lunes, 30 de septiembre de 2013

LEGADOS, de Javier Pellicer



DATOS PRÁCTICOS:

Título: LEGADOS
Autor: Javier Pellicer               
Editorial: Holocubierta
Colección: Novela
ISBN: 978-84-15763-07-9              
Páginas: 424
Presentación: Rústica con solapas




Llegué a Javier Pellicer gracias a Tomy23, compañera de Ciao.es, que se había quedado fascinada con su primera novela El espíritu del lince. Y me contó que había publicado su segunda obra, Legados, que seguro que me gustaría y que, para más alegría, iba a venir a la Feria del Libro de Madrid a firmar. A veces los astros se alinean para darte agradables sorpresas y eso ha ocurrido en este caso porque no sólo me traje a casa el libro dedicado y unos minutos (poquitos) de agradable charla con el autor, sino que he podido alejar ciertos temores personales acerca de la temática de esta novela.
Porque, y no me duelen prendas en reconocerlo, la literatura de corte fantástico, con elfos, enanos y demás, la tengo completamente alejada de mis gustos y lecturas habituales. Quizá porque soy fan declarada y rendida de “El señor de los anillos” y siempre he tenido la sensación de que lo demás que se ha escrito no es más que repetir, adaptar, recortar, pegar. No es justo, lo se, pero no lo había podido evitar hasta ahora. Es posible que sea el momento de replantearme ciertas cosas y aunque no será nunca un género que coloque en primer lugar en mis gustos, seguro que podré enfrentarme a él con menos prejuicios. Y todo gracias a Legados.

Igualmente he de confesar mi absoluta ignorancia respecto a los juegos de rol. Se que existen y mi primo es gran fan de alguno de ellos, pero nunca me han llamado la atención. Por eso el hecho de que “Legados” estuviese basado en uno también me dejó un poco descolocada, porque llegué a pensar, con una cabezonería muy poco propia de mí, que no iba a entender nada. El argumento de la novela y el modo en que Javier Pellicer la lleva adelante borraron de un plumazo esos temores, pero he de confesar con cierta vergüencilla que me llevé el libro a la playa para leerlo con calma y tardé tres días en empezarlo dándole vueltas al tema. Que no os pase lo que a mí, no dudéis en embarcaros en la aventura de “Legados” porque el viaje es fascinante.


EL JUEGO DE ROL

En la página web de Javier Pellicer sobre la novela, aparte de fantásticos contenidos sobre la novela, aparece la información básica del juego de rol en el que está basada. Se trata de Aventuras en la Marca del Este y os dejo aquí los datos básicos sobre él:
Aventuras en la marca del este es un juego que nació humilde, porque en principio era sólo una localización de campaña desarrollado por un grupo de jugadores de Lorca (Murcia) para situar sus partidas de la edición 3.5 de Dragones y mazmorras (Dungeons y dragons). Pero pronto cobrará entidad propia, ya que los jugadores la usaron de forma continua para sus partidas.
Finalmente se independiza como juego porque la localización se convierte en un mundo nuevo, aunque amparado en las normas de la primera edición de Dungeons y dragons. El grupo decidió autopublicar el juego con el nombre de Aventuras en la Marca del Este y tuvo una gran acogida, por lo que la editorial Holocubierta, especializada en este sector, decidió apostar por el proyecto y publicarlo ya con su respaldo. Desde entonces se han sucedido las ediciones y las actualizaciones del juego, que está ya muy consolidado y goza de reconocida fama entre los amantes del género.


EL AUTOR: JAVIER PELLICER

Para no complicarnos mucho la vida, os dejo los datos biográficos que aparecen en la solapa de su libro y en la web de la novela, para que os hagáis una idea de su trayectoria.

Nacido en Beniganim, provincia de Valencia, en 1978, su especialidad es la novela histórica y la literatura fantástica.
Resulto ganador del I Premio Cryptshow Festival de Relato Fantástico 2008 y fue finalista de la edición posterior del mismo certamen, en la categoría de ciencia-ficción. También fue finalista en el "Monstruos de la razón" 2009, en la sección de terror. Su obra La ciudad de los monstruos obtuvo un premio finalista, accésit y mención especial en el I Premio de Novela Corta Katharsis 2008.
Ha participado en multitud de antologías colectivas, tales como Su universo a través (DH Ediciones), Ilusionaria 2 o Crónicas de la Marca del Este vol. 1 y 2 (Holocubierta Ediciones). Su novela corta La Sombra de la Luna se ofrece gratis, en formato e-book, desde la plataforma solidaria de Save the Children "1libro1euro".
Actualmente es colaborador en la web Cultura Hache, y tiene su propio blog, Tierra de bardos.
El espíritu del lince. Iberia contra Cartago (Ediciones Pàmies), novela histórica en torno a la invasión cartaginesa de la península ibérica en el siglo III a.C., fue su primera novela en solitario. Debido a ella fue elegido autor novel finalista en los III Premios de Literatura Histórica Hislibris.

Con su segunda publicación, Legados (Holocubierta Ediciones), Pellicer vuelve al fantástico con una obra homenaje a las aventuras clásicas del género, así como al mundo de los juegos de rol.



ARGUMENTO
En un mundo aparentemente en paz en el que conviven enanos, hombres y elfos, del cielo caen dos extrañas piedras. Una de ellas cerca del reino de Moru, donde vive Bainis, que ha sido criado entre enanos después de haber perdido a sus padres. Su padre, según siempre le han contado, fue un gran héroe y un gran guerrero, pero él apenas guarda unos pocos recuerdos de él. Talfin, su padre adoptivo, le ha criado como a un hijo, pero Bainis no parece terminar de encajar en el mundo enano. Queriendo huir en busca de aventuras, topará con la piedra, “Decadencia”, capaz de corromper todo lo que tenga vida. Pero Bainis es inmune a todo tipo de magia y ese azar del destino le llevará a ser el portador de la piedra para tratar de erradicar el mal que contiene.

La segunda piedra, “Prosperidad”, que otorga vida y abundancia (tanta que puede ser el final del mundo como se le conoce), caerá en las proximidades de Marvalar y tras diferentes vicisitudes y luchas de poder, acabará en las manos de Thalla, una jovencita que pertenece a una comunidad religiosa de la ciudad y que une a su fe inquebrantable una protección superior y muy especial. Tanto Bainis como Thalla, apenas dos adolescentes, serán acompañados en su camino para terminar con la influencia de las dos piedras por amigos fieles y protectores. Bainis irá con su padre, Talfin y su leona Franland, a los que se unirá en el camino Calanis, un “matador de magos”con extraordinarias habilidades.

Thalla comenzará su camino con Cleiven, su amigo de toda la vida, un chico que no ha terminado de crecer, con una gran inocencia pero que por su amiga haría cualquier cosa, y con Darlak, un gran guerrero valaryo, estirpe ya extinguida. Ambos grupos se encontrarán y decidirán unir fuerzas para conseguir que el poder de las piedras sea erradicado. El camino para lograrlo estará plagado de peligros y el viaje, que tiene también algo de iniciático para Bainis y Thalla, les llevará incluso a replantearse su propia existencia y sus creencias.


CAMINANDO POR LA MARCA DEL ESTE

Dentro de todo ese “universo mágico” creado por el juego de rol y desarrollado por Javier Pellicer en forma de libro de aventuras, destacan por encima de todo los personajes de Bainis y Thalla. Ambos están unidos por más cosas de las que piensan, ya que los dos son huérfanos y fueron criados y educados con gran cariño, pero no por sus familias de sangre. Igualmente cada uno tiene una “cualidad” excepcional que les hace especiales. Pero a pesar de ello no dejan de ser dos adolescentes con los mismos miedos, deseos e inquietudes que todos los chicos de su edad. Bainis es, quizá, el más “irresponsable”, porque le puede el ansia de emular a su padre, el gran héroe, aunque las enseñanzas de su padre adoptivo y las experiencias del viaje le hacen madurar a ojos vista. Thalla, mucho más centrada y madura para su edad, muchas veces se exaspera por ello, aunque ella no podrá evitar que sus hormonas se revolucionen ante el poderío físico de Darlak. Reacciones muy humanas y muy lógicas en ambos personajes.



Pero hay algo más que les une: Papiro, un personaje que se tornará fundamental en la trama y al que ambos tienen como referente en sus vidas, aunque sin saberlo ninguno de los dos. Papiro, un gnomo de gran sabiduría y especializado en culturas antiguas, unirá muchas de las piezas del puzzle que suponen las dos piedras y lo que ha de hacerse con ellas. Y también es una especie de “bisagra” que articula lo que hay de común entre Bainis y Thalla y sus familias, tanto adoptivas como biológicas.

A nivel personal me ha llamado la atención que ambos, a pesar de haber perdido a sus dos progenitores, tienen una fijación especial por la figura paterna: Bainis, admirado por la fama y las proezas de su padre. Thalla, por el contrario, porque se vio abandonada por el suyo que no era nada recomendable, pero que a pesar de todo ella ansía ser buena ante sus ojos. Las madres de ambos pasan mucho más desapercibidas: están, pero se diluyen mucho tanto en los recuerdos como el afecto de ambos jóvenes, si se me permite la licencia. La extrañeza me viene causada porque, por desgracia, he conocido a chicos de esa edad que habían perdido a sus padres y casi siempre es a la madre a la que se llega a añorar más. Pero, obviamente, en este caso quizá es lo necesario para el desarrollo de los personajes.

Los paisajes, la vegetación, incluso los pueblos que van atravesando los protagonistas me han recordado enormemente a los de El señor de los anillos. Nada raro teniendo en cuenta que el propio Javier Pellicer se considera gran admirador de la trilogía y, sin duda, le ha servido de inspiración. Incluso he encontrado similitudes bastante evidentes, como el hecho de que Bainis y Thalla sean “portadores” de objetos de poder que deben ser destruidos. O el personaje de Cleiven, siempre acompañando a Thalla y sirviéndole en lo que haga falta, como Samsagaz Gamyi, el amigo de Frodo. También las enormes figuras de piedra que marcan la entrada a la tierra de los titanes, que me recordaron mucho a los Argonaths, los primeros reyes humanos del Oeste, ancestros de Aragorn. Incluso cuando algunos de los personajes son capturados por orcos, el campo en el que estos tienen el campamento se asemeja al que han de atravesar Frodo y Sam para llegar al Monte del Destino.


Y una cosa curiosa más: incluso en un mundo como éste, utópico y fantástico, se dilucidará una lucha de poder de gran calado entre el poder político y la iglesia. Ocurre en Marvalar, ciudad de Thalla, cuando ambos quieran hacerse a toda costa con “Prosperidad”, la piedra caída en las inmediaciones y que otorga abundancia de cosechas (completamente desorbitada) y salud incluso a los moribundos (nadie fallece y todos curan como por ensalmo). La reina y el consejo la desean para su beneficio y la iglesia para adorarla y custodiarla y ninguno dará su brazo a torcer, enturbiando mucho sus relaciones y provocando primero recelos y después enfrentamientos directos, que incluyen hasta espionaje entre los dos poderes fácticos de Marvalar.


OPINANDO

Como os decía al principio, este género no entra dentro de mis favoritos, pero sí puedo aseguraros que Legados me ha supuesto una agradable sorpresa. No sólo es un libro entretenido y con una gran capacidad para sumergirte en la historia que cuenta, sino que a pesar de llevar parte de herencia de El señor de los anillos (y de otras sagas que Javier Pellicer explica en su página, pero de las que soy completa desconocedora), la trama es absolutamente novedosa y en muchas de sus partes, hasta emocionante y con un toquecito épico.

Los personajes, que son todos bastante peculiares, están descritos con precisión y es fácil hacerse a la idea de cómo son y cómo reaccionarían en un momento dado. Acabas sintiéndolos cercanos porque aunque se enfrentan con valentía a los peligros, también eres consciente de sus defectos y de sus miedos… y hasta de los secretos que algunos guardan. Hay, incluso, algunos momentos que podrían catalogarse de “románticos” y que hacen que empatices más con ellos porque ¿quién no se ha enamorado de alguien más mayor en plena adolescencia y se ha llevado un disgusto espantoso cuando el objeto de nuestros amores elige a alguien más próximo a él (o a ella)? ¿o quién no ha encontrado el amor en quien menos lo esperaba, pero que te complementa perfectamente?.

Legados se sigue con facilidad y te sumerge en un universo fantástico pero que no deja de resultarnos ya terriblemente cercano. Las dos historias de Bainis y Thalla corren paralelas en sus páginas hasta que se encuentran y se unen en una aventura común, aun más complicada y peligrosa que las que habían vivido hasta entonces. Aprenderán a convivir, a luchar unidos, a compartir. Incluso a arriesgar sus propias vidas por un bien común.



PARA TERMINAR

Para todos los que disfrutáis de la literatura fantástica, no dejéis de acercaros a Legados. Entraréis en un mundo fascinante, lleno de magia, de personajes sumamente interesantes y con una trama bien llevada y completa. Para los que no os gusta… dadle una oportunidad, como he hecho yo, quizá os llevéis igualmente una agradable sorpresa. Al fin y al cabo es también una novela de aventuras con buenos, malos, combates, sorpresas, tensión… Su estilo, con una buena narrativa que huye de las metáforas excesivas y de los rodeos innecesarios, facilita la lectura y es sencillo devorar página tras página siguiendo a los protagonistas. Seguramente tardaré en embarcarme de nuevo en una lectura de este corte, pero ha merecido la pena.

Antes de terminar no quiero dejar de agradecer a Marian haberme descubierto a este autor, al que seguro que desde ahora voy a seguir de cerca. Y también me gustaría dar las gracias al propio Javier Pellicer por haberme facilitado su página web, los datos sobre el juego de rol y el dossier de prensa para cubrir las enormes lagunas que sobre este tema tenía a priori. No es que ahora sea una experta en rol ni en literatura fantástica, pero al menos algo he conseguido comprender. Ha sido un viaje de lo más entretenido y que, creo, deja un final un poquito abierto para posteriores aventuras. Pero creo que esa es la esencia de estos juegos: nunca sabemos cómo va a desarrollarse todo mañana. Seguro que merece la pena descubrirlo.


ENLACES DE INTERÉS:

Web oficial de Javier Pellicer

Blog de Javier Pellicer

Web oficial de la novela

Puedes leer el primer capítulo de la novela en este enlace.






domingo, 15 de septiembre de 2013

OCTUBRE: MES TEMÁTICO DEL TERROR


Xula, desde su blog Caminando entre libros, nos invita a participar en una iniciativa de lo más original, pues aparte de leer libros de terror, también se podrán realizar diferentes actividades. Yo acabo de enterarme, pero no he dudado en apuntarme porque además me servirá para otros retos.



Para que os hagáis una idea, estas son sus sugerencias:

Literatura: grandes clásicos como Poe o Lovecraft sirven perfectamente como lectura de terror.

Manualidades: No se mucho de esto, pero quizás algo de tipo decoración para una fiesta, cajitas con sorpresas o joyería macabra…

Cocina: recetas típicas de esas fechas, galletas decoradas con motivos de Halloween,…

Aunque todavía está a la espera de patrocinadores, habrá un premio muy simpático: una calabaza llena de caramelos. 

Las Bases de Participación son muy sencillas, pero mejor que las consultes en este enlace.

viernes, 13 de septiembre de 2013

PROHIBIDO EXCAVAR EN ESTE PUEBLO, de Óscar Fábrega


DATOS TÉCNICOS:


Título: PROHIBIDO EXCAVAR EN ESTE PUEBLO
Autor: Óscar Fábrega
Editorial: Tagus (Casa del Libro)
ISBN: 978-84-15-62344-1
Páginas: 467
Formato: EPUB - SIN DRM




Cuando hace unos años leí El Código DaVinci lo dije. Hoy lo sigo diciendo y muchos de los que me conocéis lo sabéis: Dan Brown creó su ficción recogiendo teorías y datos que ya estaban ahí desde años atrás, que no aportó nada nuevo y que hizo “trampa”, poniendo ante los ojos de sus millones de lectores un supuesto nuevo y estremecedor misterio. Y digo que hizo trampa porque nada de aquello que relacionaba a los templarios, los merovingios, el Grial, los códigos secretos de los cuadros de Leonardo o la descendencia oculta de Jesús y la Magdalena se le ocurrió a él. Todo se había publicado ya con anterioridad en otros libros, quizá no con la repercusión del famosísimo “Código”, pero sí alcanzando un importante éxito. Libros no de ficción, sino, podríamos decir, divulgativos en los que se enlazaban una serie de misterios, inquietantes casualidades y extraños documentos y que dieron lugar a un mito que hoy ya nos suena a todos: el Priorato de Sión.

El libro que hoy os traigo, Prohibido excavar en este pueblo, nos va a contar, con todo lujo de detalles, cómo y quiénes crearon ese mito, cómo empezó, cómo se desbordó por completo y como aun hoy hay creyentes firmes en la existencia e importancia de ese Priorato de Sión. Pero para ello va a partir del inicio de todo, de un misterio real y que aun no se ha aclarado satisfactoriamente: la historia de Berenger Saunier, párroco de Rennes-le-Château (pueblo que es al que se hace referencia en el título del libro) y del supuesto tesoro que encontró y que le hizo desusadamente rico. O, al menos, es lo que parece…

Oscar Fábrega consiguió ganar el premio de Ediciones Tagus (la editorial digital de Casa del Libro) con este gran ensayo, magníficamente documentado y expuesto, y lo consiguió gracias a los votos de los lectores. Eso ya dice mucho del interés que causó. Y es que el misterio Rennes-le-Château es una de esas cosas extrañas que siempre interesan. Si nunca habéis oído hablar de él, voy a tratar de picaros lo suficiente para que lo haga. Y para que saquéis vuestras propias conclusiones.

Pero vamos a ir por partes…

EL AUTOR: ÓSCAR FÁBREGA

Como hasta ahora no tenía la suerte de conocer a este escritor, os copio los datos biográficos que aparecen de él en la página de la Casa del Libro.
Andaluz de nacimiento y ciudadano del mundo, Óscar Fábrega Calahorro (Almería, 1976) es un apasionado de los misterios además de un incansable buscador de la verdad y el conocimiento. Licenciado en Humanidades, amante de la filosofía y la antropología, siente especial predilección por la literatura y la historia. Ha desarrollado una amplia trayectoria literaria como blogger y articulista en diversos medios de la red, aunque desde hace tres años se centró en el proyecto cultural colectivo “Pa lo que hemos quedao”, un pequeño rincón dedicado a la cultura en la red social Facebook, para el que ha escrito infinidad de artículos y que cuenta con más de 44.000 seguidores en la actualidad. Crítico y escéptico por definición, defiende la búsqueda del saber sin límite haciendo suya aquella frase del físico estadounidense Richard Feynman: “Hay que tener la mente abierta. Pero no tanto como para que se te caiga el cerebro”. Actualmente forma parte del equipo del programa de Candil Insólito, de Candil Radio (Huercal de Almería), un referente en el mundo de lo desconocido.


¿POR QUÉ ESE CURIOSO TÍTULO?

Prohibido excavar en este pueblo hace referencia a un letrero que todo visitante encuentra a la entrada de Rennes-le-Château, un pequeño pueblo de la provincia del Languedoc francés, relativamente cerca de Carcasonne. Muy hartos han debido quedar los habitantes y el consistorio de la localidad de buscadores de tesoros para colocar semejante cartel como bienvenida…
Rennes-le-Château se hace famoso gracias a un sacerdote, Berenger Saunier, que llegó a hacerse cargo de la iglesia y de los fieles de la localidad a finales del siglo XIX. Encontró la iglesia casi cayéndose a pedazos y la casa parroquial, en la que debería hospedarse, hecha una ruina. Decidió ponerse a reparar la parroquia, solicitando un préstamo al ayuntamiento y aquí es cuando empieza la “leyenda”. Se dice que al remover la piedra del altar encontró unos cilindros que contenían unos pergaminos y que, gracias a ellos, halló una tumba oculta en el suelo de la iglesia. Es verdad que encontró la tumba y que, curiosamente, envió a su casa a los obreros que trabajaban en las obras. Y también es cierto que empezó a remover tumbas y nichos del cementerio aledaño, lo que le acarreó problemas porque los vecinos llegaron a quejarse al obispado. Pero lo más sorprendente es que, de la noche a la mañana, Berenger Saunier se hace rico. Empieza a manejar cantidades desorbitadas de dinero con el que remodela por completo la pequeña iglesia, se construye una casa de buen tamaño a la que dota de todas las comodidades y todos los lujos llamada Villa Betania y levanta la Torre Mágdala.

El origen de la fortuna de Saunier siempre ha sido un completo misterio. El obispado de Carcasonne le pidió explicaciones y cuentas muchas veces, pero Saunier daba largas o explicaciones peregrinas o incompletas sobre el tema, por lo que fue suspendido “a divinis” (no podía dar misa ni impartir los sacramentos) acusado de traficar con misas. Es decir, que el obispado le acusó de recibir donativos irregulares para oficiar misas en su parroquia. Muchos donativos debían ser para alcanzar tamaña fortuna…

Pergamino
En el museo de Rennes-le-Château están expuestos los dos pergaminos que, supuestamente, encontró Saunier, aunque se duda de su veracidad. Quizá ni siquiera son los que realmente se hallaron… porque los obreros presentes sí admitieron el hallazgo, pero no vieron el contenido. Y Saunier tardó en entregar una copia al ayuntamiento, asegurando que debían ser examinados por expertos.

Todo esto empieza a tejer la leyenda como si de una tela de araña se tratase. Se habla de viajes a París realizados por Saunier para estudiar los pergaminos, viajes que nunca han podido ser contrastados, y en los que conoció, supuestamente, a personas relacionadas con lo esotérico. Se cuenta que en la capital de Francia compró copias de cuadros, entre ellos “Los pastores de la Arcadia” de Poussin, que va a tener gran importancia en la “trama” posterior. También se hace mucho hincapié en los paseos que Saunier daba por los bosques aledaños a Rennes acompañado sólo por su asistenta y de los que volvían agotados y sucios. Ellos alegaban que buscaban piedras para construir una gruta en honor a la Virgen de Lourdes (gruta que, efectivamente, se construyó), pero nunca nadie supo qué era lo que realmente hacían… o si esos paseos sucedieron realmente o son un ladrillo más en el muro de leyendas en torno a Saunier.

Villa Betania
De lo que no cabe ninguna duda es de la repentina y espectacular riqueza del párroco y de que, a su muerte, legó todos sus bienes a su asistenta, Marie Denarnaud que, sin embargo, vivó toda su vida con muchas carencias y terminó teniendo que vender buena parte de las cosas de su benefactor… y finalmente hasta Villa Betania con su finca. Curioso cuando menos…

El misterio de Berenger Saunier, con todos sus añadidos, es lo que marca el inicio de una espiral de secretos milenarios, tesoros escondidos, herejías, poderosas y extrañas organizaciones que actúan en la sombra y, finalmente, una supuesta descendencia del mismísimo Jesús de Nazaret y María Magdalena. Cómo se llega de Saunier a algo semejante es lo que Óscar Fábrega nos va a detallar con gran lujo de detalles en este libro. Y no sólo eso: va a desmontar paso por paso cada uno de los “mitos” y nos va a descubrir quién estaba detrás de todo… Partiendo de un hecho cierto, el siglo XX se llenó de secretos iniciáticos que son sólo una gran mentira. Muy bien creada, sí, pero mentira. La misma mentira que Dan Brown puso ante los ojos del mundo y que aun cuenta con millones de seguidores.


PÁGINAS QUE CREAN MITOS

En Prohibido excavar en este pueblo se hace referencia a varios libros que alcanzaron bastante fama en su momento y que contribuyeron a extender la historia de Berenger Saunier y de todos los “documentos secretos” que fueron apareciendo de forma inusitadamente oportuna para corroborar ciertas teorías que, la mayor parte de las veces, estaban cogidas con alfileres. Mi ventaja, a la hora de ponerme con la lectura de este libro, ha sido que yo sí había leído esos textos y que conocía de sobra su contenido. El oro de Rennes de Gerard de Sède, publicado por primera vez en 1967, estaba en mi casa, en la famosa colección “Otros Mundos”, desde siempre. Y si no recuerdo mal debía tener trece o catorce años cuando lo leí por primera vez. Quedé fascinada por la historia del tesoro hallado por Saunier. Es verdad que puede parecer una edad muy temprana para estas lecturas, pero he sido lectora muy precoz y muy poco dada a pararme a mirar si el tema era adecuado para mi edad o no.

De Sède es el primero que lanza a los cuatro vientos la historia de Rennes, aunque fue Robert Charroux (un autor visionario con unas teorías descabelladas acerca de algunas civilizaciones, pero gracias al cual mucha gente conoció Nazca, Ica, Tiahuanaco, las teorías atlantes, la mítica Mu) el primero que se entrevistó años antes con Noël Corbu, comprador de Villa Betania a Marie Dernadaud, para preguntarle sobre el origen del tesoro de Saunier. Corbu llegó a decir que el párroco había encontrado el tesoro de Blanca de Castilla, madre de San Luis. En El oro de Rennes, aparte de relatar la historia de Saunier, De Sède entronca el misterio con el de otro supuesto tesoro que podía encontrarse en el Castillo de Gisors y es cuando empiezan a aparecer los templarios en la historia. Y por primera vez, se insinúa que el tesoro encontrado por Saunier es el de los merovingios. Sin pruebas, pero lo deja caer. Ya tenemos otras dos piezas clave: templarios y merovingios.

Pero ¿cómo pudo De Sède asegurar algo con tanta rotundidad cuando hasta entonces nada parecido se había insinuado? Pues gracias a un hombre que va a ser pieza clave en la sombra y que será el que va aportando información para dirigir la atención de los autores o investigadores en cierta dirección. Un hombre que, en una obra anterior de De Sède “Los templarios están entre nosotros” de 1962, ya había participado y en la que, por primera vez habla del Priorato de Sion. Recordad esto: antes de esa fecha no hay noticias del ahora famosísimo Priorato y Óscar Fábrega nos va a explicar muy bien por qué. Simplemente no existía… ni existió nunca. Este hombre en la sombra es Pierre Plantard de Saint Clair, un megalómano con delirios de grandeza que llegó a considerarse a sí mismo como heredero del trono de Francia.

El libro definitivo, el que hará que el gran público conozca tanto el misterio de Rennes como sus ramificaciones hacia terrenos templarios, cátaros, merovingios y finalmente, la estirpe de Jesús y su descendencia, será El enigma sagrado, escrito por Michael Baigent, Richard Leigh y Henry Lincoln publicado en 1982. Este libro, que a fecha de hoy se sigue vendiendo y leyendo, fue en el que Dan Brown se inspiró y basó para escribir El Código Da Vinci. Y lo hizo con tanta fidelidad que los autores llegaron a demandarle por plagio, aunque la demanda no prosperó ya que los tribunales se basaron en que uno era divulgativo y otro una ficción. El enigma sagrado sacudió muchas conciencias y fue considerado escandaloso por la Iglesia y por muchos lectores, sobre todo por la parte dedicada a que Jesús no murió en la cruz y que tuvo descendencia.

Esas mismas teorías se recogieron también en La tumba de Dios de Richard Andrews y Paul Schellenberger, aunque aquí ampliaron la “información” asegurando haber hallado la tumba de Jesús… curiosamente muy cerca de Rennes-le-Château. Pero eso lo dejo para el apartado de curiosidades final.


DESMONTANDO EL MITO

Como os decía, en Prohibido excavar en este pueblo se va a ir paso por paso derribando todas las supuestas teorías, algunas realmente descabelladas, que se fueron desarrollando desde que se conoció el misterio de Berenger Saunier. La labor de Óscar Fábrega es minuciosa, documentada de forma excepcional y con un conocimiento de la historia absolutamente impecable.

No es difícil sumergirse en las páginas de este libro. Es un ensayo, sí, pero con el gancho suficiente para que pueda resultar tan adictivo como una buena novela de misterio porque realmente trata de eso: de un misterio que quizá no fuese para tanto y de los sucesivos enigmas que se van uniendo a él. De una forma o de otra, la mayoría de nosotros hemos oído hablar de algunas de las cosas de las que trata el libro… y todos, seguro, sabemos del éxito de “El Código Da Vinci”. Pues aquí tenemos el origen de todo lo que allí se contaba.

Y lo más importante: demuestra y saca a la luz como los delirios de grandeza de una sola persona (aunque con ayuda puntual en algunos casos) pueden poner boca abajo las creencias y las certezas de millones de personas. Pièrre Plantard fue inteligente, astuto, demostró poseer un sentido de la oportunidad único. Capaz de falsificar y crear documentos con apariencia auténtica y de fabricarse una historia personal que poco tenía que ver con la realidad, envolvió a muchos investigadores en una red cada vez más enmarañada que al final se le fue por completo de las manos. Los errores históricos que cometió en sus tejemanejes se pasaron por alto, quizá porque lo que interesaba era lo que se quería ver y no la realidad desnuda.

Haber convencido a tanta gente de la existencia de una sociedad secreta que, según él, venía existiendo desde el siglo XII (aunque años después se desdijo y aseguró que se creó en el siglo XVII, qué curioso…), una sociedad con un poder desmedido y capaz de influir en la religión y en la política, dueña de secretos esotéricos y terribles, es todo un logro. Haber dirigido en la sombra las investigaciones, orientando a unos y a otros en cierta dirección, aportando documentos que parecían reales o depositándolos donde pudiesen ser encontrados debió suponerle un trabajo descomunal… pero consiguió lo que quería: que se le considerase no sólo como aspirante al trono de Francia sino descendiente de los míticos reyes merovingios y poseedor de extraños conocimientos ocultos. Lo que pasa es que al final los investigadores de todo tipo y condición llegaron con sus conclusiones mucho más lejos de lo que él pretendía… y se le fue todo de las manos. Intentar solucionarlo comenzó a mermar su credibilidad y finalmente la perdió del todo, pero a fecha de hoy son muchos los que siguen creyendo ciegamente en él.

Óscar Fábrega recopila un volumen de documentación ingente y explica cada misterio, cada paso de los investigadores, cada fecha, cada documento. Nada queda en el aire y los resultados son demoledores. Supongo que no gustarán nada a los amantes de las sociedades secretas y las teorías de la conspiración, pero son inapelables. Además lo hace con un estilo muy fluido, fácil de leer, buscando la complicidad y el interés del lector al que consigue atraer desde el primer momento.

De vez en cuando retoma información previa para que no se escape nada, ya que el tema, de por sí, puede resultar enrevesado. Pero Fábrega hace un esfuerzo para que en todo momento sea sencillo seguir la línea de sus argumentaciones y de las pruebas que presenta. Es cierto que, en ocasiones, me ha desbordado la cantidad de información que aporta a pesar de que ya sabéis que la investigación histórica me apasiona. Pero en algunas partes del libro la densidad de datos puede resultar abrumadora al igual que ciertos capítulos dedicados a la historia pura y dura (sobre todo referidos a los años del gobierno de Vichy durante la hegemonía nazi en Europa y periodos posteriores). Reconozco que ha habido páginas que he leído “en diagonal”, sobre todo si trataban de hechos históricos que ya conocía, porque me interesaba más el siguiente paso del autor para aclarar nuevos datos.

De todas maneras, en general, es un libro que, si os interesa el tema, os va a mantener pegados a sus páginas de principio a fin. Aunque nunca hayáis oído hablar de Rennes-le Château, de Berenger Saunier, del tesoro de los merovingios, del castillo de Gisors, de la herejía cátara o del Priorato de Sión, este ensayo puede aclarar muchas cosas que se han escuchado y se escuchan. Y lo mejor de todo: ver cómo se desmontan una por una ciertas teorías oscurantistas basadas apenas en nada. 


CURIOSIDADES FINALES

En el cuadro “Los pastores de la Arcadia” de Poussin (del que os dejo foto) se ve a un grupo de personajes mirando una inscripción en una gran piedra. En La tumba de Dios se va a asegurar que esa piedra es la que señala la ubicación de la tumba de Jesús de Nazaret en Francia, a poca distancia de Rennes-le-Château. En 1988 el dueño de la finca, sin duda bastante hartito de buscadores de tesoros y misterios, la dinamitó sin más. Hoy día sólo pueden verse los escombros. Eso sí, he leído en varios sitios que “las sectas iniciáticas trasladaron la tumba a otro lugar”. En fin…
No lo he podido evitar: Pièrre Plantard, con todo su amaneramiento y su afán por demostrar lo indemostrable asegurando ser depositario de secretos de siglos, me ha recordado, en cierta manera, al personaje de Saint Germain que crea Umberto Eco en la fantástica novela El péndulo de Foucault. Se que no tienen mucho que ver, pero me ha sido imposible no relacionarlos.

A pesar de que Óscar Fábrega hace un uso del lenguaje muy cuidado, no he podido evitar darme cuenta de que ha seguido una moda bastante extendida últimamente: utilizar la palabra “bizarro” como sinónimo de extraño, raro o estrafalario. Y nada más lejos de la realidad. No hace más que adaptar, de mala manera, a nuestro idioma las palabras “bizàrre” (francés) o “bizarre” (inglés) que sí tienen ese significado. En español, y según señala el diccionario de la RAE, bizarro significa valiente y también generoso, lúcido o espléndido. 


PARA CONCLUIR

Me alegra mucho haber participado en esta iniciativa para reseñar este libro. Como os decía al principio, contiene temas sobre los que he leído desde siempre y, además, no puedo evitar que me encante ver cómo se echan abajo tantas teorías y supuestas conspiraciones. Supongo que quienes creen fielmente en ellas verán en este ensayo un intento más por desacreditarlas y se cerrarán en bloque en su posición. Cada cual puede pensar lo que quiera, claro, pero a veces se complican mucho la vida y ven misterios y sectas extrañas en todas partes.
Es muy posible que Berenger Saunier sí que encontrase un tesoro y eso le hiciese rico. Pero no tenía que ser un tesoro mítico, podría haber sido simplemente una olla de monedas de oro dentro de la tumba que levantó en la iglesia. También es posible que la acusación de traficar con misas fuese cierta. Incluso son posibles ambas cosas. Lo que resulta fascinante es el modo en que, de ese hecho, se construyese todo un mito actual en el que englobar muchas preguntas sin respuesta.
Quizá sólo se trate de eso, de querer respuestas a cosas que no entendemos, a hechos que han quedado distorsionados con el tiempo, a sacar a la luz lo que pensamos que es oscuro y desconocido. Tenemos una necesidad imperiosa de saber y ello quizá nos lleve a intentar enlazar unos sucesos con otros, unos momentos históricos con otros para tratar de encontrar solución a nuestras dudas. Pero seguramente la respuesta más sencilla sea siempre la correcta.

Prohibido excavar en este pueblo
sólo está disponible en versión digital y a la venta en la página web de Casa del Libro por 2,99 euros. Está prologado por Jesús Callejo y en los apéndices finales explica, entre otras cosas, cómo codificar un texto, algo realmente curioso y que merece la pena no dejar pasar. La bibliografía final es muy extensa, pero nos da idea del trabajo de Fábrega para escribir este libro.






martes, 10 de septiembre de 2013

LA TRISTEZA DEL SAMURÁI, de Víctor del Árbol


DATOS TÉCNICOS:


Título: LA TRISTEZA DEL SAMURÁI
Autor: Víctor del Árbol
Editorial: Alrevés
ISBN: 978-84-15098-19-5
Páginas: 416
Presentación: Rústica con solapas




Conocí a Víctor de Árbol por su novela Respirar por la herida, la cual me pareció fascinante hasta el punto de convertir al autor en ese momento y con sólo ese libro en uno de los pocos a los que seguir muy de cerca. Pero claro, a la espera de una nueva novela, ¿por qué no leer la anterior, de la que ya había leído unas cuantas reseñas en las que se hablaba de ella en los mismos términos que yo lo hacía? No suelo hacerlo, lo reconozco. En ocasiones me da pereza, en otras un cierto recelo, dado que a un autor en sus primeras novelas se le presume una evolución y a mi, en particular, no me gusta ir hacia atrás. Pero llegó la oportunidad de la mejor de las maneras posibles: el pasado mes de mayo asistí a la presentación de Respirar por la herida en la Librería La Central de Callao, donde el autor iba a dar una charla-coloquio sobre su último trabajo mediante una exposición amable y distendida. No voy a negar lo mucho que disfruté, ya que me permitió conocer más a fondo su método de trabajo, establecer paralelismos entre la trama de la novela y el cine y, por supuesto, al autor.



EL AUTOR:

De la web oficial de Víctor del Árbol, he recabado la siguiente información:

Víctor del Árbol, nacido en Barcelona en 1968, fue funcionario de la Generalitat desde 1992 hasta 2012. Cursó estudios en Historia en la Universitat de Barcelona, colaboró dos años como locutor y colaborador en el programa radiofónico de realidad social «Catalunya sense barreres» (Radio Estel, ONCE).

Como escritor fue finalista del VIII Premio Fernando Lara en 2003 con El abismo de los sueños (no publicada) y ganó el Premio Tiflos de Novela en 2006 con El peso de los muertos.

En 2011 publicó La tristeza del samurái (Editorial Alrevés), que ha sido un éxito nacional e internacional. Traducida a una decena de idiomas y best seller en Francia, cuenta con el reconocimiento de la crítica y de numerosos premios. Entre ellos, Le Prix du polar Européen 2012 a la mejor novela negra europea que otorga la prestigiosa publicación francesa Le Point en el festival de Novela Negra de Lyon, galardón que obtuvieron, en anteriores ediciones, Philip Kerr y Arnaldur Indridason, entre otros.




ARGUMENTO:
El asesinato de Isabel Mola, en Mérida en 1941, marca el punto de partida de esta encarnizada historia donde el abuso del poder y la culpa son los ingredientes necesarios para un caldo que se cuece a lo largo de cuatro décadas.

Allí viven los Mola, Isabel, Guillermo y sus dos hijos. No son precisamente un matrimonio bien avenido, pues ella tiene un amante y a su vez conspira contra el franquismo. Él, Jefe de Falange provincial, con un afán de poder que no tiene medida, ha sido capaz de fingir un atentado contra sí mismo y endosárselo a su esposa. Vive rodeado de esbirros, entre los que destaca Publio, un hombre que hace, deshace y compra voluntades a precio de saldo; a fin de cuentas, ellos son los ganadores de una guerra que todavía no ha dicho su última palabra y nadie quiere volver a pasar por lo mismo, bastante tienen con recomponer un mundo fragmentado donde las tropelías y los abusos están a la orden del día.

Por eso, cuando el cadáver de Isabel aparece en una cantera, nadie se plantea gran cosa. Eso si, se abre una investigación y el tutor de su hijo pequeño es juzgado y condenado a pena de muerte. Después Guillermo será ascendido y trasladado a Barcelona; su hijo mayor, tras un encontronazo con él será enviado a Rusia, con la División Azul y el pequeño ingresado en un psiquiátrico.

Cuarenta años después, en la Barcelona previa al intento fallido de Golpe de Estado perpetrado por algunos mandos militares y un grupo de guardias civiles encabezados por Antonio Tejero, María Bengoechea iniciará una investigación en la que tendrá que aclarar los sucesos ocurridos en Mérida, sin saber hasta qué punto su familia estuvo implicada en los hechos acaecidos. Y es que su conciencia no pudo resistirse a la idea planteada por su ex marido y su superior en el CESID al sentirse en deuda con César Alcalá, un policía al que cinco años antes llevó a la cárcel al atender la defensa de un confidente que sufrió torturas por su parte, dejándole a un paso de la muerte.




IMPRESIONES:

Dicen que en el amor y en la guerra todo vale, pero siempre queda un perdedor. Y creemos que por amor se puede hacer todo y de todo, desde lo más intrépido a lo más despreciable, pero no es lo normal ni siquiera lo necesario, porque si el amor necesita de semejantes sacrificios, seguro que no lo es tanto. Sin embargo, por odio, el ser humano tiene una especial capacidad para dejarse el resto, pues pierde el norte sin pararse a meditar que quizás sea el sentimiento más improductivo y yermo que se puede albergar, ya que no genera nada y sólo engendra más odio.

Pues bien, esta novela trata de eso y de mucho más. El odio, junto con la culpa, está presente en casi todas sus páginas y es capaz de emponzoñarlo todo. Y es que la historia, con sus vaivenes en forma de saltos en el tiempo, se desarrolla a lo largo de cuatro décadas: desde que en 1941, en plena postguerra, fuese asesinada Isabel Mola, hasta que en 1981 se consigue cerrar el círculo como consecuencia de la investigación llevada a cabo por María Bengoechea, una abogada que años antes consiguió que un juez declarase culpable a un policía acusado de torturar a un confidente y que aún cumpliendo con su deber, en su fuero interno sabía que no se hizo justicia con él.

Pero antes que nada, voy a daros una idea muy general de cómo son los personajes que se dan cita en esta novela:

Isabel: Esposa de Guillermo Mola y madre de Fernando y Andrés. Mantiene una relación extramarital en el momento en que se produce su asesinato, sin saber que precisamente el hombre del que está enamorada es un esbirro de su marido y será él, precisamente, su verdugo.  Es la piedra angular sobre la que se asienta la trama de la novela.

Guillermo Mola: Esposo de Isabel y padre por tanto de Fernando y Andrés. En 1941 era el Jefe de Falange en Badajoz. Para granjearse el favor de las altas instancias del Estado finge un atentado que le posibilitará un ascenso y su traslado a Barcelona. Es él quien decide, sin reservas, la ejecución de su esposa.

Fernando Mola: Hijo de Isabel y Guillermo, es el primogénito de los hermanos. Tras la muerte de su madre tiene la osadía de enfrentarse a la tiranía de su padre en un momento puntual y éste no duda en hacer que lo destinen a Rusia, donde luchará en la División Azul. Allí conocerá a Pedro Recasens, testigo de la muerte de su madre y perjuro en el juicio contra Marcelo Alcalá.

Andrés Mola: El menor de los hijos de Isabel y Guillermo. Cuando asesinan a su madre, apenas cuenta con diez años y una discapacidad psíquica de la que se desentiende su progenitor una vez muerta la esposa, encerrando al niño en un psiquiátrico.

Marcelo Alcalá: profesor del pequeño de los Mola, Andrés, es viudo y tiene un niño de la misma edad al que educa: César. Está enamorado platónicamente de Isabel y le imputarán su asesinato a pesar de no haberlo cometido, por el que será juzgado y condenado a pena de muerte.

César Alcalá: Hijo de Marcelo y padre de Marta. Inspector de Policía al que María Bengoechea consigue encarcelar, por torturar a Jesús Ramoneda, un confidente de la policía que le ofrece datos sobre su hija secuestrada, aunque sin decirle en lugar en el que se encuentra.

Marta Alcalá: Hija de César, es secuestrada siendo una adolescente para expiar las culpas que no cometió su abuelo. Durante los años que dura su cautiverio, es vejada y violada sin descanso.

María Bengoechea: Abogada y protagonista de la novela. En mayo de 1981, cuando termina la investigación que lleva a cabo para esclarecer el secuestro de la hija de César Alcalá y el origen del mismo, tiene treinta y cinco años. Es hija de Gabriel Bengoechea.

Gabriel Bengoechea: Padre de María, en la actualidad es viudo como consecuencia del suicidio de su esposa. Durante su juventud vivió en Mérida y trabajó como forjador para los Mola; de hecho, él fue el artífice que confeccionó “la tristeza del samurái”, la katana que regalan al pequeño Andrés.

Aunque hay una protagonista clara en la novela, María Bengoechea y otra en la sombra, Isabel Mola, el resto de protagonistas tienen un peso muy específico y todos tienen algo que aportar a la trama. Y dado que no quería extenderme, me he dejado en el tintero unos cuantos secundarios que merecen estar entre los protagonistas, como Publio, Pedro Recasens o Lorenzo (marido de María) que, como los anteriores, están perfectamente definidos.

Los escenarios están perfectamente descritos, pues otra de las habilidades del autor es la de comportarse como un excelente paisajista, capaz de transmitirnos su técnica a la hora de plasmar en el lienzo no sólo los lugares en los que transcurren las diferentes tramas con todo lujo de detalles y con una envidiable perspectiva, sino que nos permite captar la atmósfera que se vive en cada situación. La acción se sitúa principalmente entre Mérida y Barcelona, pero a veces se desplaza, bien a San Lorenzo –una pequeña aldea barcelonesa, donde vive el padre de María- o Sant Feliú de Guixols, donde la abogada tiene una casa en la playa.

Con una construcción arriesgada, por la alternancia de personajes y situaciones que en ella se dan cita, no ha dejado de deslumbrarme la manera en que el autor consigue mantener la llama del suspense, sin que decaiga en ningún momento. A su estilo impecable y su fuerza narrativa hay que añadirle un lenguaje elegante, sutil y, sin embargo, cercano. Aunque ya os comenté anteriormente la indudable solvencia de Víctor del Árbol a la hora de describir paisajes, su punto fuerte son las descripciones de los personajes. Pocos autores conozco que sean capaces de hacer semejante disección de la psique humana y mostrarnos un elenco tan variado en cuanto a comportamientos y personalidades. Ayudan a este pormenorizado análisis del alma humana los diálogos, que con una cierta pátina de aparente naturalidad nos invitan a descubrir el indudable talento del autor, capaz de ponerse en la piel de cada uno de ellos.

La tristeza del samurái es una historia intensa, enrevesada e impresionante en la que las tres máximas imprescindibles para que una novela triunfe se dan la mano: un estilo elegante e intachable, una trama incontenible y unos personajes atractivos e indelebles. Además, se presta a más de una reflexión, ya que lleva implícitos unos ingredientes irrefutables: la culpa, ambición, sed de poder, venganza, etc. Etc.


ENLACES DE INTERÉS:

Web oficial de Víctor del Árbol

Facebook de Víctor del Árbol

Twitter de Víctor del Árbol


Booktrailer de la novela:





CONCLUSIONES:
Leer La tristeza del samurái es como tirarse al abismo y, una vez que te lanzas, no saber cuando volverás a hacer pie. Hay que prepararse para lo que nos espera, ya que el trayecto está henchido de complicadas cabriolas que te deslumbrarán por la capacidad del autor para hilar historias paralelas que se van alimentando entre ellas. Eso si, el resultado, cuando todo se aclara, te dejará un poso de conmiseración indeleble por un lado y la satisfacción de haber participado como testigo mudo de una historia tan triste como espectacular por otro.