sábado, 22 de diciembre de 2012

EL DEMONIO DE LAVAPIÉS, de Pedro Herrasti



DATOS TÉCNICOS:

Título: EL DEMONIO DE LAVAPIÉS
Autor: Pedro Herrasti
Editorial: Edhasa
ISBN: 978-84-350-6173-5
Páginas: 320
Presentación: Tapa dura con sobrecubierta



A pesar de que llevo un mes de diciembre completamente abducida por el trabajo, trato de sacar tiempo de dónde sea para leer, aunque sea en el transporte público. O por la noche, aunque a veces el cansancio me derrota y me quedo completamente frita en el sofá con el libro que sea abierto y olvidado en el regazo. Desde que mi costilla tiene un ebook y la posibilidad de descargarse libros, estoy haciendo labores de prospección en las páginas que se dedican a ello con empeño digno de arqueólogo apasionado. Pero claro, entre los libros en papel que aún no he tenido tiempo de leer y los que me descargan con buena disposición, el atasco es tremendo. Con la desventaja añadida de que el lector electrónico sólo puedo disfrutarlo por la noche. Suerte que soy lectora voraz y rapidísima, deformación profesional que me dejó la Facultad de Derecho en la que tenía que embutirme tochos descomunales y quintales de apuntes.

En una de esas búsquedas, tratando de encontrar algo nuevo para poder participar en la iniciativa del mes de la novela histórica de Laky en su blog (y tengo otro pendiente, estoy que lo tiro), localicé un título que me llamó la atención: El demonio de Lavapiés de Pedro Herrasti. Ya conocéis todos el amor que le profeso a mi ciudad guapa, a mi Madrid del alma, así que no lo dudé. Su lectura ha sido ágil tanto por la trama, interesante y con toques de misterio con crímenes extraños, como por su longitud, ya que en el ebook marcaba que sólo tiene 296 páginas.


EL AUTOR

Al ser un libro digital, no tenía contraportada para buscar algo de biografía de Pedro Herrasti ya que “El demonio de Lavapiés” es su primera novela, así que he usado Internet para que me sacase de dudas.

Pedro Herrasti es madrileño, nacido en 1964 y licenciado en periodismo. Trabajó en esa profesión un tiempo, pero la abandonó para dedicarse a su pasión por los libros y la escritura. Actualmente reside en Jaén y está al cargo de la Asociación de amigos de la biblioteca de esa ciudad. El demonio de Lavapiés, como os decía, es su primera obra y data de 2009. Se espera próximamente la aparición de su nueva novela.


ASESINATOS Y MENSAJES OCULTOS

Gonzalo García es alguacil en el barrio madrileño de Lavapiés, cargo alcanzado tras muchos años de permanencia en los Tercios españoles y de haber batallado en media Europa. Una noche es avisado de que una anciana se ha arrojado por la ventana de su cuarto y acude con sus hombres a lo que, a primera vista, se antoja un caso fácil y rápido de solucionar. Pero cuando llega se encuentra con algo inesperado y terrible: dentro de la casa de la anciana aparecen otros dos cuerpos, el de un hombre y el de una chica muy joven, con señales evidentes de violencia. En especial el de la chica, a la que se le ha arrancado el corazón en lo que parece, por los símbolos que la rodean, una ceremonia satánica. Además encuentra un papel lleno de extrañas letras y números, que parece contener un mensaje oculto.

Al poco, el propio rey Felipe IV recibe en una caja un regalo escalofriante: un corazón humano. Eso hará que también el confesor real, el padre Iturbe, tome cartas en el asunto. Gonzalo va a contar con la ayuda en sus pesquisas de un fraile dominico, fray Diego, antiguo miembro de la Inquisición, que ahora vive retirado en el convento de Atocha. Fray Diego, gracias a sus conocimientos, podrá interpretar el contenido oculto del pliego de papel y de los que posteriormente irán llegando a casa del alguacil. En ellos se irán anunciando lugares y fechas de posteriores asesinatos, llegando, incluso, a cometerse uno dentro de los jardines del Palacio del Buen Retiro, residencia del rey.

Las investigaciones de Gonzalo y fray Diego les llevarán a abrir sucesos sórdidos del pasado acaecidos en el Convento de San Plácido y se verán muchas veces superados por las habilidades del misterioso “Peregrino”, firmante de los mensajes. De las calles más insalubres del barrio de Lavapiés hasta los palacios reales de una monarquía que se derrumbaba, ambos irán extrayendo sorprendentes e inquietantes conclusiones. Y siempre quedará una pregunta flotando en el aire: ¿realmente se enfrentan a un demonio capaz de desaparecer a su antojo y de matar con tanta con crueldad?.


RECONOCIENDO LUGARES

Una de las cosas que más me ha gustado del libro es la recreación que hace del Madrid de Felipe IV, la capital de un imperio que se hundía y que a pesar de su grandeza de cara al exterior, dentro de sus calles y gentes se movía una pobreza casi extrema. El extremo lujo y los dispendios constantes de los nobles, iglesia y realeza dilapidaban sin piedad las riquezas del país, al igual que las guerras que se mantenían en Europa. Las calles de uno de los barrios más castizos de Madrid, el de Lavapiés, están trazadas con maestría y somos capaces de ver las casas desvencijadas, la tierra de las calzadas que se convertía en barro con las lluvias, las tabernas y figones, las casas de “moral relajada”, las broncas y peleas nocturnas.

Para los que somos de aquí o los que conocen bien la ciudad es fascinante hacerse un nuevo plano mental de la ciudad y de algunos de sus barrios siguiendo las palabras de Pedro Herrasti. Reconocer la iglesia de la Virgen de Atocha (aunque la actual está reconstruída sobre la anterior), que entonces pertenecía a un gran convento rodeado de jardines y tratar de imaginarlo resulta un ejercicio mental fascinante. O caminar junto a Gonzalo y fray Diego por la calle Atocha o por las que llevaban hasta el Alcázar de los Austrias (hoy Palacio Real, levantado sobre sus ruinas tras un pavoroso incendio).

También es de agradecer que recupere lugares de los que ya apenas quedan vestigios, como fue el Palacio del Buen Retiro, que se ubicaba, aproximadamente, en los terrenos que hoy ocupa el Museo del Prado, la iglesia de los Jerónimos (que era la del Palacio entonces), el hotel Ritz y llegaba hasta la actual plaza de Cibeles. A su espalda, pero dentro de él, estaban sus famosos jardines, el actual Parque del Retiro, abiertos al público desde el reinado de Carlos III. De este enorme palacio sólo quedan hoy el Casón del Buen Retiro, que se utilizaba como anexo al Museo del Prado para las colecciones de pintura del siglo XIX y que ahora es Centro de Estudios, y el Salón de Reinos que durante mucho tiempo fue el Museo del Ejército. El palacio, construido con materiales muy pobres, se deterioró con rapidez durante la invasión francesa, ya que las tropas napoleónicas lo usaron de cuartel y tuvo que ser derruido casi en su totalidad bajo el reinado de Isabel II.

Pedro Herrasti nos pasea por este monumental palacio y sus jardines con una naturalidad envidiable, como si lo conociera de toda la vida. Incluso nos habla de la famosa estatua del rey Felipe IV (que actualmente se sitúa en la Plaza de Oriente, frente al Palacio Real y que entonces estaba en los jardines del Buen Retiro) y del modo en que podía verse a través de muchas de las ventanas. Pero también nos hace imaginar, con un lenguaje muy gráfico, cómo se vivía en las casas y calles de Lavapiés, un barrio que tuvo durante siglos una numerosa presencia de familias judías y que en el momento de la acción es oscuro, sucio, triste y hasta peligroso. En algunas páginas pasearemos por la Plaza Mayor, la calle Alcalá, la calle Mayor, la Plaza de las Descalzas…Insisto, esta recreación es realmente buena. 



GONZALO Y FRAY DIEGO

Un alguacil y un fraile dominico obligados a colaborar en un asunto sangriento no parecen los más idóneos para solucionarlo. Ambos llevan a sus espaldas largas historias y algunos episodios poco claros, pero si algo les une es su absoluta honradez.
Gonzalo García, enrolado muy jovencito en los afamados Tercios españoles, ha visto todo el dolor y la crudeza de la guerra y también la sufrido en sus carnes el verse sin sus pagas y pasando hambre. Mientras en España se construían palacios y suntuosos jardines, sus soldados pasaban privaciones terribles sin dejar de luchar en guerras que ya ni entendían. Tuvo la fortuna de que a su regreso se le consiguiera un puesto de alguacil, lo cual fue una suerte porque muchos de sus compañeros de armas sobreviven como pueden como matones de lupanares o, directamente, de la beneficencia.
Gonzalo ya es cincuentón y empieza a lucir barriga y canas, pero cumple su deber con celo y buena disposición. Al principio muestra mucha reticencia ante fray Diego porque la sombra de la Inquisición era oscura y algo tétrica y el fraile parece tener muchas cosas que ocultar. Pero a lo que no podrá resistirse será a los encantos de una dama de compañía de la esposa del hombre asesinado en Lavapiés, lo que les pondrá a ambos en una situación muy comprometida. Eso sí, no le duelen prendas en reconocer que se ha equivocado cuando la ocasión lo requiere.

Fray Diego es dominico, comunidad religiosa que siempre está enfrentada con los jesuitas, y perteneció a la Inquisición. Lleva en su alma, como una llaga, un suceso ocurrido en Zugarramurdi (suceso real con quema de brujas incluida) y que le marcó profundamente, por lo que decidió dedicarse al estudio y al trabajo en el convento de Atocha. Gracias a esos estudios, los mensajes crípticos dejados por el “Peregrino” acabarán por tener sentido. Tendrá algunos encontronazos con el padre Iturbe, confesor del rey, jesuita y prepotente, que pretende dar carpetazo al asunto a la primera ocasión.

Pero ambos, como ocurre en las novelas policiacas, son compañeros complementarios. Se suplen uno a otro las carencias y son, en cierto modo, la fuerza y el intelecto. Acabarán comprendiéndose bien y respetándose aunque a veces tengan sus rencillas, tal como sucede en otras novelas del mismo género pero con ambientación más moderna.


LO QUE NO ME HA GUSTADO TANTO

El libro tiene un estilo fluido, la acción se va desarrollando y acelerándose y consigue mantener nuestra atención en todo momento. Pedro Herrasti nos mete en la acción desde las primeras páginas, con un asesinato inexplicable y tenebroso. Lo que parecía un simple suicidio oculta unas muertes envueltas en algo aparentemente demoniaco. La progresiva llegada de los misteriosos mensajes a casa de Gonzalo, el alguacil, avisando de nuevas muertes en distintos lugares, provoca no solo una intriga bien llevada, sino una carrera contra reloj para evitarlos y esto también nos mantiene pegados a la lectura. La recreación de la época, sobre todo en lo referido al paisaje madrileño, y el conocimiento que demuestra de sus monumentos (incluyendo los famosos pasadizos que enlazaban unos lugares con otros) son muy buenos y consigue que puedas imaginarte ese Madrid tan contradictorio: palacios suntuosos, conventos e iglesias y barrios dignos del más bajo villorrio conviviendo bajo el mismo cielo.

Pero hay algunos detalles que me han chirriado un poco. Por ejemplo, la habilidad de fray Diego para interpretar a la primera y sin ningún género de duda los extraños símbolos de los mensajes que recibe Gonzalo. Ni una vacilación. Simplemente piensa un poco y saca toda la información, aunque las pistas que hay en ellos puedan dirigirse a más de un lugar o sean muy complicadas. Imagino que lo hace para agilizar más la acción y no perderse en circunloquios o teorías que puedan resultar tediosas, pero en mi opinión esa rapidez en extraer conclusiones es un poco precipitada, da la sensación de que quiere darnos todos los datos posibles para pasar a la acción siguiente. Y no resulta muy creíble, porque por muy erudito que fuese fray Diego, los mensajes eran deliberadamente complejos y sólo aptos para ser interpretados después de un detallado estudio.

Por otra parte, la mención a los “iluminados” o “iluminati” dentro de la trama de los crímenes y de los sucesos previos a ellos, me puso de mal humor. No lo puedo evitar y lo siento. Parece que desde Dan Brown y su Código Da Vinci todo lo que suene a grupos secretos, sobre todo al margen de la iglesia, o movimientos sectarios tienen a los “iluminati” detrás. Hay otros grupos, históricamente, más peligrosos, más oscuros y con peores intenciones que los “iluminati” y de los que, si se me permite la licencia, se podría sacar petróleo en un argumento con buenas dosis de misterio. Parece que ahora lo fácil es tirar de los iluminados y echarles la culpa de todo, como si no hubiese movimientos y personajes aún más tenebrosos. Y novedosos, también, para quien quiera investigar sobre ellos y ponerlos en la palestra en las páginas de los libros. Además su aparición en ciertos sucesos es también un poco lateral y como colocada ahí para completar.

Creo que el autor es un poco consciente de esto porque pone en boca de fray Diego una frase que viene a decir que cualquiera que se opusiese de algún modo a la iglesia y a la ortodoxia, se consideraba a sí mismo iluminado. Sinceramente creo que meterlos en el argumento no era necesario porque, además, no parecen tener demasiada importancia: se habla de ellos pero no van a tener demasiado protagonismo ni son relevantes a la hora de la resolución de los crímenes, excepto de forma tangencial.


RESUMIENDO: UNA LECTURA AGRADABLE

A pesar de esos puntos que, como os decía, no me terminan de llenar, la novela El demonio de Lavapiés es un libro entretenido, bien escrito y que nos puede hacer pasar un buen rato de lectura. No se si os pasa a vosotros, pero a mí las fotos antiguas de las ciudades que conozco, especialmente mi precioso Madrid, me fascinan de un modo especial. Reconocer rincones, ver cómo eran las plazas, las calles, los cambios producidos, los edificios que ya no están, es sentir que asistimos, aunque sea de forma muy liviana y como espectadores, a una parte de nuestra historia. Y eso abunda en esta novela y es lo que más me ha gustado.

Realmente podríamos catalogarla de novela policiaca ambientada en el siglo XVII, con una pareja de investigadores diferentes y complementarios que se enfrentan a sucesos que les superan, pero que les plantan cara con astucia, valor e inteligencia hasta llegar a buen fin. Es un libro ágil que hace muy fácil su lectura y que sabe enganchar con una trama que aporta misterio desde el principio. Y el autor demuestra muy buenos conocimientos de historia y de la geografía urbana madrileña. Todo ello hace que os recomiende su lectura sin duda. Quizá no sea el libro del año, pero merece la pena sumergirse en aquel Madrid en el que agonizaba el imperio más grande de su época y en el que los miedos a lo desconocido o demoniaco estaban muy presentes. Los crímenes rodeados de misterio siempre son apasionantes, en la época que sea.









31 comentarios:

  1. Me encanta las fotos que le has añadido, están en los sitios justos y le dan a la reseña un toque especial. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Pues tiene buena pinta, parece entretenido.

    ResponderEliminar
  3. Si se desarrolla en Madrid, caerá en mis redes,
    besucus

    ResponderEliminar
  4. Tenemos algunas características parecidas, yo también soy el tipo de lector ansioso, y pasé por la universidad de derecho. Y si te digo que mi novela transcurre en un pequeño pueblo de España? Pero por decoro no puedo decir el nombre...

    ResponderEliminar
  5. Hola Kayena. Aunque llevo unas semanas algo desaparecida de la red, no puedo dejar de aprovechar la publicación de esta entrada para desearte una feliz Navidad y un próspero año 2013. Qué todos tus sueños se cumplan. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Precisamente he leído esta reseña en Ciao! hoy por la mañana y la verdad es que el libro tiene una pinta estupenda; y la forma de escribir de nuestra Yolanda ni te cuento, ya sabes.

    ResponderEliminar
  7. Genial la reseña! Me parece un libro bastante interesante para hincarle el diente... 1beso!

    ResponderEliminar
  8. Recuerda un poco a Sherlock Holmes, no? Me gusta mucho la idea, y además prefiero este tipo de crímenes de época porque me permiten leerlos desde la distancia y no lo paso tan mal. Con lo de los Iluminati tienes toda la razón, ¡se dedicaban a estudiar! No eran una secta tenebrosa ni nada de eso que se quiere dará entender. Y lo de que Fray sea listísimo bueno, como los de la serie CSI o mentes criminales. Me lo apunto como libro de entretenimiento, como un juego.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Vaya parece un buen libro aunque te chirrien algunas cosas, es una època que no tengo muy sobada y si tenemos en cuenta que contiene misterio y asesinatos, los iluminati supongo que me pareceran pecata minuta, eso si Madrid no lo tengo tan sobado como tu preciosa, así que por ese lado la disfrutaré menos

    ResponderEliminar
  10. Vaya parece un buen libro aunque te chirrien algunas cosas, es una època que no tengo muy sobada y si tenemos en cuenta que contiene misterio y asesinatos, los iluminati supongo que me pareceran pecata minuta, eso si Madrid no lo tengo tan sobado como tu preciosa, así que por ese lado la disfrutaré menos

    ResponderEliminar
  11. Como me gustan estos libros que te transportan al Madrid que fue, que te hacen pasearte por sus calles y sus edificios y conocer mejor la historia nuestra ciudad. Un beso

    ResponderEliminar
  12. No conocía este ibro, pero tengo que aputármelo

    ResponderEliminar
  13. Parece por tu reseña que vale la pena, aunque sigo un poco cansada de la histórica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Me gusta muchísimo la recreación del Madrid de Felipe IV, es lo que más me llama de este libro de crímenes misteriosos. Mira, me lo voy a apuntar para el mes de la novela negra, policíaca y de misterio ;-) Por cierto, estoy contigo en lo de los iluminati, qué cansancio, por favor.

    ResponderEliminar
  15. Pese a los peros me resulta interesante la ambientación y la época así que me parece que me anoto el título. Ahhh, yo también sé lo que es meterse tochos y tochos en la Facultad de Derecho. ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  16. Me ha gustado tu reseña, pero no creo que la lea. No me han gustado nada esos peros. En las novelas de ese género los misterios son fundamentales y si no se cuida bien cómo se deducen o qué pistas llevan a los protagonistas a desvelarlos, la novela se resiente bastante.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. La verdad es que tengo el libro, pero no me animaba aún con él. El caso es que a ver si lo cojo ya, que Madrid también me gusta, jejejeje. Incluso con Illuminati.....
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Me parece que puede ser de mi gusto, ademas ambientado en Madrid... me gusta.
    ¡¡Felices Fiestas Kayena!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  19. Te felicito por la velocidad de lectura, últimamente estoy al contrario tuyo, pero por problemas cervicales.
    Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  20. Tiene buena pinta, me lo apunto. Me he leído un par de libros en los que se recrea la Madrid de siglos pasados y me han gustado bastante y eso que no soy de Madrid. Pero tengo amigos allí y he ido muchas veces, así que este tipo de lecturas me transportan a la ciudad en otras épocas de forma que me hacen hasta sentir el ambiente de sus calles etc. Si encima le añades asesinatos y misterios a la historia ya me atrapa seguro.

    Gracias por el post Kayena!

    Besos!

    http://laseternaspalabras.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  21. Me llama mucho la atención que esté ambientado en Madrid =)
    Gracias por la reseña!

    Besotes

    ResponderEliminar
  22. Una reseña muy completa! Y a pesar de esos fallitos que cuentas, me has dejado con ganas de leerla, que pinta muy entretenida.
    Besotes y felices fiestas!!!

    ResponderEliminar
  23. Me pasa como a ti, parece que estas fechas entre trabajo y demás el tiempo se va volando :) Esta novela me llama mucho la atención, pasaré a ver a Amazon cuando desatasque. Besos

    ResponderEliminar
  24. Creo que ya tengo la H para mi reto jejejeje. Me llama bastante esta novela.

    ResponderEliminar
  25. Tiene buena pinta además el periodo historico y la recreación de Madrid me llama la atención, besos y Feliz Navidad !!!

    ResponderEliminar
  26. Pues me ha parecido muy interesante y diferente. Y la novela policiaca me a gustado de siempre.
    Me la llevo apuntada!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  27. La verdad es que no me llama mucho, así que lo dejaré pasar.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  28. Pues no suena mal, un poco a bestseller facilón pero concebido en España
    Tal vez lo busque
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Suena muy interesante... pero de momento no me lo apunto Ana... la lista va a explotar de un día a otro. Besotes.

    ResponderEliminar
  30. Hola Yolanda, tu reseña me ha gustado mucho, y a pesar de las cosas que te chirrian, muy bien razonadas por cierto, creo que es una novela que me puede gustar.
    Besos

    ResponderEliminar
  31. Interesante el libro aunque tenga esas cositas negativas. Me encantan las novelas que transcurren en Madrid.
    Besos

    ResponderEliminar