pensar en el libro como la historia de una familia que a través de tres generaciones recorre la historia portuguesa del siglo XX: la dictadura, el 25 de abril, la guerra colonial... o bien podríamos verlo desde otra perspectiva, desde el punto de vista de Duarte, una persona que nace por y para la música, con un talento especial, un don que comienza como felicidad y acabar siendo una gran carga. Muchas veces un don puede ser más motivo de tragedia que de alegría. “


AL SUR DE LA SIERRA DE LA GARDUNHA

En un pueblo con nombre de mamífero (del que nunca sabremos el nombre), al sur de la portuguesa Sierra de la Gardunha, tiene su germen el alma de este libro que comienza a desarrollarse el 25 de abril de 1975, día del inicio de la Revolución de los Claveles en Portugal, que fue la que marcó el fin de la dictadura de Salazar. Sin embargo, en un pueblito tan pequeño como el que se nos describe, la noticia no afecta de un modo demasiado importante:

“En aquella pequeña aldea con nombre de mamífero, incrustada en una falda de la sierra de la Gardunha, orientada hacia el sur sin conciencia de que estaba orientada hacia el sur, la única excepción a aquel total desinterés por los destinos de la patria, como si esta fuese un lugar lejano, era la casa del doctor Augusto Mendes…”


El doctor Mendes, hombre importante y querido en la aldea, es el abuelo del protagonista de la historia, Duarte. Serán tres generaciones de Mendes las que veremos pasar ante nuestros ojos: Augusto, el abuelo; Antonio, el padre y Duarte, el niño amado por todos y que desarrolla desde la infancia una asombrosa capacidad para tocar el piano e interpretar, casi a ciegas y sin conocimientos de música, complicadas composiciones. A lo largo de las páginas de la novela iremos conociendo los entresijos de la familia, su historia, complicada y llena de dolor en muchas ocasiones, pero con destellos luminosos de felicidad que los compensan.

Será Duarte el faro que nos señale el camino para ir conociéndolos, porque será su punto de vista el que impere en la mayor parte de las situaciones. A pesar de ello a mí me han llamado la atención de forma especial los capítulos en los que Antonio Mendes narraba sus experiencias en las diferentes guerras en las que participó en África al contarlas a su hijo. Y también las partes en las que se narra la vida del doctor Augusto Mendes hasta que se convierte en el médico respetado que será hasta el fin de su vida.

Pero tan importantes o más que las figuras masculinas de la familia lo son las femeninas: Laura, la esposa del doctor y abuela de Duarte, y Paula, madre de Duarte y esposa de Antonio. Ambas se erigen como figuras sólidas aunque parecen vivir a la sombra de sus maridos, pero el tiempo demostrará que son ellas las fuertes y las capaces de llevar a cuestas el sufrimiento propio y el ajeno con una dignidad inmensa.

La historia de la familia aparece contada a retazos, como si estuviésemos viendo piezas de un puzzle que, al pasar las páginas, empieza a adquirir el aspecto de un paisaje global. Y tan importantes como los protagonistas principales son los curiosos y especiales personajes secundarios, porque enmarcan con su presencia ese paisaje. De hecho la novela empieza hablando de uno de ellos, Celestino, que llegó a la aldea siendo apenas poco más que un jovencito, con una herida tremenda en un ojo (que perdió) y que jamás contó de dónde vino de qué le había sucedido. El doctor Mendes le ayudo y permaneció viviendo en el pueblo, siempre silencioso y melancólico, pero fiel. Y en las primeras páginas Celestino aparece asesinado. Una muerte que no se aclarará pero que nos introduce en el universo de la aldea casi de golpe.

Otro personaje importante es Policarpo, amigo del doctor, que decidió emigrar harto de las pocas miras de su vida. Las cartas de Policarpo se convierten en una fiesta en casa de Augusto Mendes y con el paso de los años abrirán el camino al inicio de la solución del misterio de la historia de un cuadro. También conoceremos a Amable, que marchó a Angola veinte años atrás y cuando volvió fue una sorpresa. A Índio, amigo de Duarte, un pobre chaval criado en la pobreza más extrema. Al barbero Alcino, que debido al temblor de sus manos convierte cada corte de pelo en una experiencia casi mística. A la profesora de canto, con su irresistible atractivo. Todos forman parte del mundo de Duarte y todos se nos ponen ante los ojos perfectamente dibujados, reales, vivos, a pesar de esa especie de pátina de ensoñación que hay en muchas de las frases del libro.



EL MUNDO DE DUARTE

Os decía al principio que había un cierto aire al Macondo de Cien años de soledad en la aldea con nombre de mamífero en la que se cría Duarte. Nada de lo que se cuenta es extraordinario, pero al mismo tiempo lo es. Cosas simples se convierten especiales sólo por el modo en que el autor nos las describe. Podemos imaginar sin dificultad las calles, las casas, cada una de las habitaciones que se nos van mostrando. No llega, ni lo pretende, a la magia que desprendían los rincones de Macondo, en dónde cada respiración o cada esquina son y no son; están y no están. Pero es innegable la magnífica atmósfera con la que João Ricardo Pedro envuelve a los personajes y a la aldea.

Muestra además detalles de un humor inteligente y que hace, incluso, que puedas reír a gusto, aunque esos detalles, a medida que avanza la novela y la trama se tiñe de cierta melancolía, desaparecen. Pero son brillantes:

“¿Serían rusos? ¿Americanos? ¿Ingleses? ¿Franceses? ¿Y por dónde habían entrado sin que nadie se diese cuenta?
- Por mar – respondía Bocalinda -, está claro que entraron por mar. El cabrón del mar que siempre ha sido y siempre será nuestra desgracia. Pero ¿a quién se le ocurre poner la capital de un país junto al mar? Menuda chorrada.
- En este puto país nunca hubo gente con cabeza – remató Larau.”

“Los padres de Amable estaban muertos. (…) Y, a lo largo de los años, fueron corriendo rumores de que estaba muy bien instalado en Luanda, con mujer e hijos, un hombre hecho y derecho (…) con más de quinientos negros a su servicio. Pero contra todo pronóstico, el Amable que regresó se parecía en todo al Amable que se había ido. Veinte años más viejo, es verdad. Sin mujer, sin hijos, sin negros…”


La novela se articula en capítulos no demasiado largos que van saltando hacia delante y hacia atrás en el tiempo. Incluso hay saltos a historias paralelas que suceden para dar explicación a la principal. Pero no por ello el argumento es complicado ni resulta difícil de seguir, todo lo contrario. Cada capítulo nos va poniendo piezas nuevas en ese puzzle del que os hablaba e iremos viendo cómo se va formando por partes ante nuestros ojos. Cada capítulo tiene un título y hay algunos que encierran una poesía innegable como “El peso de las manos un sábado lluvioso en Queluz” o mi preferido: “Ser huérfano es quedarse para siempre esperando en una mesa de café”.

El estilo del autor es envolvente, acogedor… escribe de un modo que apetece seguir leyendo y sumergirte aun más en la historia de Duarte y su familia, en la de las cartas de Policarpo, en la de la copia del cuadro de Brueguel que no era realmente una copia. Lo dije una vez en otra de mis reseñas: los libros que “cuentan cosas” me tienen ganada desde las primeras páginas y esta novela, en su brevedad, cuenta mucho. Y lo mejor de todo: consigue que tú imagines hasta lo que no cuenta del todo.

Además nos trae pedacitos de un país tan cercano y tan lejano como es Portugal y veremos en ellos que la geografía es más fuerte que las fronteras y que no somos tan distintos a ellos, ni ellos tan extraños como queremos ver. Las reacciones de los personajes, sus gustos, sus pasiones (el capítulo del paso de la Vuelta Ciclista a Portugal por el pueblo es buena prueba de ello) son fácilmente reconocibles en cada uno de nosotros. Merece la pena caminar con los protagonistas por episodios de la historia de Portugal que se nos antojan de otro mundo… y que tenemos aquí al lado, pero pasamos cerca sin enterarnos siquiera.

Con un lenguaje cuidado, una maravillosa fuerza narrativa y un estilo diferente pero que engancha casi sin que lo notes, Tu rostro será el último es una novela redonda, diferente y brillante. A mí me ha encantado y me permito recomendárosla sin dudar.