sábado, 16 de junio de 2012

LAS TRES HERIDAS, de Paloma Sánchez-Garnica



DATOS TÉCNICOS:

Título: Las tres heridas
Autora: Paloma Sánchez-Garnica
Editorial: Planeta
ISBN: 978-84-08-10901-3
Páginas: 640
Presentación: Tapa dura con sobrecubierta



Hace apenas un mes, os comentaba que había leído la que para mí, podría catalogar como la mejor novela leída en lo que llevaba de año –El sueño de la Montaña del Oro, de Zhang Ling-, pero hoy os vengo a contar mis impresiones sobre otra que fácilmente podría considerar de la misma manera. Lo más curioso es que el tema de fondo y el momento histórico en el que se desarrolla la acción es todo un hándicap para mi, pues suelo huir de todo aquello que me traslade a la Guerra Civil española. Imagino que algun@ se preguntará cómo es que no gustándome un tema en particular lo aborde sin más ¿no? Pues os lo explico: hace unos meses leí una reseña sobre este libro que me dejó maravillada por el entusiasmo que transmitía el autor de la misma (Javierdd, de Ciao.es). Destacaba, sobre todo, que además de estar muy bien narrado y que los personajes estaban muy bien definidos, se trataba a ambos bando de igual manera. Por ello, dado que comparto con Javierdd el mismo afán por conocer algo más sobre cómo estos hechos afectaron a la población civil, estas fueron las razones que bastaron para convencerme. (Después leí otras reseñas, a cual más impresionante, que me remataron, como la de Laky o la de otro usuario de Ciao: Pedroemilio) Y es ahora cuando intentaré hacer lo mismo desde este sitio, porque, francamente, es una novela que nadie debería dejar escapar.

 



LA AUTORA:

Paloma Sánchez-Garnica (Madrid, 1962), licenciada en Derecho y en Historia, en la actualidad se dedica a escribir. Llegó a este mundo por casualidad, como ella misma afirma, pero lo ha hecho con paso firme y, hasta el momento, son cuatro las novelas que ha publicado: En 2006 publicó la primera, El Gran Arcano con Plaza & Janés. Más tarde, en 2009 publicó con la misma editorial, La brisa de Oriente, para continuar en 2010 con El alma de las piedra, hasta 2012, en que ha conseguido un gran éxito con Las tres heridas, editado por Planeta.


ARGUMENTO:
Ernesto Santamaría, un escritor en ciernes que acaba de abandonar su carrera en el mundo de la enseñanza para dedicarse a su verdadera vocación: la literatura, descubre en un paseo por el Rastro una caja de latón que contiene una fotografía y unas cuantas cartas manuscritas. Al fijarse en la imagen, observa a una pareja que posa junto a la Fuente de los Peces, de Móstoles. Al dorso están escritos los nombres de sus dueños y la fecha en que se realizó: 19 de julio de 1936. Será este el punto de partida que le lleve a investigar qué le ocurrió a esta pareja y el acicate para escribir esa gran historia que todo autor desea narrar para conseguir el éxito.

Obviamente, sus investigaciones le llevarán a resolver este puzzle de vidas truncadas, de sueños rotos, de heridas permanentes. Pero el camino no será fácil y en más de una ocasión se sentirá incapaz de discernir entre realidad y ficción, para acabar implicándose en la historia de tal manera que tendrá que ser él mismo quien resuelva la historia.


IMPRESIONES:

Llegó con tres heridas:
la del amor,
la de la muerte,
la de la vida.
Con tres heridas viene:
la de la vida,
la del amor,
la de la muerte.
Con tres heridas yo:
la de la vida,
la de la muerte,
la del amor.
           Miguel Hernández

Como os decía al principio, conocí este libro a través de una reseña, que me dejó claro que no podía perderme esta historia. Pero la verdad es que más allá de una excelente crítica, lo que más llamó mi atención fue el título. Enseguida –posiblemente porque uno de los poetas a los que más admiro sea Miguel Hernández- pensé en el poema, que también en su día versionó, con indudable solvencia, Joan Manuel Serrat:



Después está la cubierta, que es preciosa, donde aparece en primer plano la Gran Vía madrileña, justo donde se cruza con la calle Alcalá. Es una fotografía de la época tomada posiblemente desde la Iglesia de San José.


Y del poema, ¿qué contaros del poema excepto que de su aparente simpleza surge la esencia de lo que esta guerra fratricida supuso y las heridas perpetuas que dejó en aquellos que participaron y la soportaron?


Aunque podría decir, sin temor a equivocarme, que estamos hablando de una novela coral en cuanto a personajes, por lo bien definidos que están cada uno de los principales intervinientes en la historia y su relevancia en la misma, no puedo negar que hay dos que sobresalen de entre todos ellos. Me estoy refiriendo a Teresa Cifuentes y Mercedes Manrique. Pero antes de meternos en faena, vamos a situarlos dentro de la historia:

Por un lado, tenemos a Mercedes Manrique Sánchez, casada con Andrés Abad Rodríguez. Viven con la madre de ella, Nicolasa, viuda desde que Mercedes era una niña. En el momento en que se toma la fotografía (19 de julio de 1936) que da origen a esta historia, Mercedes se halla embarazada de siete meses. En realidad son dos fotografías (una, de la pareja, que será la que encuentre años más tarde –en enero de 2010- el escritor Ernesto Santamaría durante un paseo por El Rastro; y otra, sólo de Mercedes, que portará siempre Andrés, hasta su muerte, y que le ayudará a soportar las penalidades por las que pasará durante años).

Comparten una entrañable amistad con sus vecinos, el médico Honorio Torrejón, su esposa Eloísa García y su hija Genoveva, diez años menor que Mercedes. Y será el galeno quien, conocedor de que la desgracia se cierne sobre la más joven de sus vecinas, ya que uno de los cabecillas -un tal Merino- ha sido quien ha denunciado a Andrés y no dudará en hacer lo mismo con ella, la pondrá en contacto con el doctor Cifuentes, padre de Mario, al que acaban de salvar la vida tras escaparse de la prisión donde estaba confinado, para que viva con ellos mientras se resuelve el conflicto.

Por otro lado, tenemos a la familia Cifuentes, cuyos integrantes, excepto Teresa, harían temblar el misterio. El cabeza de familia, Eusebio Cifuentes, es un ser despótico y arisco, un firme representante de la España machista, que considera a la mujer incapaz de pensar por si misma. Su esposa, Brígida Martín, responde a ese arquetipo, pero además es cruel y despiadada, como él. Tienen cinco hijos:

- Mario: Es el primogénito. Fue hecho preso por las tropas milicianas el primer día en que estalló el conflicto, junto con dos amigos. Gracias a la intermediación de Arturo Erralde, salva su vida, aunque queda confinado en una prisión. Gracias a la ayuda de una miliciana, Luisa Sola, consigue escapar de ella, malherido al haber sido alcanzado por un tiro, para terminar recalando en la casa del tío de Andrés Abad –el tío Manolo- quien con la colaboración del Doctor Torrejón, Nicolasa y Mercedes, logrará curarse y alistarse en el ejército Nacional.

- Teresa: La segunda hija de los Cifuentes es la protagonista por excelencia de esta historia. Sin llegar a ser progresista, reconoce que el papel que hasta el momento juega la mujer en su entorno no es el que desea para sí misma. Ayuda mucho a ello su relación con Arturo Erralde, aunque tiene el inconveniente de que nunca será aceptado en su familia, pues no pertenecen a la misma clase social y sus inclinaciones políticas distan absolutamente de las que mantienen los Cifuentes. Cuando Mercedes Manrique llega a su casa, se convertirá en su mejor amiga y luchará por ella como si de una hermana se tratase.

- Los gemelos Juan y Carlos, que en el momento en que se inicia la contienda son unos simples muchachos, pero que no dudan en alistarse en el bando nacional. En realidad, quien no lo duda es Juan, pero su gemelo se deja convencer por él.

- Charito: una niñata que ha heredado lo peor de sus padres. A su soberbia habría que añadir la ingratitud.

En la casa, además de la familia conviven dos criadas. Precisamente, algunas de las cosas que les ocurren a los Cifuentes se deben al odio que durante años han conseguido que anidase en ellas por el trato recibido, por lo que a la primera oportunidad, éstas no dudan en denunciarles. Sin embargo, tanto Charito como su madre no dudarán en responsabilizar de ello a Arturo Erralde, con el único fin de dañar la relación que éste mantiene con Teresa.


Arturo Erralde: Novio de Teresa, al que la familia de ésta no acepta por su condición social y sus ideas políticas. Ha estudiado Derecho como consecuencia de una promesa que hizo a su padre en su lecho de muerte, pero su verdadera vocación es la literatura. Y fue, precisamente en la facultad, donde trabó amistad con Mario, el primogénito de los Cifuentes, lo que dió lugar a que, posteriormente, conociese a Teresa. Vive con su tía que le quiere como a un hijo, la dueña de la Pensión La Distinguida, junto a un grupo de huéspedes, de distinto calado político. Tengo que admitir que, junto con Teresa, es el personaje que más me ha gustado y el que ha dado pie a que otros personajes secundarios apareciesen en la novela, permitiéndome disfrutar como nunca creí poder hacerlo con figuras de la talla de Ramón J. Sénder, Neruda o Miguel Hernández, sin ir más lejos.  

Miguel Hernández: No puede considerarse un personaje principal, pero sólo su mención en la novela es todo un aliciente como para leerla. El poeta se nos presenta como un amigo íntimo de Arturo Erralde, con quien comparte afición por la literatura e ideario político. Acuden juntos, en plena guerra, a las diferentes tertulias literarias que se celebraban en la capital o a Valencia, donde participarán en el II Congreso Internacional de Intelectuales en Defensa de la Cultura, porque la actitud de ambos durante la contienda es la de preservar la cultura de la rapiña circulante. Y será precisamente Arturo quien guarde, junto a otros poemas originales, por expreso deseo del poeta uno de los manuscritos de El hombre acecha, obra que en principio llegó a imprimirse en Valencia, pero que estando a falta de encuadernarse, fue destruida por orden del ejército franquista. Precisamente, en el año 1981 pudo ser publicada, ya que quedaron dos manuscritos.

Ernesto Santamaría: Durante años ha ejercido como profesor de Literatura en el Colegio del Pilar, pero su profesión frustrada es la de escritor. Hasta la fecha, sólo ha publicado una novela, que pasó sin pena ni gloria para el gran público. Es viudo desde hace cinco años y fue precisamente su esposa, Aurora, quien antes de morir dejó todo estipulado para que pudiese abandonar su empleo y de ese modo volcarse de lleno en su vocación, donándole su vivienda (que era un bien privativo) y que junto a la pensión de viudedad y los ahorros obtenidos con la venta de un piso de su propiedad, le permitieran subsistir de manera digna.
Ernesto es el encargado de completar el puzzle con la información que a lo largo de la historia va descubriendo, tras encontrar la vieja fotografía en la que, excepto los nombres de la pareja y el lugar en que fue tomada, poco más conoce. Pero también será el hilo conductor que exprese al lector las inquietudes del autor vocacional, sus miedos e incertidumbres, la frustración en la que cae en más de una ocasión, temiendo no ser capaz de transmitir todo aquello que le dicta su mente.


Ahora, que más o menos conocemos a los protagonistas, imagino que me entenderéis si os digo que hay novelas que, por la razón que sea, te llegan al alma. Ésta en particular, sin lugar a dudas, es una de ellas. No puedo explicar exactamente un motivo concreto, porque a través de las situaciones que se plantean y el carácter de sus personajes, -buenos y malos- he disfrutado enormemente en muchas ocasiones. En todo momento he sentido la certeza que esos personajes existían, eran muchos los detalles que me hacían percibir que eran más que reales, sobre todo teniendo en cuenta que la novela no está escrita desde el punto de vista de lo testimonial.

Para que os hagáis una idea: el marido de Mercedes Manrique, era un simple agricultor, al que la política le importaba más bien nada; es decir, uno más entre el grueso de personas que participaron en aquella masacre. Nacido en Móstoles, de donde no había salido nunca hasta el aciago día en que junto a su hermano Clemente fue hecho preso mientras labraba sus tierras… ¿Y adónde quiero ir a parar? Pues a que Sánchez-Garnica, en la presentación en Móstoles de esta novela, nos explica precisamente que fue su suegro quien pasó por la misma circunstancia que Andrés, aunque en otro pueblo:

En 1936 era un agricultor de 19 años y de Navalcarnero les llevaron a él y a su hermano a un colegio de monjas a Madrid. Estuvo preso e hizo trabajos forzados construyendo barricadas y zanjas, la vía Negrín, quitando nieve en la Sierra. Siempre contaba que pasó tanta hambre que hasta se comió un perro y sufrió muchísimas humillaciones. Decía que le daba lo mismo que le pegaran un tiro, qué debilidad mental y física hay que tener para pensar eso. Una vez fue andando desde Las Rozas hasta Móstoles, se comió dos platos de garbanzos en Casa Manolo, vomitó y se volvió. Estas anécdotas me han ayudado a escribir la novela".

Y son tantas anécdotas como ésta las que dan credibilidad a la historia, independientemente de la carga de ficción que lleva implícita.

Puerta del Sol, Madrid
En la novela se alterna pasado y presente, a fin de cuentas, es en enero de 2010 cuando Ernesto Santamaría encuentra una fotografía de 1936 y tira del hilo. Pero a su vez, cuando la narración se traslada al pasado, también se desarrolla en dos momentos diferentes: el primero, durante los tres meses del inicio de la guerra; el segundo, al final de la misma, cuando el bando vencedor entra en el Madrid del “No pasarán”. Resulta curioso ver cómo han evolucionado los personajes, ya que mientras en la génesis de la contienda creían que la guerra era cuestión de semanas o de unos pocos meses y observan con recelo los cambios que se están produciendo, las detenciones, las muertes, los “paseos”, después veremos como el desaliento y el hambre ha hecho mella en ellos, porque Madrid no vitorea al ejército ganador, sino que sólo desea que la pesadilla termine de una vez y que pase lo que tenga que pasar. Ni siquiera se plantean lo que vendrá después, sólo desean terminar de una vez por todas con la incertidumbre.

Y lo que vino después, lo explica con rotundidad, pero sin un ápice de dudas, Genoveva:

“-Franco no fue generoso, no señor, no lo fue, ni él ni los que le rodeaban. Debía de ser muy rencoroso y decían que tenía mucho miedo de que le quitasen del poder. Menudo era. Ahora lo puedo decir, antes había que callar, que hemos vivido todos con la boca bien cerrada y, en muchos casos, mirando para otro lado. Pero ahora sí que lo digo. Hubo muchos meapilas y aprovechados que se apegaron al poder y levantaron el brazo en alto gritando vítores a Franco. Tampoco se crea que los critico, no en aquellas circunstancias. Por eso le digo que muchos de los que no regresaron fueron olvidados, porque si se los buscaba se corría el riesgo de encontrar la desgracia propia y la de toda la familia, porque el que caía, arrastraba a todos los que estaban alrededor, como si fueran apestados. Había que seguir viviendo…”
  
En cuanto a estilo, la novela me ha parecido impecable, amena y fácil de leer. La trama está muy bien urdida (aunque hay algunos errores de poca importancia). Los diálogos son interesantes y las descripciones te invitan a sentirte parte de los lugares donde transcurre la acción. Y no sólo se trata de ese Madrid de entonces o del de ahora, del Rastro, de esas largas caminatas desde la calle del General Martínez Campos en busca de alimentos; o hacia la pensión donde residía Erralde… sino de Móstoles, pueblo en el que nunca he estado, pero que en más de una ocasión me ha apetecido acercarme y visitarlo, para conocer su más que famosa -desde la publicación de esta novela- Fuente de los Peces, su ermita, su plaza o su cementerio local, porque me he sentido en muchos momentos como un testigo mudo de todo aquello.

Pero hay algo en lo que tengo que incidir y que me ha llamado la atención: he encontrado muchas faltas, tanto de ortografía como gramaticales. Y no lo entiendo. Pensaba que era un mal común en editoriales pequeñas, que teniendo en cuenta el duro momento que atraviesa esta industria, estaban prescindiendo de los correctores. Pero tratándose de un grupo como Planeta, me he quedado de una pieza. También me ha comentado Laky que estos fallos sólo se dan en la primera edición (es la que tengo) y que ya han sido subsanados. Eso espero.


CONCLUSIONES:
Si lo que buscas es una novela histórica, que refleje fehacientemente lo que ocurrió durante esta guerra fratricida, desde lo vivido en el frente, esta no es la mejor elección, te lo aseguro. Pero si te pasa como a mi, que huyendo de las situaciones bélicas, lo que te atrae es lo que le pasó a la sociedad civil de la época, cómo se vivía y sentía en este momento específico de nuestra historia, te aseguro que Paloma Sánchez-Garnica ha elaborado una historia fascinante, que te enganchará desde el principio y una vez que te hayas sumergido en la historia, te aferrarás a ella, ya que es capaz de despertar toda clase de sentimientos encontrados, serás partícipe del sufrimiento y el miedo, del hambre, de las mentiras, de los sueños rotos, de esas tres heridas: la del amor, la de la vida y la de la muerte. Pero también comprenderás que incluso entre la podredumbre y el hedor florece el amor inquebrantable, la amistad inexorable y la solidaridad, personificadas en Teresa, Mercedes y en tantos personajes secundarios de esta maravillosa historia.




47 comentarios:

  1. Vaya reseña! Impecable, como siempre. Si ya me habías convencido de leer "El sueño de la montaña de oro", con esta entrada también me has cautivado; he leído varias reseñas sobre esta novela y parece que me estoy perdiendo una gran historia, así que tendré que remediarlo. Gracias por tu recomendación, 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, creo que te estás perdiendo una gran historia, sobre todo si te gusta el género.

      Eliminar
  2. ¡¡Qué reseñas haces, Ana, es un auténtico placer leerlas!! Esta novela ya me llamó poderosamente la atención con el título y la portada. Cuando leí una reseña hablando genial de ella, ratifiqué que quería leerla y después de leer la tuya, me la autoprometo sin falta para este verano.
    Gracias por la reseña y felicidades!
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Pilar, seguro que durante las vacaciones agradeces su lectura. Se necesita tiempo porque el libro es un tocho, pero te aseguro que da una penita tremenda ver que se acaba, porque la historia merece la pena. Así que espero que la disfrutes tanto como yo.

      Eliminar
  3. Vaya racha que llevas, espero que sigas eligiendo tu lectura con tan buen criterio. Tu reseña como siempre magnífica, muy detallada, analizando a los personajes, y dejándonos con la intriga.
    Gracias por tu reseña y un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que llevo una racha muy buena, porque estoy leyendo libros que me están llenando. En ese sentido estoy contenta.

      Eliminar
  4. El alma de las piedras me encantó y en cuanto la autora publicó la nueva novela no dudé en comprarla. Aún no la he leído, porque por lo que veo en tu reseña debería hacerlo pronto.

    Un saludito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la primera novela que leo de la autora y visto como lo hace, no me importaría leer las anteriores. Además, tengo entendido que todas sus novelas son del mismo género y es como a mi me encanta la novela histórica, no tendría problemas para repetir con ella.

      Eliminar
  5. Recuerdo sobre todo la reseña de Pedro Emilio y también me llamó la atención, no obstante lo dejé pasar porque me pasa como a ti, estoy saturada de guerra y posguerra, sin embargo me pones la miel en los labios y me dejas con ganas de leerlo. Lo de las faltas es horroroso, yo estoy leyendo ahora un libro de Grijalbo y está lleno de loísmos, leísmos y laísmos, no se priva de ninguno y tampoco lo puedo entender, de verdad, es que no se escapa ni uno. Fantástica reseña, ya sí que me anoto el libro de verdad. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La reseña de Pedroemilio es fantástica (como todas las que hace ¿verdad?). Lo bueno de esta historia, para quien no le guste lo bélico, es que la guerra sólo es un telón de fondo, que siempre está ahí como una espada de Damocles, pero la historia tiene la suficiente enjundia para gustarle a cualquiera.

      Eliminar
  6. ¡¡¡Pedazo de reseña!!! A mí también me gusta mucho Miguel Hernández desde hace ni lo recuerdo, y ese poema que nos has traído me emociona especialmente. Vamos, que tengo que leer este libro sí o sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, Espe, deberías leerla (y luego contarlo). Y si te emocionas con Miguel Hernández, no te imaginas la sensación que se tiene "viéndole" como personaje en esta novela. Todo un lujo filipino.

      Eliminar
  7. Impecable reseña! Sólo puedo decir una cosa: ¡Quiero este libro!!!!!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Margari. Y la verdad es que si, que el libro merece la pena.

      Eliminar
  8. Una reseña de lo más entusiasta, y eso que no es un tema que me interese!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si que es entusiasta la reseña, pero es que el libro merece la pena.

      Eliminar
  9. Creo que este sí que lo leeré, cuesta resistirse después de tu reseña.

    Buenísima pinta, directo a mi lista de pendientes :)

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, tiene muy buena pinta, pero es que la historia es redonda.

      Eliminar
  10. Una excelente reseña, Ana (como siempre). Supongo que seré uno de los pocos visitantes de este rincón que no tiene ningún inconveniente en leer novelas que se centren en el período de la Guerra Civil. Sin embargo, hace mucho tiempo que no leo novela histórica, y creo que hasta que lleguen las vacaciones continuaré prefiriendo lecturas más amenas y menos extensas. En cualquier caso, guardaré tu recomendación para más adelante. ¡Muchas gracias por esta detallada y entusiasta exposición! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lectura de este libro es muy amena, Marisa. Pero entiendo que siendo un libro tan extenso en cuanto a páginas, eche un poco para atrás. De hecho, yo he empezado a replantearme que prefiero leer tochos, aunque me lleven más tiempo que lecturas más ligeras que no acaben de llenarme. Eso si, espero que si lo lees en un futuro me digas algo, porque me interesa, y mucho, conocer tus impresiones.

      Eliminar
  11. Madre mía, te ha encantado!
    Así es casi imposible resistirse..
    Me lo apunto!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, me ha encantado, se nota ¿verdad?

      Eliminar
  12. Buenísima reseña!!
    Además de currada (como siempre), se nota que te ha encantado el libro, con lecturas así, da gusto verdad =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Shorby, me ha encantado, creo que se nota que a mi me gustan los dramas ¿eh?

      Eliminar
  13. Por ahora voy a pasar de esta lectura, porque la verdad es que las históricas se me estan acumulando :)

    Saludos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo entiendo, a veces acumulamos demasiados libros de un mismo género y hay que tomarse algún respiro.

      Eliminar
  14. ¡Enhorabuena por tu gran reseña! Me la apunto sin duda. ¡Qué nombres! Genoveva, Honorio.. Tiene un tufillo muy bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, los nombres tienen su aquel. Además, es curioso ver que se mencionan en la novela no sólo con el de pila, sino con los dos apellidos.

      Eliminar
  15. Todos decís que está genial, y coincidir no siempre es sencillo, más bien todo lo contrario. A mí me gusta que haya rigor histórico si la novela es histórica, y que se lo salte si no pertenece exclusivamente a esta categoría. Como a muchos de vosotros, me gusta también y valoro mucho el hecho de que el narrador o más bien la historia no se posicionen en un bando clarísimamente, pues resta rigor a lo que se está contando. Si este verano saliese en edición de bolsillo me lo regalaba a mí misma.
    Buen análisis de personajes.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por todo lo que dices, creo que te gustará. No sé si saldrá en edición de bolsillo, pero si no es así, yo que tú forzaría la máquina y haría que me lo regalasen, pues te va a encantar.

      Un beso.

      Eliminar
  16. A todos os ha gustado este libro mucho. Yo tengo en casa otro de la autora así que empezaré por ahí a ver qué me parece. Genial reseña, por cierto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por las reseñas que he leído, coincido contigo en que gusta a todo el mundo. Y no me extraña, porque es una historia magnífica.

      Eliminar
  17. Tiene buenísima pinta!este me lo apunto si o si, y si encima se centra más en los civiles que en lo bélico mejor, que llevo una racha de leer sobre guerras...tremenda.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Una reseña fantástica, ya tenía el libro anotado para leer porque todas las reseñas que he visto han sido muy positivas pero sino habrías conseguido convencerme sin duda, estoy segura de que me va a encantar
    besos

    ResponderEliminar
  19. Mira que no soporto la Guerra Civil, pero al final vais a convencerme de que la lea entre todos.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  20. Me alegra que te haya gustado tantísimo como a mí. Es un libro precioso, con una historia muy creíble y unos personajes que dejan huella.
    Lo de que en la segunda edición habían corregido las faltas de ortografía lo he leído en algún blog. Mi edición es, como la tuya, la primera y la verdad es que parece increible que se les hayan colado tantísimas, verdad?
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. No lo he leido aun pero es un magnífico libro, gracias por compartir.
    que tengas una feliz semana.
    saludos.

    ResponderEliminar
  22. QUe maravilla un tema de estos! quiero leerlo!
    besos!

    ResponderEliminar
  23. No he leído nada de esta escritora, pero desde luego me has convencido!! Bss

    ResponderEliminar
  24. Espectacular reseña, minuciosa y completa, me ha encantado, me lo apunto, sin duda. Un besote.

    ResponderEliminar
  25. Me ha encantado tu reseña. Lo quiero! Lo quiero!

    Besotes

    ResponderEliminar
  26. No paro de leer reseñas muy positivas de este libro. Espero hacerme pronto con él porque seguro que me gustará. Muchos besos!

    ResponderEliminar
  27. Qué reseña tan entusiasta!Te iba a decir que ya la tenía apuntada desde la reseña de Laky, pero lo he comprobado y veo que no, así que ya he subsanado el error y apuntada está:)
    1beso

    ResponderEliminar
  28. No conocía esta novela, tampoco a la autora, pero después de leer tu reseña muy pronto voy a poner remedio.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  29. Mi mujer la está leyendo y le está gustando mucho.

    Para saber más sobre Miguel Hernández, este es su blog:
    http://mhernandez-palmeral.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  30. Acabo de llegar de vacaciones, cortas pero intensas, y me traigo uno de los mejores recuerdos de lectura de los ùltimos años gracias a esta novela. Estoy de acuerdo contigo kayena, es impresionante la historia, los personajes, como lo cuenta. Yo no dejo de recomendarla
    Un saludo

    ResponderEliminar
  31. Me perdí esta reseña en el blog, aunque la leí y al comenté en ciao. Te quedó divina la verdad a ver si soy capaz de expresar todo lo que me ha hecho sentir que es mucho. Hay muchas cosas que me han llamado la atención, y quiero reposar un poco la lectura a ver si soy capaz de asimilar todo lo que me ha chocado un poco, quizas con un poco de distancia sea capaz de atar cabos

    ResponderEliminar