jueves, 24 de enero de 2013

EL MANUSCRITO ENCONTRADO EN ACCRA, de Paulo Coelho


DATOS TÉCNICOS:
Título: EL MANUSCRITO ENCONTRADO EN ACCRA
Autor: Paulo Coelho
Traductora: Ana Belén Costas
Editorial: Planeta
Colección: Biblioteca Paulo Coelho
ISBN: 978-84-08-03107-9
Páginas: 184
Presentación: Tapa dura con sobrecubierta


Leo desde que tengo uso de razón ya que, si lugar a dudas, la literatura es la afición a la que más horas he dedicado a lo largo de mi vida. Y ya peino canas. Y meditando acerca de esto, me he dado cuenta que siempre he leído lo que realmente me apetecía en cada momento, me confundiese o no a la hora de elegir una lectura. Sin embargo, a raíz de abrir este blog me he dado cuenta que me estaba dejando llevar por una espiral en la que parecía que los libros me eligiesen a mi y no al revés. Me resistía a mi manera en ocasiones, saltándome muchos compromisos que aceptaba simplemente por querer ayudar a quienes me pedían que leyese sus novelas para luego reseñarlas. Y como la experiencia es la madre de todas las ciencias, he decidido volver a mis costumbres (que no significa que no esté abierta a conocer a autores noveles), eligiendo yo lo que quiero leer en todo momento, me equivoque o no con las elecciones que haga, con la salvedad de no dejarme llevar por algunos prejuicios que durante muchos años me han acompañado.



EL AUTOR:
Paulo Coelho (Río de Janeiro, 1947) es uno de los escritores más leídos del mundo, ya que se han publicado en más de ciento setenta países y traducido a setenta y tres idiomas. Miembro  desde octubre de 2002 de la Academia Brasileña de las Letras, ha recibido numerosos premios y condecoraciones a nivel internacional.

Alcanzó el éxito internacional con su novela El alquimista, publicada en 1988, pero su obra es bastante extensa:

- El teatro en la Educación (1974)
- El Manifiesto de Krig-há (1974)
- Archivos del Infierno (1982)
- Manual práctico del vampirismo (1986, retirado en 1987)
- El peregrino de Compostela (1987)
- El alquimista (1988)
- Brida (1990)
- El don supremo (de Henry Drummond) (1991)
- Valquirias (1992)
- Maktub (1994)
- A orillas del rio Piedra me senté y lloré (1994)
- La quinta montaña (1996)
- Cartas de Amor del Profeta (de Khalil Gribran) (1997)
- El Manual del guerrero de la Luz (1997)
- Verónica decide morir (1998)
- El demonio y la señorita Prim. (2000)
- Once minutos (2003)
- El Zahir (2005)
- La bruja de Portobello (2007)
- Como el río que fluye (2008)
- El vencedor está solo (2008)
- El camino del arco (2009)
- Historias para padres, hijos y nietos (2009)
- Aleph (2011)



ARGUMENTO:

No se puede decir que esta historia tenga un argumento definido, por lo que me inclino por ofreceros la sinopsis que nos ofrece la editorial y que podemos encontrar en la contraportada del libro:

14 de julio de 1099. Mientras Jerusalén se prepara para la invasión de los cruzados, un griego conocido como el Copto convoca al pueblo, jóvenes y viejos, hombres y mujeres, a reunirse junto a él. 

¿Qué valores quedan cuando todo ha sido destruido? 

«Nadie sabe lo que nos reserva el mañana, porque cada día llega con el mal y con el bien. Así pues, al preguntar lo que deseáis saber, olvidad las tropas que están fuera de la ciudad y el miedo que está dentro de ella. Hablaremos, en cambio, de nuestra vida cotidiana, de las dificultades que debemos afrontar.» 

Mientras esperan el ataque enemigo, las gentes le preguntan acerca de la derrota y la soledad, la lucha y el cambio, la belleza, cómo encontrar el propio camino. Y después, sobre el amor y la lealtad, el destino, el sexo y la elegancia, el miedo y la ansiedad, la sabiduría y, también, lo que aguarda en el futuro… Y las respuestas que obtuvieron siguen siendo válidas ahora, mil años después. 

Ellos preguntaron. El Copto contestó.



IMPRESIONES:
Hablaba al principio de que durante muchos años he acumulado una serie de prejuicios a la hora de elegir los libros que leía y que a partir de ahora quiero evitar, entre otros motivos porque semejante carga implica limitarse gratuitamente y, en algunos casos, perderse lecturas enriquecedoras. Y digo esto porque precisamente Paulo Coelho es uno de esos autores a los que siempre he evitado. ¿Motivos? Podría dar muchos y variados, pero si tengo que ser sincera, quizás el más importante es que nunca me han faltado libros, porque siempre he considerado que gastar dinero en literatura es una buena inversión. Otro podría ser que siempre consideré que ese afán de las editoriales por dar a conocer los millones de ejemplares que este escritor vendía me generaba ciertos reparos, porque después, al fijarme en las opiniones de su ingente camarilla de seguidores, que alababan su estilo y sus historias, más que convencerme, me inquietaban. Y que conste que no soy un remedo de Sánchez Dragó ni lo pretendo, pues leo best-sellers como la primera y además lo recomiendo, pero es que las incondicionalidades a esos niveles nunca me han convencido.

Pues bien, teniendo como premisa que he decidido desembarazarme de mis prejuicios, no dudé en acercarme a Coelho al enterarme el pasado mes de noviembre de 2012 que el escritor publicaba nuevo libro. Más si cabe al observar que la portada del mismo era de lo más atractiva y que el título era tan prometedor (para mi, la palabra “manuscrito” implica un reclamo categórico) como el subtítulo: “No hay arma más poderosa que las palabras”.

Manuscritos de Nag Hammadi
En el prefacio de la novela, a modo de introducción, el autor nos explica que el manuscrito en el que se basa realmente existió. Fue encontrado dentro de una urna en una cueva situada en la región de Hamra Don, en el Alto Egipto por dos hermanos en diciembre de 1945. En vez de poner en conocimiento del gobierno el hallazgo, optaron por ir vendiendo los papiros sueltos, para no llamar la atención, en el mercado de antigüedades. Meses después los hermanos se enemistaron y la madre entregó los manuscritos que todavía obraban en su poder a un sacerdote y este a su vez vendió uno de ellos al Museo Copto de El Cairo. Allí fueron denominados como Manuscritos de Nag Hammadi. El resto del material fue a parar al mercado negro, momento en el que el gobierno egipcio fue consciente de su relevancia e intento reprimir que el material saliese del país, pero uno de los manuscritos acabó en la tienda de un anticuario en Bélgica, siendo comprado posteriormente por el Instituto C.G. Jung, para volver de nuevo a Egipto. También explica que el contenido de estos manuscritos son  son traducciones griegas de textos escritos entre finales del primer siglo de nuestra era hasta el año 180 y que formarían parte de los llamados Evangelio Apócrifos.

Pero también nos relata que en 1974, próximo a la misma zona en que fueron hallados los anteriores manuscritos, un arqueólogo inglés encontró otro manuscrito, aunque en este caso, estaba escrito en tres idiomas: árabe, hebreo y latín. En este caso, sir Walter Wilkinson fue más purista y dio cuenta de su hallazgo a las autoridades, quienes confirmaron que el texto era una de las más de cien copias que circulaban por todo el mundo. Se le hizo la prueba del carbono 14 para datar su antigüedad, dando como fecha calibrada el año 1307 de nuestra era. También se descubrió que el texto procedía de Accra y que al estar esta ciudad fuera del territorio egipcio, el arqueólogo pudo sacarlo del país sin problemas. Y fue así como en 1982, el hijo de Walter Wilkinson en una recepción le comentó a Coelho la existencia del manuscrito, enviándole una copia años después.

El resultado es la transcripción de lo que en la ciudad sagrada ocurrió un 14 de julio de 1099, mientras los ciudadanos se organizaban ante la ocupación de los cruzados. Un hombre de origen griego, al que denominaban el Copto, reunió en el mismo atrio en el que tiempo atrás Poncio Pilatos entregase a Jesucristo para su crucifixión, a los hombres y mujeres de la ciudad. A su lado se encontraban los representantes de las tres religiones que cohabitaban en Jerusalén. Comenzó entonces su discurso, instando a hombres y mujeres para que, imitando la costumbre griega, le preguntasen por aquellas cuestiones en las que nunca hubiesen reparado para así vencer el miedo y la incertidumbre.

“Entonces mi vecino Yakob le pidió:
Háblamos sobre la derrota”

Y fue preguntado además, por los derrotados, por la soledad, los miedos al cambio, la belleza, el amor, el sexo, la elegancia y un montón de cuestiones que, a pesar de los siglos transcurridos, la respuesta sirve en cada época, porque a fin de cuentas, los valores son eternos.

¿Puede considerarse un libro de autoayuda? Eso depende del punto de vista de cada uno. Es obvio que la novela lleva un mensaje explícito: el de luchar por aquello que queremos y en lo que creemos, que nos invita a recapacitar sobre nuestros valores, que son universales y se mantienen a lo largo de los siglos. Ayuda a ello el que la novela se plantea como una sucesión de parábolas en las que a través de ejemplos en forma de preguntas los habitantes de Jerusalén -en las horas previas a la invasión de la ciudad por parte de los cruzados- formulan a un griego al que llaman el Copto.

El lenguaje es sencillo, pero directo, con construcciones gramaticales simples. Aún así, tengo que admitir que el autor es muy hábil y que sabe llegar al lector. Obviamente, tenemos la costumbre cuando nos encontramos ante un fenómeno de ventas el cuestionar si el escritor es comparable a otras tantas plumas de reconocido prestigio, y por poner algún ejemplo de escritores hispanoamericanos, mencionaré a Gabriel García Márquez, Julio Cortázar o Jorge Luis Borges, pero claro, si la idea de estos últimos hubiese sido la de vender libros como churros, quizás no hubiésemos podido disfrutar de Cien años de soledadRayuela o El Aleph, aunque de manera inherente ambos libros también hayan sido éxitos de ventas. En ese sentido, a Coelho siempre le ha acompañado una buena campaña de marketing, mientras que los libros de los otros se venden por si mismos. Y ya que menciono a Borges, ¿cuántas veces se ha comentado que el brasileño se basó precisamente en un cuento suyo (La historia de los dos que soñaron, que a su vez está basado en un cuento de Las mil y una noches) para escribir su novela El alquimista?.


ENLACES DE INTERÉS:

Web oficial del autor.

Puedes leer un fragmento del libro en este enlace.



CONCLUSIONES:
No sé si te habré convencido o no, tampoco lo pretendo porque aunque la mayoría de lecturas tienen un público determinado, en esta ocasión el tema de fondo es bastante particular. Aún así, creo que la novela -tomándola como ficción más que como histórica o real- es entretenida; de hecho, me la leí en un par de ratos. El estilo es sencillo y fácil de interpretar, como una parábola moderna. Y como lectura, es ideal para alternar con otras más densas.




RETOS:

RETO NO ME OLVIDES (De un escritor consagrado)

36 comentarios:

  1. El problema es que no puedo con este autor.

    ResponderEliminar
  2. Leí un libro suyo y no me gustó...
    Me ha gustado tu introducción, michísimo, y estoy completamente de acuerdo contigo.
    Besindios.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que no me gusta nada Coelho. He leíd tres libros suyos buscando lo que tantos lectores encontraban en sus escritos y me dí por vencida.
    Me parece bien que vuelvas a tus orígenes en este mundo bloguero a veces nos dejamos llevar por el entusiasmo y las ganas de compartir y olvidamos que la base de todo es disfrutar de nuestras lecturas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 3 libros para darse cuenta que a uno no le gusta un autor?? uauuu jaja

      Eliminar
  4. Me gusta que te confieses con nosotros, que nos digas que no te apetecía leer a Coelho, que tenemos poco tiempo para leer y demasiados libros que valen la pena para pararte con autores que no te seducen por principio. Yo he leído un par de Coelho y dije basta, quizás porque todo tenía un olorcillo a autoayuda o a mensajes positivos y parábola hermosa, y me cansé. O quizás porque no soporto a Jorge Bucay y Coelho empezaba a recordármelo un poquito.
    Sin embargo, ahora que tú te acercas a Coelho y nos dices "bueno, no está mal, he vencido mis prejuicios y no he muerto en el intento", pues mira, igual me animo con este último título y me reconcilio yo también. Será como reencontrarme con un viejo amigo con el que no acabé demasiado bien. Besos!!

    ResponderEliminar
  5. A mí este autor me encanta, pero cuando no se pone místico. Esta, su última novela, no me atrae nada, pero en cambio hay otros libros de él que me han parecido maravillosos, como El alquimista, El zahir u Once minutos. Me alegra que el primer acercamiento a Coelho haya sido positivo, ¿repetirás con alguna novela más novela? Yo te recomiendo alguna de las tres que he citado antes.

    Un besito y feliz jueves.

    ResponderEliminar
  6. Yo tuve una época muy Coelho pero ya pasó jeje Me bebía sus libros hasta que dejé de entenderlos y dejaron de gustarme. No, de momento, no me animo con este libro pero me ha alegrado saber tu opinión sobre él =)

    ResponderEliminar
  7. Me acerqué a la obra de este autor con El alquimista cuando era aun pequeña porque nos lo mandaron leer en gallego para hacer un trabajo de clase. Yo, como hacía siempre en aquella época decidí esperar al último día para leer el susodicho libro, y me tuve que quedar una noche entera leyendo lo que me faltaba antes del día indicado para ello. Eso hizo que además de no disfrutar la novela, le cogiese un poco de repelus al autor y desde entonces no me he vuelto a leer nada de él. Puede que deba superar esa aversión tonta que cogí ese día, más que nada porque fue por culpa mía no necesariamente del libro, pero de momento no me apetece mucho volver a ponerme con otro libro de Coelho. Besos

    ResponderEliminar
  8. He leído muchos libros de este autor brasileño, pero ahora es agua pasada. Digamos que con "El Aleph" tuve suficiente y decidí descansar de sus letras. Un besito.

    ResponderEliminar
  9. He leído distintos títulos del autor, tan solo "A orilla del río piedra me senté y lloré" no me convenció. Pero este no me tienta a su lectura.....
    Muchas gracias por tu reseña!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. No he leído nada de este autor, supongo que, como bien dices, por los prejuicios que a veces tenemos con algunos tipos de libros, pero en algún momento me decidiré a conocerlo. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado la lección de historia, pero no me convence el aroma del libro. Por cierto, yo también estoy limpiando la estantería para poder seleccionar mejor mis lecturas. Besos

    ResponderEliminar
  12. Yo también intento que el blog no cobre vida propia, como veo que le pasa a mucha gente; vamos, que soy yo la que da las órdenes y decide qué leer y cuándo, jajaja. De Coelho he leído alguna cosilla, pero es que me da mucha pereza...

    ResponderEliminar
  13. De Coelho he leído poco. Hace muchos años me leí el Peregrino de Compostela y no por el autor sino por la historia. Ya no me acuerdo si me gustó o no. Lo que sí tengo pendiente es Veronika decide morir. No he leído ninguna opinión pero ese título me atrae mucho. Besos

    ResponderEliminar
  14. Pues en mi caso, he leído de Coelho todo hasta "El vencedor estás solo" y hasta una biografía de otro autor sobre él, pero a final me empaché, de los que he leído me quedo con "El dominio y la señorita Prym". Y me parece que sus campañas de marketing son como las de tantos otros bestseller, auqnue últimamente no está muy sembrado... en cualquier caso en general porque se venda mucho un autor no reniego, es que me atraiga o no. Besos

    ResponderEliminar
  15. Leí de Coelho hasta Once minutos, luego me cansé. M favorito es El demonio y la señorita Prim, de todas formas este nuevo no me atrae.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Nunca me ha gustado este autor, se podría decir que no le soporto. Le leí en Once minutos y me pareció muy facilón, que iba a conmover aposta, y que incluso hacía demagogia. No le soporto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Me ha parecido apasionante toda la historia que nos cuentas del manuscrito en que se basa el libro, pero no me convence la historia ni el autor. Hace años leí alguna cosa de Coelho, pero nunca llegué a conectar con sus letras, por lo que descarto nuevos acercamientos, que tengo demasiadas cosas por leer que me apetecen más. 1beso!

    ResponderEliminar
  18. Sólo leí El alquimista hace mucho tiempo y sólo rescaté algunas frases que me gustaron. No es un autor que me guste, porque no me gustan los libros llenos de moralejas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado tu reseña, pero reconozco que he leído alguno de sus libros y me cuesta muchísimo terminarlos. Así que no tengo muchas ganas de repetir.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  20. Ay, a mí que este hombre me da perezón...

    Besotes

    ResponderEliminar
  21. No he leído nada de Paulo Coehlo, y tengo pendiente leer algo suyo, ya que tanta gente habla tan bien de él, pero creo que empezaré con El alquimista, que es el que más me han recomendado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Nunca he leído nada de este autor porque quiza, como a tí, me pueden los prejuicios. Y he escuchado de todo respecto a él: desde quienes le idolatran y le ponen el los altares como nuevo profeta, hasta quienes reniegan hasta la extenuación. Sí que he leído reseñas de sus libros, pero, para serte sincera, me agotan los autores que van pontificando. Y los libros de autoayuda me rechinan una barbaridad. La mezcla de ambas cosas me resulta cargante. Muchos besos, guapa mía.

    ResponderEliminar
  23. Yo no he leido nada de Coehlo y tampoco se muy bien porque como dices en tu opinion. He leido bastantes reseñas de sus libros unas dicen que es imprescindible y otras que es malgastar el dinero. A veces hay que dejarse de prejuicios es un buen consejo. Besos.

    ResponderEliminar
  24. Hace ya algunos años leí varias obras de Cohelo, pero no guardo muy buen recuerdo de ellas. La historia que nos cuenta en este libro, parece interesante, pero no creo gaste mi poco tiempo leyéndola, con tu reseña he tenido bastante.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  25. Yo me quede en el Demonio y la señora Prim y no volví a leer nada más de este autor ya que leerme en un año 8 libros suyos fue demasiado purista. Creo que este sería un buen libro para retomar mi relación con el autor.

    ResponderEliminar
  26. "EL MANUSCRITO ENCONTRADO EN EL ACCRA" es sinónimo de perfeccion. Leí este libro de el gran autor Coelho y cada pagina que leía me entusiasmaba a seguir leyendo, simplemente hermoso. Cada cabeza es un mundo, para algunos puede resultar malo, para otros bueno, hasta algunos no lo podrán entender. Lo que si es cierto es que Paulo coelho logro su objetivo, Bendiciones para el.

    ResponderEliminar
  27. Tengo 19 a;os, y a mi corta edad lo considero mi favorito. Lo recomiendo muchisimo a personas de mi edad por lo facil de entender. Estoy segura con el tiempo ampliare mis gustos, pero por ahora lo recomiendo muchisimo para nuevos lectores.

    ResponderEliminar
  28. Dos cosas solamente, Rayuela es de Julio Cortazar, el Aleph ya fué escrito por Jorge Luis Borges. de la obras de Coelho creo que son muy dulces para todos los gustos.


    ResponderEliminar




  29. http://nelygarcia.wordpress.com He leído tres obras de Coelho: El Alquimista me gustó por considerarla interesante, El camino de Santiago me pareció una mala copia de Carlos Castaneda y las Valkirias, me decepcionaron totalmente.

    ResponderEliminar
  30. El es el mejor lo amo & he crecido con cada libro de el empece con el alquimista obligada practicamente estaba iniciando el liceo y me lo mandaron de tarea desde entonces estoy enamorada de su escritura me he leido sus libros y me parece GRANDE !

    ResponderEliminar
  31. Hola! La verdad Paulo Coelho en lo personal es mi autor favorito he leído varios de sus libros y todos me dejaron una enseñanza y en especial este libro EL MANUSCRITO ENCONTRADO EN ACCRA . Hay muchas personas que dicen no entender lo que el quiere trasmitir, que es muy místico, y no es así Paulo Coelho escribe en un sentido que pocos llegan a entender (Seudoesoterismo) .. Claro esta no todos sus libros se basa en ello .

    ResponderEliminar
  32. A mi la verdad no me gustan los libros de autoayuda, y si, la verdad Coelho tiende a este tio de escritura, pero depende de como cada uno asimile el mensaje, no todos los tipos de lectura son para todas las personas y en lo personal mi tipo de lectura favorita es la literatura policiaca (nada que ver), pero este autor tiene algo que llama la atencion, tal ves es su manera de abordar cada tema con una sutileza extraña, pero hace que de alguna manera te quedes pegado a su lectura, tal ves por un tiempo o por algunos libros, pero si no es su tipo de lectura es mejor no intentarlo.

    ResponderEliminar
  33. A mi la verdad no me gustan los libros de autoayuda, y si, la verdad Coelho tiende a este tio de escritura, pero depende de como cada uno asimile el mensaje, no todos los tipos de lectura son para todas las personas y en lo personal mi tipo de lectura favorita es la literatura policiaca (nada que ver), pero este autor tiene algo que llama la atencion, tal ves es su manera de abordar cada tema con una sutileza extraña, pero hace que de alguna manera te quedes pegado a su lectura, tal ves por un tiempo o por algunos libros, pero si no es su tipo de lectura es mejor no intentarlo.

    ResponderEliminar
  34. Este autor decodifico el lenguaje del alma, no lo leas con tu cabeza, eleva tu pensamiento para poder crecer y ver más allá de tus narices y comprender más allá de tu entendimiento....

    ResponderEliminar
  35. Posiblemente este libro no sea el más apropiado para adentrarse en el mundo de Paulo Coelho. Como bien dice otro comentarista, tal vez El Alquimista, Veronica decir morir o El Zahir, serían más apropiados para ver el claro mensaje que lanza en cada libro.
    El primer libro que llegó a mis manos fue Maktub, una serie de pequeños fragmentos que cada uno de ellos lleva a la reflexión (al menos para mí, así fue). El que realmente me llegó, fue el Peregrino de Compostela.
    Sin embargo, tengo que decir que últimamente, a partir del año 2008, sus libros tienden a aburrirme. Parece como si este filón que tanto éxito le dió en sus primeras entregas, ahora estuviera agotado. O eso, o que uno tal vez, no sabe leer entre líneas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar