martes, 16 de abril de 2013

EL ÁGUILA Y LA LAMBDA, de Pedro Santamaría



DATOS TÉCNICOS:

Título: El águila y la lambda
Autor: Pedro Santamaría
Editorial: Ediciones Pàmies
ISBN: 978- 84-15433-08-8
Páginas: 320
Presentación: Rústica con solapas





Hace unos meses que leí esta novela y por razones ajenas a mi voluntad, no encontré el momento ideal para reseñarla. Y no será porque no me ha gustado –mentiría si dijese lo contrario-, sino porque últimamente parece que el mundo se confabula contra mi a la hora de reseñar aquellas novelas con las que más he disfrutado, como así ha ocurrido con esta. De hecho, para obligarme a ello (que una tiene que buscar fórmulas de alguna manera para resolver la situación), es el libro que elegí para participar en el Sant Jordi Bloguero y así, sabiendo que iba a salir de casa con todos los honores, porque es una historia redonda que hará disfrutar a su futuro receptor, me he visto en la encrucijada de contaros mis impresiones.


EL AUTOR:

Pedro Santamaría (Santander, 1975). Desde los catorce años ha vivido, estudiado (es licenciado en derecho por la Universidad de Canterbury) y trabajado en Inglaterra. Un viaje a Taiwan le llevó a convertirse en profesor de inglés y castellano, hasta que decidió regresar a su ciudad natal, donde se ha establecido definitivamente.

En 2011 publicó su primera novela histórica, Okela, cosechando un gran éxito. El águila y la lambda es su nueva incursión en el género, basada en los relatos del historiador griego Polibio.



ARGUMENTO:

Nos encontramos en el año 256 a. de C. cuando, tras una década de conflicto bélico, Roma y Cartago se han ido desgastando progresivamente sin que ninguna victoria sea decisiva para uno de los dos bandos. Por ello, el Senado romano envía a Marco Atilio Régulo, elegido recientemente cónsul por segunda vez con el objetivo de conquistar las ciudades adyacentes a Cartago y sitiar la capital para conquistarla posteriormente.

Mientras, los púnicos conscientes de lo precario de su ejército, deciden solicitar los servicios de Jantipo, un mercenario espartano curtido en estas lides para que en un corto período de tiempo organice a las huestes. Pero aún así los gobernantes, amantes de las intrigas y temerosos de su futuro, encomiendan a la más bella de las cortesanas que seduzca al espartano para conocer sus propósitos futuros.




IMPRESIONES:

Que me gusta la novela histórica es más que evidente, como lo refleja este blog, pero hay tres “momentos” históricos por los que suelo inclinarme con facilidad a la hora de elegir un libro: uno abarcaría el período correspondiente a la Primera y Segunda Guerra Mundial (incluida la etapa de entreguerras); otro sería el Antiguo Egipto (o novelas actuales que tengan este período como telón de fondo) y por último el que comprende tanto el nacimiento, auge y caída del Imperio Romano y culturas colaterales, como puede ser la novela que hoy me ocupa. ¿Por qué digo culturas colaterales?, porque obviamente, mientras los romanos iban conquistando territorios, otras civilizaciones y otras formas de vida desaparecían al someterse al vencedor.





El momento histórico:

Pero Roma, no siempre lo tuvo fácil y Cartago fue un digno oponente en una lucha sin cuartel que Pedro Santamaría nos narra con un estilo brillante, ameno y ágil. Y es de agradecer todavía más porque el grueso de la historia es de carácter bélico (Primera Guerra Púnica), iniciándose con una batalla naval que en principio ganarían los cartagineses dada la pequeña flota y poca experiencia de los romanos en estas lides y el dominio de los púnicos mucho más avezados. Pero los hijos de la loba no cejaron en su empeño y durante una década fueron perfeccionando sus barcos hasta dotarlos de un artefacto llamado corvus que a modo de pasarela permitió que una vez este se enganchase al barco enemigo, la infantería romana (mucho más avanzada que la cartaginesa) asaltase al enemigo y luchase cuerpo a cuerpo. Fue entonces, en el año 256 a. de C cuando el Senado enviaría a los cónsules Marco Atilio Régulo y Lucio Manlio Vulso Longo a invadir África con una flota de más de trescientos barcos y cien mil soldados. Una vez vencidos los cartagineses por mar en la Batalla de Ecnomo, sólo quedaba poner en jaque a Cartago, desembarcando en Aspis para desde ahí cercar a la capital de los púnicos. ¿Lo conseguirían? La historia está ahí y es incuestionable, pero merece la pena acercarte a esta novela y vivir los hechos y sus circunstancias.

Lógicamente, al final y a modo de explicación, el autor en una nota nos explica las licencias que se ha tomado, pues a fin de cuentas aunque inspirándose en las Historias de Polibio (historiador y militar griego del siglo II a. de C.), El águila y la lambda es realidad ficcionada, en el sentido de que aún apareciendo personajes históricos (Marco Régulo, Jantipo, Lucio Manlio Vulso Longo (al que incluso pide disculpas por como le describe) o Amilcar Barca el autor se ha tenido que valer de una serie de recursos que nos permiten abordar la vida de los personajes desde un punto de vista más holgado y atractivo.


Los personajes:

En cuanto a los personajes, cuatro llevarán el peso de la trama y sus destinos se entrelazarán irremediablemente y junto a ellos, lucirá una galería de personajes secundarios con mayor o menor participación en la trama, pero en la que todos tienen una razón de ser en un momento determinado. Dos de ellos históricos, los otros dos ficticios.

Por un lado tenemos a Marco Atilio Régulo y a Jantipo: El primero es general y cónsul romano, famoso por ser uno de los mejores estrategas de su tiempo, motivo por el que el Senado le pone al mando de los ejércitos romanos con el objetivo de tomar Cartago; el segundo, es un mercenario espartano que es reclutado por los púnicos, conscientes de la capacidad como estratega de Marco Atilio Régulo y el poder de su ejército. No podemos hablar de ellos como protagonista y antagonista o viceversa, pues en ambos se aprecian las virtudes y el carisma necesario que definen a cualquier héroe: una personalidad en la que el honor, la integridad, la disciplina y otros tantos valores son partes fundamentales de su carácter.

Por otro lado tenemos a Arishat, una joven y bella cortesana cartaginesa, elegida por Hannón el Grande para seducir y alojar en su casa a Jantipo y de ese modo controlar y anticiparse a sus intenciones, pues los púnicos temían que tras la victoria del espartano el pueblo se sublevara contra la tiranía ejercida por la élite y Aulio Porcio Bibulo, un joven de origen humilde al que las condiciones de indigencia en las que vivía en la Subura, uno de los barrios más sucios y ruidosos de Roma, le llevaron a enrolarse como remero en una galera romana. Más tarde se convertiría en legionario, combatiendo en la Batalla de los llanos del Bragada.


Estilo y edición:

No puedo negar que me ha encantado el estilo de Pedro Santamaría a la hora de narrar. Es fresco y directo, con un vocabulario rico y  trabajado del mismo modo que lo hace el alfarero con el barro: manejando la materia prima con mimo, eligiendo la palabra exacta para hacernos disfrutar al percibir la diversidad de recursos tan bien orquestados que nos sitúan en el entorno rápidamente, ya sea en el campo de batalla o en las diferentes subtramas que se dan a lo largo de la historia, pues todas se complementan. El ritmo es apasionado cuando nos relata la incursión romana a las costas africanas y dramático cuando se libra la Batalla de Bragadas, siendo más reposado cuando se traslada a Cartago. Las descripciones son exquisitas y los diálogos precisos y taxativos.

La portada me ha encantado, aunque no me ha supuesto ninguna sorpresa dado que la editorial Pàmies cuida mucho tanto este detalle como la edición en si. Lo he comprobado con otros libros que tengo publicados por ellos (El espíritu del lince, El pirómano, etc). En ella se agrupa el alma de la trama, ya que aparecen los motivos trascendentales: dos guerreros: uno espartano, otro romano; los elefantes cartagineses (que tantos quebraderos de cabeza darán a los hijos de la Loba en la Batalla de los llanos del Bragada) y los ojos de una mujer que lo abarca todo. Pero además, en el interior del libro encontraremos varias ilustraciones que, a modo de esquemas, nos permiten hacernos una idea bastante fidedigna sobre las tácticas y estrategias militares llevadas a cabo.



ENLACES DE INTERÉS:

Web oficial de Pedro Santamaría

Facebook de la novela

Puedes leer el primer capítulo en este enlace:



CONCLUSIONES:
El águila y la lambda es una historia fascinante cargada de momentos espléndidos y muy bien documentada que te acerca a la Primera Guerra Púnica sin evitar ningún detalle, pero narrada de tal manera que cuando la finalizas te quedas con ganas de seguir leyendo. A través de sus páginas conocerás y disfrutarás de dos de los protagonistas más carismáticos de la época, porque ambos, a pesar de rivalizar en bandos opuestos, mantienen los mismos ideales y sostienen idénticas actitudes.

Si te gusta la novela histórica, te aseguro que disfrutarás de la prosa de Pedro Santamaría, que ha sabido armonizar con gran acierto los ingredientes esenciales que deben coexistir en una novela de estas características: un estilo fresco, ágil y ameno en donde la acción no está reñida con la amistad, la lealtad, el amor y la honradez.










28 comentarios:

  1. Ya sabes que a mí también me encanta el género. Ojalá se venga conmigo a casa, apenas he leído nada ambientado en esa época :-)

    Un beso shakiano!!!

    ResponderEliminar
  2. A mi me has convencido, además me encanta el genero histórico y concretamente los m ismos periodos que a ti.
    Me la llevo apuntada
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ya había leído una reseña que también la ponía muy bien. A mi padre le gustan mucho las novelas ambientadas en Roma, quizá se la regale para su cumple.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta. Me gusta mucho. Y además con esa temática volvería loco a mi amigo Carlos, fanático de la novela histórica ambientada en Roma, así que creo que ya tengo regalo para su próximo cumple. Tiene un argumento fantástico... ¡¡y hasta un espartano!! Vale, es que desde que vi 300 tengo una fijación tontísima con ellos... Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Ainsss... y ahora es cuando cruzo los dedos para llegue a mi casa en Sant Jordi, jejjjeje.
    Me lo anoto, Kayena =D
    Un besito

    ResponderEliminar
  6. Leo muy poca histórica desde hace tiempo, aunque últimamente han llegado algunas a mi mano que me han gustado bastante. Esta tiene muy buena pinta y me la apunto para el futuro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hace mucho tiempo que no me animo con una novela ambientada en Roma, con lo que me gusta ese periodo histórico! No dudo que la novela que nos traes hoy me haría pasar un buen rato así que, si no me toca en el Sant Jordi bloguero (ejem...), intentaré hacerme con él. 1beso!

    ResponderEliminar
  8. Me gusta mucho el género y hace muy poco leí "el tercer final", libro también ambientado en la época romana que me ha sorprendido para bien, así que me lo apunto.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  9. Para no apuntarse este libro con la estupenda reseña que has hecho!
    Besotes!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Es la primera reseña que leo de alguno de los libros de Pedro Santamaría y me hago una idea bastante aproximada de lo que me encontraré cuando los lea,
    besucus

    ResponderEliminar
  11. la novela histórica es uno de mis géneros favoritos, y después de leer tu magnifica reseña no me queda ninguna duda en que será una de mis próximas lecturas, y si he tenido suerte y, en el sorteo de Sant Jordi bloguero, el Random ese me ha emparejado contigo, no digamos si lo celebro, incluso con cava para hacer honor al Sant Jordi.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. El género histórico no es uno de los que más me llamen la atención.
    No descarto leerlo pero no creo que sea en un futuro próximo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  13. No leo mucho de género histórico, pero mi problema con este libro no sería eso, sino que antes tendría que estudiar las guerras púnicas de las que ya no recuerdo mucho!

    ResponderEliminar
  14. Seguro que podría disfrutar con este libro

    ResponderEliminar
  15. ¿Te he tocado yo en el bloguero? ¡¡¡Anda, dime que sí!!! :)
    Dentro de la novela histórica, tengo que decir que también me suelo inclinar por la epóca romana, no sé por qué, pero me atrae especialmente y con tu reseña (que cualquiera diría que te ha costado trabajo escribirla) me han dado ganas de leer ésta.
    Esperaré a ver si tengo la gran suerte de recibirla y si no, pues la anotaré para tenerla en cuenta en un futuro.
    Un beso, guapa!

    ResponderEliminar
  16. Me encanta el género y después de leer esta reseña solo puedo decir: que me toque, que me toque !!! Besos

    ResponderEliminar
  17. Me gusta mucho la novela histórica, y por lo que veo esta es una propuesta muy a tener en cuenta! Bss

    ResponderEliminar
  18. Sigo alucinando con tus reseñas y lo que te las trabajas. Sinceramente leo poca novela histórica pero últimamente tengo cada vez más tendencia a ella. Será la edad o el clima. ;-)

    Besos!

    ResponderEliminar
  19. A mí me tiran más los dos primeros períodos históricos que apuntas que te gustan a ti y por encima de todos la II Guerra Mundial, pero cuando una novela histórica es buena la verdad es que me suele importar poco que me atraiga más o menos la época en la que se desenvuelve. ¿Por qué tienes que hacer estas reseñazas? Cada vez que te leo mi lista sube y sube, jajaja. Una cosa ya que comentas que tienes El pirómano: ¿qué tal está? Es que le tenía echado el ojillo. Bss.

    ResponderEliminar
  20. Yo lo tengo esperando en la estantería, me llamó la atención desde que salió y tuve la suerte de ganarlo en un sorteo. La novela histórica me encanta y el periodo es muy interesante así que estoy segura de que disfrutaré
    besos

    ResponderEliminar
  21. YA vi en su día que Javier Pellicer la apoyó y siempre estuvo pululando por delante de mí, pero la voragine negra hizo que pasara.
    Le dije un día a Javier que había leído tanta novela histórica que había decidido tan solo leer las que él publicara.
    Tendré que romper esa normal.
    Espero que todo esté bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo pedí la novela precisamente al ver su comentario. Eso si, prepárate para la nueva novela de Javier, pues he leído el primer capítulo y no te puedes ni imaginar lo que me ha gustado.
      Y bueno, las cosas van más o menos.

      Eliminar
    2. Ánimo.
      Seguro que Javier lo peta, jajajaja
      Con ganas de leerla.

      Eliminar
  22. Kayena, una reseña magnífica y muy completa, me ha encantado. Espero leerla muy pronto, y porqué no, hasta es posible que si Ramdom nos ha emparejado a ambos, la lea mucho antes, estoy cruzando los dedos. Besos.

    ResponderEliminar
  23. No he leído nada del autor y es la primera vez que oigo hablar de esta novela, así que doble descubrimiento el de hoy:) Me lo llevo apuntado, Kayena.
    1beso!

    ResponderEliminar
  24. Me gusta todo lo que he leído, y sobre todo me interesa descubrir este periodo de la historia que tengo un poco olvidado.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Pues pinta bastante bien, es la primera reseña que leo sobre el libro (que recuerde) =)

    Besotes

    ResponderEliminar