martes, 24 de julio de 2012

CRIADAS Y SEÑORAS, de Kathryn Stockett


DATOS TÉCNICOS:


Título: Criadas y señoras
Título original: The Help
Autora: Kathryn Stockett
Traductor: Álvaro Abella
Editorial: Maeva
ISBN: 978-84-15140-56-6
Páginas: 559
Presentación: Tapa blanda, de bolsillo



Una de las cosas por las que he dejado de apuntarme a muchas de las iniciativas que se llevan a cabo en los distintos blogs que pueblan estos mundos virtuales, es porque poco a poco iba dejando relegados al olvido algunos libros que en su día despertaron mi interés, pero a los que nunca les llegaba el turno porque siempre andaba metida en algún charco.

Un buen ejemplo de ello es este libro, al que por fin le ha llegado su turno sin ser San Martín. Tanto es así que a pesar de tener el ejemplar en casa, opté por ir a ver la película, pues no veía la hora en que pudiese meterme con él, entre otras cosas porque sus más de quinientas páginas y su edición de bolsillo, me echaban un poco para atrás. Craso error, porque una vez que comienzas a leer, lo devoras literalmente. Pero bueno, ya lo he leído y aquí estoy para contaros lo que me ha parecido, a pesar de la multitud de reseñas que sobre él se han escrito, muchas de ellas buenísimas.




LA AUTORA:
En la contraportada del libro, aparecen los siguientes datos de la autora: Nació y se crió en la ciudad donde transcurre su novela: la pequeña localidad de Jackson, en Mississippi. Estudió inglés y escritura creativa en la Universidad de Alabama antes de instalarse en Nueva York, donde trabajó en el mundo de la edición durante nueve años.

En esta sorprendente ópera prima, la autora no solamente nos ofrece una historia llena de corazón y esperanza acerca de tres mujeres dispuestas a cambiar su destino, sino que nos presenta un retrato impagable de la sociedad rural americana de principios de la década de 1960.

Con Criadas y señoras, publicada en una treintena de países en todo el mundo, Kathryn Stockett ha logrado situarse entre los autores norteamericanos más cotizados del momento y los críticos no han dudado en considerarla como todo un clásico contemporáneo.



ARGUMENTO:
La historia transcurre a principios de la década de los 60, en Jackson, Mississippi. Nos encontramos en 1962 cuando Skeeter regresa a su localidad natal, Jackson, tras haberse licenciado en Lengua Inglesa en la Universidad de Alabama.

Pero lejos de seguir los patrones establecidos por su entorno familiar y social, en vez de buscarse un novio con el que acabar formando una familia, su primera intención es la de dedicarse a la literatura. Comprende, no obstante, que el camino será arduo, por lo que sin pérdida de tiempo, empieza a enviar curriculums a diferentes publicaciones, desde una editorial neoyorquina hasta el Jackson Journal –el periódico local-, donde consigue hacerse con la columna de “Trucos del hogar” de Miss Myrna, aún no teniendo idea del tema. Es por ello por lo que, contando con la aquiescencia de Elizabebeth Leefolt, una de sus mejores amigas, su criada le contará sus trucos caseros para, de esa manera, sacar adelante su artículo semanal.

Y será precisamente de la relación que se establecerá entre Aibileen y Skeeter de donde surja la idea de escribir un libro en el que la joven pedirá ayuda a la criada para que le cuente sus vivencias. Un proyecto al que también se unirá Minny, la mejor amiga de esta última y un grupo de mujeres, en donde se podrán de manifiesto las costumbres sociales y del que todos podemos apre(he)nder algo.



IMPRESIONES:

Más allá de la trama o subtramas de la historia, en las que se van dando cuenta de las vicisitudes que atraviesan las protagonistas, el tema de fondo en el que se fundamenta la novela es el racismo. Un racismo que en pleno siglo XX resulta, cuanto menos, sórdido y deplorable. Porque Criadas y señoras es una crítica social, eso es innegable, pero es una crítica que subyuga, dado que también es la historia de tres mujeres que representan a otras tantas. Aunque la acción se desarrolla en un momento muy bien definido (principios de la década de los 60), las protagonistas son atemporales en cuanto a su definición humana, ya que forman un trío formidable y es prácticamente imposible decidir cual de ellas es más interesante por las cualidades que poseen: si Aibileen es tierna y sensible, Minny es fuerte y leal y Skeeter es inteligente y emotiva. Intentaré describirlas dentro de la propia trama:


Aibileen Clark: Toda su vida ha trabajado como criada para las mujeres blancas de Jackson. En la actualidad trabaja en casa de la familia Leefolt, manteniendo al día la casa y cuidando de Mae Mobley, a la que cariñosamente llama Chiquinita. A lo largo de su vida se ha dedicado en cuerpo y alma a cuidar a diecisiete niños, a los que ha procurado educar, pero la reciente muerte de su hijo le ha sumido en una depresión a la que difícilmente puede hacer frente, excepto echando coraje y dignidad. A pesar de sus reticencias iniciales, accede a ayudar a Skeeter con su columna en el periódico local y más tarde en la novela que la joven pretende escribir contándole sus experiencias. Será un postrero homenaje a la memoria de su hijo.



Minny Jackson:  Es la mejor amiga de Aibileen, la que siempre ha estado a su lado en sus peores momentos. También es negra y ejerce como criada desde que era prácticamente una niña. Está considerada la mejor cocinera del estado, pero de vez en cuando saca su lengua a pasear y acaba diciendo lo que piensa, con las pertinentes consecuencias que se traducen en despidos fulminantes. Cuando se inicia la acción trabaja para la madre de Hilly Holbrook y, como en otras tantas ocasiones, acaba siendo despedida porque la hija ha decidido llevar a la madre a una residencia. Minny se venga a su manera y, durante toda la historia, seremos partícipes del secreto de cómo ésta se ha pergeñado y de sus consecuencias. Gracias a la habilidad de Aibileen, consigue trabajar para Miss Celia Foote.




Eugenia “Skeeter” Phelan: Es una joven que acaba de terminar sus estudios universitarios. De vuelta a su hogar, su intención es dedicarse a la litetura, aunque a la espera de poder contar la historia soñada, consigue un trabajo en el periódico local, escribiendo una columna semanal sobre remedios caseros. Dada su falta de experiencia en este sentido, pide a una de sus amigas de infancia que su criada le ayude a contestar las cartas que llegan a la redacción, entablando de ese modo una estrecha relación con Aibileen, que se materializará con el tiempo, sobre todo cuando decide escribir un libro, siguiendo el consejo de una editora neoyorquina con la que se ha puesto en contacto, sobre aquello que conoce desde su infancia: las costumbres de su lugar de origen, a lo que ayuda la tremenda nostalgia que siente ante la desaparición de Constantine, la criada negra que la crió.


La novela, dada la temática, se convertirá en un proyecto secreto al que también se unirá Minny.

Después hay detalles dentro de la propia narración, como la manera en que Aibileen va aconsejando a Skeeter sobre trucos de limpieza en el hogar para que ésta redacte su columna semanal, que resultan, cuanto menos, interesantes. Es obvio que la autora nos ofrece una perspectiva más de unos personajes sumamente atractivos y bastante ricos en matices, pero la fuerza reside en la manera en que se nos cuenta cada detalle. Ni qué decir tiene que, estoy convencida, estos remedios son como para rescatarlos en un documento word e imprimírselos por su indudable utilidad.

También me ha llamado la atención encontrarme con algunas referencias literarias en varias ocasiones de dos novelas de indudable factura sureña: Matar a un ruiseñor y Lo que el viento se llevó. Leí las novelas hace muchos años y aunque no tienen nada que ver con esta trama porque el enfoque es totalmente diferente (si exceptuamos el tema del racismo, claro está). No he podido evitar sentir ganas de volverlas a leer, para reencontrarme con los matices que Skeeter destaca.

La ambientación está muy bien lograda; no es vano, es la ciudad natal de la autora. Jackson se encuentra en Carolina del Norte, típico estado sureño donde las costumbres de sus habitantes son de lo más retrógradas. La población está representada en la novela en sus estratos más característicos: una clase media alta, en donde se encontrarían los blancos y otra, el proletariado, en donde se incluiría a la población negra, que se distingue en poco de la esclavitud de la que tanto hemos leído en novelas que tenían como marco histórico la Guerra de Secesión. Obviamente, las reuniones de las “señoras” no tienen desperdicio, pues sus únicas ocupaciones se limitan a organizar insufribles partidas de bridge y fiestas con las clásicas colectas para recaudar fondos para niños africanos, sin tener en cuenta los salarios denigrantes que ofrecen a quienes se ocupan de sus hijos, por no hablar de los nombres de las asociaciones a las que pertenecen: Hijas de la revolución americana o Liga de las Damas.

Aunque en la novela lo que se persigue es transmitirnos el modo de vida de esta rancia sociedad con naturalidad y sin abocarnos a la tragedia, hay momentos muy intensos:

“Sé muy bien lo que sucederá si las blancas descubren que he estado escribiendo sobres ellas, contando la verdad sobre sus vidas. Las mujeres no son como los hombres. Una señorita no te va a dar una tunda con un bate de béisbol, Miss Hilly no me apuntará con una pistola, ni Miss Leefolt vendrá a quemarme la casa.
No. A las mujeres blancas no les gusta ensuciarse la manos. Por el contrario, tienen una cajita de utensilios afilados como las uñas de una bruja, bien ordenados y dispuestos con precisión, como los tornos en la bandeja de un dentista y no dudan en emplearlos.
Lo primero que hará una mujer blanca es despedirte…
Pero luego, una semana después de que te hayas quedado sin empleo, encontrarás un sobrecito amarillo pegado a la puerta de tu casa. Dentro habrá un papel donde leerás: “Aviso de desahucio”.
A partir de ahí, las cosas se acelerarán:
Si todavía estás pagando tu coche, te lo quitarán.
Si tienes alguna multa de aparcamiento, irás a la cárcel.
Si tienes una hija, puedes irte a vivir con ella. Al cabo de unos días volverá a casa y te dirá: “¡Mamá! ¡Me han despedido!”
Luego despedirán al marido…” (página 245)


Resulta sorprendente que esta novela sea una ópera prima, aún sabiendo que la autora ha empleado en su redacción cinco años, no deja de resultar sorprendente el estilo utilizado. Por un lado, tenemos una prosa sencilla, en la que la emotividad –para bien o para mal- está a flor de piel y el acierto con el que se transmite cada circunstancia es notable. Por otro lado, ningún párrafo está de más o de menos y me ha resultado del todo fascinante el hecho de que la historia haya sido relatada a tres voces. Es indudable, por ser lo más habitual, que cualquier autor adolezca de recursos en sus primeras obras y que con el tiempo y a lo largo de su carrera se vaya puliendo o abriéndose a nuevas técnicas. No sé lo que el futuro literario deparará a Kathryn Stockett, pero estoy convencida de que se ha puesto el listón muy alto, independientemente de que la novela rezuma talento e imagino que seguirá la senda de los autores consagrados, ofreciéndonos historias a la altura.

El ejemplar que tengo pertenece a la cuarta edición. La imagen que ilustra la portada es la adaptación del cartel de la película de Dream Work Pictures. Sinceramente, me hubiese gustado más tener la original, no sólo porque me gusta más, sino por las alusiones que, durante la historia, se hacen de ella.


CONCLUSIÓN:
Creo que esta novela está llamada a considerarse un clásico aunque haya nacido con vocación de best-seller. Es bien cierto que es toda una crítica social y, aún así, es una historia conmovedora. Está narrado de tal manera, con una prosa tan sencilla y abordable por cualquier clase de lector, que es ameno de principio a fin. No dejará indiferente a nadie, no sólo por su temática, sino porque sus personajes te llegarán al alma. 


46 comentarios:

  1. Me gustó el libro, entretenido y ameno... me gustaron sus personajes... Es de esas lecturas amables. La película en cambio me decepcionó mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mi me pareció que estaba muy bien adaptada. Vi primero la película y después, a medida que iba leyendo la novela, pude comparar las escenas.

      Eliminar
  2. Pues con el retrato que has hecho, la lectura se hace irresistible. Me la llevo apuntada porque creo que merece la pena.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A mí me gustó tanto la novela, como la película (lo que no es muy habitual). En todo caso, como he dicho en su momento, creo que la autora podría haber salido un poco del pequeño mundo que conforman sus personajes, y profundizado un poco más en el retrato histórico de la época. Por ese motivo, sigo teniendo pendiente la lectura de la novela de Harper Lee que se desarrolla en este mismo periodo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi no me ha disgustado el enfoque, limitándose a vivencias reales, por eso creo que, por esa necesidad de desligarse del momento político y social de la época, la autora cita "Matar un ruiseñor". Eso si, en cuanto puedas, deberías leerla, porque es una maravilla también. Yo, por mi parte, volveré a hacerlo, pues se me han olvidado algunos detalles que me gustaría refrescar.

      Eliminar
  4. Es un libro que hace tiempo le tengo ganas! ademas me interesa mucho el tema! porque por desgracia aún hay mucho racismo... yo puedo entender algunos casos... pero cuando te toca de cerca como es mi caso... te duele demasiado!
    Me ha gustado muchisimo la reseña!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que todavía hay mucho racismo, aunque el que encontrarás en "Criadas y señoras" es tan rancio como la sociedad en la que se amparaba. También lamento un montón que seas víctima de él, a estas alturas, me parece increíble que siga vigente.

      Eliminar
    2. Pues sí, menos mal que es en muy pocas ocasiones, rara vez, pero no deja de ofender... mi marido es mulato, y hace un par de semanas no nos dejaron entrar en dos "discotecas" una nos hacían pagar la módica cantidad de 50 euros... y en la otra supuestamente era para gente habitual... vamos que fueron "delicados"...

      Eliminar
    3. Bueno, son "delicados" porque no les queda otra, de lo contrario se exponen a una denuncia. Pero vamos, que es un asco que ocurran estas cosas.

      Eliminar
    4. La verdad es que sí... pero bueno... para ellos harán... el negocio no es mio... y tampoco estan las cosas como para hacerle ascos!
      Ademas que estamos en el Siglo XXI!!! algún día a lo mejor les toca a ellos ser extranjeros...
      Besotes!

      Eliminar
  5. No la he leído y tampoco he visto la película. Después del bum que supuso su lanzamiento desconecte de la novela, tu reseña me la ha puesto en el punto de mira y me has picado para leerla. La tendré en cuneta.

    ResponderEliminar
  6. Uy qué bien me viene la reseña que lo voy a empezar hoy!!!
    Y me has dejado con la miel en los labios!Qué ganas!
    Espero que me guste tanto como a ti.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Con tu reseña no me queda más remedio que tenerla en cuenta. Vi la película, y aunque me gustó, no me llamó tanto la atención como para animarme con el libro, pero parece que la novela acabará siendo una obra imprescindible. Me la apunto para más adelante, 1beso!

    ResponderEliminar
  8. Lo tengo pendiente en la estantería desde hace una barbaridad de tiempo!
    A ver cuándo me pongo con él, que ya toda...

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Yo también lo leí un poco tardíamente y me gustó mucho. Es que creo que es de esas novelas que es imposible que no te gusten, verdad?
    Ahora me falta por ver la peli, que también tengo ganas.

    ResponderEliminar
  10. Es una de mis novelas favoritas. La mejor que he leído este año, sin duda. A la única que le he puesto un 10. Simplemente genial. Me alegro que la hayas disfrutado tanto :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. qué ganas tengo de leerla, me ocurre lo mismo, es una de esas novelas eternamente pendiente en la estantería y eso que por las reseñas que voy viendo sé que me va a gustar, espero rescatarla pronto de la lista
    besos

    ResponderEliminar
  12. Lo tengo en casa pero sin leer. Espero no tardar mucho. Buena reseña =)

    ResponderEliminar
  13. A mi me pasa lo mismo con los libros que a ti, y éste, aunque no lo tengo, lleva pendiente mucho tiempo. Yo no he visto la película, ya que me recomendaron que leyera el libro primero, pero espero darle solución pronto, sobro todo, ahora que me lo has recordado.
    No sabía que había tardado 5 años en escribir el libro, pero seguro que gracias a eso es tan bueno, ya que lo habrá corregido varias veces. El problema es que si queremos leer un nuevo libro de esta autora, seguro que se toma otro tiempo parecido y la espera se hará eterna.

    ResponderEliminar
  14. Totalmente de acuerdo con tu opinión. Fue de mis mejores lecturas del año pasado. Se lee casi de un tirón, que engancha mucho. La película también la ví, pero me quedo con el libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  15. Llevo mucho tiempo queriendo leer este libro, es curioso pero lo he tenido en mis manos en la librería varias veces, pero siempre por una cosa u otra acabo llevándome otro. Lograré hacerme con él. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Yo también tendré que leerlo algún día de estos. Es lo que tienen los fregados "blogosféricos", que te acabas liando y mira, pueden pasar meses hasta que te leas un libro al que le habías echado el ojo tiempo atrás...

    ResponderEliminar
  17. Lo leí hace ya un tiempo y me encantó, como tú dices, por la forma tan amena, sencilla pero cuidada en que está escrito y precisamente porque considero que aporta un enfoque -o un planteamiento- un poco más original de lo que ha venido haciéndose hasta ahora con respecto al mismo tema. Ya hay otros libros y otras películas en que se profundiza más en la ambientación histórica y en la problemática racista, por eso a mí me ha gustado especialmente que se haya centrado en la vida cotidiana de estos tres personajes, en su día a día, y en su forma de "sentir" lo que les ha tocado vivir, de manera ligramente diferente además, según su propio carácter y su personalidad. Y no por ello dejamos de hacernos una idea clara de la discriminación patente que la autora pone sobre la mesa. A ver con lo que nos sorprende después, porque a mí el estilo me ha gustado mucho.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  18. La tengo en la estantería, esa sufrida que aguanta mis frustraciones lectoras porque apenas tengo tiempo para nada y menos que voy a tener en agosto que vuelvo a la carga en atención al publico, pero no me quejo, que ganas tenía de volver a trabajar y de momento no me esta yendo mal, de momento tengo entre manos tiempo de arena, y el Error azul, y es que una con tiempo o sin tiempo no puede llevar un solo libro entre manos

    ResponderEliminar
  19. Uff menos mal que ya la tengo apuntada, porque con esta reseña ya no podría decir que no!! Magnifica.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Leí esta novela a primeros de año y me gusto mucho, me alegro que también te haya gustado a ti.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. No se si mi comentario saldrá duplicado, pues al pinchar en publicar me ha salido el error 503, y como no lo veo, por si acaso lo repito, te decía que leí esta novela a primeros de año y que me gusto mucho y me alegro que también te haya gustado a ti.
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Tengo una compañera de trabajo que se lo está leyendo y habla maravillas de esta novela. Y ahora tu reseña la pone también muy bien. Pues nada, la adelantamos muchos puestos en mi lista de pendientes para leerla en breve.

    Besotes

    ResponderEliminar
  23. Hace un montón de tiempo que quiero leer este libro, pero antes tengo otras lecturas pendientes. Es incrríble que a día de hoy haya tanto racismo. A ver si esta crítica social ayuda a respetarnos un poquito más unos a los otros, que todos somos hermanos. Me ha encantado tu reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Yo también disfruté mucho de esta novela, me alegro que te haya gustado tanto. Estoy de acuerdo contigo en que se merece entrar en el "hall" de los clásicos. Conmovedora, tierna, valiente y con unos personajes inolvidables por muchas razones. La película también es buena, me gustó. Besos!

    ResponderEliminar
  25. Estaba convencida de que te iba a gustar. Yo lo leí el año pasado y fue la novela que más disfruté (incluso más que El jardín olvidado, que también me encantó). Es una preciosidad la mires por donde la mires y es cierto que parece increible que sea una ópera prima. Tiene que ser curioso leerla en su idioma original con el lenguaje especial de Minny y Aibeleen...
    La película aún no la he visto.
    Y lo que dices al principio a mí me pasa pero no sé decir que no y me lío o me lían constantemente. De todos modos, últimamente (casi) sólo me he apuntado a asuntos que se refieran a libros /compromiso que ya tenía en casa así que lo único que variaba era el orden de lectura. Pero no veas la de cantidad de libros que tengo en casa -algunos desde hace años- que estoy segura de que me van a encantar y que nunca surge el momento de leerlos!
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Me encantó, es de lo mejor que leí este año. Me gustó mucho la ambientación, aquellos años 60 con la música, los ideales...

    ResponderEliminar
  27. Bueno, los clásicos también pueden ser best-seller. De hecho, es una buena forma de convertirse en clásicos, pasar del best-seller al long-seller y luego clásicos (cuanto anglicismo xD).
    Que sea un libro-debut habla muy muy bien de esta escritora, que debe andar asustada ante las expectativas de futuro :P
    Besos

    ResponderEliminar
  28. La película me gustó bastante, y la novela terminará cayendo también, visto que gusta tanto.

    Me gusto mucho toda la ternura y esas continuas píldoras en forma de sonrisas que cuelan entre tanto drama y crítica social.

    Un besote

    ResponderEliminar
  29. Fantastica reseña. Ya lo tenía apuntado, pero me alegro que la hayas rescatado porque tienes razón en que estos libros son un boom en determinado momento y empiezas a leer reseñas, los apuntas muy emocionada pero despyes van surgiendo otros y no les das prioridad... Por eso me gusta que hayas hecho que me vuelva el gusanillo.
    Besod

    ResponderEliminar
  30. Confieso que este es uno de esos libros que tengo relegados en la estantería esperando a que le llegue el turno. Me tira un poco para atrás su volumen, pero espero cogerlo pronto porque creo que me gustara mucho.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  31. Es un libro que me viene tentando de hace tiempo y que no me termino de decidir de leerlo.
    Parece que terminará en mis manos. Besos.

    ResponderEliminar
  32. Coincido en todo contigo, se devora. Es una de mis mejores lecturas de los últimos meses.

    ResponderEliminar
  33. A mí me encantó la novela y la película, ambas dos. Es uno de esos libros inolvidables que se te quedan grabados en la retina y en el corazón.
    Muy buena reseña!
    Saludos

    ResponderEliminar
  34. Le tengo muchisimas ganas, de verdad ;)
    besos

    ResponderEliminar
  35. Es un libro que tengo curiosidad por leer.

    ResponderEliminar
  36. Lleva un siglo en mi estantería, con las ganas que le tengo y todavía no me he puesto. Muy significatico el fragmento seleccionado. Un beso!

    ResponderEliminar
  37. Esta novela ya la tengo apuntadísima, a ver cuando puedo hacerme con ella porque estoy segura de que me va a encantar.
    1beso:)

    ResponderEliminar
  38. Hace tiempo que la leí y disfruté como una enana. Me encantó esa forma de narrar, el trío de protagonistas, la forma en que dio vida a los personajes. De las novelas que más he disfrutado y más he recomendado últimamente, y a todos ha gustado. Un beso.

    ResponderEliminar
  39. El libro me gustó mucho, mucho, lo recomiendo siempre que puedo, porque es de esos libros que no quieres terminar, y seguir sabiendo que pasa....lo leí hará casi dos años y no he visto la pelicula de momento, por aquel entonces, cuando salió no me apeteció verla, porque tenía muy buen recuerdo del libro, pero supongo que en algún momento la veré. Saludos

    ResponderEliminar