domingo, 24 de marzo de 2013

EL CORAJE DE MISS REDFIELD, de Ana R. Cañil



DATOS PRÁCTICOS:

Título: EL CORAJE DE MISS REDFIELD
Autora: Ana R. Cañil
Editorial: Espasa
Colección: Espasa Narrativa
ISBN: 978-84-670-0882-1                              
Páginas: 416
Presentación: Rústica con solapas






Cuando Laky me propuso participar en la lectura conjunta de “El coraje de miss Redfield” me apunté encantada pero sin saber muy bien qué tipo de libro era el que me iba a encontrar. No suelo crearme expectativas a priori, pero los resúmenes que fui encontrando me convencieron de que podía ser una historia cuando menos entretenida. Además se ambientaba en Madrid, mi ciudad guapa, en los inicios de los años 60 y si hay algo que me apasione especialmente es conocerla con imágenes o crónicas anteriores a mí. Aún quedan cosas. Otras las he llegado a conocer y se perdieron en la vorágine de los nuevos tiempos o echadas abajo por la piqueta del llamado progreso. Pero los recuerdos de mi niñez, ya en los 70, y las muchas cosas que me contaba mi abuela me crearon un mapa mental de la ciudad que aún mantengo, aunque esté debajo del asfalto actual.

La novela nos va a enseñar con mimo y cuidado cómo era aquel Madrid de 1962, cómo se vivía (al menos en determinados ambientes) y algunas inquietudes de sus habitantes. Pero lo mejor, desde mi punto de vista, es que nos va a contar ciertos hechos históricos que marcaron mucho la época y que han llegado a nuestros días como ecos que no pueden acallarse. La mezcla de personajes reales con los ficticios le da, en muchos pasajes, un toque apasionante a la trama. Y si, como es mi caso, se conocen, aunque sea por referencias, los hechos que tangencialmente unen a algunos personajes, hace que la lectura sea mucho más atrayente.


ANA R. CAÑIL, LA AUTORA

Es la primera vez que leo un libro de ella, así que prefiero dejaros unos datos biográficos breves que he encontrado buscando un poco por Internet.
Ana nació en Madrid en 1958. Es periodista y comenzó su andadura en este mundo haciendo periodismo económico y que terminó por fascinarle cuando descubrió lo mucho que estaba unido a la información política. Ha trabajado para el periódico “Cinco días”, en la revista “Mercado”, en “La Gaceta de los Negocios”, ha sido redactora jefe del semanario “El siglo”, directora del emblemático programa “Informe Semanal” y delegada de “El periódico de Cataluña” en Madrid.

Tiene publicadas dos novelas anteriores a la que nos ocupa: “Si a los tres años no he vuelto” y “La mujer del maquis”, con la que ganó el XXV Premio Espasa de Ensayo.


MADRID, 1962


Elsa Reindfield llega a Madrid en 1962 para hacerse cargo del nieto pequeño de la duquesa de Peñalara, Jaime. Elsa se ha preparado en el Norland College, una institución especializada en formar nannys completas, perfectas y muy competentes y viene recomendada por su amiga Beryl Hibbs, que lleva un tiempo siendo la nanny de los nietos del general Franco. Elsa y Beryl Hibbs se conocen desde la infancia de Elsa. Beryl estuvo prometida con el hermano mayor de Elsa, que murió durante la guerra mundial, y jamás volvió a casarse, dedicando su vida al cuidado de los niños. En ese desempeño se hizo cargo entonces del cuidado de Beryl Adams, una niña muy guapa, desenvuelta y con carácter que se hará buena amiga de infancia de Elsa. Pasarán así a ser Beryl grande y Beryl pequeña en la vida de Elsa.

Durante su viaje a España, Elsa hace una parada en Lyon para encontrarse con Beryl pequeña, a la que no ve desde hace años, que se encuentra gravemente enferma y a la que le queda poco tiempo de vida. Ella entregará a Elsa una cajita que contiene un anillo muy valioso y le encargará que se lo entregue a Beryl Hibbs, que ella sabrá qué hacer con él. Y le ruega, muy encarecidamente, que jamás lo use ni se lo ponga porque está manchado de sangre. El encargo llena de desazón a Elsa no solo por esa declaración de Beryl pequeña, sino porque sabe que desde hace mucho las relaciones entre ambas Beryl están rotas por completo.

Cuando Elsa llega al palacio de la duquesa de Peñalara encuentra muy buena acogida por parte de doña Lily, la duquesa, que se muestra muy cercana y amable. Con ella viven su hijo y sus tres nietos: dos niñas y el pequeño Jaime, aun bebé. Desde el primer momento llama la atención el hecho de que la nuera de doña Lily y madre de los niños, argentina de nacimiento, ha vuelto a su país para reponerse del tercer parto. Las mujeres del servicio del palacio son las que peor toman la llegada de Elsa porque piensan que va a ser estirada y soberbia y se va a meter en sus quehaceres. Posteriormente contemplarán con mucha prevención cómo la nanny hace las cosas, especialmente las comidas del pequeño.

Además de la familia, Elsa sabrá por doña Lily que su sobrino Alejo pasa también largas temporadas en el palacio. La duquesa siente gran cariño por él a pesar de que parece ser, por lo que cuenta, un experto en meterse en líos.

Elsa, cuya misión única es criar y educar al pequeño Jaime, tiene que empezar por crear rutinas de sueño, comidas y paseos para el bebé. Y una vez establecidos los ritmos, empieza también a salir en sus días libres con otras nannys, como su querida Beryl Hibbs, la mejor situada y con más influencia de todas. Pero no sabe cómo encarar con ella el tema del anillo y, cuando lo intenta, encuentra una cerrazón difícil de explicar y sólo consigue que Beryl se aleje de ella. Poco a poco irá descubriendo que detrás de ese anillo hay una historia sórdida y cuatro asesinatos y que en el palacio de la duquesa se celebran reuniones de los partidarios de la monarquía, muy enfrentados al franquismo. Todo ello, mezclado con la personalidad atrayente de Alejo, irán envolviendo a Elsa en una espiral extraña en la que hay muchos secretos que sacar a la luz.


REALIDAD Y FICCIÓN

Como os decía antes, una de las cosas que más me han gustado de la novela es la mezcla tan bien engarzada de personajes ficticios y reales. Y también el modo en que va recogiendo sucesos y hechos que ocurrieron realmente por esas fechas y cómo los personajes centrales se enfrentan a ellos.

Elsa Reindfield es ficticia, pero no así Beryl Hibbs, que sí fue nanny de los nietos de Franco, hijos de Carmen Franco y el doctor Martínez Bordiú. Era conocida como “la nannísima” y gozaba del reconocimiento y el respeto de la familia del general. Hablaba a los niños en inglés y los educó de forma rigurosa. De hecho se comentó, a raíz de la trágica muerte del hijo mayor de Carmen Martínez Bordiú en un accidente de tráfico, que ella no había roto a llorar en el entierro. Su otro hijo, Luis Alfonso, contó años después que se debía al control de los sentimientos que tan a fuego había inculcado la nanny en ellos.

También es real Beryl Adams, una ciudadana inglesa cuyo nombre era Beryl Martin Jones. Estaba casada con un francés y vivían en Lyon, pero viajó a Madrid en 1957 para hacer turismo y pensar en qué hacer con su matrimonio. Aquí conoció al célebre Jarabo, un hombre muy conocido entre la alta sociedad madrileña, famoso por cómo dilapidaba el dinero, por sus abundantes conquistas femeninas y, al parecer, por el tamaño de su masculinidad. Beryl Martin Jones vivió un apasionado idilio con Jarabo hasta que a éste se le acabó el dinero, por lo que tuvieron que empeñar el anillo de Beryl. Tras el regreso de Beryl a Lyon, le rogó en muchas ocasiones que lo recuperase. Ese es el germen de los terribles crímenes de Jarabo, que sacudieron a España entera. Jarabo asesinó a los dos propietarios de la tienda de empeños, a una criada y a la esposa de uno de ellos que, además, estaba embarazada. Jarabo fue condenado a muerte por garrote vil, una sentencia que se cumplió de forma espantosa, ya que la fortaleza muscular de Jarabo provocó una ejecución chapucera y una agonía terriblemente larga.

El propio Jarabo y su historia aparecen bastante en la novela, relacionados, obviamente, con Beryl pequeña pero también con la nuera de doña Lily y con el anillo que trae Elsa. Abro un pequeño inciso: si tenéis curiosidad por saber más de ese terrible suceso os recomiendo que veáis en la página de TVE (en TVE “a la carta”) el capítulo dedicado a él de la serie La huella del crimen, con Sancho Gracia en el papel de Jarabo. Impresiona. Cierro el inciso.

También vamos a asistir a cómo se vivió en España, y en los círculos de la alta sociedad madrileña, la boda de don Juan Carlos y doña Sofía en Atenas y al clima de descontento político acerca de la posible sucesión de Franco en los sectores más promonárquicos de la alta sociedad. Asimismo se hace referencia al mal llamado “Contubernio de Munich”, llamado así peyorativamente por los medios afines al franquismo en un intento de ridiculizar el IV Congreso del Movimiento Europeo en el que participaron más de un centenar de políticos españoles que se oponían a Franco, excepto los comunistas. A ese congreso, en la novela, asisten el hijo y el sobrino de doña Lily.



El palacio del que se habla como residencia de la duquesa de Peñalara es el actual Museo Cerralbo, una de las pequeñas maravillas visitables de Madrid, y que se encuentra en la calle Ventura Rodríguez número 17.




IMPRESIONES… ¿CONTRADICTORIAS?


Ante todo he de decir que el libro me ha gustado. Está muy bien escrito, el estilo es fluido, la acción corre con soltura y las descripciones hacen que sea muy sencillo imaginar o reconocer los lugares. Además la autora va introduciéndonos sin pausa en los diferentes misterios que parecen rodear a la familia y que, aunque sin proponérselo, van a afectar a Elsa y a su vida en Madrid.

En los primeros instantes reconozco que Elsa me resultó un poco repelente y excesivamente rígida, muy encorsetada en su papel de nanny perfecta. Es cierto que el tema de los cuidados infantiles ha cambiado mucho con los años, pero esa obsesión de Elsa por convertir la habitación en que duerme Jaime en una especie de “panteón”, en la que no se escuche ni un ruido, no es muy lógica, aunque yo lo veo con la perspectiva de madre actual. Y tampoco puedo entender su malestar porque el padre del niño quiera verle antes de que el pequeño se acueste por las noches. Si me atengo a la rigidez del los horarios que Elsa impone tiene su explicación, pero parece poco humano.
Posteriormente Elsa se suelta un poco, empieza a demostrar sentimientos y va desapareciendo esa rigidez tan incómoda. El cariño que le muestra doña Lily y su interés creciente por Alejo abren una brecha en su hielo externo para dejar brotar a la Elsa escondida, la que ella misma ha procurado esconder y domar. También conocer la historia tremenda en la que Beryl pequeña se vio inmersa le dará otra perspectiva de los motivos por los que Beryl Hibbs se alejó de ella.
A pesar de todo ello, que convierte “El coraje de Miss Reindfield” en una novela muy recomendable, hay algunas cosas que no me han terminado de convencer. Por ejemplo la actitud de Beryl Hibbs negándose en redondo a contar nada a Elsa de la historia del anillo de Beryl pequeña. Si se supone que son amigas y hay confianza entre ellas ¿no sería lógico que hablasen abiertamente del tema? Pero Beryl Hibbs se cierra en banda consiguiendo que Elsa se llene de dudas y de ideas extrañas que nada tienen que ver con lo que ocurre. Personalmente la actitud de la “nannísima” Hibbs me puso de bastante mal humor.

En otro momento, en una reunión que se está celebrando en el palacio de la duquesa, el hijo de ésta solicita la presencia de Elsa. Ella imagina que la necesitan por su dominio del alemán, como ocurrió en una ocasión anterior, pero al final la escena se desarrolla de forma un tanto errática y parece no tener demasiada explicación. Ni le piden nada a Elsa, ni ocurre nada reseñable. Me quedé con la sensación de que la autora quería llegar a algún sitio pero que no lo consiguió, a no ser que tratase de volver a poner a Alejo ante los ojos de Elsa. A pesar de releer esas páginas dos veces, por si me había perdido algo, me seguí quedando sin entenderla demasiado bien.

Y el “pero” mayor a la novela se lo sigo poniendo al final. Cuándo descubrí que quedaban apenas cinco páginas de libro y que había cosas que estaban recién empezadas, me extrañó. La extrañeza acabó convirtiéndose primero en sorpresa y luego en cierto enfado, lo reconozco. Para mi gusto el final es precipitado, brusco y algo incomprensible porque esperaba algo más de lo que iba a ser la vida de Elsa desde ese momento. Supongo que es ahí donde surge la educación rígida de la nanny y la fortaleza de sus convicciones, pero me sigue chirriando un poco. Es como si se cerrase a todas las oportunidades que podrían existir a partir de ese momento. Y no puedo negar que me entristeció mucho.

A pesar de todo, esas cosas no oscurecen en absoluto la brillantez de una prosa ágil, un argumento que engancha desde el primer momento y la estupenda recreación del Madrid de la época. No han pasado tantos años, al fin y al cabo, y aún se pueden reconocer los lugares aunque hayan cambiado de nombre o de apariencia. Como la famosa cafetería Manila, en la que se reunían las nannys en su día libre, y que se encontraba en los bajos del edificio del cartel de Schweppes en la Plaza del Callao. O el Club Puerta de Hierro, que aún existe y que era sólo para la élite social.

El paso del tiempo en la vida de Elsa, su infancia en plena guerra mundial, sus relaciones con las dos Beryl, el choque que le supone su llegada a Madrid, una ciudad sumida en una dictadura y aún casi tratando de superar una dura posguerra, está llevado para no perder el interés en ningún momento. Todo se va enlazando con maestría y aunque al principio parece que las cosas suceden de una forma más lenta y pausada, a partir de la mitad del libro se aceleran y convierten la lectura en imposible de dejar. Necesitas saber más a cada paso, necesitas saber qué ha ocurrido y qué va a ocurrir. Y hay más cosas ocultas de lo que parece.

En resumen, una novela que merece la pena descubrir y disfrutar desde la primera página. El modo en que Ana R. Cañil ha ido haciendo encaje de bolillos para engarzar a la perfección la historia real y la ficticia consigue que te enganches a una historia que esconde secretos pero también momentos luminosos. Y nos sirve para conocer de primera mano sucesos que conmovieron a la sociedad de la época y que aún hoy, con la distancia del tiempo, nos siguen estremeciendo. Incluso descubrir el trabajo de las nannys en las familias más pudientes también sorprende, porque parece mentira que en tan pocos años las relaciones entre padres e hijos de esa capa social hayan cambiado tanto. O quizá es que ahora las nannys ya no son inglesas.





32 comentarios:

  1. Estoy bastante deacuerdo con tu reseña, a mi este libro me dejo una sensación rara, sobretodo por el final.
    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Para mi el final es muy importante, pero no se muy bien si me gustará o no, como dices que todo lo demás está genial...

    muchas gracias por la reseña

    Nuño
    http://blogdelecturadenuno.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Fíjate que pensaba, cuándo me has avisado, que habías colgado la última. Creo que este libro tiene muchas cosas buenas, aunque le final me mató, te lo aseguro. Más que nada porque no me pareció lógico y mostraba un egoísmo, a mis ojos, desmedido. Pero es una buena lectura.
    Muchos besos, preciosa mía.

    ResponderEliminar
  4. Todas las reseñas que he leído hasta ahora parecen bastante entusiastas con la novela. Tengo curiosidad por leerla, a ver si me animo.

    ResponderEliminar
  5. No hemos sacado las mismas impresiones de esta novela. El final me pareció decepcionante, pero por desgracia también el resto de la novela a la que no le he encontrado el punto por ningún lado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Coincido más o menos con tus impresiones. Es un libro que se deja leer muy bien, que está muy bien ambientado, pero tiene sus fallitos, que son los que señalas, situaciones un poco forzadas y poco comprensibles y ese final, tan rápido, tan brusco, y que no convence.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Buena reseña!
    Tengo muchas ganas de leerlo, desde hace tiempo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Después de leer tu reseña,no estoy segura, no acaba de convencerme. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Amén...
    Sigo encorajinada con el final... No me había planteado el fallo de la reunión, aunque pienso que es para que se volviesen a encontrar Alejo y Elsa.
    Besindios.

    ResponderEliminar
  10. Qué completa tu reseña!! Lástima no ser de Madrid para poder disfrutar de todos lis lugares que comentas. Todas las reseñas que he leído le ponen alguna pega así que no sé si darle la oportunidad, la verdad.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Sí, tiene algún fallo que otro. La historia entre Alejo y la nanny no me convenció. Me gustó porque aparecen personajes reales y a El jarabo lo conoció mi madre poco antes de cometer el crimen. Es verdad que Carmen Martínez Bordiú no lloró en el funeral de su hijo ni tampoco cuando habla de él (quitando cuando contactó con su espíritu la Anne Germain esa). Quizá fue por su educación, sí, tengo entendido que todos son muy fríos.

    ResponderEliminar
  12. He leído opiniones de todo tipo, creo que lo que menos me gusta es que a mucha gente el personaje principal no les resulta agradable. Algunos de los peros que pones me pesan bastante. Creo que si me la encuentro la leeré pero no será algo que vaya a buscar.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Nada más publicarse tenía muchas ganas de leerlo, sobre todo porque "Si a los tres años no he vuelto" me gustó muchísimo pero conforme voy leyendo reseñas en las que todos coincidís en lo precipitado del final, lo voy aplazando y aplazando aunque supongo que aún así terminaré leyéndolo. Gracias por una reseña tan completa. Besos

    ResponderEliminar
  14. Pues no sé qué pensar, vistos los peros que le pones... Eso de las escenas raras, el final decepcionante... no tengo ganas de leer el libro y enfadarme yo también, así que creo que esta vez lo dejo pasar. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Coincido a grandes rasgos contigo: el final deja a una boquiabierta y bueno, algunas cosas no terminan de casar. Es cierto que el principio es lentillo y que a medidados de la novela la cosa va mejorando. Me quedo con su anterior novela, sin lugar a dudas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Una reseña muy detallada. Si todas furan así...Veo que la has disfrutado, sobre todo por el enclave y los personajes.
    Lástima de ese final.
    No creo que sea un lectura que se ajuste a mis gusto y que pueda pasar a muchas otras por delante, pero he leido con gusto la reseña para estar informado y por si me tientas, jajajaj.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Tenía ganas de leer tu reseña porque he encontrado opiniones muy diversas sobre este libro y me fío de tu criterio porque solemos coincidir. Lo cierto es que no disipas mis dudas porque veo que no te ha acabado de convencer del todo y que tiene cabos sueltos, como el final o la antipatía de la prota, que no te han acabado de convencer. Pues la pongo entre paréntesis, ea. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Una reseña muy completa, había leído otras, pero la tuya es muy minuciosa y clara.
    A pesar que, en general, es una crítica positiva, es una obra que no me atrae para leerla.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Ya sabes que a mi me gustó más que a tí y que por otros lares te comenté lo que pensé de esa reunión que a ti te parece forzada, en cuanto al final completamente de acuerdo, yo también vi un acto de egoísmo increíble, y tampoco le veo el coraje en esa decisión precisamente

    ResponderEliminar
  20. Yolanda, una reseña muy muy completa, me ha gustado mucho. Por varias circunstancias aun no la he leído, pasados los primeros días pensé en esperar a que la trajeran a la biblioteca municipal, pero pasa el tiempo y no la traen, debe ser también por la crisis, pero desde luego cualquier día de estos me tiro a la piscina y me la compro. Besos

    ResponderEliminar
  21. Al principio tenía ganas de leer este libro pero luego he ido leyendo algunas reseñas que han acabado con ella.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Una reseña muy completa, Kayena. Y, creo que es también la que transmite una impresión más floja sobre la novela. En mí caso, sigue en la estantería a la espera de turno. Un beso,

    ResponderEliminar
  23. Yo le iba a dar un 4 pero el final me llegó y aunque apresurado me imagine el sentimiento de ella al tomar esa sensación y me emocione por ello le subí al 5

    ResponderEliminar
  24. Desde que se empezó a hablar de esta novela ando como loca detrás de ella, me apunte a dos concursos, pero no hubo suerte; después una amiga me dijo que me la pasaría en cuanto la leyera, pero al día de hoy aun no me ha llegado. Sin duda que me gustaría leerla, a pesar de ese final que te ha decepcionado, yo sigo esperando ¡¡a ver si me la pasan de una vez!! Tu reseña como siempre una maravilla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Le tenía muchas ganas...y por fin la tengo conmigo...aunque ahora aver cuando la leo jeje.
    Casi todas las reseñas coincidís en lo mismo en que lo más flojillo el final.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  26. No nos llamaba mucho, pero después de leer tu reseña y ver todos los puntos negativos que expones, nos llama menos aún.

    ResponderEliminar
  27. Lo tengo esperando en la estantería y no creo que tarde mucho en leerlo porque le tengo muchas ganas. Quiero saber cómo acaba porque ya he visto otras reseñas donde dicen hablan de ese final, muchos para mal y pocos para bien. A ver que opinión tengo yo :-)
    Besos!

    ResponderEliminar
  28. Coincido en casi todo, no le he visto esos "peros", salvo el final... Un besote!!

    ResponderEliminar
  29. Siguen saliendo reseñas de este libro al que tantas ganas le tengo... De momento se me está resistiendo. Espero poder leerlo pronto. Besos.

    ResponderEliminar
  30. Hay opiniones para todos los gustos, pero me gusta mucho la radiografía de la época que nos comentas. Me lo apunto.
    besos

    ResponderEliminar
  31. Tengo ganas de leérmelo, aunque voy avisada sobre el final, pues casi todos opináis lo mismo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Pues yo le tengo ganas a esta novela pero veo demasiadas opiniones similares que me inclinan a dejarla pasar en meterme en otros menesteres.

    ResponderEliminar